PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Peliculas de tematica les
Noviembre 1st 2017, 10:27 pm por julia

» Una de esas chicas de Inma M. (descargar gratis)
Octubre 17th 2017, 1:19 pm por vivacia

» Sólo por un momento
Septiembre 3rd 2017, 2:07 pm por anita

» Un Nuevo Comienzo, Mayra
Septiembre 1st 2017, 8:38 pm por anita

» Fotos antiguas
Septiembre 1st 2017, 6:45 pm por anita

» Caretas de papel
Agosto 28th 2017, 9:38 am por E.M.A

» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Julio 21st 2017, 5:08 pm por Viren

» Alerta de huracán, Melissa Good
Abril 17th 2017, 8:54 pm por malena

» Cortos de temática lesbica
Abril 15th 2017, 12:21 pm por julia

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



[Terminado] Saludos al sol

Página 5 de 32. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 18 ... 32  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  anita el Julio 24th 2008, 11:52 pm

Mikado era un conocido y bien considerado bar de tapas y sushi. Siempre recibía críticas muy favorables y el elogiado chef hacía un programa semanal en la televisión desde la cocina del restaurante. El lugar era muy frecuentado los fines de semana, pero entre semana era más tranquilo. Bette estaba enfadada porque estaba atascada en medio del tráfico. Podía sentir la tensión arterial. “Cógelo, caray, cógelo”, gritaba mientras llamaba a Tina.

“Hola Tina, soy Bette. Estoy en un atasco en la 101y quería hacerte saber que estoy de camino. Si todo va bien te veré aproximadamente dentro de 20 minutos. Adios”.

Tina estaba sentada en una pequeña cabina en la parte de atrás y esperaba pacientemente a su interés amoroso para estar con ella. Ya había pedido un aperitivo y había comenzado a comer los rollos de atún picante en cuanto los pusieron en la mesa. La habladora camarera estaba demasiado interesada en el yoga y no tanto en servir correctamente la comida. Aunque Tina estaba de buen humor y perdonó a la mujer cuando trajo el aperitivo equivocado dos veces en sólo cinco minutos.

“Bueno, si tenemos aquí a Miss Amor, la señorita Kennard”

“¿Qué pasa Alice?”

“Ey, estoy escribiendo un asunto y me estaba documentando”, Alice se rió, “¿Qué pasa contigo?. Me ha llamado Carmen hace un ratito y está trastornada. Está muy afligida Tina”.

“Carmen conocía las reglas cuando comenzamos el juego. Ya sabes como va
Esto, Al, no hay nada diferente”.

“Eres una chica peligrosa”

“Francamente, Al estoy reduciendo la marcha en mis actividades extra curriculares. En realidad estoy en un momento en el que pienso establecerme con una persona”. Alice no daba crédito a sus oídos. Era un imposible lo que estaba oyendo. Tina conseguía siempre las mujeres más hermosas. No había manera de que pudiera tener una segunda oportunidad ahora.

“¿Cómo? ¿Hablas en serio?. Parece que si. Entonces, ¿eso significa que no podré llamarte nunca más?. Ya sabes.

“No más sexo entre tu y yo Alice. Esto es lo que significa”.

Bette entró al restaurante agotada de la tensión de conducir durante una hora con tanto tráfico. Un dolor de cabeza estaba jugando al escondite con su cerebro y tuvo que bizquear para explorar el restaurante. Tina estaba más radiante que nunca. Bette la descubrió sonriendo y sentada confortablemente cerca de la periodista del Times. “¿Cómo? Ok Bette, no asumas nada. Me pregunto si esto no estaba pactado. No, Tina no diría nada de mis asuntos a Alice. ¿De verdad? ¿No tendrán un lío?”. Bette se arregló, enderezó su camisa de seda que se había arrugado en el asiento del coche y se dirigió con seguridad hacia la mujer que la volvía loca.

Cuando Bette se acercó a la mesa, una sonrisa enorme apareció en la cara de Tina. Tina se levantó y saludó a Bette con un beso rápido en la mejilla. Quería darle un beso desenfrenado en los labios, pero pensó que no era apropiado. A Bette se la veía exquisita con su camiseta turquesa de seda y una falda larga beige de lino que abrazaba su cuerpo como un amante. Las rayas suaves de la turquesa combinaban con las motas de cobre que bailaban por todas partes de la falda. Y las rajas a cada lado de la falda permitían vislumbrar las piernas esculturales. Los dedos de los pies de Bette estaban perfectamente manicurados y las sandalias de cobre combinaban con la pulsera que llevaba en el brazo izquierdo.

Bette, esta es Alice Pieszecki, una vieja amiga. Alice, esta es Bette Porter”.

Bette, vacilante, extendió la mano. “Alice, creo que ya nos conocemos”.

“Si, creo que si”.

“Recibí tu mensaje esta mañana y debo decir que la respuesta todavía es no. Alice, te apreciaría más si no me llamaras más solicitando una segunda entrevista por mi matrimonio, o no matrimonio”, declaró Bette severa. Tina las miró a las dos perpleja.

