PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Julio 21st 2017, 5:08 pm por Viren

» Fotos antiguas
Julio 15th 2017, 4:32 pm por malena

» Peliculas de tematica les
Abril 29th 2017, 8:51 pm por julia

» Alerta de huracán, Melissa Good
Abril 17th 2017, 8:54 pm por malena

» Cortos de temática lesbica
Abril 15th 2017, 12:21 pm por julia

» Easy Abby
Abril 15th 2017, 12:16 pm por julia

» When we rise
Abril 2nd 2017, 8:28 pm por julia

» Poesía k entiende
Marzo 21st 2017, 11:31 pm por malena

» Youtubers
Marzo 13th 2017, 11:03 pm por malena

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



[Terminado]Lo que necesitas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Terminado]Lo que necesitas

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 9:14 pm

Hola otra vez.

Antes de desconectarme quería hacer un pequeño regalo a Anita y a Julia.

La autora de este ff es GRIMEVIL, la fan número 1 de Tina/Lu en OurChart. Es de USA (vive en Las Vegas) y me enorgullece ser su amiga porque es una gran persona.

Yo soy una TiBetter de pro y os confieso que me costó muchísimo traducirlo porque no puedo imaginar ni aceptar a Tina con alguien que no sea Bette. Pero bueno, como era muy cortito me decidí. Además la autora me dio permiso para traducirlo y publicarlo cuando y donde quisiese.

Veo que vuestro foro no es exclusivamente Tibetter, como el nuestro, así que espero os guste (al menos a algunas). Allí me lo encerraron en la sección de “Sacrilegios” ¡qué le voy a hacer!.


¡Un cordial saludo para todas!



LO QUE NECESITAS



"Gracias de todos modos." Tina sonrió a la mujer que le había pedido bailar con ella. Era muy atractiva, sin duda, y se sintió halagada de que se lo hubiese pedido. Pero Tina seguía sin poder avanzar en su lucha contra su inseguridad e indecisión y declinó la invitación.

Sabía que intentaba volver a estar en el candelero. Por eso estaba allí. Bueno… esa era una de las razones. Había echado en falta ese ambiente y estar con sus amigas, especialmente en el Planet, aunque todavía una parte de sí misma no entendía porqué sus amigas la habían abandonado y se sentía dolida por ello. Hubo un momento en que estuvo realmente enfada. ¿Qué creían? ¿que ella deseaba experimentar esos sentimientos hacia los hombres? Todavía es incapaz de explicarse a sí misma porqué aparecieron tan de repente. Probablemente debido a que seguía sintiéndose resentida hacia Bette.

Bette…

Tina se había prometido no pensar en ella. Esa noche se trataba solo de divertirse. Estaba cansada de auto castigarse. Pero, aunque sabía que hizo lo correcto al animar a Bette a que se arriesgase y fuese en busca de Jodi, lo cual consiguió, le sigue doliendo ver a Bette tan entusiasmada con Jodi cuando llegó esta noche, con sus bolsas en la mano… el beso que le dió… como dos amantes enamoradas.

Esas atenciones y besos eran míos, pensó cuando las vió sentarse en un oscuro rincón, muy juntas, intercambiando dulces miradas. Tina observó la expresión feliz de sus rostros y la tristeza ensombreció sus pensamientos.

"Tina ¿Por qué demonios…?"

Jamás pensó que se iba a alegrar tanto al oir la voz de Alice.

"¿Por qué la rechazaste?" - Alice llegó junto a ella y, detrás, Shane – "Era atractiva, estaba buenísima y… ¿la despachas así? ¡Creí que estabas loca por ligar!"

"Al" – por suerte Shane interrumpió antes de que Alice siguiese increpándola – “Puede que no sea lo que Tee busca y no es la única chica que hay en la sala. Además…” – se volvió hacia Tina y guiñó el ojo – “a diferencia de otras personas, sabe muy bien lo que quiere, ¿No es cierto?"

Alice miró algo confundida a Shane – “¿De qué coño estás hablando?"

"¡Por favor, Al! Tina no es el tipo de persona que echa a perder otra relación por una… corredora de fincas” – exclamó Shane refiriéndose a la forma en que había arruinado su historia con Paige.

"¡Shane!" - Tina se decidió a hablar por fin, pues se sintió mal por ella – “No digas eso. Puede ser que… eso no vaya con tu forma de ser. No todo el mundo está capacitado para…” – se detuvo un instante para intentar encontrar la palabra adecuada.

"¿El amor?" – añadió Shane, odiándose todavía más por haber herido a Paige.

"¡No!" – replicó con énfasis Tina sacudiendo la cabeza - "No, el amor no. Te conozco perfectamente. Tienes una gran cantidad de amor que ofrecer. Por favor, no vuelvas a hablar así de tí."

"Sí," – asintió Alice "Anda… no seas idiota… y no vuelvas a cagarla… otra vez" – añadió.

Tina la miró con cierto reproche.

"Claro que…" – continuó Alice inmediatamente - "Ya sabes que todos las cagamos de vez en cuando. Me imagino que la vida es así…” – dió un sorbo a su bebida y prosiguió – “…una absoluta mierda."

Shane estaba loca por concluir esta conversación – “Está bien chicas. Olvidemos eso y centrémonos en nuestro cometido.” Pasó por detrás de Alice para situarse junto al otro costado de Tina, la tomó de la mano y dijo – “Busquemos una mujer para esta mujer.”

Tina rió levemente, un tanto embarazada por la situación y dejándose cuidar por sus dos mejores amigas, que la habían convertido en su centro de atención.

