PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Fotos antiguas
Julio 15th 2017, 4:32 pm por malena

» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Julio 12th 2017, 11:48 pm por julia

» Peliculas de tematica les
Abril 29th 2017, 8:51 pm por julia

» Alerta de huracán, Melissa Good
Abril 17th 2017, 8:54 pm por malena

» Cortos de temática lesbica
Abril 15th 2017, 12:21 pm por julia

» Easy Abby
Abril 15th 2017, 12:16 pm por julia

» When we rise
Abril 2nd 2017, 8:28 pm por julia

» Poesía k entiende
Marzo 21st 2017, 11:31 pm por malena

» Youtubers
Marzo 13th 2017, 11:03 pm por malena

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



[Terminado]Camino a la alegría

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  julia el Febrero 7th 2009, 10:01 am

“Vale, creo que las veo venir”, informó Alice a Shane a la vez que le pasaba un vodka y tomaba un trago del suyo. Se estremeció al sentir la sensación ardiente en su garganta, antes de mirar a Shane, que la miraba atentamente. “¿Lista?”.

“Esto no se lo digas a nadie”, declaró Shane, acercándose a Al, pasando una mano detrás del cuello de la rubia y dirigiéndose a sus labios. Sus bocas se juntaron, y Shane introdujo rápidamente su lengua, causando que Alice gimiera sorprendida. Shane comenzó a mover sus cuerpos al ritmo de la música que todavía sonaba, permitiéndola moverse a una posición desde la que pudiera ver la reacción de Dana. Abriendo uno de sus ojos ligeramente, descubrió a la morena y a Lara mirándolas fijamente. Shane se rió en la boca de Alice y murmuró “Tenemos audiencia”.

“Ooohhh, ¿y se la ve celosa?”, logró contestar Alice mientras mordisqueaba le labio de Shane. Sintió un estremecimiento en el cuerpo de su amiga “Voy a ver, gírame en redondo cariño”.

Shane giró los ojos hasta el grupo de amigas que las miraban, pero pronto transigió y se balanceó de un lado a otro, en semicírculo, para que Alice pudiera tener a Dana en su campo de visión. Apartando su cabeza ligeramente de Shane, Alice vio los celos en los ojos de Dana. Esto hizo que su pecho se sintiera caliente y sus piernas débiles. Miró una vez más a Dana y Lara, y después volvió a besar a Shane. Picoteándola en los labios, se retiró un poco para que sus narices se acariciaran.

“Hemos hecho un buen trabajo”, dijo Alice, arrugando la nariz entusiasmada. “¡Ella casi no se aguanta de celos!”.

“Estoy contenta”, confirmó Shane. Sintió que Alice la pellizcaba fuerte, y gruñó antes de mirarla incrédula. “Esto es un trabajo, ¿sabes?. Es tu forma de querer hacer que Dana se sienta celosa, pero estás abusando físicamente de tu mejor amiga”.

“Eres un poco hipócrita Shane”, dijo Alice seria, a la vez que se movió en círculo de nuevo. “Si miras por encima de mi hombro verás que no soy la única que inspira celos hoy”.

“No seas tan enigmática, Al”, contestó Shane, obviamente molesta por las medias palabras de Alice. Aún así, no pudo evitar mirar por encima del hombro de Alice.

“¿Lara?” Alice contestó rápidamente. “Pues si, ella. Y contestaré por ti ahora mismo. En estos momentos siento un montón de dagas clavarse en mi trasero porque soy yo quien baila contigo y no ella”.

.....................................

Habían estado besándose. Y no era solamente un picotazo después de besarse en la mejilla, sino que se habían concentrado en aquello, y eso no le parecía bien. Shane no parecía el tipo de chica con el que Alice saldría, y Alice no parecía el tipo de chico que participaría en esas demostraciones externas de afecto. Parecía una falsificación, y una vez Dana habría jurado que Alice la miraba. Directamente.

“Bueno, yo no esperaba una... demostración tan pública”, dijo Lara, tendiendo la mano a Dana de forma cariñosa para tranquilizarla, aunque los ojos de la pelirroja estaban todavía fijos en Alice y Shane. “Quizás soy yo, pero ellas...¿no te parece que tienen una forma de actuar muy extraña?”.

“”¿Huh?”, contestó Dana, sus pensamientos concentrados en Alice, aunque no lo quisiera admitir, “¿qué es que?”.

“Pienso que Alice y Shane actúan de forma extraña”, repitió Lara, riéndose de la morena, que una vez más la miraba confusa, “parecen muy cercanas, no pienses mal, pero es como si faltara algo de chispa. Es como si fuera amigas, no amantes”.

“Creo que has bebido demasiado”, se rió Dana, aunque su mente no podía apartar las palabras de Lara. Ella no era la única que veía aquella pareja un poco increíble.

La morena sacudió la cabeza con furia, molesta por preocuparse tanto. No le preocupaba en absoluto, tenía que recordar eso.

..........................................

“Gracias por venir, chicas”, Tom logró balbucear las palabras antes de cerrar de golpe la puerta de su casa. Alic soltó ua risa ruidosa, rompiendo el silencio entre ella, Shane, Lara y Dana cuando caminaban por calle. Se habían quedado hasta el final, para ayudar a Tom a limpiar. Pero lo único que habían limpiado era la gran cantidad alcohol que faltaba por acabar.

“Creo que va a estar mucho peor mañana por la mañana”, comentó Lara antes de hipar, causando que las otras tres exclamaran histéricas, “mañana vamos a estar todas jodidas”.

“¿Qué hora es?”, preguntó Dana, riéndose tontamente. Todas miraron sus relojes, y cinco minutos después, finalmente, acabaron decidiendo y conviniendo que eran las 8 de la noche. “Tengo hambre”.

“Yo también”, contestó Lara. Alice y Lara simplemente cabecearon, y se rieron tontamente. “Vamos todas a mi casa. Está cerca y puedo cocinar algo”.

“Me gustaría alguna tostada”, dijo Shane fuerte, ocasionando que las demás comenzaran otra vez a reirse tontamente. Shane, sin embargo, no se rió, “¿Qué pasa? Lo digo en serio”.

..............................................

“Vale chicas”, gritó Lara saliendo de la cocina y caminando por el salón, donde Alice, Shane y Dana estaban sentadas, entre numerosas botellas de alcohol que habían comrado de camino a casa de Lara. “He hecho spaghettis para todas, menos para Shane, que tiene su tostada de...”.

“Dana, no le quites el ojo”, dijo Shane sonriendo mientras cogía su tostada de las manos de Lara, “es un encanto”.

Lara se ruborizó ligeramente ante el comentario, algo que no se le escapó a Alice, ni a Dana. “¿Por qué estamos sentadas en el suelo?”, preguntó Lara con esfuerzo, en un intento de cambiar de conversación, cuando vio que todas habían rechazado el sofá para sentarse en el suelo alfombrado.

“Es divertido”, contestó Dana, no muy segura del motivo por el que se habían sentado en el suelo, o si eso importaba o no. “Los sofás son estrechos, en cambio en el suelo hay más libertad para hacer lo que quieras”.

Alice tosió fuerte después de atragantarse con un trozo de spaguetti, ocasionando que Dana la mirase preocupada, “¿Estás bien, Alice?”.

“Si”, balbuceó Alice, “Las insinuaciones sexuales que has dicho me dominaron por un segundo. Pero estoy bien”.

“Estás mal de la cabeza, Al”, refunfuñó Dana, un poco molesta al comprender lo mal que había sonado su comentario, “no lo dije en ese sentido”.

“¿No era ese sentido?, preguntó Shane sugestivamente, antes de reirse, y pasando por alto una mirada asesina que Dana le dirigió, “¡Que pena!”.

“Se pone siempre así de gruñona cuando bebe”, explicó Lara con calma mientras continuó comiendo spaguettis. Dejó de comer para mirar con lascivia a Dana antes de continuar “gruñona o celosa”.

“¡Lara1”, gritó fuerte Dana a pesar de su estado, “¿no crees que esa información es privada?”.

“¿Qué pasa”, preuntó Lara, sin entender a que era debido tanto alboroto. “Estamos entre amigas, ¿no?”.

“Técnicamente no es así”, contestó Alice, “Tu eres la novia de Dana, Shane una simple conocida, y yo una compañera de trabajo. Por tanto, aquí no hay ninguna amiga de Dana”.

“¿Tu no eres amiga mía?”, preguntó Dana, mirando directamente a Alice. Alice vio en la cara de Dana el daño que le había hecho y se rió antes de saltar y casi echarse encima de Dana y darle un abrazo.

“Quizás un poquito”, susurró Alice antes de tomar aseinto junto a la morena, colocando por accidente una de sus manos en el trasero de Dana, y provocándole la risa.

“¿Sabéis a lo que no he jugado desde hace siglos?”, preguntó Shane de repente, mirando fijamente una de las botellas de cerveza vacías que estaban en el suelo. Cuando las otras tres la miraron con expectación, cogió la botella y sonrió abiertamente con maldad. “A hacer girar la botella”.

...................................

