PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Un Nuevo Comienzo, Mayra
Mar 18 Sep 2018 - 22:40 por anita

» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Miér 8 Ago 2018 - 6:50 por Viren

» Peliculas de tematica les
Dom 17 Jun 2018 - 22:34 por julia

» Una de esas chicas de Inma M. (descargar gratis)
Mar 17 Oct 2017 - 13:19 por vivacia

» Sólo por un momento
Dom 3 Sep 2017 - 14:07 por anita

» Fotos antiguas
Vie 1 Sep 2017 - 18:45 por anita

» Caretas de papel
Lun 28 Ago 2017 - 9:38 por E.M.A

» Alerta de huracán, Melissa Good
Lun 17 Abr 2017 - 20:54 por malena

» Cortos de temática lesbica
Sáb 15 Abr 2017 - 12:21 por julia

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



Un Nuevo Comienzo, Mayra

Ir abajo

Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 7 Mar 2017 - 20:59

Capítulo 1


Era un día igual a los últimos meses. Acostada en mi cama pensando, anhelando y extrañando mi vida pasada y a la mujer con la que había pasado 8 años de mi vida. Por fin me animé y me levanté de la cama, esquivando todo lo que se encontraba regado en la habitación, que la verdad era un desorden y no por la falta de tiempo o por flojera, sino por falta de ánimos. Me dirigí al baño, dispuesta a darme una ducha, pensando que el agua me ayudaría a quitarme de la cabeza a Ángela. Pero como es de saber, no fue así.

En el transcurso de la tarde, mientras veía mi serie favorita por décima vez, The l Word, mi móvil sonó, intentaba buscarlo mientras sonaba, ya que estaba perdido entre todo el desorden. Cuando por fin lo encontré dejó de sonar. Miré la llamada perdida: era Susy. Pensé por unos segundos si le marcaba, la verdad no quería llamarle porque seguro que quería convencerme de salir de casa lo que no me apetecía en lo más mínimo. ¿Pero y si era algo importante? Pensé, así que después de debatir me animé a remarcar.

–Hola ¿qué pasó? ¿Para qué me llamaste?
–Quería saber si te animas a ir al antro con unas amigas
– No sé, la verdad no tengo muchas ganas
–¡Vamos! Tu nunca tienes ganas, te extraño, di que sí. Hazlo por mí
–Ummm ok dime donde y la hora
–Te parece en mi casa a las 8:30
–Vale a esa hora estoy ahí te quiero besos
–Yo igual adiós

Llegué como me dijo a su casa, me encontré a otras amigas ahí, Romí la hermana de Susy, con su pareja Karly y Malu otra amiga muy divertida. Al llegar al antro, nos acomodamos en una mesa cerca de la barra, la verdad es que lo único que me apetecía en ese momento era una cerveza así que cada quien pidió sus bebidas, yo mi cerveza bien fría. Ellas bailaban y reían. Yo solo las miraba desde la mesa. Luego Susy comentaba con Romí que ya debería haber llegado otra amiga, pero yo no sabía de quien se trataba y con el volumen de la música no alcance a escuchar el nombre. Después de un rato mientras bailaban Susy se acercó a la mesa mirando a todos lados, buscando entre la gente, hasta que alguien se acercó a ella y la abrazó, cuando me fijé en su cara me di cuenta que la conocía: “ ¿Ana? Me pregunte a mí misma”, ella se voltio hacia mí y me saludo con un beso en la mejilla

–Hola, alcancé a decirle, ella me sonrió y se dirigió a saludar a las demás chicas, me sorprendió mucho verla. La última vez que hablé con ella, me dijo que se iba a vivir a otro estado, no la conocía muy bien. Susy me la presentó un día que estaba mal porque mi relación estaba en crisis, Susy la llevó a mi casa, y nos vimos en varias ocasiones. Después de un rato, creo que por el efecto del alcohol, me dieron ganas de bailar, así que fui directo a la pista de baile. Cuando me di cuenta, ella era mi pareja, en ese momento se acercó a mi oído y me dijo con una sonrisa.