“De acuerdo, te entiendo Porter.” Bette comenzó a explorar el menú y llamó a la camarera para hacer su pedido. Alice se quedó un rato más charlando ociosamente, haciendo que Bette se enfadara mucho. Tina era la única que participaba en la conversación de Alice. Bette ni siquiera las miraba mientras comenzaba a quejarse sobre quién sabe qué. Bette sintonizó sólo cuando Alice mencionó ‘El trastorno de Carmen’ después de que Tina se enfadó con ella. Entonces se concentró únicamente en la llegada de su comida.

“Bueno, mejor me voy. Ha sido agradable veros a las dos”. Bette no hizo caso al comentario de Alice y suió comiendo.

“Adiós Al”, dijo Tina sintiendo que el aire se hacía espeso alrededor de ella. Los ojos de Bette se posaron fijos en Tina. No estaba de humor para ningún comentario, y estaría mejor en casa con una bebida en una mano y un cigarrillo en la otra. Tina se dio cuenta de su descontesnto y empezó a hablar nerviosa.

“Bette, ya sabes lo que siento por ti y los momentos que hemos pasado juntas”. Tina miró hacia abajo, a la servilleta que estaba en su regazo, y luego tímidamente volvió a poner los ojos en la mujer que estaba sentada delante de ella. Bette podría decir que todo lo que debía explicar era difícil de contarle a Tina, y guardó silencio resguardada en su postura. “Nunca he conocido a nadie como tu antes, y estoy tan agradecida de que hayas entrado en mi vida. Uhm, estoy segura de que eres consciente de mi reputación”, Tina suspiró profundamente y siguió, “la gente habla, y no sé lo que dicen, pero por favor, quiero que sepas que si tienes que hacerme alguna pregunta sobre mi o mi pasado, puedes preguntarme. Seré honesta contigo Bette.

Las lágrimas comenzaron a acudir a los ojos de Tina. Bette seguía mirándola y sintió un nudo en su garganta. “No estoy orgullosa de muchas partes de mi pasado y comprendo como deben verme que algunas mujeres con las que me he implicado. Nunca me han preocupado los sentimientos de la gente excepto cuando mi trabajo o el sexo estaban de por medio. Es tan irónico que contribuya a quitar los malos pensamientos de la mente de mis estudiantes. “ Las lágrimas comenzaron a bajar por la cara angelical de Tina, siguió, “he tratado muy mal a muchas personas por no reconocer sus sentimientos y despreciar sus emociones, estoy muy avergonzada por estar sentada aquí y decirte esto. Pero últrimamente he descubierto que cuando te preocupas mucho por alguien quieres que ese alguien lo conozca todo sobre ti. Lo bueno y lo malo. Es por eso que comparto esto contigo, Bette. Sólo empezamos a conocernos pero quiero compartirlo todo contigo. Y créeme, esto es lo primero. Nunca hubiera pensado que estos sentimientos estaban dentro de mi y debo admitir que estoy asombrada conmigo misma”. Tina hizo una pausa. No podía creer las palabras que fluían de su boca.

Después siguió con sus confidencias. “Hoy he terminado mi relación con Carmen y todas las otras mujeres con la que estaba implicada, incluyendo a Alice. Por si acaso lo querías preguntar, nunca hemos salido. Por si estás interesada, estoy disponible para ti, y sólo para ti. Puedes marcar el paso, y yo te seguiré contenta. Te necesito en mi vida, Bette, de la forma que tu quieras. Espero que esto tampoco te desestabilice. Tómate el tiempo que necesites para pensar. No me voy a ir a ninguna parte. Bette, tu eres mi paz en la tormenta d ela vida. No espero que respondas a esto ahora mismo, piensa lo que he dicho, ¿de acuerdo?”, dijo Tina haciendo una demostración fantástica de dientes nacarados.

Después de la confesión de Tina, las dos mujeres se marcharon por separado a sus moradas respectivas
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  Invitado el Julio 25th 2008, 10:27 am

anita si no te importa e impreso todo lo que has escrito para leerlo con mas calma, ok??

Así a lo mejor me entra la inspiración y escribo yo alguna historia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  lurdes beals el Julio 25th 2008, 1:58 pm

jo tina quien lo habría pensado jijijij... :lol: me gusta estos personajes en el fanfic más que en la serie periodicoycafe

thanks anita Very Happy

animate mmb dedook tu sabes transmitir sensaciones y eso no es nada fácil .
avatar
lurdes beals
Un respeto, soy forera VIP
Un respeto, soy forera VIP

Cantidad de envíos : 1375
Localización : EE.UU
Personajes favoritos : bastante
Fecha de inscripción : 05/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  anita el Julio 31st 2008, 1:05 am

Chicas con este capitulo me despido hasta dentro de tres semanas. Buenas vacaciones!!!