Dana se inclinó hacia atrás después de que Shane la besara por tercera vez, y suspiró. La suerte había querido que consiguiera besar a todo el mundo, menos a Alice. A Lara cuatro veces, y a Shane tres, y estaba un poco enfadada por no haber podido besar a Alice. No es que le gustara Alice, era sólo por tener un poco de variedad.

“Me salió Lara”, dijo alice amargamente, antes de reirse cuando los labios de la pelirroja se posaron sobre los suyos. Cuando su lengua entró en la boca de Lara, la única cosa que estaba en su mente era Dana. Tal vez era un signo, que la botella no se detuviera ante ella ni una sola vez, tal vez le estaba diciendo que volviera atrás...o tal vez era una mierda de botella defectuosa.

“Me salió Lara también”, anunció Shane con orgullo. Una amplia sonrisa, que no había estado allí cuando besó a Alice, apareció en la cara de Lara, se movió rápidamente hacia Shane y compartieron un beso bastante largo y acalorado, mientras Alicec y Dana miraban.

“Bien, Lara, tu turno”, dijo Dana a gritos, comprendiendo que no pensaban separarse. Lara se apartó de Shane de mala gana e hizo girar la botella, sólo para volver directamente a brazos de Shane cuando la botella se detuvo en ella una vez más. “Tu novia parece contenta...”-.

“La tuya también”, contestó Alice, riéndose a pesar suyo, “eso es el alcohol”.

“Si”, contestó Dana fatigada, no muy convencida con aquella explicación. “Es mi turno”.

Dana contuvo el aliento cuando hizo girar la botella, para gritar de entusiasmo cuando aterrizó directamente delante de Alice, que también estaba feliz y radiante. La morena rápidamente se controló, y miró a Alice inexpresiva, “parece que es tu día de suerte, Al”.

“Que mierdosa arrogante”, contestó Alice con voz ronca mientras Dana se acercaba. Suspiró sobre los labios de Dana cuando finalmente se posaron sobre los suyos y se recreaó sintiendo a Dana, perfilándolos cautelosamente, chupando el labio inferior, antes de colocar su mano en la parte trasera de la cabeza de Dana y atraerla hacia ella. Dana logró ponerse de rodillas y puso sus manos en la mejilla de Alice y comenzó a explorar la boca de la rubia. Podía sentir la sonrisa de alice en el beso, y antes de darse cuenta, se sintió reflejada en aquel acto. Se movió hacia atrás ligeramente y besó a Alice en los labios suavemente antes de besarla enérgicamente otra vez.

“¡Chicas!” La pareja se detuvo. Habían olvidado completamente su entorno, y se volvieron para mirar a Lara, que acariciaba la espalda de Shane mientras vomitaba en un cubo. “Shane no se encuentra muy bien”.

“Ha bebido demasiado”, dijo Alice con gravedad levantándose, muy pacífica de repente. Cogió a a Shane, y le pasó un brazo alrededor de los hombros para que se apoyara, “mejor me voy, chicas. Gracias por todo”.

Mientras Lara ayudaba a Alice a abrir la puerta, Dana se levantó del suelo silenciosamente y reflexionó sobre la manera que la rubia había ayudado a Shane. Su mente era una ruina absoluta, parcialmente por el alcohol, pero también por el beso. No sabía que iba a hacer.

..................................................................................

“Lo siento, Al”, dijo Shane débilmente cuando entraban en el coche de Alice. Su cabeza tenía un ruido sordo que la volvía loca, y gimió con angustia, “me siento como una mierda”.

“Vale Shane”, contestó Alice con dulzura mientras ponía el cinturón a su amiga. “Sólo que vaya noche has elegido para sentir los malos efectos del alcohol”.

“Creo que ha sido la tostada”, se quejó Shane cuando Alice cerró la puerta. La rubia pasó una mano por su pelo y sonrió débilmente ante los acontecimientos desafortunados. Al menos, tuvo su beso.

...............................................................................

“¡Alice!”, Alice se giró para ver a Dana caminar hacia ella rápidamente, con una mirada de incertidumbre en los ojos que hizo que el pecho de la rubia se oprimiera.

“¿Dana?”, su voz era excepcionalmente alta, y Alice tosió para intentar bajar el tono. “Dana, ¿Qué pasa?”.

“Yo... yo...”, Dana cerró los ojos frustrada antes de volver a mirar a Alice y suspirar. “Nada... no pasa nada... que llegues bien a casa, vale?”.

Antes de que Alice pudiera contestar, la besó en la mejilla y se fue.

..................................

Dana cerró la puerta y siguió andando por el vestíbulo, delante de Lara, hacia la habitación de invitados.

“Si, bien, lo admito, ella me gusta, y ahora me voy a acostar”, le gritó Dana a Lara antes de cerrar la puerta de golpe, dejando a la pelirroja sonriendo abiertamente.
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  masay el Febrero 8th 2009, 2:00 am

gracias por el fic. thanks
avatar
masay
Entérate, ya soy una usuaria conocida
Entérate, ya soy una usuaria conocida

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 17/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  pke el Febrero 10th 2009, 4:30 pm

gracias jul besito


PKE
avatar
pke
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 135
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/04/2008

http://www.fotolog.com/mrpiddles

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  julia el Febrero 13th 2009, 10:32 am

CAPITULO 11

Dana se giró para ver el despertador que estaba en la mesita junto a ella. 4:12am. Exactamente 6 minutos después de la última vez que lo miró. Se pasó una mano por el pelo antes de caer sobre la cama otra vez. Hacía más de dos horas ya que Alice y Shane se habían marchado, y aún Dana no había podido dormirse. Parecía que su mente estuviera demasiado ocupada por Alice para descansar, y la morena no podía dejar de preguntarse cuanto tiempo seguiría esta charada.

“Ella no me gusta”, refunfuñó frustrada intentando cerrar los ojos. “No me gusta Alice Pieszecky y nunca me gustará porque yo no le gusto. No le gusto”.

“Esa negatividad ya es vieja”. Los ojos de Dana se abrieron para encontrar la cabeza de Lara que asomaba por la puerta entreabierta. Después de sonreirle calurosamente, Lara entró, y se sentó a los pies de la cama, mirando con expectación a Dana. “No quería entrometerme, pero pensé que estabas tan desvelada como yo”.

“Si, absolutamente desvelada”, contestó Dana, sonriendo fatigada a su amiga. “Con todo esto que está pasando, lo único que quiero es dormir”.

“¿Colgada por la rubia?”, preguntó Lara con inocencia. Dana inmediatamente pensó reprender a la pelirroja, pero no lo hizo. Si había alguien con quien pudiera hablar de esto, era Lara. “Pienso que no tienes por que explicarte”.

“Encuentro muy duro entender por qué me gusta románticamente esta mujer”, admitió Dana, sus ojos abatidos. “La odié desde el primer momento que la encontré, y aún así, una semana después ya sentía algo. Y ahora tengo que admitir que en realidad estoy bastante enganchada por Alice, después de examinar todo esto”.

“¿Te asusta?”, dijo Lara después de que los pensamientos de Dana habían penetrado en su mente. La morena alzó la vista con ojos tristes y cabeceó. “Entiendo lo que dices Dane, pero tienes que comprender que estar asustada en este tipo de situaciones es en realidad algo bueno”.

“Para mi no lo es”, contestó Dana rápidamente. “Odio no poder controlar mis sentimientos. Odio saber que Alice me hace sentir todas estas cosas sin hacer nada. Y me asusta lo duro que va a ser enamorarme de ella ahora que ya he admitido que la quiero”.

“Eso no ha sido tan difícil, ¿verdad?”, preguntó Lara en un susurro, provocando que Dana la mirara turbada. “Después de admitir lo que sientes, no veo que hayas muerto fulminada ni que hayas sufrido ningún efecto maligno”.

“Eres demasiado gay a veces”, se rió Dana, dando a Lara un abrazo, “pero si, esto no fue tan malo”.

“¿Ves? Ahora lo que tienes que hacer es adaptar la misma línea de pensamiento para cuando hablas de los sentimientos hacia Alice”. La sonrisa alentadora de Lara brilló durante 5 segundos, siendo detenida por la mirada fría de Dana, “¿qué pasa?”.

“Tienes que entender algo... Alice, aún cuando yo pueda gustarle, no es muy humana. Y decirle solo lo que te dije a ti, ni te molestes en pensarlo. Ella se lo cargaría sólo para verme sufrir. Por esa razón, tu estás completamente loca, no se lo voy a decir”.

Lara miró con temor como Dana saltó de la cama y saliço de la habitación, algo que indicaba que su momento profundo de reflexión se había acabado. La pelirroja se hundió en la cama con un suspiro mientras reflexionaba lo enredada que era la relación de Dana y Alice. “Y piensa que yo estoy loca...”.

....................................

“¡Alice!”, gritó Shane cuando vio que su quinta tentativa de despertar a la rubia fracasaba. Había intentado molestarla, pincharla, darle patadas y hasta llegó al grado de echarle un poco de agua, pero de algún modo Alice había logrado seguir dormirendo a pesar de todo ello. Cualquiera que la viera habría pensado que era la cantidad de alcohol que había bebido la noche antes, pero Shane la conocía bastante bien. Esta era Alice en estado puro, remolona, perezosa... y Shane comenzaba a enfadarse.