Alice puso una mano sobre su hombro - "¡Cierto! Ahora…” – exploró el territorio, por decirlo de alguna manera, y continuó – “a ver cuál de ellas te llama la atención Tee"

"Chicas, esto es absurdo, estúpido." - Tina giró los ojos, un tanto avergonzada, pero siempre agradecida por la ayuda recibida.

Sin retirar un instante la vista de las mujeres que había en ese momento en el Planet, Alice dijo – “No. No lo es, así que… ¡Lo haremos!”

Shane, quien también miraba en busca de alguien que pudiese gustar a Tina, añadió – “¡Eso es! ¡Exacto!” – en ese instante, una mujer que estaba en la barra llamó su atención y la señaló sutilmente diciendo – “Hey, ¿qué os parece esa?

Tina miró, "¿Quién?"

Alice también la miró y reconoció a la mujer “¿Qué dices, loca? Forma parte del árbol genealógico de Gabby Skank. Paso.”

Al, tú también estás en ese árbol, ¿lo recuerdas?” – respondió Shane.

Si, pero trato de olvidarlo, muchas gracias. Oh, Oh" – exclamó Alice dando con el codo a Tina para que mirase en otra dirección – “¿Qué tal esa?”

Tina vio una mujer rubia sentada en una de las mesas. Es atractiva, pensó para sí, Demasiado atractiva. Nunca se fijaría en mí. "No sé, chicas, creo que es… - utilizó las manos para gesticular mientras intentaba encontrar las palabras que expresasen correctamente sus pensamientos – “es un poco… tal vez demasiado…"

Alice empezaba a perderse – “¿Qué? Es un poco demasiado… ¿qué?”

"Atractiva"

Shane volvió inmediatamente la cabeza y la miró – “¿Y? ¿qué tiene eso de malo?"

Alice tampoco entendió el comentario - "Eso, ahora dirás que tiene dos brazos, o dos orejas. ¿Cuál es el maldito problema?"

Tina se exasperó negando con la cabeza - "Pues que no se va a fijar en mí. ¿Por qué iba yo a interesarla?"

Alice levantó las manos y las juntó propinando un sonoro palmeo, pero Shane impidió el comienzo de la reprimenda que sabía iría a continuación.

"Tee, vamos, mírame." Situó las manos en los hombros de Tina y la giró para que la mirase frente a frente - “eres maravillosa. No, no me interrumpas, por favor" – dijo evitando que interrumpiese – “Lo eres, e incluso más, eres absolutamente increíble.” – miró los ojos avellana de Tina para asegurarse de que prestaba atención – “No entiendo esa falta de confianza en ti misma pero eres encantadora, y preciosa y, además, eres… eres…” – Shane calló al recordar los sentimientos aún vivos en los que no había vuelto a pensar hace años. Bajó el tono de voz y concluyó – “eres muy sexy.”

Tina se quedó un tanto perpleja al oir eso de labios de Shane. Quería creer que lo había dicho únicamente para que se sintiese mejor pero el matiz impuesto a su grave voz la pilló por sorpresa. Parecía que lo decía… con sentimiento. Y… ¿era su imaginación o los ojos de Shane se habían oscurecido? Eso es signo de deseo… No, No… debe ser la bebida, o el influjo de la luz, o ambas cosas. ¡Shane jamás sentiría una cosa así por ella!

Gracias, Shane" – dijo apoyando la mano en su hombro – “Tus palabras significan mucho para mí” – y sonrió con afecto a su amiga, quien le devolvió otra tímida sonrisa.

"Eh, cuando acabeis con ese momento de mutuo afecto navideño lo decís y seguimos, ¿de acuerdo?” – intervino Alice, que no había oído la última frase de Shane.

Shane dió una palmada – “Eso… continuemos, por favor."

"No, chicas, chicas" - Tina ya no estaba dispuesta a jugar más a ‘Busquemos una cita a Tina’ – “Olvidémoslo, en serio. Ya nos hemos divertido un rato. No quiero arruinaros la noche. Sólo pretendo pasarlo bien con mis amigas, os lo pido por favor.”

No estás arruinándonos la noche, Tina" – aseguró Shane - "Te lo aseguro, de verdad. Pero si quieres que lo dejemos, lo dejamos. Es bonito lo que has dicho."

Sí, está bien eso" – añadió Alice - "Además… te hemos echado de menos.” Porque estábamos muy ocupadas juzgándote, se recordó a sí misma y se sintió francamente mal de inmediato.

Shane asintió con la cabeza, pues sabía perfectamente en qué pensaba Alice.

Tina las observó y apreció un cambio de talante, un cierto arrepentimiento. Sin saber porqué, sintió cierta lástima por ellas – “Está bien. Vayamos a tomar unos…”

De repente Bette las interrumpió – "Hola a todas"

"Hola tú" – saludó Alice, mientras Tina y Shane se limitaron a hacerlo con sendos movimientos de cabeza.

Bette continuó – "Jodi y yo nos vamos. Tenemos que deshacer su equipaje y…” – se dio la vuelta y vió cómo Jodi se despedía de Kit a pocos metros de ellas para después mirarlas de nuevo y sonreirlas – “… ya sabeis… pasar algún tiempo juntas."

Shane asintió, "Eso suena bien" – y miró a Tina para analizar su reacción pero no pudo apreciar nada especial, al menos, nada que le causase intranquilidad a ella. “Pues… que disfruteis la noche."

"Sí, divertíos" – añadió Tina intentando aparentar la mayor indeferencia posible.