Había sido un largo día para ambas. Demasiada conversación. Tina estaba agotada de las conversaciones, pero sobre todo de los sentimientos. Los siguientes días pasaron lentamente. Tina y Bette apenas habían conversado y sólo se habían visto fugazmente en el gimnasio. Ambas sentían haber perdido el contacto frecuente al que se habían acostumbrado. Helena había dejado unos cuantos mensajes a Bette, pero ambas se huían. Bette todavía quería hablar con ella sobre su discusión. Tina estaba preparando una presentación en una exposición en San Francisco y sus clientes partuculares la mantenían ocupada en el estudio de su casa. Bette estaba ocupada intentando decidir el siguiente su siguiente paso. Estaba muy conmovida por la confesión de Tina, pero preguntarse si era gay o no era demasiado para ella. Sabía que tenía sentimientos profundos hacia Tina, pero la aterrorizaba pronunciar la palabra L a alguien.

El jueves por la tarde, Tina revisaba el contenido del taller que iba a presentar la semana siguiente en San Francisco. Ella daba un seminario sobre Meditación y Visualización. La participación de la clase era importante. Le tenía aversión a las conferencias serias y a los profesores “sabelotodo”. “Son aburridos”, pensaba. Sus clases eran divertidas, pero requerían mucha atención, sobre todo por su parte. Dicho esto, Tina expresó todo lo que tenía y lo que no hacía en su enseñanza. Sentía que era su deber educar a todos los que pudiera sobre lo que era su pasión. Quería superarse, y no sentía sueño. Tina se sintiço frustrada con el documento que estaba revisando y estaba a punto de cerrar su ordenador cuando recibió un mensaje instantáneo.

OnceBitten: stas ahi?

Sungoddess: hola forastera

OnceBitten: Como estas?

Sungoddess: Cansada. Preparando la exposición de. ¿Has decidido presentarte o no?

OnceBitten: No. Me siento tan hipócrita a veces. ¿Una entrenadora personal que fuma y bebe, y no hablemos de la comida basura que me gusta, presentando los beneficios que tiene la salud y el bienestar?. Creo que no.

Sungoddess: Ah Bette, tu eres humana como todos los demás. Date prisa. Me voy a San Francisco mañana por la noche y tengo que acabar mi trabajo. Te llamaré en cuanto pueda.

OnceBitten: Espera un minuto Sparky. ¿Puedo llevarte algo de comer?

Sungoddess: No tengo hambre. Estoy a punto de comerme un melocotón.

OnceBitten: Ya lo veo. ¿y si el algo de comer soy yo?. Entregado caliente y fresco justo en tu puerta. ¿sigues sin tener hambre?

“Espero no haberme pasado”, se dijo Bette. Era totalmente consciente de que jugaba con fuego, pero los últimos días pasados sin la atención de Tina la habían llevado a beber. Literalmente. Echaba de menos como Tina la hacía parecer la persona más importante del mundo. Sabía que lo que acababa de escribir era muy fuerte para ambas, y su relación nunca sería lo mismo después de aquella noche.

OnceBitten: todavia estas ahi?

Sungoddess: si, pero no estaba preparada para esto.

OnceBitten: Bien, entonces mejor prepárate. Estaré a la puerta de tu estudio dentro de 45 min. Sin excusas.

Sungoddess: Joder.

OnceBitten: Espero que no estés en tu refugio.

Sungoddess:No lo estoy.

OnceBitten: ¿estás preparada para disfrutar de mi cuerpo, Tina?

Sungoddess: Joder.

OnceBitten Te veré dentro de 43 min. Prepárate.

“No, prepárate tu, sra. Porter”, sonrió Tina malvada.

El estudio estaba débilmente alumbrado con dos velas grandes y un camino de velas pequeñas en fila que iluminaban la entrada. Un bol de aceite de loción y aceite de masaje esperaba pacientemente al lado de una bandeja de comida rápida. El aire olía a limpio y puro con sabor a melocotones frescos. Los pájaros del paraiso se desbordaban en un florero en la esquina al lado de almohadas enormes que requerían ambas manos para moverlas. La música tranquila con ritmos tribales sincopados bramaba en unos altavoces minúsculos. “Esto está bien”, pensó Tina. No estaban todas sus cartas sobre la mesa. Tina tenía más sorpresas escondidas en la manga.

Bette llamó a la puerta del estudio con decisión. “¿Tina?”. Después de esperar unos segundos, Bette hizo presión sobre el pomo de cobre y entró. Sonrió cuando vio las luces parpadeantes en la habitación. Una agradable calma la saludó. Respiró profundamente.