“¡Bien! ¡Ya está bien!”, gritó frustrada, cogiendo un bolígrafo y garabateando una nota para Alice. Ella llegaba ya tarde a una importante...¿cita?. No. Un encuentro. Y Alice no iba a impedir que asistiera.

.........................................

Dana cierra los ojos con fuerza y suspira, reteniendo el aire hasta el punto que pensó que sus mejillas iban a reventar. Después de repetir esta técnica algo estúpida unas cuantas veces, cogió su telefonó y marcó un número, esperando con impaciencia que alguien, al otro lado de la línea, lo cogiera antes de que ella suspiraba una vez más.

“¿Hola?”, una mezcla de alivio y pánico cayó sobre Dana después de escuchar la voz de Alice. Haabía sido una decisión muy mala, podía intuirlo. “¿Hola?”.

Pensando que Alice podía esperar unos segundos, Dana no contestó inmediatamente.

“Vale, ¿Habéis cogido a Shane? ¿Es eso? Estoy dispuesta a cumplir con todo lo que quieras, de verdad. Mira, nunca llamaría a la policia, quiero que mi amiga vuelva...”.

“Espera. ¿Qué?”. La alarma en la voz de Alice y los sollozos que lanzaba a intérvalos, despertaron la curiosidad de Dana. “Alice, soy Dana, ¿Qué es lo que pasa?”.

“¿Dana?”, de repente la alarma fue sustituída por la cólera. “¡Cual es tu problema, llamando a la gente por teléfono y sólo respirar al maldito teléfono!”.

“Yo... um...”, tartamudeó Dana, intentando encontrar alguna excusa válida. “Yo... estaba... tenía comida en la boca”.

“¿Estabas comiendo?”, preguntó Alice, su mente preguntándose como podía encontrar deseable a una persona tan indeseable, “tenías la boca llena e inmediatamente dijiste, ¡ea, vamos a llamar a Alice!”.

“Yo... si”, contestó Dana fatigada, maldiciéndose por haber cogido el teléfono. “Pero... ¿qué decías antes? ¿Qué le pasa a Shane?”.

Oyó suspirar a Alice al otro lado del teléfono. “No sé donde está. Probablemente ha ido a tomar café o algo, pero no hay ninguna nota y... bueno, me había preocupado”.

Dana no sabía que decir para consolar a Alice y permaneció callada, provocando que Alice inmediatamente se defendiese. “Si, de acuerdo, no es mi pensamiento más brillante. Aparte de eso, Dana, me preocupo por mis amigos...”

“¡Ey!”, protestó Dana con fuerza. Se tomó un segundo de respiro antes de continuar, “no pienso que sea estúpido, Al, es sólo que no sabía que tenía que responderte”.

“Lo siento”, contestó Alice finalmente, seguido de otro suspiro cansado. “Estoy un poco nerviosa, eso es todo. Y no puedo salir a buscarla porque se llevó su coche, y el mío está en casa”.

“Podría ir a buscarte yo... si quieres”, se ofreció Dana nerviosa, esperando con inquietud la respuesta de Alice. “Aunque si no puedes también...yo pensaba... viéndote tan preocup...”.

“De verdad me gustaría”, contestó Alice calurosamente, cortando el balbuceo de Dana. Le dio la dirección a Dana y acordaron verse en media hora.

...........................................................

Dana llamó a la puerta cinco minutos después de la hora acordada, creyendo que llegar pronto, o puntual, podría parecer impaciencia. Estaba intentando estirar unas arrugas de su camiseta, y no se dio cuenta que Alice abría la puerta.

“¿Jurassic 5?”, dijo Alice, causando sorpresa en la morena. La rubia se rio de la expresión de Dana antes de señalar su camiseta, “no te había imaginado con ese tipo de música”.

“No, mucha gente tampoco”, contestó Dana francamente, antes de sonreir y sonreir a Alice. Llevaba unos vaqueros y una camiseta suelta, con el cinturón encima. Sus ojos estaban ligeramente más oscuros que de costumbre, y su voz tenía aquel aire chillón, Dana no podía recordar haberse sentido más atraida por la rubia.

“Hazme una foto ya, ¿no?”, dijo Alice juguetona, después de que se hizo evidente que Dana no iba a dejar de mirarla. Los ojos de la morena bajaron inmediatamente al suelo, y Alice vio aparecer un leve tinte rojo en sus mejillas. Contenta de haber logrado el efecto deseado sobre Dana, Alice soltó una risita antes de cerrar la puerta de la calle y seguir a Dana hasta su coche. “¿Puedo conducir yo?”.

“Será sobre mi cadáver”, contestó Dana, olvidando rápidamente su torpeza anterior. Abrió el coche, y se sentó en el asiento del conductor, al lado de Alice, que la miraba incrédula. “No me mires así, todavía recuerdo bastante claramente la primera y única vez que condujiste de camino a la conferencia”.

“¿Y?”, preguntó Alice con inocencia, dirigiendo a Dana una falsa sonrisa encantadora. La morena hizo un movimiento de ojos, y puso el coche en marcha.

“Y atropellaste un pájaro, Alice, después de casi golpear a otro coche, y estar todo el rato poniendo las luces de precaución...”.

“Bueno, aquel pájaro estaba ya obviamente muerto en medio del camino, Dana”contestó Alice a la defensiva, “Y el otro coche casi me golpea a mi, si no me hubiese desviado... y, vale, llevaba las luces de precaución...”.

“Todo en el espacio de diez minutos”, concluyó Dana, intentando conservar la calma mientras la memoria del viaje le volvía lentamente. Alice tartamudeó y balbució durante unos segundos antes de hundirse en el asiento de pasajeros enfadada.

“Deberías tener un poco más de fe en mi, Dana”, refunfuñó irritada, causando que Dana se riera. “¡Hablo en serio!”.

“De verdad tengo fe en ti, Alice”, contestó Dana sincramente, antes de sonreir satisfecha. “Pero tu manera de conducir es otra historia”.

........................................................

Media hora después la pareja llegaba al aparcamiento del Planet, convencidas de que si Shane estaba en alguna parte, era allí. Todo el camino había sido una discusión constante, amistosa, y siguieron discutiendo después de abandonar el coche.

“Lo digo en serio Dana”, dijo Alice solemne mientras andaban calle abajo, “ no creo que seasd el tipo atlético, a pesar de todo eso del tenis, apuesto que te podría ganar un juego, con las manos abajo”.

“¿Tu crees que yo todo lo hago mal?. De verdad, competí a nivel nacional varias veces”, le explicaba Dana a Alice, que la miraba excéptica, “Alice, soy muy buena jugando a tenis!”.

“Vale Dana, y en mis ratos libres yo soy una estrella de la radio”, exclamó Alice.

“A veces eres una intolerable, ¿lo sabías?”, le preguntó Dana a Alice, la rubia se encogió, “Eres muy obstinada, y a veces directamente grosera”.

“Entonces, ¿vale un partido?”, declaró Alice, sin pensarlo. “Todo lo que pienso Dana es que tu puedes ser todas esas cosas y más, si lo pones en tu mente”.

“Si, pero son cualidades atractivas”, contestó Dana, causando que Alice se riera a carcajadas.

“Ahora puedo ver que lo de obstinada te encaja bastante bien”, exclamó Alice. Se volvió hacia Dana para ver a la morena mirando delante de ella, a la ventana del Planet, con una expresión solemne en la cara. “¿Dana? ¿Qué pasa?”.

Los ojos de Dana se apartaron para mirar a Alice que observaba por la ventana, porque había visto a Shane charlar amistosamente con otra mujer, que estaba de espaldas a ellas. Suspirando aliviada, Alice se volvió feliz hacia Dana.

“¡Gracias a Dios que no está muerta!”, respondió feliz, viendo que la expresión de Dana no había cambiado. “¿Qué pasa?”.

“¿No crees que Shane está muy cerca de esa mujer?”, preguntó muy seriamente, recordándole a Alice que Shane era todavía su novia supuesta, y que no debería estar tan contenta en ese instante. Maldiciéndose internamente, se acercó a la ventana, intentando simular una mirada de sorpresa.

“Si... supongo”contestó, demasiado dramática, moviendo las manos hacia los ojos para simular unas lágrimas. “Oh, dios, me está engañando”.

“Al, lo siento tanto”, dijo Dana sincera, acariciando uno de los brazos de Alice de forma tranquilizadora. “Te mereces algo mejor que esto”.

“Mentiría si te dijera que no tenía mis sospechas”, dijo Alice con los ojos abatidos. “Creo que esto es suficiente, bastante molesto habrá sido para ti... ¿nos vamos?

Alice no quería arriesgarse más a encontrarse con más personas conocida aquella mañana. No estaba segura de haber convencido a Dana con su pequeña actuación teatral, pero si Shane salía del Planet y las encontraba, no ayudaría demasiado.

“Alic, ¿no pensarás irte sin decirle algo?”, preguntó Dana, agarrando el brazo de Alice, y tirándola hacia atrás. Había en su cara una mirada de preocupación sincera que Alice no le había visto nunca antes, y tenía que controlarse para no reirse de ella. “No creo que debas huir de esto, tienes que afrontarlo”.