–Te ves muy bien
–Sí pero no todo es lo que parece, le contesté
–Pero la primera impresión es lo que cuenta, agregó alzando la voz para que yo la pudiera escuchar por encima del volumen de la música.

El transcurso de la noche seguía y yo seguía bebiendo, ahora me decidí por un caballito de tequila, lo que ocasionó que mi amiga Susy me dijera:

–Cariño no te parece que ya bebiste mucho?
–A eso vine -le contesté, vi en su rostro un desacuerdo
– Yo pensé que viniste a divertirte
–Y eso estoy haciendo -contesté alzando mi caballito como burla, lo que ocasionó que ella se volteara y se fuera a la pista de baile, tal vez, un poco molesta.

A la mañana siguiente desperté por el sonido del móvil, que me martilleaba la cabeza, intenté buscarlo con la mirada, cuando vi que a un lado de mi estaba alguien más durmiendo. No sabía quién era, no podía ver su rostro, solo parte de su espalda, tenía un sport blanco donde se podía ver su tatuaje de una flor con mariposas. Me levanté de la cama de un brinco. Creo que por la sorpresa me quedé mirándola, intentando recordar a quién demonios me había llevado a casa, “¿Cómo? ¿Por qué?” Pensaba. Vi que apenas se movió, lo que me hizo correr al baño, me puse tras la puerta, no entendía ni recordaba nada, me miré de pies a cabeza y me dí cuenta que no estaba desnuda, pero tenía solo mi bóxer y una playera de futbol que no conocía, “¿Cómo diablos terminé así?”. En eso me llevé las manos o mejor dicho los dedos a la nariz, para ver si encontraba un olor desconocido o mejor dicho conocido, pero para mí tranquilidad no había ninguno. Me armé de valor y salí del baño.

–A... ¿Ana?. Ahí estaba parada frente a mí
–Creí que te desmayaste o algo así -me dijo sonriendo, -¿te sientes bien, estás pálida? imagino que la resaca te está matando- agregó.

Caminé hacía la cama para sentarme intentando recordar algo para entender, qué hacía en mi casa o mejor dicho en mi cama
–Me duele la cabeza y siento náuseas- le dije. Ella soltó una carcajada
–Vaya borrachera que te pusiste
–¿Cómo llegamos aquí? No recuerdo nada

Ella se acercó, se sentó a mi lado, y se me quedó mirando, es cuando pude darme cuenta de esa mirada bella, que aunque sus ojos no eran verdes ni azules, tenían un brillo hermoso.


Última edición por anita el Vie 1 Sep 2017 - 19:25, editado 1 vez
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 7 Mar 2017 - 21:12

Capítulo 2


–¿No recuerdas nada? ¿Qué es lo último que recuerdas? me pregunto
–Solo recuerdo que estábamos bailando y nada más. Ella sonrió
–Si, que el alcohol en exceso produce amnesia, pues déjame decir que vaya relajo que armaste, ¿eres muy terca!
–No recuerdo nada ¿Cómo es que estamos aquí? ¿Cómo llegamos?
–Tú te aferraste a venir a tu casa y Susy no podía traerte y sola no podías venir así que me ofrecí acompañarte pedí un taxi y aquí estamos
–¡Soy un desastre! Le dije avergonzada
–¡Sí! un poco pero me divertí mucho –me dijo y se empezó a reír
–¿Te estás burlando de mi? Le dije con cara de molesta
–¡No! es que eres muy divertida, no te molestes además nunca nadie me había besado después de vomitar ¬ cuando dijo eso sentí que la sangre me subió al rostro y habré quedado colorada porque ella se puso a reír más
–¿Qué? ¿Es una broma verdad?
–¡No! claro que no es broma ¿tan mala se te hace la idea de besarme o qué?
–¡Sí! Bueno ¡no! es que ¿Cómo es que vomité? ¿Qué paso? ¬
–Pues sí, vomitaste y cuando te estaba ayudando a enjugarte te acercaste y me besaste y la verdad estuvo bien hasta que me llamaste Ángela.