Tina vagaba desnuda en la oscuridad del estudio, planeando su ataque. Era una merodeadora en su propia casa, llevando un anillo en el dedo del pie y el tatuaje de un sol encima de su tobillo izquierdo. Olió los melocotones y sostuvo el que se estaba comiendo con su mano derecha. “¿Tina?”, llamó Bette con incertidumbre. Tina estaba empapada con anticipación, había un rastro evidente que brillaba y se movía poco a poco por sus muslos desnudos. Bette estaba de pie en medio de la habitación insegura. Estaba justo donde Tina quería.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

joder anita

Mensaje  Invitado el Julio 31st 2008, 1:43 am

esto no se hace mujer.
no nos puedes dejar así

que pases unas estupendas vacaciones
que pasen rápido, vuelvas pronto y
acabes lo que has empezado

un beso

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  Invitado el Julio 31st 2008, 1:49 am

totalme deacuerdo contigo matilde, scratch que nos haz dejao con el cristo en la boca Shocked jejeje.

que tengas muy buenas vacacions y disfrutez mucho.

matilde escribió:esto no se hace mujer.
no nos puedes dejar así

que pases unas estupendas vacaciones
que pasen rápido, vuelvas pronto y
acabes lo que has empezado

un beso

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  lurdes beals el Julio 31st 2008, 2:08 pm

Very Happy anita que pases unas buenas vacaciones ...disfruta a tope! vacaciones

gracias por este nuevo capítulo chicaenamorada atuspies te esperamos hat besito


PD. babas babas babas babas babas babas babas babas babas ...como se está poniendo estoooooooooo!!!!!! agotado agotado agotado agotado

saltar saltar saltar saltar icon_pray icon_pray icon_pray bailarisa bailarisa bailarisa bailarisa bailarisa corazoncitos corazoncitos corazoncitos corazoncitos corazoncitos
avatar
lurdes beals
Un respeto, soy forera VIP
Un respeto, soy forera VIP

Cantidad de envíos : 1375
Localización : EE.UU
Personajes favoritos : bastante
Fecha de inscripción : 05/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  anita el Agosto 23rd 2008, 6:13 pm

Matilde ya estoy de vuelta siento mucho haberos dejado con la miel en los labios pero las vacaciones es lo mas importante.

Capitulo 9

9. La luz

Tu dulzura es mi debilidad

Tina le dio un mordisco a su melocotón, sonriendo pecaminosamente mientras masticaba la dulce fruta. El zumo le goteaba por la boca, por la barbilla y se le adhería al borde de la cara como si fuera un niño asustado. Después de unos segundos de impaciente espera, Tina apareció mágicamente y agarró a Bette de improviso. Más asustada de lo que se pueda creer, la reina de la moca chilló fuertemente al verse capturada. Una sonrisa burlona de satisfacción apareció en la cara de Tina. Sin tardanza, la reina del sol deslizó ambas manos dentro de la camisa de Bette y rodeó sus pechos perfectamente redondos. La punta de su experta lengua creó una línea imaginaria en la base del cuello de Bette, y subió hasta su oreja, dejando una estela de aliento caliente con sabor a fruta a su paso. Bette saboreó la combinación de sensaciones calientes y frescas y gimió suavemente cuando el dulzor de Tina impregnó el aire. El olor a melocotón del aliento de Tina mezclado con el aroma de su deseo creciente se expandió perezosamente por toda la habitación. Era una combinación mortal, y Bette ya sentía los efectos en su mente. Las manos de Tina alternaban los pellizcos y las tiernas caricias en los pezones de Bette. Sacudida por el vértigo de este acercamiento, Bette comprendió que el cuerpo de Tina desnudo la hacía sentir increíblemente bien mientras intentaba recordar cual era su nombre y que día era. Un intento de tocar la desnudez de Tina fue rechazada fácilmente ante el ataque dulce, tortuoso sobre su cuello, seguido por toques en la oreja y en los pechos. Tina susurró tiernamente: “Deja hacer a tu baby, ¿vale?”.

Bette abrió la boca para contestar, pero no salió nada de ella, ni siquiera aire. Afirmó con la cabeza ligeramente y Tina se rió.

Mientras colocaba infinitos besos en la piel lisa y acaramelada de Bette, Tina ronroneó: “estoy tan contenta de verte, Bette, lo sabes, ¿verdad?”. Bette gimoteó suavemente.

“¿Puedo hacerte una pregunta, baby?”.

Casi ahogada por la falta del necesario aire, Bette contestó suave y confusa, “Si”.

Tina siguió atacando con besos sensibles y preguntó, “¿por qué demonios me miras así, de esa forma tan atractiva? ¿no te dije que tenía mucho trabajo por hacer? ¿Crees que era broma?”. Bette sonrió contenta por la forma en que iban las cosas.

Permaneciendo de pie, detrás de su víctima, Tina comenzó a mover las manos estratégicamente sobre el cuerpo esculpido de Bette. Tocaban todo lo que estaba a su alcance. Intentando detener el momento actual, Bette admitió silenciosamente, “esto me hace sentir muy bien, Tina”. Tina inmediatamente detuvo sus acciones y rodeó el cuerpo de Bette en un movimiento rápido.

“Ven aquí donde pueda verte, baby”. Tina cogió la mano de Bette y la condujo a una pared reflejada donde la luz era un poco más brillante. Bette tenía puesta una camisa rosada y unos pantalones de talle bajo que se le pegaban al cuerpo como una segunda piel.