“Tal vez en casa, Dana”, contestó Alice, mirando impaciente alrededor, esperando que ninguna conocida apareciera. Volvió a mirar a Shane a través de la ventana, y se puso tensa cuando comprendió que ella y ‘su amiga’ se ponían de pie y se preparaban para marcharse. “Esto es... el planet es un lugar tan público, creo que estas cosas es mejor tratarlas a puerta cerrada”.

“Alice, tu vales más que esto”, exclamó Dana, asombrada de lo que Alice decía. Cogió a la rubia por los hombros, e intentó llamar su atención, pero su mirada estaba fija sobre Shane. “Alice, eres una mujer asombrosa, independiente, y Shane está loca por hacerte esto.”

“Lara”, susurró Alice clavando su mirada en Dana. Dana se mordió nerviosa el labio inferior y los ojos de alice la estudiaban, todavía brillantes por las lágrimas que se había provocado, pero algo oscuros por la aprensión.

“Alice yo... no quiero a Lara”.

“No”, Alice cortó a Dana, tirando de ella para volver al coche y haciendo que la morena girase la cabeza hacia la entrada del Planet, donde Shane y su mujer misteriosa acababan de salir. “Lara está aquí... con Shane”.
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  masay el Febrero 13th 2009, 3:55 pm

que bien que sigáis con los fic.

gracias. thanks
avatar
masay
Entérate, ya soy una usuaria conocida
Entérate, ya soy una usuaria conocida

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 17/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  pke el Febrero 13th 2009, 11:41 pm

que guay!!! saltar saltar

gracias jul besito


PKE
avatar
pke
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 135
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/04/2008

http://www.fotolog.com/mrpiddles

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  julia el Febrero 16th 2009, 9:45 am

CAPITULO 12

Considerando como estaban las cosas, Dana se tomó las noticias bastante bien. Cerró los ojos fuertemente en lo que parecía ser un acto de relajación y suspiró varias veces antes de volver su atención a Lara y Shane, que estaban fuera del Planet, junto a la entrada, y parecían tener una conversación muy amigable.

“¿Tal vez sólo hablan como amigas? “, sugirió alice tranquila intentando distraer a Dana, cuyo silencio la acobardaba. “Dana, creo que es difícil que Lara hiciera algo así. Seguro que hay una explicación”.

“No seas tan idiota”, contestó Dana con severidad, lamentándolo inmediatamente después. A ella lo que le repugnaba era el comportamiento de Shane, y tenía deseos de estrangular a Lara por ser tan descuidada, pero estrellaba toda su cólera sobre Alice. Pobre, que estaba en la peor posición posible, que acababa de descubrir que su novia le era infiel.

“Lo siento Alice. Es que todo esto ha sido demasiado. Deberíamos irnos antes de que nos vean”.

Alice afirmó con la cabeza y se dirigieron al coche silenciosamente, las dos hechas un lío, cada pensando en lo suyo.

“¿Vas a romper con ella?”, Dana hizo finalmente la pregunta que la había estado molestando todo el rato, y miró a Alice con expectación.

La rubia se encogió de hombros y siguió mirando fijamente al frente, temerosa de encontrarse con la mirada de Dana. Todo esto era demasiado para ella, y todo lo que quería era irse a casa a dormir, esperando que todo desapareciera. No podía entender como Shane había hecho algo tan esgoista. Sabía que Lara y Dana estaban juntas, y aún así, quedaba a plena luz con la pelirroja. Esto no tenía sentido, y no dejaba a Alice en buen lugar.

“¿Crees que debería?”, susurró Alice, encontrándose sus ojos con los de Dana durante un segundo.

“No lo sé”, contestó Dana nerviosa. Ella sólo sabía que Lara se había comportado mal. “Esto ha pasado muy rápido para mi, mi cabeza no puede pensar con tranquilidad”.

“Háblame sobre eso”, dijo Alice, sin saber como saldría de aquella situación

....................................................

“¿Alice? ¿Estás ahí?”,. Shane siguió gritando el nombre de Alice cuando entraba en su casa, pero se paró de golpe al encontrarse con ella sentada sobre el sofá mirándola con expresión severa. “Al, ¿qué pasa?”.

“Deberías pedir perdón ahora mismo”, contestó Alice muy seria, mirando fijamente a Shane que la miraba confusa y culpable. “Dana vino esta mañana cuando yo no te encontraba, y fuimos al Planet”.

“Mierda”, soltó Shane, comprendiendo por donde iba aquello. No quería oír el resto, pero sabía que no había ido bien. “Al, yo...”.

“Mira Shane, no me preocupa por todo el asunto de fingir que eras mi novia, eso no me preocupa”, interrumpió Alice. “Pero... ¡por mucho que te guste Lara, tu no puedes tener un lío con ella!. Nadie merece que lo engañen, rompió mi corazón ver como Dana reaccionó cuando os vio juntas.”.

“Mira, Al”, comenzó shane otra vez sin mucho éxito. Alice se levantó de su asiento y fue hacia la morena, cogiéndola de los hombros con ambas manos.

“Shane, te quiero, ya lo sabes. Pero esto que has hecho está mal, y no ha sido muy divertido para Dana”.

“¿Puedo hablar?”, preguntó Shane, mirando a Alice directamente a los ojos. “Solo un segurndo, sin interrupciones, por favor”.

Alice se encogió de hombros antes de afirmar con la cabeza, mirando fijamente a Shane con expectación.

“Si, Lara y yo quedamos hoy”, comenzó Shane, usando la mano para cerrar la boca de Alice, que la había abierto para protestar, “pero no es tan malo lo que he hecho”.

Alice levantó un poco la cabeza para mirar a Shane con furia. “¿Cómo es posible que digas eso Shane? ¡Haces daño a la gente! ¿No lo comprendes?”.

“No, no es así”, contestó Shane con calma, “porque Lara y Dana sólofingen que están juntas”.

...............................................

“Lara, ¿te parece bien andar por ahi con la novia de Alice?”, gritó Dana entrando en el apartamento de Lara, sin molestarse en llamar. Fue directa a la cocina, en la que Lara preparaba la cena, con las manos sobre las caderas, esperando con impaciecia la respuesta de Lara. “¿Y bien? ¿Qué tienes que decirme?”.

“Dana, pareces mi madre”, contestó Lara, sin levantar los ojos de la ensalada que estaba preparando. “Y confía en mi, eso no ha sido tan malo”.

“¿Cómo puedes bromear con esto?”, preguntó Dana furiosa. Te hemos visto con Shane hoy. Vimos que estabais muy juntas. ¿Tienes idea de lo dolida que estaba Alice? ¿Alguna pequeña idea?”.

“Alguna”, dijo Lara con sonrisa satisfecha, su mirada fija todavía en la ensalada

Dana se acercó a Lara y la cogió por los hombros, haciendo que se volviera para afrontarla. “Ha llorado. Se le caían los lagrimones por culpa vuestra. Deberías avergonzarte”.

“Dana”, dijo Lara con calma, haciéndole señas a la morena para que se tomara un respiro. “Dana, alice no sale con Shane”.

“¡Bien, yo no esperaría más!”, contestó Dana fuerte, provocando que Lara se irritara, “Shane no merece que esté con ella ni un minuto más”.

“No, Dana”, interrumpió Lara, un poco más fuerte esta vez, haciendo que Dana dejara de hablar. “Ellas nunca han salido. Era todo una farsa”.

“¿Cómo?”

“Shane es la mejor amiga de Alice”, explicó Lara a Dana, que se había quedado atontada. “Fue todo planeado, una forma de superarte”.

Dana permaneció silenciosa, su mente intentando sopreponerse a toda esa sobrecarga de información. ¿Cómo era posible que en algún momento le hubiera gustado esa mujer? Esa rubia conspiradora que le había mentido con la intención de superarla. Dana sacudió la cabeza con repugnancia antee se pensamiento antes de volver a mirar a Lara.

“Que...”, comenzó, con los dientes apretados, caminando desde la nevera hasta la mesa, “egoista, manipuladora, barriobajera...”

“Ey”, la interrumpió Lara, cogiéndola del brazo, “¿por qué te enfadas tanto?”.

“¿Por qué?”, exclamó Dana fuerte, levantando las manos por encima de la cabeza. “¿Por qué?. ¡Me mintió! ¡Alice se buscó una novia falsa para engañarme!”.

“Si... ¿y qué piensas que hiciste tu?”, preguntó Lara, confusa ante la reacción de Dana. “Si mal no recuerdo nosotras tampoco somos novias”

“Eso es diferente”.

“¿Cómo?”.

“Porque no somos como Alice y Shane”, gritó Dana “Porque habíamos sido novias antes”.

“Vale, Dane”, contestó Lara con sarcasmo, “ahora lo entiendo, “Si lo haces tu, todo perfecto, pero si lo hace Alice es otra historia completamente diferente”.

“¡Exactamente!”, dijo Dana sin hacer caso al cinismo de Lara. “¿Y como lo averiguaste?”.

“Shane me lo dijo”, explicó Lara, “en realidad, antes de que quedáramos, pero me hizo prometer que no te lo diría”.

“Entonces, ¿por qué me lo has dicho?”