Cuando dijo eso sentí mucha vergüenza no sé si por besarla después de vomitar o por llamarla Ángela o las dos cosas.
– Lo siento. Eso fue lo único que pude decirle
–No te preocupes estoy segura de que no tenías ninguna idea de lo que hacías. Se levantó de la cama y caminó hacia su bulto.

Quedamos en silencio unos minutos, ella se estaba peinando frente al espejo, yo sólo la miraba desde la cama eso me hizo darme cuenta de que desde Ángela ella era la primera mujer con la que despertaba una mañana en mi casa, con las chicas que salí siempre salía huyendo en las madrugadas y cuando las llevaba a casa procuraba pedirles un taxi antes del amanecer.
– Bueno pues ya es hora de irme, sólo que me gustaría que me dieras la playera que tienes puesta, es que en unas horas tengo partido y no tengo otra, apenas ayer me la entrego Malu.
–¡Haaa! Si claro, me cambio y te la entrego pero dime como es que terminé con tu playera y en bóxer. Ella sonrió y caminó hacia mí y dijo:
– Mira creo que lo que realmente quieres preguntar es que si pasó algo entre nosotras, pero no pasó nada, lo más cerca que estuvimos de que pasara algo fue el beso que te conté y la playera te la puse por qué no podías quedarte con la que tenías y no sabía dónde encontrarte una, así que te puse esa, y los pantalones tu sola te los quitaste, así que tranquila no pienses que me aproveché de tu estado de ebriedad y menos por que pienses que soy tu ex novia
–Yaa, pero no es que piense eso, es sólo que quería saber, por qué no recuerdo lo que pasó y tampoco soy una niña de 5 años como para pensar que se van a aprovechar de mi, al contrario estaba pensando que a lo mejor yo me aproveché de ti, pero ya veo que me falló el truco “sonríe” pero gracias por traerme y cuidarme, agregué.
– Fue un placer, además fue buena paga el beso, aunque me hubiera gustado que fuera de otra manera, pero qué más puedo pedir, me dijo guiñando el ojo y sonriendo. Yo no sabía que decirle ni dónde meter mi cara lo que ella noto por lo que dijo.
–Veo que eres más penosa ahora que anoche ¿será que las cervezas y el tequila te dan valor? porque anoche eras otra ¿Cómo serás realmente?¬ Sentí como si me estuviera analizando lo que me hizo poner nerviosa, así que evite su pregunta
–Umm ¿y tu coqueteas con todas las amigas que llevas a su casa?
–No coqueteo con todas, sólo con quien me gusta
–¡Ya! Entonces imagino que eres de esas a las que les gustan todas ¿no?
–Pues no señorita, no soy de esas, pero mejor dígame si va a ir al partido de Susy.
– No me dijo que jugaba hoy ¬
–¿Por qué no vas? juega contra mi equipo, además tienes que hablar con Susy estaba algo molesta
–¿Y por qué? ¿Ahora que hice?
–Ya te dije que estabas de terca y necia ¿Qué dices vas a ir?
–No sé, lo voy a pensar con esta resaca lo único que quiero es dormir
–Ok piénsalo no seguiré insistiéndote
–La verdad es que no insististe tanto
–Bueno es que hay veces no se tiene que insistir tanto para conseguir algo
–Ya claro