Bette colocó sobre su hombro la correa del bolso y se despidió – “Gracias a todas. Que os divirtáis vosotras también.” Les regaló una nueva sonrisa e hizo un gesto con la mano antes de volverse para ir al encuentro de Jodi y salir del local. Tina no pudo evitar este pensamiento - Pues yo creo que parecen demasiado impacientes.

Se sentía deprimida de nuevo.

Alice y Shane se percataron de ello. Por lo menos, podía haber dado a Tina un abrazo o algo. Este pensamiento sorprendió a Shane, pues iba en contra de su gran amiga Bette, pero hizo caso omiso, Tina también era su amiga. Era lógico que se sintiese un tanto protectora.

Se respiraba cierta tensión. Tina tuvo la impresión de que sus amigas esperaban que explotase o algo parecido. Casi, casi sonrió al decir . “Estoy bien, par de dos. De verdad ."

Alice se aproximó a ella - "¿Estás segura? Lo que quiero decir es..."

Tina la interrumpió levantando la mano – “Segurísima. Estoy bien. Ella es felíz ¿no? Pues yo también lo soy" – aclaró con la esperanza de que su sonrisa fuese suficientemente convincente.

"Entonces… ¡Perfecto!" – ratificó Shane y las tres quedaron en silencio durante unos interminables segundos.

Después prosiguió - "¿Alguien quiere unos chupitos de tequila?”


~*~*~ ~*~*~ ~*~*~ ~*~*~ ~*~*~ ~*~*~ ~*~*~ ~*~*~ ~*~*~[/font]

Fín del Capítulo 1 de 2

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Capítulo 2

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 9:19 pm

Tina dejó el vaso sobre la mesa y comenzó a toser. Hacía tiempo que no tomaba tequila. Sabía perfectamente que se le subiría a la cabeza pero… ¡qué diablos! Únicamente pretendía olvidar, aunque nada más fuese esa noche. No es el método ideal pero bueno, hay que vivir un poco – pensó mientras llenaba su vaso de nuevo.

"Hey,hey! ¡Más despacio, Ti…gresa" – la detuvo Alice - "¡No estoy dispuesta a llevarte a casa en brazos!”

Tina hizo un gesto despectivo con la mano – “Estoy bien. Apenas lo noto" – dijo antes de perder ligeramente el equilibrio e inclinarse hacia Shane, que estaba a su lado. Alice comenzó a reir a carcajadas y, sibilinamente, la arrebató de la mano el chupito de tequila antes de que lo consumiese.

Shane la sujetó sonriendo en todo momento – “Sí, ya lo veo” - incluso ella tenía problemas para mantenerse erguida al tener que sujetarla. “Tal vez lo que ocurre es que ya has bebido suficiente” – continuó, sin aflojar la presión que sus brazos ejercían alrededor de Tina para cerciorarse de que no cayese al suelo.

Tina cerró los ojos y se echó hacia atrás quedando apoyada sobre ella. “Oh, Oh… por favor..." – apoyó los brazos sobre los de Shane, lo que la hizo sentir realmente bien en ese momento. “15 chupitos beber más…” Eso no la sonó demasiado bien, “¡Esperad! Podría beber 15 chupitos más.”

El eco de sus risas casi consiguió acallar la música procedente de los altavoces instalados en el Planet y Alice, al inclinarse hacia adelante, estuvo a punto de caer sobre sus dos amigas. El rostro de Shane estaba prácticamente oculto entre la rubia cabellera. Al vaciarse sus pulmones a causa de la risa, inspiró profundamente y la esencia de Tina inundó sus fosas nasales y, tal vez por influjo del alcohol, la causó un familiar sentimiento en su estómago que, de inmediato, se desplazó más abajo, entre las piernas.

Antes de que ella misma tuviese conciencia de ello, una nueva melodía comenzó a sonar en el local. Al oír el trepidante ritmo, los ojos de Alice se abrieron exageradamente.

"¡Dios! ¡Dios! ¡Dios! ¡Mi canción!" – y, torpemente, empezó a trepar por la mesa que tenían delante, empleando unos 20 segundos en conseguirlo y quedar totalmente erguida. A pesar de su evidente estado de embriaguez comenzó a mover el cuerpo en un intento baldío de imitar algo parecido a un baile y animándose con exclamaciones como “¡Toma! ¡yeah! ¡Vamos! ¡Dale!”

Tina y Shane no cesaban de reír a carcajadas y, finalmente, se deshicieron de su involuntario abrazo. Toda la clientela del Planet contemplaba complacida la escena.

"¡Vamos!" – exclamó Alice agachándose para tomar las manos de sus amigas.

Shane retiró rápidamente la suya y dijo – “¡Noooooo! ¡Ni lo sueñes!” – al tiempo que su rostro adquirió un tono rojizo y notó un excesivo calor en las mejillas.

Tina había traspasado ya la frontera de cualquier tipo de vergüenza o timidez y dejó que Alice la tomase ambas manos para ayudarla a subir a la mesa. Una vez allí, miró en derredor y, después, a Shane – “¡Vamos, Shane! ¡Mueve el culo hasta aquí!”

Alice dió la espalda a Tina y siguió bailando. Tina balanceaba sus caderas y la golpeaba con una de ellas. Ambas se movían con los brazos en alto, siguiendo el ritmo de la música. Shane miraba y, aunque la imagen no era absolutamente nítida, al ver ahí arriba a Tina, totalmente entregada a la música, volvió a experimentar un hormigueo especial en el estómago. Pensó que era suficiente observar pero, tan solo un instante después, cambió de idea. Sus ojos comenzaron por admirar los tobillos de Tina y, lentamente, fue ascendiendo por las piernas, que parecían tan perfectas. Bueno, en realidad, siempre había tenido unas piernas extraordinarias – pensó Shane. El vestido de Tina se había subido ligeramente debido al baile, y ahora llegaba hasta la mitad de los muslos pero… no era suficiente para Shane, quería verlas enteras. Sus ojos se posaron ahora en la curvatura de sus glúteos... ¡perfectos!... ¡Basta! ¡Ya era suficiente! Tenía que subir ahí y… AHORA.