“Porque pensé que si tu sabías que en realidad Alice estaba sola, dejarías de pensártelo tanto y le dirías cuales son tus verdaderos sentimientos. Obviamente me equivoqué”.

“Maldita condenada”, resopló Dana, sentándose en la mesa muy enfadada. Bien, Lara tenía algo de razón en lo que había dicho, pero Dana no podía dejar de pensar que Alice le había mentido en toda la cara. “Apuesto que tenía planeado hacer una escena enorme en el trabajo. Que quería superarme delante de todo el mundo”.

“¡Dana!”, gritó Lara, “¡Tu le gustas! ¿No lo ves? Todo lo hizo porque quería averiguar si tu sentías lo mismo... y lo sientes. Por favor, termina con todo esto y dile a esa chica que te gusta”.

“Pasó su oportunidad”, murmuró Dana. Si le gustara tanto a Alice, sencillamente, ¿por qué no se lo dijo?. No, Dana estaba convencida de que sólo había traición en la mente de aquella rubia, y nada más. Y esto la enfureció. “Es una estafa. ¡Ah! Puedo verla ahora mismo disfrutando de su gloria.

........................................

“¿Ella qué?”, preguntó Alice, con la boca abierta. No acababa de entender lo que Shane le estaba diciendo. La relación de Dana con Lara parecía tan real, de acuerdo, parecía un poco adormecida, pero había tantas parejas adormecidas que eran felices. “Wuau, lo han hecho muy bien”.

“Lo sé”, estuvo de acuerdo Shane, subiéndose a un taburete al lado de Alice. “Creo que deberías hablar con ella. Lara y yo hablamos de esto, y dijimos que guardariamos silencio, pero pensé que si sabías la verdad, podrías hacer el primer movimiento y confesarle tus sentimientos”.

“No lo creo Shane”, contestó Alice sacudiendo la cabeza. Encontraba difícil de creer que Dana se había buscado una novia falsa porque le gustaba ella. “Creo que lo que deberíamos hacer es seguir fingiendo un poco más. Vamos a golpearla con su mismo juego”.

“Alice, no...”, dijo Shane fatigada, harta de esta charada. “Esto te va a explotar en la cara. Lo sabes”.

“O no explotará en mi cara”, replicó Alice levantando la ceja. “Mira, sólo un poco más. Se que quieres dejarlo y ligar con Lara, peor un poco mas, por favor”.

“Al”, Shane estaba visiblemente fastidiada. Sabía que esto iba a terminar mal, y que alice iba a salir perjudicada, pero por otra parte, era su mejor amiga, y si significaba tanto para ella...”Vale. Pero con una condición”.

“¡Bien! ¿qué condición?”, preguntó Alice excitada, saltando arriba y abajo en la silla excitada como una niña.

“Tienes que dejar que dontrole cada movimiento que vayas a hacer, cada acción que pienses tomar en relación a Dana”,e xplicó Shane seriamente, provocando una expresión perpleja en la cara de la rubia. Suspirando, Shane continuó.”Alice, te quiero, pero a veces tomas decisiones ilógicas, infantiles. Y no quiero estar en un barco que se hunde”.

“De acuerdo... me alegra ver que tienes tanta fe en mi”, contestó alice sarcástica. La rubia suspiró antes de alzar sus manos en señal de derrota.

“Vale, de acuerdo. Tu eres la jefa. No me preocupa mientras sigamos con esto un poco más de tiempo. ¿Trato hecho?”

Shane afirmó con la cabeza, y sonrió de forma burlona. “Trato hecho”.
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  masay el Febrero 16th 2009, 10:05 am

muchas gracias por este fic julia nod
avatar
masay
Entérate, ya soy una usuaria conocida
Entérate, ya soy una usuaria conocida

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 17/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  julia el Febrero 19th 2009, 4:53 pm

“¡Ey! ¿Dana?”

Cerrando los ojos con frustración, Dana se tomó un respiro antes de sonreir al teléfono, contestó con los dientes apretados, “Alice, ey, ¿cómo estás?”.

“Bien, bien”, contestó alice distraida, controlando las ganas de gritarle a la morena, “Sólo quería asegurarme de que tu y Lara lo habéis solucionado todo. Hablé con Shane cuando llegó a casa, y me lo explicó todo”.

“Ah, ¿de verdad?”, preguntó Dana, con cinismo, “y entonces ¿qué hacían juntas en el Planet exactamente?”.

Alice hizo una pausa , y revisó a Shane, ligeramente desconcertada. “¿Haciendo?... uhmm... uhmm... Shane quería unas recetas. Quedaron para hablar de cocina”. Alice golpeó la pared de la cocina con la cabeza, y esperó paciente la respuesta de Dana.

“Cocinando... uhmm... nunca me hubiera imaginado a Shane como cocinera. ¿Es buena?”.

“¡Buenísima! Es muy buena cocinando”, contestó Alice con entusiasmo, sin hacer caso a las expresiones de la cara de Shane, que estaba de pie a su lado, incrédula por toda la conversación telefónica. “Le gusta mucho cocinar. Esuna gran cocinera Shane”.

“¡Estupendo! Me gustaría probar algo de lo que cocina”, dijo Dana, sonriendo satisfecha cuando comprendió que se había colado por el agujero que Alice había dejado. “¿Que te parece una cena en tu casa?... ¿mañana?... ¿después del trabajo?”.

¿Quieres que Shane haga una cena?”, repitió Alice con escepticismo... mira, seguro que Lara es mucho mejor, es chef, quizás deberíamos dejar que ella coci...”

“Por favor, Al”, interrumpió Dana, viendo que Alice se sentía incómoda en ese momento,”creo que sería estupendo que Shane cocine para nosotras. Llegaremos sobre las 7,30 mañana por la noche”.

“Yo... uhm...”, logró tartamudear Alice-

“¡Bien! Nos vemos mañana”, contestó Dana feliz, sin hacer caso a lo que Alice decía. Colgó el teléfono y se volvió hacia Lara orgullosa, provocando que la pelirroja se riera asombrada.

“Eres muy mala”, comentó Lara con una sonrisa, “veo que disfrutas con esto...”.

..............

Alice colgó el teléfono y se llevó las manos a la cara. ¡Dana era tan grosera! ¡Tan grosera!. Alice no podía entender por qué la atraía.

“¿Ahora tienes que cocinar para ella?”, preguntó Shane incrédula abriendo la nevera para coger dos cervezas, entregando una a Alice, que se la veía muy agotada. “Sabes que no sé cocinar. Alice no sé ni hacer pasta”.

“Lo sé”, suspiró Alice, pasando una mano por el pelo. “Se me ocurrirá algo. ¡Dios, nos golpea en nuestro juego y no sabe que está jugando!

..........................

Alice se escondió en la esquina de su cubículo mientras marcaba el número de su amiga, esperando otra vez evitar a Dana.como había estado haciendo todo el día. Agradeció a su suerte que a la tercera llamada Helena cogiera el teléfono.

“Helena Peabody”.

“Hel, soy yo”, contestó Alice rápidamente, sin gastar el tiempo en bromas, “necesito un favor”.

“Alice, que agradable tener noticias tuyas”, saludó la brit con ironía, aunque Alice pudo sentir que Helena sonreía al otro lado del teléfono. “¿Qué favor es?”.

“Dana va a venir a cenar, eso significa que Shane tiene que cocinar, y necesitamos comida”, explicó Alice con evidente tensión en su voz. “Básicamente, pregunto si tu nos podrías conseguir una cocinera para que cocine por nosotras. No para un banquete, sólo un poco de comida, ¿por favor?”.

“Aún no le has dicho a Dana nada sobre Shane, ¿verdad?”, le pregunta Helena a sabiendas. Ella era una de las personas a la que Alice había confiado la historia, por ser tan sabia y equilibrada como Shane. Eso significó, desde luego, que sus opiniones eran casi idénticas. “Por Dios, Alice, ¿cuándo vas a explicarle que eso solo fue una broma?”.

“Iba a hacerlo, pero ha pasado algo más y...”, balbuceó Alice, queriendo explicarle a Helena los más recientes acontecimientos, pero sabiendo que su oficina no era el lugar apropiado, ni el momento, “mira, te lo explicaré todo con detalle más tarde, porque no puedo hablar ahora...”.

“Vale”, contestó Helena mientras se preguntaba si realmente quería enterarse de la situación. “Llamaré a Julia para que te prepare algo y te lo enviaré esta tarde. Pero me debes una, y sabes que la única cosa que quiero es que te acerques a esa morena y le digas lo que sientes”.

“Estoy en ello”, estuvo de acuerdo Alice antes de suspirar en el teléfono. “Pero gracias, Hel, esto significa mucho para mi. Hablaré contigo más tarde”.

“Adiós Alice”, dijo Helena con impaciencia antes de dejar el teléfono, poco segura de cual era el plan de ataque de Alice, pero completamente segura de cualquiera que fuese sólo conseguiría que su situación con Dana empeorase.

.................................