Cuando Ana se fue me dí una ducha, me tome una aspirina y me tiré en la cama para ver si dormía, pero no podía, me pasaba la imagen de Ana cuando estaba frente al espejo, lo que por alguna razón me recordaba a Ángela y su recuerdo me llenaba de soledad y vacío, así estuve por un largo rato, cuando ya estaba conciliando el sueño el móvil sonó, lo que me hizo abrir los ojos de susto, cuando mire el móvil el mensaje decía: "¡Ola! Chikilla Disculpam x molestart no soy d las q s cobran los favores peo es 1 emergencia, deje en tu ksa la playera si m la traes, no tiene pila mi cel a si q no t molestes en contestar q no t spero n el campo d Alborada bexos Ana" Ella tenía razón no podía negarme, le debía un favor y tenía que devolvérselo, además la idea de verla me agrada ¡Que estoy pensado! Tanto dolor de cabeza me está volviendo ¡loca! ¡No quiero más romance en mi vida!

Cuando llegué al campo noté que no había nadie, lo que se me hizo extraño, ella se asomó por la entrada principal, no sé que de diferente tenia ella, pero su presencia me causaba timidez, nerviosismo, tal vez era por todo lo que había pasado.
–Hola, me dijo acercándose a darme un beso en la mejía
–Hola ¿Qué pasó? ¿Dónde están las demás?
–Todavía no llegan falta una hora
–¿Qué? Y porque me hiciste venir si te daba tiempo de ir a buscar la playera en mi casa. Ella sonrió
–Te dije que no solo insistiendo se consigue lo que una quiere
–Tu estas mal de la cabeza ¿verdad?
–Solo un poquito, ya comiste? Te invito a comer. Aquí cerca hay un lugar muy bueno ¡vamos!
–No me apetece comer si como soy capaz de vomitar de nuevo, todavía me está matando la resaca
–No importa si vomitas te limpio, a lo mejor me toca otro beso, me dijo riendo, lo que a mí me avergonzó
–No me recuerdes eso que me mata la vergüenza
–Entonces dime que si y te prometo que no te lo vuelvo a recordar
–Está bien vamos

Fuimos a comer el lugar era sencillo, juvenil bonito, con música, ella se puso a contarme anécdotas de cuando se le pasaban las copas para que yo no me sintiera muy avergonzada por lo que pasó, nos reímos mucho, es tan alegre que me contagia su alegría a pesar de mi amargura.


Última edición por anita el Vie 1 Sep 2017 - 19:36, editado 1 vez
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 7 Mar 2017 - 22:56

Capítulo 3


Cuando terminamos de comer llegó la hora de regresar al campo, yo hubiera querido seguir conversando con ella, pero sólo quedaban 20 minutos para la hora en que la citó su entrenador, así que nos dirigimos al campo.

Al llegar varias compañeras de ella se encontraban en la puerta de los vestidores y mientras nos acercábamos todas nos miraban y murmuraban.
–No te pueden ver llegar con alguien porque ya piensan que es tu novia o tu amante, me dijo mientras miraba su móvil.
–Si eso están pensando de nosotras, pues que lo piensen, a mi no me parece mala idea ¿no crees? Le conteste, ella me voltio a ver extrañada y con una leve sonrisa
–¿Qué?,¬ Le pregunté, al ver la cara que había puesto
–No, nada, es solo que me pareció que por primera vez me estas coqueteando, me contesto acercándose y poniendo su mano en mi cintura.
–Pues te equivocas, le dije empujándola, las dos reímos.
–¬Hola chicas!, dijo cuando llegamos junto a sus compañeras.
–¬Hola, contestaron varias de ellas. ¿Y Karina? ¿También ya la cambiaste?, Le preguntó una de ellas, Ana solo me miro y sonrió, en ese momento vi a Susy. Así que me dirigí hacia ella dejando a Ana con sus compañeras
–¡Hola guapa! le dije saludándola con un beso en la mejilla.
–Hola ¿Cómo te sientes después de todo lo que bebiste? Me dijo muy seria sin mirarme a ver
–Mal, pero me sentiré peor si me dices que estás molesta conmigo, me dijo Ana que me porté fatal ¿me perdonas amiga? Susy me miro de frente
–¬¿Molesta? A ver Vanessa lo único que sé es que ya no sé cómo ayudarte. Yo sé que desde que Ángela te dejo lo has pasado fatal, y yo he estado contigo en todo ese proceso, en tu depresión, cuando querías morirte, cuando te enrollaste con todas las que se dejaban, hasta con mi ex según tu que para olvidar a Ángela, luego te cansaste porque te seguías sintiendo sola y vacía y te encerraste en tus cuatro paredes y cuando sales te pones a beber como una loca y los que te queremos, te tenemos que soportar porque tú no quieres superar que lo que se acabó, se acabó, y que con Ángela o sin Ángela puedes seguir adelante, pero sabes que es lo que más me molesta?, que tú no quieres superarlo, porque si quisieras no irías corriendo detrás de Ángela cada vez que te llama ¿no entiendes que en ese juego tu eres la que más pierde? ¿no entiendes que tu eres el juguete?. Sus palabras me dolían y no sabía si estaba molesta o triste, lo único que sabía es que los golpes venían de alguien de quien no los esperaba.