Puso las manos sobre la mesa y comenzó el ascenso. Tina se agachó para ayudarla. Había estado mirando a Shane por el rabillo del ojo mientras bailaba. Bueno… mirando cómo Shane la observaba. El deseo que había percibido en sus ojos la había complacido. ¿Cuánto tiempo hacía que nadie la miraba así? No le importaba que se tratase de una de sus mejores amigas… estaba borracha, Shane también lo estaba y… ¡qué diablos! la había hecho sentirse bien.

Además, Shane era muy sexy.

Tina lo había sentido así siempre. Nunca le dio importancia pero sabía que lo pensaba, como la mayoría de las personas, aunque prefirió no pensar nunca en ello. No había significado gran problema pero… ¿y ahora?

Shane se situó cerca de Tina sobre la mesa. No demasiado, pero lo suficiente para sentir cómo, esporádicamente, la figura rubia rozaba la parte delantera de su cuerpo.

Tina la sintió, se percató de que estaba de pie tras ella y apoyada prácticamente en la totalidad de su espalda. Ralentizó sus movimientos y comenzó a balancearse sensualmente. Podía sentir la mirada de Shane sobre ella, casi acariciándola.

Por suerte, Alice estaba demasiado bebida y concentrada en la música como para percatarse.

Finalmente, Shane reaccionó y empezó a bailar al ritmo de la música, sincronizando sus movimientos a los de Tina y ésta a los de Alice. Las tres danzaban y gritaban, y habían congregado una multitud de admiradoras a su alrededor que silbaban, bailaban y saltaban, formando un círculo entorno a la mesa donde se encontraban las tres amigas. Algunas, incluso sostenían en la mano algunos dólares que les ofrecían en tono de humor. La escena era un tanto salvaje y Kit la contemplaba un tanto perpleja desde la trastienda, pero prefirió ignorar lo que había visto entre Tina y Shane y optó por pensar que, simplemente, se estaban divirtiendo.

Cuando la canción terminó y comenzó una nueva melodía, las tres cesaron de bailar, riéndose y saludando a la audiencia, que aplaudía sin cesar, las aclamaba y pedía más, pero Alice, Tina y Shane decidieron que habían acabado.

"No, no ¡ya es suficiente!" – dijo Alice riendo antes de saltar de la mesa, seguida de Shane quien, una vez abajo, tomó a Tina por la cintura para ayudarla a descender.

Las manos de Shane se mantuvieron en la cintura más tiempo del necesario antes de rodear con los brazos a Tina y susurrarle al oído – “¿Te encuentras mejor?”

Los brazos de Tina correspondieron al abrazo, apretándola contra sí, antes de responder – “Mucho mejor” Cerró los ojos e inhaló el aroma de Shane, sintió la humedad de su camiseta y cabello, y una cierta sensación de deseo se apoderó de ella. Sintió una agradable punzada entre las piernas. Se encontraba realmente bien y estrechó el delgado cuerpo aún más contra el suyo cuando se oyó a sí misma afirmar – “Lo necesitaba”

Shane no estaba segura de qué la motivaba a decir lo que iba a decir pero le pareció bien. Tina olía tan bien y se encontraba tan extraordinariamente junto a su cuerpo que musitó dulcemente – “Se me ocurre otra cosa que puede que necesites"

Tina no estaba segura de haber escuchado lo que acababa de oir. Tal vez era su imaginación. ¿Había pronunciado Shane esas palabras realmente? ¿Era esa la razón de que, súbitamente, hubiese notado una pequeña oleada húmeda entre sus muslos?

"¡Eh chicas!" – exclamó Alice - "¿Un abrazo y no me invitais a participar? ¿Qué demonios es eso?” – prosiguió riéndose antes de avalanzarse sobre Tina y Shane para convertir la escena en un abrazo de grupo y, casi, casi provocando que las tres cayesen sobre la mesa.

“Está bien, está bien. A ver vosotras tres…” – dijo Kit mientras se acercaba a ellas - “Creo que es hora de que os tranquiliceis a menos que querais que empiece a haceros pagar los desperfectos que causeis.”

Alice deshizo momentáneamente el nudo que había formado con Tina y Shane para mirarla y exclamar - “Aghhh… ¡Qué desagradable eres!”

Kit sonrió y sacudió la cabeza – “Cariño, por favor, pórtate bien. ¿A que no te atreves con este monumento?” – bromeó mientras se señalaba a sí misma.

Shane y Tina observaban la escena muy juntas. Shane aún mantenía un brazo alrededor de la cintura de Tina, mientras ésta rodeaba con el suyo los hombros de su amiga. Ambas intentaban contener la risa y lo consiguieron hasta que Alice dijo:

“Hey, eso es cuestión de intentarlo” – respondió a Kit con su voz estropajosa por el alcohol y elevando las cejas repetidamente.

Todas rieron a carcajadas. Kit volvió a sacudir la cabeza y dijo – “No hay duda… definitivamente ha llegado la hora de que os marcheis. ¡Venga! vamos a pedir un taxi para las tres.”