“Eres tan guapa, Bette. Hay tantas cosas que quiero hacerte. Cosas que se que te van a gustar”, dijo Tina con voz susurrante. Bette contuvo el aliento en la garganta. “Por favor, continúa respirando, cariño”. Tina estaba por detrás, rodeando su cintura. Como una belleza bronceada, se miraba al espejo. Las rodillas de Bette se debilitaban a cada minuto, aún así recuperó el aliento. Con una necesidad creciente de sentir su piel suave, Tina introdujo sus pulgares dentro de los pantalones ajustados de Bette de aquella forma que la enloquecía, y cuidadosamente los deslizó hasta el suelo. Después ofreció su brazo como soporte a Bette mientras sacaba sus pies de ellos.

Tina quería gritar con excitación. Estaba en una misión para darle a Bette tanto placer como pudiera. La nerviosa rubia estaba como un niño en una confitería, y tenía que controlarse a sí misma para permanecer tranquila en ese momento, porque ella estaría dando saltos por la habitación, excitada, agitando los brazos.

Bette observaba como Tina movía las manos lentamente a través de su cuerpo. Miraba cada maniobra que hacía, gimiendo suavemente, en el espejo que estaba delante de ella. Hasta ahora no se había dado cuenta de que su camisa estaba lejos, en alguna parte del camino que habían seguido hasta llegar allí. Tina besó el cuello de Bette apasionadamente, provocando que sus ojos color café se cerraran.

“¿Estás mirando, Bette?”, preguntó Tina mientras deslizaba su mano por el pecho izquierdo de Bette y lo acariciaba. “Mira y dime si te gusta lo que ves”.

“Si”, jadeó Bette, notando que su suministro de aire se había agotado completamente.

“Eres tan guapa, Bette. Lo sabes, ¿verdad?”. Tina no dejó contestar a Bette. Estaba más preocupada por hacer otras preguntas más urgentes. “¿Puedo ver si estás mojada, cariño?. Sólo necesito verlo. Por favor, dejame…”. Tina no podia terminar la frase.

“Si”, susurró Bette.

Tina apartó el suave, blando pelo entre las piernas de Bette para encontrar lo que estaba soñando desde lo que le había parecido un siglo. Comenzó a temblar cuando sus dedos fueron calurosamente recibidos por la humedad abundante de Bette. “¡Ah, joder Bette! ¿Qué bueno es esto! ¡Qué bien me haces sentir, mierda!”

Lentamente acarició su duro y abultado clit, de arriba abajo, repetidamente, suave como una pluma. Lentamente, en círculos, alrededor de los labios. Bette se quedó sin aliento temporalmente, incapaz de decir ninguna palabra. Casi al borde de las lágrima, Bette musitó un casi inaudible “Si”.

“Gracias. Sabes tan bien. Mierda”. Tina también perdía el juicio, “prométeme que tu también me dirás como te sientes mientras yo disfruto, cariño”.

“Um…”. Bette tuvo que concentrarse para formar una frase porque las palabras no acudían a su boca. Y ahora mismo, en este momento particular, su mente y su boca no se comunicaban en absoluto. Iba a la deriva, y estaba acercándose a un punto sin retorno.

Tina sonrió mientras inclinaba la cabeza hacia a un lado para iniciar un inventario visual del tesoro que había entre las piernas de Bette. Plantó un beso húmedo directamente en el sexo de Bette y usó los pulgares para separar los labios resbaladizos de Bette. “Umm cariño, mi bella Bette. Sólo quiero besarte, chuparte y lamerte hasta que no puedas más. ¿Te parece bien cariño?”

“Si. Mierda, Tina”, lloriqueó Bette.

Tina pacientemente exploró la zona de placer de Bette, y cuando su boca la besó, la chupó y la lamió como había prometido, Bette le expresó su gratitud a Tina con gritos de placer y palabras de agrado.

Bette agarró el pelo de Tina, la cogió y apretó contra su sexo mientras la lengua de Tina seguía trabajando hasta conseguir que Bette perdiera la conciencia. Tina nunca había saboreado nada tan dulce.

Las lágrimas corrían por las mejillas de Bette mientras lentamente su conciencia regresaba a la tierra, a California, a su barrio y al estudio de Tina. Nunca había experimentado nada tan profundo como hacer el amor con Tina Kennard.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  lurdes beals el Agosto 23rd 2008, 7:15 pm

hola anita como te ha ido? ya estás a la carga?...!que bien!

pedazo capitulooooo!!!!!!!! babas babas babas babas babas babas babas babas babas babas agotado agotado agotado agotado agotado

yo muero _omg_ _omg_ llueve llueve llueve llueve llueve de aquí a confesar happyspoonboy demoniotridente demoniotridente

Very Happy me alegro de que estés bien y de vuelta besito
avatar
lurdes beals
Un respeto, soy forera VIP
Un respeto, soy forera VIP

Cantidad de envíos : 1375
Localización : EE.UU
Personajes favoritos : bastante
Fecha de inscripción : 05/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  anita el Agosto 25th 2008, 1:42 pm

La mañana encontró a Bette tendida atravesada en la cama de Tina, con la pierna derecha medio cubierta por la suave sábana de algodón. Tina ya había hecho sus ejercicios matutinos de saludos al sol y estaba acabando una ronda de estiramientos en el suelo de su refugio. Bette abrió los ojos lentamente para ver como Tina se sentaba con las piernas abiertas e intentaba llegar a los pies con los dedos. La cabeza perfectamente erecta y alineada con el cuerpo, con ambas manos se agarró el pie izquierdo prolongando el estiramiento. Bette salió de la cama y se sentó detrás de Tina, muy cerca de ella, con las piernas también extendidas. Tina recibió una fuerte descarga en la base del estómago.