–Si lo entiendo y si quieres que te de las gracias por soportarme ¡gracias! Y si quieres que te pida perdón, otra vez por lo de tu ex ¡perdóname! ¿Pero sabes qué? tú no sabes lo que yo siento y no tienes ni idea de lo que a mí me duele todo lo que ha pasado, y si no quieres soportarme, pues no lo hagas, total si la mujer que creía que me amaba y que nunca me dejaría lo hizo ¿Por qué pensaría que una amiga no lo haría?, Susy inclino la cabeza y yo sentí ganas de llorar
–¡No entiendes nada! y si, tienes toda la razón, no tengo por qué soportarte, me dijo alzando la cabeza y dándose la vuelta para irse, en ese momento Ana venia hacia mí.
–¿Qué paso? ¿Estás bien? me dijo tocándome el hombro. No la verdad no, conteste

Yo quería irme, pero Ana me convenció de quedarme, así que después de saludar a otras amigas me dirigí a las gradas donde me encontré a Romí y me senté junto a ella.
–¿Cuál fue el milagro? Hace mucho tiempo que no vienes a ver los partidos, me dijo Romí
–Vine a ver a mi goleadora favorita, pero resulta que hoy no puede jugar por que se lastimó el tobillo la muy tonta, le dije en burla
–Lo bueno es que va estar sentada junto a ti todo el partido, contesto dándome un abrazo
–¿Cómo sabes que hablaba de ti? A demás hoy vine a echarle porras al otro equipo ¡Oh!
–No lo puedo creer, solo pasas una noche con ella y ya cambias a tus amigas, te habrá dado algo bueno ¿no? , dijo soltándose a reír
–Jajaja graciosa. Anda cuéntame que paso? luego de que se fueron, se notaba que quería ir contigo o quería aprovecharse de tu estado, para meterse en tu cama, me guiñó el ojo.
–¿Estás loca? ella sólo quiso ayudarme y no pasó nada.
–¿Nada de nada? ¿Ni siquiera un besito?
–Ya te dije que no cómo crees, además yo estaba muy ebria.
–Por eso lo digo, que te conozco bien y se lo suelta que eres cuando bebes demás
–¿Me estás diciendo que soy puta cuando se me pasan las copas?
–¡No!, puta no, solo un poquito suelta, antes cuando nos íbamos de fiesta y a ti se te pasaban las copas siempre terminabas con alguien ¿recuerdas?
–Si me acuerdo, pero eso era antes, ya nada es igual o ¿acaso tú sigues siendo la don Juan que eras?
–No, pero yo estoy con Karly y la quiero mucho, no me gustaría que rompiéramos por una estupidez mía, pero tú estás solterita
–¡Si solterita! el problema es que no puedo olvidar a Ángela, hace poco me lo pase “persiguiendo mariposas” y no me fue bien así que es mejor que no haya más romance en mi vida
–Pero dime la verdad, no ¿te hubiera gustado que pasará algo entre tú y Ana? ¿No te interesa ni un poquito?
–No, sólo me agrada como amiga
–¡Si claro! Entonces ¿dime por qué no has dejado de seguirla con la mirada?