~*~*~

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Capítulo 3

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 9:21 pm

Tina no podía parar de reír al ver a Alice intentar, una y otra vez, subir los escalones que la conducían a la entrada del edificio donde estaba su apartamento. Sus intentos fueron vanos y sus pies resbalaban, una y otra vez, hacia el escalón inferior, hasta que, por fin, cayó. Vio cómo Shane inspiró profundamente, apoyada en la balaustrada de la escalinata, para hacer acopio de las fuerzas que necesitaba para levantar a su amiga.

El rostro de Alice estaba totalmente congestionado y su “¡Fuck!” más que probablemente despertó a varios de sus vecinos, pero no pareció importarle demasiado. Era evidente que nunca antes le había sido tan difícil ascender por aquellos escalones.

Finalmente, Shane consiguió ayudarla y ambas entraron en el edificio. Tina aprovechó el momento para intentar recuperar el aliento y calmar su respiración. ¡Era tan divertido! Intentó recordar la última vez que se había reído tanto, pero le fue imposible. Apoyó la cabeza lateralmente, sobre la ventanilla y cerró los ojos. Se puso a pensar en la forma en que, intencionadamente o no, la había hecho sentir Shane esa noche… guapa, sexy, deseada… atractiva. Recordó cómo se oscurecieron sus ojos verdes mientras sus cuerpos se rozaban sobre aquella mesa, así como las palabras que había susurrado en su oído… “Se me ocurre otra cosa que puede que necesites”… ¡Mierda! ¡Era cierto! Realmente lo necesitaba y ¿quién mejor que la seductora de féminas por excelencia para atender sus necesidades?

“¡Ya está bien! Hay que dejar de pensar esas cosas.” – se dijo a sí misma mientras giraba los ojos bajo sus párpados cerrados – “No me ayudan en absoluto. Estoy borracha y excitada, y no lo puedo evitar, pero de ahí a…”

No obstante, no pudo evitar aceptar que… no habría estado nada mal. Imaginó el delgado cuerpo de Shane contra el suyo y sintió sus engañosos fuertes brazos abrazando su desnuda y ardorosa anatomía. Una cadena de besos ardientes recorrería su cuello, pero serían delicados y apasionados a la vez, mientras su mano se deslizaría por su estómago, en sentido descendente, hacia…

De repente, la puerta del taxi se abrió y Shane se acomodó junto a ella, a su derecha, interrumpiendo así todos sus pensamientos. Shane la miró y preguntó – “Oye, ¿estás bien?” – Tina la miró y Shane, a pesar de la penumbra, pudo apreciar que había una expresión diferente en sus ojos. Se habían oscurecido y estaban ligeramente dilatados.

Tina, tras respirar profundamente para calmar sus hormonas, respondió – “Sí, claro, estoy perfectamente. Y ¿ésta qué tal va?” – inquirió mientras llevó su mano a la cabeza de Shane y jugueteó levemente con su cabellera morena.

Shane tragó saliva e, instintivamente, ladeó ligeramente la cabeza para apoyarla sobre la blanca mano. Carraspeó para aclarar su garganta y respondió – “Bueno… todavía está un poco…” – y movió las manos imitando el movimiento de las olas para indicar que todavía estaba un tanto aturdida por el alcohol.

Tina rió tímidamente y llevó una mano a su estómago – “Sí, lo mismo sucede aquí.”

Los ojos de Shane aterrizaron en la mano que Tina había situado sobre su estómago y, a continuación, no pudo evitar alzar ligeramente su mirada hasta concentrarla en aquellos pechos tan perfectos, en la forma en que se elevaban y descendían con cada respiración de Tina. Lo cierto es que deseaba profundamente rodearlos con sus manos y sentirlos bajo su piel.

Tina siguió ese movimiento de ojos hasta sus senos y no pudo evitar que una sonrisa un tanto vanidosa se dibujase en sus labios. En ese instante, un pensamieno travieso acudió a su mente: “¡Diablos! ¿Por qué no?” y se estiró, alzando los brazos por encima de la cabeza y arqueando la espalda, como si estuviese realizando un pequeño show para Shane.

Shane volvió a tragar saliva, lo cual fue harto laborioso teniendo en cuenta que su boca se había quedado totalmente seca en un segundo.

"
Ejem” – El taxista carraspeó para hacerse notar. La escena tan erótica que acaba de presenciar le obligaba a reanudar el camino urgentemente.

¡El conductor! ¡Caramba! Shane apartó la vista del pecho de Tina y la dirigió hacia él – “Oh, sí. Perdón” - y le facilitó la dirección de la impresionante rubia.

"
No, no, Shane, tu casa está más cerca” - protestó Tina.

“No, primero a la tuya. Quiero asegurarme de que llegas sana y salva. Está bien, así, no te preocupes” – enfatizó Shane sonriendo.

Tina le devolvió una sonrisa de agradecimiento, complacida por que Shane cuidase de ella – “Como quieras.”

La mayor parte del recorrido hasta el domicilio de Tina lo hicieron en silencio, mirando cada una por su respectiva ventanilla pero, probablemente, sin apreciar realmente el paisaje. De repente, casi inadvertidamente, Tina se acercó a Shane y apoyó la cabeza en su hombro.

Shane volvió la cabeza para mirarla, sonrió y preguntó - “¿Cansada?”

“No, no mucho. Me limitaba a…” - siguió acoplándose hasta quedar perfectamente acurrucada - “ponerme más cómoda.” – Levantó la cabeza para mirarla a los ojos y preguntó “¿Te molesta?”

“¡En absoluto, en absoluto!” – respondió mientras inhalaba de nuevo el aroma de Tina, que la iba embriagando cada vez más. Por ello, trató de iniciar una conversación que no fuese peligrosa. “¿Dónde dejaste a Angie esta noche?”