“Buenos días, Tina”, saludó Bette suavemente. Apartó el pelo de Tina con cuidado y la besó en la nuca.

“Mmmm… Buenos días, dormilona”, dijo Tina seductora.

“¿Estaba soñando o grité tu nombre 50 veces a noche?, preguntó Bette de broma.

Tina sonrió nerviosa. “Eso fue un sueño, gritaste mi nombre 56 veces, cariño¿Cómo te encuentras esta mañana?”, preguntó Tina con una sonrisa radiante.

“Mejor de lo que me había sentido en mucho tiempo. Y te estoy agradecida”. Bette besó dulcemente el cuello de Tina y usó las puntas de sus dedos para seguir la línea definida entre sus hombros y el sujetador. La lengua de Bette trazó movimientos circulares en la parte de abajo del cuello de Tina.

Tina tragó aire a través de los dientes. “Mmmmmm baby. Eso es muy bueno”

Después de recibir los ánimos suficientes para seguir, Bette subió las manos a los pechos de Tina y les dio un firme masaje. Tina gimió suavemente y sus pezones se endurecieron bajo el toque de Bette.

Bette exhaló aire caliente en la oreja de Tina, y continuó hablando mientras seguía explorando sus pechos.

“Por favor, quítate la ropa por mi”.

Esas palabras provocaron que Tina se ruborizara visiblemente. No podía recordar haber recibido de nadie una petición así. Cuando su mente procesó las palabras que Bette había pronunciado, el deseo de Tina aumentó. Reponiéndose rápidamente, cumplió nerviosa la dulce petición de Bette. Bette reanudó su ataque a los pechos de Tina, tomándose su tiempo para explorar todo el paisaje a su alcance. Dudosa sobre lo que hacer después, cerró los ojos y pensó en lo bien que se sintió la noche anterior cuando Tina hacía el amor con ella.

“Tina, quiero darte las gracias por lo buena que has sido conmigo. No sólo anoche, bueno, especialmente anoche, pero desde que empezamos a pasar tanto tiempo juntas. Me has enseñado a olvidarme de mi pasado y a mirar hacia delante. Antes de conocerte, me sentía parada en el tiempo, como si estuviera atrapada entre mi pasado ymi futuro”.

“Me has dicho muchas veces lo guapa que soy. Y quiero que sepas lo guapa que tu eres. ¿Lo sabes T? ¿Te puedo llamar así?. Mi cuerpo, mi mente y mi espíritu te llamaban así anoche. Anoche había algo que quería decirte pero que no pude formular con palabras. Todo lo que podía pensar era “T”. Y debo admitir que respondiste muy bien. Tina gimió suavemente cuando su cabeza procesó las palabras de Bette, que no perdió la oportunidad de avanzar. Bette lamió y chupó el cuello de Tina, ahora expuesto a su alcance después de un cambio repentino de posición.

“Tu me haces sentir así de bien, Tina. Es asombroso”. Bette movió su mano derecha desde el pezón de Tina hasta su estómago, acarició el ombligo y jugueteó con el pelo rubio rizado que tenía más abajo. Fue como si un interruptor la lanzase hacia delante. Las caderas de Tina comenzaron a empujar. Bette sonrió cuando sintió la familiar calidez entre sus piernas. Deslizó su mano hacia abajo poco a poco y colocó su dedo medio en el clit de Tina. Tina gimió fuerte ante el contacto y se agarró a los brazos de Bette para apoyarse. Bette sonrió otra vez.

El dedo de Bette comenzó a moverse en círculos de forma agradable tal y como le habían hecho a ella la noche antes. Siguió haciendo estos movimientos mientras hablaba suavemente.

“Lo de anoche fue inolvidable. Nunca me he corrido de esa manera, tengo que agradecértelo”. La mano izquierda de Bette se deslizó hasta el pecho de Tina y comenzó a acariciarlo mientras la derecha siguió en su lugar mojado.

“¿Está todo bien Tina?. ¿Te gusta, cariño?

“Si. Si, cariño. Esto es genial. Ahhhh si Bette”, gritó Tina

“Tina, ¿todavía estás completamente disponible para mi y sólo para mi?”. Bette hizo la pregunta mientras su mano aumentaba la velocidad y la presión en la joya de Tina y sentía como aumentaba su deseo.