Romí tenía razón no había dejado de mirar a Ana, me preguntaba cómo había sido el beso ¿Cómo se sentirán sus labios? me gustaría poder recordarlo. El primer tiempo terminó. Romí y yo fuimos a comprar unas botellas de agua, al regresar lo primero que hice fue buscar a Ana con la mirada, se encontraba junto a otra chica que le agarraba la mano y la abrazaba.
–¿Conoces a la chica que tiene el numero 13? Del equipo de Ana, pregunté a Romí
–Si es Karina ¿Por qué? ¿Te gusta?
–¿Tú crees que todas me gustan? ¿O solo me estás buscando pareja?
–Que bueno que no te gusta, porque si no sería muy confuso y terminarían en un trio, aunque no estaría nada mal, es el sueño de muchos, dijo riendo
–¿Qué trio? ¿De qué hablas? ¿De dónde sacas esas cosas? Creo que ya es hora de que te internemos en un psiquiátrico
–No es que esté loca, Karina es la novia o ex de Ana, no estoy segura pero tú le gustas, así que si a ti te gusta Karina, sería un triángulo amoroso ¿no crees?
-Deja de armarte telenovelas, a mi no me gusta esa chica y tampoco yo le gusto a Ana, así que deja de decir estupideces, ¿todo es broma para ti?
–Ya hablando enserió yo estoy segura de que a Ana le gustas y creo que a ti también te gusta ella.
– ¡Sí claro! y Katherine Moennig me ama ¿no?, le contesté de burla

Sé que había platicado poco tiempo con Ana, pero no tan poco como para que no me dijera que tiene novia, después de haberme estado coqueteando todo el día ¿al caso ya no hay mujeres sinceras en este mundo? Antes de que terminara el partido me despedí de Romí diciéndole que no me sentía bien y que me despidiera de las demás.

Así pasó una semana, Ana me habló en dos ocasiones para invitarme a salir, pero yo le puse pretextos para no ir con ella. El sábado por la mañana recibí un mensaje en mi móvil: "Hola corazón, sabs t extraño muxo m gustaría vert, hoy dscanso t parec si nos vemos n la tarde llamame si stas d acuerdo tkm besos Ángela" El mensaje de Ángela hizo que mi corazón se acelerara, la seguía amando como la primera vez, a pesar del daño que me hizo al dejarme, yo no podía olvidarla ¿Cómo olvidar a la mujer con la que pasé 8 años? Ella fue mi primer amor, la primera mujer que desnudó mi cuerpo, mi alma, la primera mujer con la que descubrí lo hermoso, suave y frágil que es hacer el amor, ella fue la primera mujer que recorrió mi cuerpo con caricias y besos, todo era perfecto, pero la rutina y la falta de madurez fueron destruyendo todo hasta que el amor agonizaba y ella no soportó más y se dio por vencida, refugiándose en brazos de otra, así se convirtió en la primera mujer que me rompía el corazón, pero yo seguía aquí amándola,
–¡Hola! ¿Como estas?, Le dije al escuchar que contesto
–Extrañándote ¿y tú?. Yo estoy muy bien, le contesté para no decirle que también la extrañaba
–Entonces que dices ¿nos vemos al rato? ¿O estás ocupada?
–No, dime a qué hora y donde te veo
–Bueno, pues te paso a ver a tu casa a las 3 ¿te parece bien?
–Ok te espero
–Hasta al rato entonces, te quiero, me dijo y colgó, ese te quiero me hacía sentir muchas cosas, ilusión, ternura, coraje, rabia, ella me volvía loca.