Sin moverse un ápice, Tina respondió – “Se la llevó Agnus. Lo cierto es que tuve gran suerte de que pudiese cuidarla… ya sabes… al parecer no estaba invitado al Planet.”

Shane no escuchó ni una sola palabra a continuación de Agnus, estaba nerviosa ante la proximidad de Tina. Se limitó a asentir con la cabeza, no podía hacer más. Estaba perdiendo por completo el control. No pensaba más que en tumbar a Tina sobre el asiento del coche y arrancarle la ropa. Estaba muy tensa: “No debería pensar en ella de esta forma. Es una de mis mejores amigas. Pero…" - suspiró profundamente - "¡Dios! Una noche, tan solo una noche con ella, por favor.”

Tina pareció percatarse de la alteración de Shane y oyó perfectamente el suspiro. Alzó los ojos para mirarla a la cara y preguntó – “¿Te encuentras bien?” - Sintió cómo se desmoronaba, ¡estaban tan cerca!, sus ojos descendieron hasta posarse en los carnosos labios y tuvo que hacer un esfuerzo inmenso para no sellarlos con los suyos.

En cambio Shane no se contuvo. Súbitamente, se inclinó y literalmente aplastó sus labios sobre los de Tina, cuyos ojos se abrieron exageradamente ante la sorpresa.

Tras un momento de duda, Tina se entregó totalmente al beso. Los labios de Shane estaban impactando los suyos con absoluto frenesí pero, tan pronto como Tina empezó a corresponderla, Shane la alejó de sí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 9:23 pm

“Lo siento de veras. Perdóname, Tee. No debí …” – Shane se incorporó, se apoyó en el respaldo del asiento y bajó la cabeza, recriminándose su actitud.

Tina también se sentó. Estaba aturdida. Tenía el cuerpo semi girado hacia Shane, que continuaba pidiéndola perdón. De repente, Tina tomó con su mano izquierda la mejilla derecha de Shane y la giró hasta tenerla frente a frente. Las disculpas de Shane quedaron interrumpidas cuando Tina provocó una nueva fusión de sus labios. En esta ocasión, fue Shane la sorprendida, pero su confusión desapareció por completo en cuanto sintió la lengua de Tina explorando su labio superior. El gemido que escapó de la garganta de Tina segundos después causó tal efecto en su interior que concedió complacida el permiso que esa increíble lengua estaba solicitando para introducirse en su más que cálida boca.

A Tina parecía no importarle. Se sintió tan bien que, de inmediato, supo que deseaba a Shane de todas las maneras posibles. Podía notar sus manos deslizándose por sus costados, acariciando y apretando su carne a través del vestido. Tina rodeó con sus brazos el cuello de Shane y la atrajo hacia sí, hasta que su torsos quedaron perfectamente unidos.

Mientras sus labios y lenguas continuaban su erótico ritual, las manos de Shane se desplazaron hasta la espalda de Tina y la abrazó con suave intensidad para enfatizar aún más su unión. Parecía obvio que ambas estaban ansiosas por poder sentir bajo los dedos el tacto de su piel.

El taxi ya se había detenido frente a la casa de Tina y el conductor no sabía si debía interrumpir o no. Por fortuna, no tuvo que tomar decisión alguna, pues la operadora del servicio de taxis se encargó de romper el mágico momento al comunicarle que un nuevo servicio le esperaba. Lo que no sabía esa operadora es que él aún debía llevar a la chica morena a su domicilio. Así pues, carraspeó de nuevo con la esperanza de llamar la atención de sus acaloradas pasajeras.

Tina y Shane se separaron y, solo entonces, se dieron cuenta de que ya habían llegado a su destino. ¿Y ahora qué? ¿Seguían por distintos caminos o continuaban en casa de Tina lo que habían comenzado? Y, en este último supuesto, ¿qué significado tendría?

Shane miró a los ojos de Tina tratando de comunicarle que no sabía qué hacer, pero parecía que ella sí había tomado una decisión. Se inclinó sobre Shane y susurró en su oído - “Te deseo, Shane… y te deseo ahora” – y enfatizó la frase con un pequeño mordisco en el lóbulo que significó el nacimiento de un escalofrío que recorrió la totalidad del delgado cuerpo.

Shane introdujo inmediatamente las manos en sus bolsillos en busca de dinero. Su vista estaba parcialmente nublada pero, aunque era incapaz de afirmar la cantidad exacta que tenía, supo que era más que suficiente para pagar la carrera y premiar al conductor con una buena propina. Extendió la mano hacia el taxista y dejó caer sobre la suya todos los billetes y monedas. Tina sonrió al ver que Shane salió como una exhalación del automóvil para dirigirse a su puerta. La abrió y le ofreció la mano para ayudarla a descender. Mientras se dirigían al porche, el taxista reemprendió la marcha, absolutamente feliz por los casi diez dólares que acababa de recibir como propina.

Mientras esperaba a que Tina localizase en su bolso las llaves y abriese la puerta, no pudo evitar pensar que tal vez no fuese la mejor idea. Allí estaba, a punto de hacer el amor a alguien que había significado mucho para ella. Una vez más se ratificaba el hecho de que el sexo suele complicar las cosas y, en algunos casos, hasta puede llegar a destruirlas.

Tina acertó a encontrar las llaves y abrió la puerta. Una vez abierta, se volvió hacia Shane, pero la sonrisa desapareció de su rostro al percatarse del semblante de Shane. Era obvio que otros pensamientos o miedos la atenazaban.