“¡Alice!”, Shane fue despacio a la habitación de invitados, mirando debajo de la cama de matrimonios, antes de lanzar un gemido de frustración. Alice había estado en el cuarto de baño más de una hora, dejando que Shane lo preparara todo para la cena con Dana y Lara. Verdaderamente todo lo que Shane había hecho era meter un plato en el microondas y abrir una botella de vino, pero aún estaba consternada por todo el tiempo que Alice necesitaba para prepararse. “!Alice, por Dios, que van a llegar en 10 minutos! ¡Sal de ahí!”.

“McCutcheon, no te pongas nerviosa”. Shane se giró hacia la puerta del cuarto de baño, y se quedó sin palabras en cuanto sus ojos se toparon con Alice. La rubia llevaba vaqueros negros y un sencillo top rojo, pero daba la impresión de que, sin esfuerzo,s e había convertido en una sirena sexual. “¿Qué?”.

“Estás muy bien”, contestó Shane francamente, levantándose de la cama y dirigiéndose a donde estaba Alice. “Se te ve muy bien. Dana se va a volver loca”.

“Estaría bien”, declaró Alice antes de abrazar a Shane y salir de la habitación. “Pero mirar esto tiene un precio”.

...........................


Dana tocó el timbre y se distanció, esperando con inquietud que la puerta se abriera.

“¿No hay ninguna posibilidad de que cambies de idea?”, le preguntó Lara mirando a Dana, “Pues te digo que lo vas a lamentar, Dane”.

“Lara, aprecio tu preocupación, pero por favor no insistas”, contestó Dana sin apartar la veista de la puerta cerrada. “Sé lo que hago”.

“No lo creo, verás que llevo razón cuando todo salte por los aires”.

“De acuerdo”, cortó Dana a la pelirroja.

.......................

Alice apenas pudo reprimir una sonrisa victoriosa cuando abrió la puerta y vio a que Dana se quedaba con la boca abierta.

“Ey, chicas”, dijo la rubia amablemente antes de hacerlas pasar dentro, completamente satisfecha con la reacción de Dana. Parecía que Shane tenía razón, Alice iba muy sexy. “Shane está en la parte de atrás, si queréis ir fuera. Yo voy a coger unas bebidas”.

En cuanto Alice estuvo fuera del alcance de su oído, Lara se volvió hacia Dana y la miró con expectación. La morena se encogió de hombros ante la mirada fija de Lara y siguió andando por la casa de Shane.

“Vale, ella va... está... realmente buena, pero eso no cambia nada”, declaró de forma poco convincente, evitando que sus ojos se encontraran con la mirada desafiante de Lara. “Mira, ve a charlar con Romeo afuera, voy a ir a ayudar a Alice con las bebidas”.

“Claro Fairbanks”, contestó Lara rotundamente, reprimiendo las ganas de reirse de su amiga, “ve a llevar a cabo tu pequeño plan de venganza, estaré fuera”.

Sin hacer caso al sarcasmo de Lara, Dana se dió la vuelta y se encaminó a la cocina sin estar segura de lo que le diría a Alice cuando se encontrara con ella. De hecho, ni siquiera estaba segura de como acercarse a ella.

“¡Ey!”, Dana saltó ante el sonido inesperado de la voz de Alice, y se giró para enfrentarse a ella, que estaba de pie en una puerta cercana, sonriendo calurosamente al ver lo impresionada que Dana la miraba “¿Te has asustado?”.

Dana no pudo dejar de corresponder a la sonrisa “Como todo el mundo, me asusto cuando alguien se acerca a mi furtivamente”.

“Yo no me he acercado a ti furtivamente”, informó la rubia a Dana, “estaba buscando mi teléfono, cuando te oí por el pasillo”.

“Suena a excusa Pieszeckie”, Alice sonrió fatigada a Dana, sin molestarse en contestar. Había imaginado tantas veces este escenario en su cabeza, ideando que decir y como actuar, que se asustó en aquel instante, y no se le ocurría que decir. “¿Necesitas ayuda con las bebidas?”.

“Claro”, contestó Alice, señalándole la cocina. Cuando estaban en la cocina, preparando silenciosamente las bebidas, Alice sintió la necesidad desesperada de tener algún tipo de conversación con Dana. “Entonces... ¿Cómo estás?”.

“Alice, te vi hace dos días”, dijo Dana cogiendo unos cuantos vasos y moviéndose hacia la puerta. “Y estoy exactamente lo mismo ahora que estaba entonces”.

“De acuerdo, siento haber sido cortés”,s e quejó la rubia por lo bajo, “el Cielo me prohibe que sea amable contigo”.

Dana se detuvo en la puerta y suspiró frustrada antes de volverse a la ahora gruñona rubia. “Para ya Al, deja ese rencor contra mi y mueve tu bonito trasero allí fuera”.

La palabras salieron de la boca de Dana antes de que pudiera detenerlas, simplemente se quedaron colgadas en el aire mientras Alice y Dana permanecieron inmóviles, sin saber que hacer.

Alice sonrió para si y agarró las botellas de vino que quedaban antes de volverse y pasar por delante de Dana, susurrando avergonzada al oído de la morena, en el último minuto, “ya sabía yo que tu tenías algo con mi culo”.

Antes de que Dana pudiera pensarse alguna respuesta, fue interrumpida por la voz de Shane en la otra habitación.

“Dana, puedes ir deprisa al cuarto de baño y coger unas pinzas del cajón?...Lara ha pisado un cristal”.

Alice frunció el ceño ligeramente ante las palabras de Shane, algo confusa porque ella misma no hubiera ido a por las pinzas, pero lo dejó correr, en cambio hizo señas con la cabeza hacia el final del pasillo, “el cuarto de baño está allí, por si acaso se te olvidó de la última vez”.

Dana le lanzó una mirada sarcástica antes de ir al cuarto de baño, saliendos egundos más tardes con las manos vacías.

“No tienes pinzas”, anunció Dana

“¿Cómo? ¿Estás ciega? Hay como tres pares en el cajón de arriba. Las he visto allí esta tarde”.

Dana negó con la cabeza. “Entra y lo ves tu misma. No hay pinzas”.

Alice suspiró frustrada antes de ir al cuarto de baño.

Se agachó y abrió el cajón y comenzó a rebuscar por el, sintiendo el aliento caliente de Dana todo el rato en su cuello mientras miraba. “¿Lo ves? Te lo dije...el número de pinzas que hay en este cuarto de baño... es cero”.

“No las habrás escondido, ¿verdad?”, preguntó Alice, “Esto no será algún tipo de jue...”

Un chasquido limpio y agudo cortó a Alice. Se quedó parada un momento antes de mover su cabeza hacia la puerta del cuarto de baño, ahora cerrada.

“Alice, ¿estás bien?”, preguntó Dana que observaba como la rubia, que se había levantado de un salto, intentaba desesperadamente girar el pomo de la puerta. ¿... Por qué no se abre la puerta?”.

Alice se volvió para enfrentarse a Dana, pasándose una mano por el pelo mientras se deslizaba puerta abajo hasta caer al suelo.

“Porque creo que Lara y Shane nos han encerrado”.

.........................................
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  Invitado el Febrero 19th 2009, 6:27 pm

cada vez se pone mejor

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  pke el Febrero 19th 2009, 10:34 pm

que guay es este fic!!!!! saltar saltar saltar saltar saltar

gracias jul besito



PKE
avatar
pke
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 135
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/04/2008

http://www.fotolog.com/mrpiddles

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  julia el Febrero 22nd 2009, 10:59 am

“¡Shane! ¡Ven ahora mismo y abre la puerta o te las verás conmigo!”.

“No van a contestar Al”, dijo Dana, que se había sentado cómodamente sobre el retrete. “Deja de gritar, probablemente estarán teniendo sexo sobre la mesa del comedor”.

“Eres una pervertida, ¿sabes?”, Alice se acomodó sobre el frío suelo, su trasero apoyado contra la puerta, mirando fijamente a Dana.

“Simplemente digo lo que es más probable. Shane es una seductora, la mayor que he visto nunca, y está interesada en Lara desde el primer momento”.

“Qué ha pasado para que lo veas así?”, preguntó Alice cínicamente, “¿o es Lara la que tiró el anzuelo a Shane? Esa atracción no es pura dulzura”.

Dana se encogió de hombros ante el comentario de Alice. “De todas formas, mi opinión es que ninguna de ellas va a contestarte si seguimos encerradas en este lugar”.

Alice se tapó la cara con las manos y suspiró dramáticamente, la pregunta de por qué las habían encerrado en el cuarto de baño vagaba por su cabeza. Tal vez esto era una forma de devolverle el haberle obligado a interpretar el guión de novia falsa, o tal vez era sólo ua broma cruel. No, no era normal que Shane las encerrara allí por ninguno de esos dos motivos.

“Ellas quieren que hablemos”, las palabras de Dana interrumpieron el transcurso de los pensamientos de Alice, “Lara y Shane quieren que hablemos. Esto lo explicaría todo”.

“¿Sobre qué tenemos que hablar?”, la voz de Alice estaba llena de deseo, e hizo comprender a Dana que Alice tenía una idea buena de lo que se tenían que decir. “Personalmente no tengo nada que decir... ¿Crees que hay bastante oxígeno en este espacio?. No quiero desmayarme”.