Ya eran las 3:30, como siempre Ángela no era puntual cuando escuché que tocaron la puerta, fui a abrir, me llevé una gran sorpresa porque no era Ángela la que se encontraba parada frente a mí
–¡Hola! Ya que la montaña no viene a mi yo voy a la montaña, me dijo Ana, yo me encontraba sorprendida
–Hola ¿Qué haces aquí, Le pregunté
–Pues vine a invitarte a comer y no acepto un no como respuesta, me contestó, en ese momento las dos volteamos al ver que una moto paraba en la entrada, era Ángela, bajó y caminó hacia nosotras
–Lo siento es que ya había quedado con ella, le dije muy avergonzada, Ángela se acercó a darme un beso en la mejilla y se quedaron mirando por unos segundos, no supe cómo reaccionar
–Ella es Ana, le dije a Ángela, se dieron la mano y Ángela se presentó
–Bueno, entonces otro día quedamos vale, me dijo Ana despidiéndose con un beso, me sentí fatal
–Nos vamos, dijo Ángela
–Si, vamos, le dije cerrando la puerta Mientras me ponía el casco, vi como se iba el coche de Ana. No sé por qué, pero me dejó descolocada.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Vie 1 Sep 2017 - 20:17

Capítulo 4



Llegamos al restaurante bar de siempre, ella sabe que me encanta ese restaurante, los mariscos, la cerveza y sentarme en el área de fumadores, ya que después de comer me gusta fumar un cigarrillo, nos sentamos y pedimos nuestras ordenes

- ¿Cómo has estado?  -Preguntó para salir del silencio.
- Mucho mejor, sigo tomando antidepresivos, pero por lo menos ya no quiero cortarme las venas - le contesté de manera burlona. Ella miró hacia otro lado sin decir nada, - ¿Y tú? imagino que estás de maravilla ¿no? - pregunté
-Vane te extraño, sé que no lo crees, pero es la verdad - me dijo agarrando mi mano que se encontraba sobre la mesa. Sus palabras me agarraron de sorpresa, ¿o no?, yo que se...

-No Ángela, por Dios, deja de jugar con mis sentimientos, este juego no puede seguir, hasta hace 8 meses era la mujer que dormía toda las noches contigo, 3 meses después me convertí en tu amante o en tu juguete y lo hice porque te amo, pero ya no puedo, esta situación me lastima, yo soy la que más pierde ¿entiendes?

El mesero se acercó a dejar la orden. Empezamos a comer, ella empezó a platicarme de los problemas que tenía en su trabajo y en los nuevos acontecimientos familiares, yo quería mucho a su familia y ellos a mí, sobretodo su mamá, ella no estuvo de acuerdo en lo que su hija hizo, pero como toda madre la apoyó.

Dejamos el restaurante, fuimos a la plaza y caminamos por los alrededores, platicamos de todo, pero sin tocar el tema del principio. Cuando llegamos a mi casa bajamos de la moto, le entregue el saco que llevaba puesto, ella lo acomodó en la parte de atrás de su moto

-Bueno, pues me voy, la próxima vez que esté libre te llamo para que hagamos algo ¿vale? - me dijo despidiéndose con un beso en la mejillas
-¡No! - le dije inclinando la vista para no mirarla
-¿No qué? preguntó
-No quiero que nos volvamos a ver - contesté. No podía creer lo que le estaba diciendo, nunca antes había tenido valor
-¿Estás segura? - Preguntó, yo aún miraba hacia abajo, podía sentir como mis ojos se llenaban de lágrimas
-¡Sí! - contesté alzando la cara para poder mirarla, en sus ojos pude ver tristeza o eso era lo que yo quería ver, como también quería que me digiera que no estaba de acuerdo, que me amaba y que no permitiría que estuviera lejos de ella, que dejaría todo para regresar a mi lado y que no me volvería a dejar nunca.
-Si eso es lo que quieres, lo entiendo - dijo sin dejar de mirarme
-Angie es lo mejor, no puedo ser tu amante ni mucho menos pretender ser tu amiga, porque te amo y toda esta situación me duele - ella solo me miraba, yo sentía como las lágrimas pasaban por mis mejillas
-Tienes razón, he sido una egoísta, solo pienso en lo que yo siento, perdóname - dijo mientras con sus manos limpiaba mis lagrimas -Pero nunca dudes que te ame y que tú eres y serás el único verdadero amor - agregó, dándome un beso en la boca, se dio la vuelta y subió a su moto... yo no reaccione, me quede congelada viéndola irse.