Recorrió la corta distancia que las separaba, tomó la cara de su amiga con ambas manos, se miró en sus profundos ojos verdes y dijo – “Oye, escúchame” – hizo una breve pausa para tratar de buscar las palabras adecuadas – “Si… si no deseas esto, lo entenderé. Pero quiero que tengas bien claro que será la única vez. Sólo por esta noche. Tú y yo. Sin expectativas de ningún tipo.” – Dio un piquito a Shane y prosiguió – “Simplemente… necesito que ocurra. Necesito sentir algo y… confío en tí.” - Tina buscó los ojos de Shane para ver si era capaz de descifrar lo que reflejaban.

Shane tragó saliva al tiempo que ponderaba las palabras que acababa de escuchar. Lo había comprendido, tal vez demasiado bien. Pero aún necesitaba algo más para estar absolutamente segura de que eso era lo que Tina quería.

Como si acabase de leer su mente, Tina volvió a darla un rápido beso, succionando levemente su labio inferior. Suspiró y con voz queda susurró – “Por favor, Shane.”

Eso fue suficiente.

Shane se avalanzó hacia ella y unió su boca a la de Tina, empujándola hacia atrás hasta hacerla entrar en la casa. Las manos de Tina volaron hasta la negra cabellera y asió un mechón con cada mano. Sus bocas se restregaban con ardor y sus lenguas se acariciaban suavemente. Las manos de Shane aferraban la cintura de Tina y, de vez en cuando, descendían hasta sus glúteos, acariciándolos, apretándolos para lograr acercar ambos cuerpos más y más. Una vez dentro, Shane consiguió cerrar la puerta con el pie.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Capítulo 5

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 9:24 pm

Las manos de Tina se desplazaron hasta el borde inferior de la camisa de Shane, la agarró con fuerza y tiró hacia arriba. Se separaron momentáneamente para que Shane pudiera desprenderse de la prenda y arrojarla lo más lejos posible. Una vez finalizada esta tarea, sus labios volvieron a aprisionarse mutuamente.

Como de costumbre, Shane no llevaba sujetador. Las manos de Tina empezaron a acariciar su musculosa espalda antes de dirigirse a la parte delantera y hacer lo propio con sus diminutos senos, hasta que percibió los erectos pezones en el centro de las palmas. Tina dejó escapar un gemido, que atravesó la boca de Shane e hizo que sus piernas se debilitasen.

Shane se giró 180 grados y empujó a Tina contra la puerta de la entrada, sin dejar de acariciar sus glúteos. Su lengua entraba y salía con fluidez de la boca de Tina, hasta que la preciosa rubia la aprisionó y comenzó a succionarla.

Tina separó ligeramente las piernas y las apretó con fuerza contra los muslos de Shane, restregándose contra la bragueta de su pantalón. Estaba empapada, al igual que sus panties, y seguro que la humedad estaba atravesando el grueso algodón de la prenda de su amiga.

Shane interrumpió el beso y una de sus manos abandonó el glúteo que veneraba para pasar a acariciar y cubrir totalmente un seno de Tina, aunque sobre el vestido. Tina gimió con la respiración entrecortada. Shane comenzó a sembrar con besos su garganta para pasar después a uno de los laterals del cuello, lamiendo la frescura de su piel. Estaba tan inmersa en lo que la estaba haciendo sentir el ardoroso cuerpo de Tina, restregándose contra el suyo que apenas pudo percibir el ruego entrecortado de la mujer – “Por Dios, Shane… ¡fuck me!”

La mano que había estado utilizando para acariciarla el pecho se desplazó urgentemente hacia abajo y la intercaló entre sus cuerpos, mientras la otra permanecía en el glúteo de Tina. Introdujo la mano entre sus piernas, ejerciendo cierta presión, y no pudo menos que exclamar - “¡Diablos, Tee! ¡Cómo puedes estar tan húmeda!” – para, acto seguido, quedar embelesada admirando la extraordinaria piel de su pecho y enterrando la cabeza en él.

Al sentir la mano de Shane ejerciendo presión sobre su clítoris, Tina musitó – “Sííííííííí…” – y empezó a restregar su cuerpo contra el de ella con más intensidad y respirando cada vez con más dificultad. Volvió a asir del cabello a Shane y tiró de ella hacia atrás para volver a besarse con auténtico delirio. Las cabezas se movían con la misma cadencia e intensidad del beso, intentando dragar la boca de la otra, siempre más dentro, infundiendo mayor profundidad.

Cuando Tina arañó la espalda de Shane para alentarla a que acelerase su asedio, ésta prácticamente devoró con los labios su rostro, cuello y senos. La besó el pecho a pesar de que aún llevaba el vestido… pero eso no era lo que ambas deseaban. Extrajo brevemente la mano que tenía entre las piernas de Tina y despejó con destreza el obstáculo que la impedía saborear esos maravillosos senos. Circundó con sus labios el endurecido pezón y empezó a succionarlo con auténtica pasión.

Tina gruñó y arqueó la espalda, separándola de la puerta, en un intento rabioso por introducir lo más posible su seno en la ardiente y húmeda boca de Shane. Echó la cabeza hacia atrás y dibujó un grito silenciado. No había tiempo para juegos o escarceos previos lentos. Se trataba de sexo, de un irrefrenable apetito que las urgía a consumirse mutuamente.

Shane abandonó el pecho de Tina y se arrodilló. Tomó el borde de su vestido y lo levantó hasta que pudo ver la suave piel del abdomen y se sumergió en ella, mordisqueando, besando, adorando la manera en que los músculos se contraían bajo sus labios.