“No cambies de conversación, Alice”, murmuró Dana con los dientes apretados. Alice levantó la vista con los ojos en blanco, ella no se iba a tirar al abismo antes de que lo hiciera Dana. “Ya sabes... ellas quieren que hablemos sobre como nosotros... actuamos la una con la otra”.

“Vale, esa necesidad que tengo de estrangularte siempre que te veo no va a desaparecer por una conversación cortés”, lanzó Alice. Dana gimió, y se pasó la mano por el pelo.

“Deja de jugar Alice, eso no te satisface. Sabes que tienes que ser un poco madura y ayudarme”.

Alice suspiró; “Dana, no te soporto. La única razón por la que he hecho un esfuerzo hoy era para pillarte en la mentira de lo tuyo con Lara”.

“Espera un segundo”, interrumpió Dana con ira. “Si alguien se tiene que enfadar, soy yo contigo. Porque parece que Shane y tu tampoco estáis juntas”.

“¿Qué? Eso es completamente diferente”.

“¿Cómo?”, preguntó Dana, cruzándose de brazos. “Y tanto que es diferente. Tu comenzaste todo esto, por tanto no eres nadie para culpar a alguien más”.

Alice se levantó de un salto para ponerse de pie delante de Dana. ¡De ninguna manera, Fairbanks! Aquella noche en el Planet fuiste tu quien me presentaste a Lara como tu novia. ¡Tu lo comenzaste todo! ¡Yo no me habría molestado con todo esto de Shane si no hubiera pensado que tu y Lara salíais!”.

“¿Qué?”, Dana miró a Alice atontada por sus palabras. La rubia miró hacia atrás nerviosa cuando comprendión que había hablado demasiado. “Tu fingiste porque pensabas que yo tenía una relación...”.

“...uhmm... no exactamente”, dijo Alice despacio, su mirada fija en el suelo y dándole patadas subsconcientemente a los azulejos del cuarto de baño con la punta del zapato. “Yo solo... mira, ¿qué habrías dicho aquella noche?. Francamente, si hubieras sabido que yo no estaba con Shane y que estaba sola, ¿qué habrías hecho? Te habrías reído de mi, y no podía consentirlo”.

“Yo no habría hecho eso”, contestó Dana en un susurro, “arreglé todo el asunto con Lara porque no quería aparecer como una desesperada delante de ti... y quería ponerte celosa”.

Alice levantó la vista sorprendida después de la revelación de Dana. “Pero si no te gusto...”

“Yo... quizás...” Dana se ahogaba con sus propias palabras. Suspiró e intentó tranquilizarse, pero no entendía por qué lo que le quería decirle a Alice era tan malo. “Yo solo... ¡Caray! ¡Alice! ¿por qué eres tan frustrante? ¡Por qué es esto tan duro?”.

”¿Soy frustrante?”, repitió Alice cínicamente. “¿La señorita “doble personalidad” piensa que soy frustrante?”.

“¡Si!”, gritó Dana fuerte, apoyándose en la pared del cuarto de baño. “¡No me gustas nada! ¡Te encuentro irritante y obstinada y estar a tu lado es muy difícil!. Entonces, explícame, ¿Por qué me sentí tan celosa cuando pensé que tu y Shane salíais? ¿Por qué sobre-analizo cualquier pequeña cosa estúpida que nos decimos la una a la otra intentando encontrarle un significado profundo que no tiene? ¿Por qué me preocupo tanto por...?”.

Dana interrumpió su corto y sentido discurso cuando el chasquido de la cerradura del cuarto de baño resonó en el pequeño espacio. Su cabeza se enfocó hacia la puerta mientras Alice permanecía fiermemente bloqueada por las palabras de Dana, que aún resonaban en su cabeza.

“Ey, chicas”, Shane apareció en la puerta recién abierta, con una expresión vergonzosa en la cara. “Antes de que nos mates, es sólo que pensamos que necesitabais tiempo para aclarar el ambiente, y dada la situación, sabes que nunca habrías hablado si fueras capaz de evitar la conversación...”

Dana sacudió la cabeza frustrada, y, pasando entre Shane y Lara, sin molestarse en mirar a Alice, dijo “Me voy a casa”.

“Dana espera”, Lara corrió detrás de ella, intentando calmarla, pero en vano. El sonido distante de su coche, deslizándose carretera abajo llegó poco después a los oídos de Alice, que aún estaba ene l cuarto de baño.

“Alice, sé que no te debería haber ocultado esto”, comenzó Shane con un sentimiento de culpabilidad, “Pero teníaisi que solucionar... yo esperaba que fuera algo mejor...”
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  masay el Febrero 22nd 2009, 7:33 pm

gracias por el fic. atuspies
avatar
masay
Entérate, ya soy una usuaria conocida
Entérate, ya soy una usuaria conocida

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 17/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  julia el Febrero 25th 2009, 7:17 pm

CAPITULO 13

Dana se frotó los ojos somnolienta mientras caminaba hacia la puerta de la calle, que sonaba como si la golpeara una manada de elefantes. Suponía que Lara aparecería en algún momento para pedr perdón por la posición tan inoportuna en que la había colocado ante Alice aquella tarde, sin embargo no esperaba que fuera tan firme que estuviera dispuesta a tirar la puerta abajo.

“Lara, si me abollas la puerta, me la pagas”, gritó Dana mientras abría la puerta para encontrar a Alice esperando nerviosa. Dana sufrió un shock durante un instante, antes de apartarse y dejarla pasar.

“¿Alice?... Aunque disfruté de nuestra pequeña charla esta tarde, no estoy dispuesta a una segunda parte ahora mismo, ¿vale?”.

“No me tires los caballos, Fairbanks”, declaró Alice con un tono de voz alto, provocando que Dana la mirara sorprendida. “Si crees que va a desaparecer todo lo que dijiste en el cuarto de baño, estás confundida. Fuiste una miserable cobarde por marcharte cuando lo hiciste, y de forma tan desconsiderada. Me dejaste con la palabra en la boca. ¿Mi opinión no te importa en absoluto?”.

“¿Por que te sorprende tanto? Una vez que soy completamente honesta contigo, y lo haces saltar por el aire”.

“Dana, no fuiste completamente honesta”, contestó Alice incrédula. “De manera absurda intentaste ocultarme tu interés bajo una capa de insultos. Agradece a dios que no tienes ningún talento para ser a) sutil b) enigmática, si no, habríamos tenido muchos problemas para descifrar el problema”.

Dana se apoyó contra la puerta, con una expresión enfadada en la cara mientras escuchaba el enfático y delirante discurso de Alice sobre lo poco impresionante que había sido su confesión en el cuarto de baño. Otra vez la misma pregunta acudió a su mente, ¿cómo era posible que se sintiera atraída por alguien así?. Y otra vez apareció la misma respuesta, no tenía ninguna maldita respuesta.

“¿Tienes algo que decirme?”, dijo Dana cortando a Alice. La rubia se giró rapidamente, asustada por la voz grave de Dana. La verdad era que una vez que Alice había comenzado a hablar, el hecho de que Dana estaba en esa misma estancia había abandonado su mente, “porque disfruto mucho con estas conferencias amistosas, vendrían muy bien en un día lluvioso”.

“Espera”, contestó Alice fuerte, repentinamente nerviosa. “Yo tenía un tema de verdad”.

“Bueno, ¿y cuánto tiempo vas a tardar?”, preguntó Dana, porque tengo una cita el Viernes próximo a la que me gustaría ir...

“Déjame seguir”, interrumpió Alice poniendo los ojos en blanco, “si no me hubieras cortado, ya habría acabado”.

“Bien, entonces sigue, por favor”.

“Voy a ir directa al grano”, admitió Alice, con la mirada fija en Dana. “Me gustas. A pesar de las pocas cualidades atrayentes que tienes, me gustas de verdad”.

Eso fue todo. Corto y dulce. Alice se quitó un peso de encima, con gracia, y Dana sintió, y Dana lo sintió con fuerza dentro de si misma. No hubiera sido difícil decir ‘si, Alice, tu también me gustas’ , aunque no fuera exactamente esa réplica, algo así habría sido lo adecuado. Pero nada de esto vino a la mente de Dana. De hecho no hizo nada.

“Yo... emm...”, balbuceó Dana, mirando al suelo. “Bien... gracias por venir a decírmelo. Yo... supongo que te veré en el trabajo”.

Alice la miró como si tuviera un ninja dándole patadas en el estómago. Dana podía ver el daño que le había hecho en su cara sin levantar la mirada del suelo, y le fastidió saber lo idiota que era. Pero era muy cobarde, y algo dentro de ella no la dejaba admitir sus sentimientos hacia Alice.

“Bien... adiós”. Con un pequeño suspiro Alice se dirigió a la puerta y salió, cerrándola suavemente tras ella. Estaba tan callada que cuando abandonó el apartamento pudo oir como Dana se desplomaba contra la puerta, deslizando su cuerpo hacia la alfombra.

...............................

“¿Te dio las gracias?”, Alice cabeceó tristemente, a la vez que tomaba un sorbo del café que Shane le había hecho gentilmente. “Bueno, es obvio que la asustaste”.