“Te he hecho una pregunta, Tina”. Bette sabía que Tina de momento estaba por encima del tiempo y el espacio. También sabía que sus preguntas eran difíciles de contestar, pero quería que la diosa del sol lo intentase.

“Ummmm si, cariño, lo estoy”. La voz de Tina era fuerte y gritaba, “joder Bette, que bueno es esto, mierda”.

“Tina, creía que tu refugio era una zona donde no se decían palabrotas”, indicó Bette.

“Cariño, no juegues conmigo. Me estás volviendo loca”. Bette pensó que iba a estallar de risa por el incumplimiento de Tina de sus propias reglas. Sin embargo, logró mantener la compostura.

“Como estaba diciendo, Tina, “¿estás completamente disponible para mi? ¿Quieres responder a esa pregunta?

Entre intentos de coger bocanadas de aire, Tina respondió, “Siii”. Bette vaciló antes de continuar su búsqueda. Ella esperaba esta reacción de Tina antes de escuchar la respuesta, pero no estaba segura.

“Tina, ¿este es tu conejito?”, preguntó Bette seriamente mientras introducía un dedo y después otro. Le gustaba la novedad de la suavidad, la acogida calurosa. La diosa solar, aturdida, soltó un gemido que excitó a Bette increíblemente. Tina se volvió incoherente y balbuceó algo indescifrable. Cayó sobre Bette con todo el peso de su cuerpo, y la sostuvo. Estaba completamente floja. Las palabras de Tina eran una combinación de gemidos y quejidos. En ese preciso momento Bette supo que lo había conseguido. Había seguido el guión de Tina Kennard y Tina estaba ahora en sus manos. Que sensación tan extraña y tan maravillosa. Tina sentía como si su corazón estuviera fuera de su cuerpo y corría salvajemente por todo su refugio. Su temperatura debía haber subido hasta los 100 grados y pequeñas gotas de sudor aparecieron en su frente y en su pecho. Tina no había visto venir este orgasmo. Exhaló un suspiro poco hondo y trató de expirar, pero sentía como si alguien removiese todo el aire de su habitación.

“Lo siento, no te entendí, Tina”. Bette sintió la euforia de Tina y decidió ayudarla a exteriorizarla. Mientras tanto sus dos dedos seguían dentro moviéndose rápidamente.

“Repite conmigo, Tina: este conejito le pertenece a Bette Porter”.

“Bette, estoy a punto”, tartamudeó Tina, luego gritó, “¡Si, cariño! ¡No te detengas Bette!”

“Dilo, Tina”, exigió Bette

“Este conejito es de Bette Porter. ¡Oh Dios! Eso es cariño! ¡Ooohhh!”

Mientras Tina Tenía un orgasmo maravilloso, Bette continuó hablando y rastreando delicadamente los muslos interiores de Tina con ambas manos.

“Eso es Tina, me pertenece. No es de las jóvenes zorras de tu clase de yoga, no es de las mujeres que se te lanzan encima diariamente. Es mío Tina, ¿lo entiendes?”

“Si, cariño”

“Bien”
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  lurdes beals el Agosto 25th 2008, 2:54 pm

!diostesalvemaríallenaeresdegraciaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!! agotado agotado agotado agotado agotado agotado agotado agotado
hay que tos!hay que tos! agotado agotado agotado estoesdemasiépamicuerpo! voy a por la medicación agotado agotado
avatar
lurdes beals
Un respeto, soy forera VIP
Un respeto, soy forera VIP

Cantidad de envíos : 1375
Localización : EE.UU
Personajes favoritos : bastante
Fecha de inscripción : 05/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  anita el Agosto 29th 2008, 6:34 pm

Mientras Tina intentaba recuperar el conocimiento, sintió a Bette empujándola suavemente al suelo. Su cuerpo se pegó a la alfombrilla en la que estaba tendida. Bette había estado a mucha altura. Ella no había tenido el control en todo el rato. Le había parecido perfecta la descarga que había sentido y quería que durase. Bette estaba tendida entre las piernas de Tina y comenzó a besarla por el interior de los muslos, gimiendo suavemente mientras la besaba. Tina siguió intentando regular la respiración y recolocar su corazón dentro del pecho. Viendo Tina lo excitada que estaba Bette, quiso complacer a la mujer que adoraba más que a nadie. Intentando no pensar en lo experimentada que era Tina, Bette centró su atención en sus sentimientos por el yoga. Corrientes de aire caliente fueron insufladas en el clit todavía hinchado de Tina. Bette sonrió al observar una contracción nerviosa leve como resultado del contacto del aire. La lengua inexperta pero ansiosa de Bette lamió y chupó lentamente el clit de Tina, y los pliegues circundantes. Tina gemía fuertemente y se abrió más de piernas. “Cariño, ¿por qué me haces esto?”, jadeó Tina.

“Porque quiero”, sonrió Bette.