Tina bajó la cabeza para contemplar, aunque sus ojos apenas estaban entreabiertos, cómo Shane le hacía el amor a su estómago. Su mente ahuyentó cualquier otro pensamiento y se concentró únicamente en lo fabulosamente que la estaba haciendo sentir. Notó las manos de Shane sobre sus caderas, aferrando la cinturilla de los panties y tirando de ellos hacia abajo hasta que ella levantó los pies para que pudiese sacarlos. Percibió el gemido de Shane al inhalar el perfume de su excitación. Tina humedeció sus labios y se mordió el inferior, su pecho se agitaba cada vez más… en perfecto sincronismo con sus entrecortadas y profundas inspiraciones. Vió cómo las fosas nasales de Shane se abrían desmesuradamente ante su íntimo aroma y, entonces…

No pudo reprimir un grito al sentir la boca de Shane sobre su piel, devorándola. Con la mano izquierda tomó su cabeza y presionó para asegurarse de que seguiría entregada a tan placentero quehacer, mientras con la derecha asió su propio seno, amasándolo y pellizcando el pezón. Sus caderas dieron una sacudida hacia delante… quería acercarse más a Shane… conseguir que su zona íntima entrase lo más posible en su hambrienta boca. De repente, sus piernas se doblaron al sentir cómo su lengua lamía el clítoris.

Para evitar que Tina perdiese el equilibrio y cayese, Shane la tomó por las piernas y rodeó con ellas sus propias caderas, asiéndola después por la cintura, con su brazo izquierdo, para sujetarla. Tina tenía la boca abierta y no cesaba de emitir gemidos y gruñidos entremezclados con una pesada respiración… se había perdido por completo en cuanto notó la voraz boca de Shane sobre su sexo.

Shane gemía al paladear el sabor de esta bella mujer. Recorrió con la lengua el espacio que separaba ambos labios… de arriba abajo, de abajo arriba, una y otra vez… explorando el canal que le proporcionaba los más exquisitos jugos de Tina. Empezó a juguetear con el orificio de entrada, complacida del placer que sin duda estaba sintiendo Tina pues cada vez ejercía más presión en su cabeza con la mano. Después, empezó a trazar círculos con la lengua entorno al botoncito maravilloso de Tina, antes de pasar a repiquetear sobre él, lo cual produjo un nuevo espasmo de la encantadora rubia. Todo el cuerpo de Tina se estremeció ante ese leve repiqueteo, así pues, Shane lo repitió una vez… y otra… y otra, alentada por la presión que percibía en su cabeza y los gemidos que dejaba escapar Tina cada vez que la lengua contactaba con su clítoris.

Ella estaba allí, Tina estaba justo allí, en el Puente, lista para dejarse caer y abandonarse a su suerte. Shane lo notó e inmediatamente rodeó con los labios su clítoris y succionó, con fuerza, con fruición, e hizo que Tina gritase.

Ya estaba cerca… sí… tan, tan cerca…

Shane volvió a llevar una de sus manos entre las piernas de Tina y deslizó dos dedos en su interior… ¡eso era todo cuanto faltaba!

Tina gritó el nombre de Shane y, después, simplemente gritó al sentir cómo el orgasmo recorría todo su ser y gimió con cada espasmo que Shane conseguía provocar en ella.

Shane lamía la zona a cada contracción, tragando todo cuanto el cuerpo de Tina tenía para ofrecerle, y no deseaba que aquello acabase jamás.

Por fin, los espasmos de Tina empezaron a cesar y dejó de estremecerse. En cuanto dejó de ejercer presión sobre los dedos de Shane, ésta los extrajo y dejó que Tina se deslizase, apoyada en la puerta, hasta que llegó al suelo, donde Shane la recibió y cobijó hasta que recuperase el aliento. Se sentaron, abrazadas, sujetándose la una a la otra. La cabeza de Tina reposaba sobre el hombro de Shane. Tenía los ojos cerrados y una sensación de satisfacción que no había experimentado desde hacía mucho tiempo. De pronto, soltó una leve risa, un tanto traviesa.

Shane sonrió – “¿Qué es lo que te hace tanta gracia?”

Tina suspiró - “Tenías razón… realmente, necesitaba esto” – respondió sin alterar la sonrisa irónica de su rostro.


F I N

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Lo que necesitas

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 9:31 pm

juas juas... este pa tess jaja mrgreensonrisa pa que vea lo que hace su xica... jaja eureka

PAY ATTENCIÓN : GABYCO no lo leas rezando jaja y si lo haces ten a mano... eso que mmm ¿cómo se llaman? si joe eso que se toma Lu pa colocarse, weno un par de sedantes chungos jaja :lol:

Un beso a todasssssssss

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Lo que necesitas

Mensaje  Invitado el Septiembre 10th 2008, 10:03 pm

Me ha gustado mucho la historiiiaaa
Muy buenoo Shanee y Tinaaa
xDDD
Gracias por colgarlaaa
Besos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Lo que necesitas

Mensaje  julia el Septiembre 10th 2008, 11:47 pm

Buen fic Marisa clapping clapping Sin duda eres la número uno en esto de las traducciones atuspies

Muchas gracias por el regalo. Nos has demostrado que también eres una numero uno como persona, y eso si que tiene valor besito detalles como este me roban el corazón corazoncitos
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1632
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Lo que necesitas

Mensaje  Invitado el Septiembre 11th 2008, 2:32 pm

a mi ste fic no me mola na de na Evil or Very Mad Evil or Very Mad
nunka leo fics tibetters xo komo m abeis nombrao e pensao k algo raro pasaba No No No
eso es imposible tias Evil or Very Mad Evil or Very Mad Evil or Very Mad Evil or Very Mad Evil or Very Mad bajaros d la parra No No

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado]Lo que necesitas

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.