“No sé, Shane”, contestó Alice dudosa. “estaba tan bonita... y distante. Tal vez ella es de esas que se emocionan persiguiendo a las chicas. Y ahora que estoy sola, se ha ido la atracción”:

“No me parece que sea ese tipo”, delaró Shane. La morena se levantó y cogió su móvil, mirando sus contactos. “Voy a llamar a Lara, si quieres le pregunto sobre eso”.

“Gracias, pero lo superaré. Voy a intentar recuperar un poco de dignidad antes de ir a trabajar mañana. No sabes lo difícil que va a ser”.

“De verdad siento mucho todo lo que ha pasado hoy, Al”, Shane sonrió a su mejor amiga, “francamente, pensaba que esto se iba a solucionar”.

“Vale Shane”, la tranquilizó Alice cogiendo su mano y apretándola, “la carga sobre mis hombros es menor, y eso es bueno. Aunque ella no sienta lo mismo, ahora lo sabe, y me siento mejor”.

................

“Fairbanks, parece como si no hubieras dormido desde hace una semana”, Tom miró a Dana con curiosidad antes de dirigirse a su escritorio. “Hay alguien contento hoy...”

Ignorando el último comentario de Tom, Dana buscó por la oficina, expresamente en una mesa... de cierta rubia, que estaba desocupada. ¿Tal vez ella no iba a ir hoy? Quizás Dana le hizo daño con su respuesta estúpida. Al menos, eso es lo que pensaba Dana. Alice obviamente estaba rota por lo que Dana le había dicho la noche antes. Era muy improbable que la rubia fuera a trabajar, como si nada hubiera pasado entre ellas.

“Hola Dana”, Dana miró, sobresaltada por la voz, para encontrar a Alice delante de ella. La rubia sonrió calurosamente antes de alejarse hacia su escritorio, dejando a Dana algo desinflada en su asiento.

Obviamente, Alice no se lo había tomado tan mal como pensaba...

.........................

“Lara Perkins”.

“¿Lara? Soy yo”, dijo Dana suave desde el teléfono de su escritorio, controlando el impulso de golpear su cabeza contra la mesa.

“?Qué pasa Dana?”

“Alice está en el trabajo”, dijo Dana, “está aquí y actúa como si no hubiera pasad nada anoche”.

“¿Qué quieres decir?”, preguntó Lara con paciencia. Había recibido una llamada de Dana la noche anterior para explicarle lo que había ocurrido, y no podía recordar que Dana no estuviera conforme con lo que ella había dicho. “¿Te evita?”

“No. Al contrario, está muy amistosa. Me dijo hola y todo. Y después vino y me pidió prestada una pluma”.

“Corrígeme si me equivoco, ¿eso no es una cosa buena?”, dijo Lara. “Si no te evita, y no parece enfadada...”

“Pero... es como si ya no le gustara”, contestó Dana, hablando como una niña, provocando que Lara se riese en el teléfono. “¡Lara!...”

“Lo siento”, se quejó Lara, obligándose a mantener la calma”Mira, si quieres mi opinión, habla con ella. Dile que te gusta. Ella está esperando que le hables... confía en mi”.

Dana miró por encima del hombro como Alice caminaba hasta la fotocopiadora. Intentando encontrar coraje, suspiró antes de levantarse y casi correr también hasta el cuarto de máquinas, cerrando la puerta rápidamente detrás de ella. Al girarse, vio a Alice al otro lado de la pequeña y vacía sala, demasiado concentrada en su trabajo para notar la entrada de Dana.

“¿Alice?”.

La rubia se sobresaltó, sorprendida por la voz familiar. “Dana, hola... ¿qué te trae por aquí?”.

“Uh... no fotocopias”, contestó Dana, sonriendo a Alice. Cerró los ojos fuertemente, yy dijo tan rápidamente como le fue posible. “Yo solo... pienso que... considerando lo que me dijiste... y todo... a mi... amimegustastambién”.

“¿uh?”, Alice miró consternada como Dana abrió los ojos despacio después de su parloteo confuso, “ah, vas a ser una gran periodista con estas habilidades de comunicación”.

“¿No has oído lo que he dicho?”, preguntó Dana, ligeramente inquieta por la respuesta de la rubia. “Alice, ¿qué pasa contigo?”.

“¡Para, señorita”, Alice estaba bastante a la defensiva. “¿Qué pasa conmigo? En mi primer lugar, no tengo ni una maldita pista de lo que me has dicho, porque has olvidado poner pausas entre las palabras. En segundo lugar, no deberías ser tan hipócrita para hacerte la enfadada conmigo después de tu maravillosa respuesta de anoche.Y en tercer lugar, ya de paso, esta lista va a hacerse más larga, yo recom...”

“¡Me gustas!”

“¿Cómo?”. Alice permaneció de pie, confundida por la revelación de Dana. Aunque hubiera tenido una ligera indicación de que le gustaba a Dana, nunca habría esperado que lo gritara con toda la fuerza de sus pulmones. Teniendo en cuenta lo alto que hablaba Alice, Dana no había tenido otra opción. “¿De verdad?”.

“Si”, suspiró Dana agotada, pero aliviada por haber revelado finalmente sus sentimientos. “No sé por qué, porque realmente ers una persona molesta, pero... me gustas”.

“Es... bueno saberlo”, contestó Alice con incertidumbre. ¿Qué harían ahora?. “Yo...”.

“¿Quizás deberíamos seguir trabajando?”

“¡Si! Trabajar. Me parece bien”. Confirmó Alice con entusiasmo, contenta de escapar de esa conversación incómoda. Levantó la vista hacia Dana, que le sonrió débilmente, y salió, dejando a Alice sola.

.............................................

“¿Por qué no me siento mejor ahora?”, se quejó Dana mientras volvía a su escritorio. La respuesta le vino antes de lo que esperaba, dio la vuelta sobre sus talones, y deshizo el camino “de acuerdo”.

........................................

“Esto es tan extraño”, refunfuó Alice intentando concentrarse en los archivos que tenía delante. Aunque no podía. No importaba el interés que pusiera, su pensamiento siempre volvía a la misma persona.

“Alice”.

Alice se giró para ver a Dana en la puerta otra vez, aunque había algo diferente en ella. No parecía tan... preocupada. Alice le sonrió abiertamente, esperando las palabras de la morena. “¿Qué?”.

Dana sonrió calurosamente a la rubia antes de recorrer la distancia que había entre ellas. Colocando una mano detrás del cuello de Alice, la atrajo ferozmente hasta sus labios, provocando un gemido de la rubia. Se separaron de mala gana sólo cuando sus pechos estaban a punto de reventar por falta de aire.

Descansando su frente contra Dana, Alice sonrió silenciosamente, sin acabar de creer lo que había pasado.

“Eres muy buena besando Fairbanks”, susurró con voz ligeramente ronca, “me lo parece a mi”.

“Gracias Al”, contestó Dana con sarcasmo, antes de que Alice la besara ligeramente en los labios otra vez, “estoy contenta por cumplir con tus normas...”

“Lo sé”, Alice se rió tontamente, y sacó su lengua a la morena, que rápidamente la capturó en otro beso apasionado. Alice lo profundizó rápidamente, permitiendo que sus manos vagaran a ambos lados de Dana y sus ojos se abrieran sorprendidos. “¿Qué? ¿Pensabas que eras la única que se movía?”.

“No te preocupes, estoy agradablemente sorprendida”.

Alice le lanzó una mirada antes de acercarse un poco más, y recorrer el labio inferior de Dana con su lengua. Después de escuchar un gemido de Dana, le atacó los labios con más convicción y al mismo tiempo introdujo una pierna entre las de Dana.

“Oh, Dios... ¿qué hacs?”. Dana jadeó, separándose rápidamente. Alice la miró nerviosa, preguntándose si había traspasado el límite. Dana besó a la rubia apasionadamente, para tranquilizarla. “No, Al... no... no quería que pararas”.

Alice sonrió calurosamente a la morena antes de separarse completamente, coger sus papeles y moverse hacia la puerta. Dana se quedó de pie, sin explicarse por qué Alice no estaba en sus brazos en aquel momento.

“Umm...Al, ¿he hecho algo mal?”, preguntó Dana con voz un poco irritada. Le gustaba la rubia, pero no le gustaba como Alice podía cambiar del calor al frío en dos segundos. “¿O tienes algo más importante que hacer?”

“No”, contestó Alice racionalmente volviéndose hacia Dana, otra vez estaba a milímetros de ella. Se movió hasta los labios de la morena, sólo para evitarlos y desviarlos hasta su oído. Sentir el aliento de Alice en su cuello hizo que el pelo de Dana se levantara directamente. “Me gustas mucho, Dana. Pero no querrás que hagamos el amor en la sala de fotocopiadoras...”

Y con un beso rápido sobre su mejilla, Alice se marchó, dejando en su estela una morena muy conectada y frustrada.
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  pke el Febrero 25th 2009, 11:32 pm

Toma yaaa!!!!!!!! que gran fic!!!! mrgreensonrisa mrgreensonrisa bailo

por fin!!!! por fin!!!! por fin!!!! saltar

me he quedado con ganas de maaassss... babas

gracias jul besito


PKE
avatar
pke
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 135
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/04/2008

http://www.fotolog.com/mrpiddles

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Camino a la alegría

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.