Bette contestó tomándose su tiempo, saboreando la deliciosa esencia de Tina. “Abrete de piernas algo más, T”. Chupó lentamente mientras el sonido a mojado aumentaba su excitación. Bette necesitaba acercarse un poco más para que su diosa solar supiera cuanto la adoraba. Agarró el trasero de Tina con ambas manos y presionó su cara tan cerca como pudo de Tina. Bette estaba tranquila cuando Tina cogió su cabeza para que continuase alabando a su conejito. Las dulces palabras pronunciadas con entusiasmo por Tina le dijeron a Bette que todo lo hacía bien. Se enorgulleció de si misma. Estaba incluso más orgullosa que cuando el sonoro orgasmo de Tina hizo erupción en su boca.

Tina puso a Bette completamente tendida encima de ella. Bette sonrió tímidamente. Tina le plantó un beso apasionado en los labios y saboreó el sabor de Bette en ella misma. “Eres asombrosa”, dijo Tina jadeante. “¿Has estado saliendo con muchas aparte de mi?. Parece que has estado siempre con mujeres, Missy”.

Bette se rió a carcajadas. “No, tu eres la primera T. ¿Así que te ha gustado?”.

“Me ha encantado. Sin embargo, piensas que eres muy astuta. ¿Por qué son zorras mis alumnas de yoga?”

“Dímelo tu. No sé por qué causas ese efecto en todo el mundo, que te quieren y enloquecen por ti. Pero hay un sheriff nuevo en la ciudad”.

“¿Es eso? ¿Le gusta esto al sheriff?”, preguntó Tina mientras cogía el trasero de Bette y comenzó a mover las caderas bajo su cuerpo. Bette siguió el ritmo de Tina e inmediatamente movió también sus caderas. Las manos de Tina rodearon la redondez trasera de Bette mientras las nuevas amantes se besaban con anhelo.

“Si, al sheriff le gusta esto”, contestó Bette viendo las estrellas tras sus párpados cerrados.

“¿Y cómo es que al sheriff le gusta esto?”. Tina movió sus manos en medio de los dos cuerpos hasta el sexo de Bette y apartó sus labios. Rodeó el clit de Bette con dos dedos. Bette contuvo el aliento y se estremeció.

“Respira por mi, cariño. Por favor, no contengas el aliento”.

“Si, me gusta esto Tina”, lloriqueó Bette.

Se apretaron mutuamente, uniendo sus partes más íntimas y sensibles, cada vez estaban más mojadas. Bette tragó saliva y volvió a contener el aliento.

Tina susurró en el oído de Bette, “Cariño, confía en mi, por favor, respira. Déjate ir. Tu eres lo mejor para mi. Puedo correrme ahora mismo sólo por estar junto a ti. ¿Sabes lo guapa que eres?”.

Tina le introdujo dos dedos desde atrás. “Estás muy mojada. ¿Oyes ese sonido tan maravilloso? ¿Es por mi?”.

Bette quería contestar, pero no pudo mover la boca. Después de intentarlo varias veces pudo mascullar un “Si T” como respuesta.

“Bette, ¿puedes correrte para mi?. Estás en la recta final. ¿Sabes lo feliz que me haces? Simplemente dejate ir”.


Tina besó a Bette ferozmente pero Bette fue incapaz de devolverle el beso. Su boca estaba semiabierta y una ráfaga eléctrica atravesó su cuerpo. Sde apretó contra la mujer que era la culpable de todo aquello. Se agarró a Tina con toda su fuerza, y como ella le sugirió, se dejó llevar. Su cuerpo, atormentado con más placer del que podía aguantar, comenzó a temblar mientras gritaba el nombre de Tina en pleno éxtasis. Cuando le dijo a Tina que ya no podía más, Tina continuó insistiendo hasta que supo que Bette se había vuelto loca.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  lurdes beals el Agosto 29th 2008, 8:38 pm

anita por dios! agotado agotado agotado agotado agotado agotado agotado agotado !sús! study study study happyspoonboy
me voy al rosario babas babas babas babas babas espero que me dejen entrar babas babas babas con esta cara babas babas babas
...................... llueve llueve llueve llueve .................................... llueve llueve ................... llueve llueve llueve
avatar
lurdes beals
Un respeto, soy forera VIP
Un respeto, soy forera VIP

Cantidad de envíos : 1375
Localización : EE.UU
Personajes favoritos : bastante
Fecha de inscripción : 05/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  julia el Agosto 29th 2008, 10:58 pm

al rosario, lu??
pero que religiosa eres!!! Very Happy
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  lurdes beals el Agosto 29th 2008, 11:05 pm

meparto meparto meparto meparto no sabes cuanto Julia desternillandose desternillandose desternillandose despues de leer estas cosas me flagelo pegaculete
un rato muyalegre muyalegre
avatar
lurdes beals
Un respeto, soy forera VIP
Un respeto, soy forera VIP

Cantidad de envíos : 1375
Localización : EE.UU
Personajes favoritos : bastante
Fecha de inscripción : 05/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Saludos al sol

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 32. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 18 ... 32  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.