Al entrar a mi casa fui directo hacia el estante donde guardaba mis botellas, agarré el tequila y mi copa, me tomé dos de un solo trago, me dirigí a mi habitación puse música romántica como para que mi dolor se hiciera más grande y me paré frente al espejo -Es lo mejor, es lo mejor - me repetía mientras miraba mi reflejo, agarré de nuevo mi botella y ya sin la copa me puse a beber como queriendo hacer que el tequila me haga olvidar, pero lo único que conseguía era no parar de llorar, así estuve por un rato, me sentía tan sola y triste, que fui por el teléfono para llamar a mi mejor amiga

-Bueno - contesto Susy
-Sus soy Vanessa, te hablo porque quiero que me perdones, por lo del otro día, ya sabes que soy una estúpida, perdóname, no soporto que estemos peleadas, te necesito
-Vane son las 3 de la mañana ¿crees que son horas de pedir perdón?
-No, pero necesitaba decírtelo, te quiero mucho, mucho ¡amix!
- Vane ¿estás ebria?
-Solo un poquito, quiero que estés orgullosa de mi, hoy tuve valor para decirle a Angie que ya no quiero verla más
- ¡Si claro! Tanto valor, que por eso te estás bebiendo todo el alcohol que encuentras, ¡vamos! que ya te conozco, seguro que te estás queriendo cortar las venas con galletas animalitos
-No, no, no juegues con eso, que a lo mejor lo hago ¡Eh!
-Ni se te ocurra, que antes de hacer algo así, me tienes que pedir perdón, pero de frente y sobria
- Sus me duele mucho y estoy triste - le dije ya sin aguantar mi llanto
-Ya lo sé cariño, pero tal vez eso es lo mejor, si sigues viéndola nunca vas a poder olvidarla y si vas a seguir sufriendo
-Ya lo sé, pero la amo y solo la idea de no verla me vuelve loca, me duele -Sí, pero tal vez, con el tiempo eso pasará, mira, cálmate y mañana seguimos platicando, sabes que te quiero y que cuentas conmigo, deja ya de tomar y duérmete, mañana veras las cosas diferentes y si no te pongo lentes de colores ok
-Graciosa, yo también te quiero

Colgué el teléfono apagué la música y me acosté en la cama mirando al techo, todo me empezó a dar vueltas, así que me puse de lado mirando hacia el lado vacío de mi cama, sentía que era muy grande para mi sola, cuanto deseaba que el cuerpo de Ángela estuviera ahí.

A la mañana siguiente escuché la voz de Susy
-¡Vamos levántate! Me decía mientras jalaba las sabanas- yo siempre perdía o olvidaba las llaves por eso guardaba unas en el macetero de la entrada y Susy lo sabía, así fue como consiguió entrar
-No déjame que tengo sueño - le dije tapándome la cara con la almohada
-No levántate, que ya son las 10 de la mañana y venimos a desayunar contigo - ¿venimos? No entendí o creo que no escuché bien, la ignoré y seguí acostada, al ver que la ignore, ella se trepo sobre mí y empezó a hacerme cosquillas

-Está bien, ya para, me voy a levantar - le dije entre risas -Entonces metete a la ducha porque hueles mal - me dijo, riendo
-Así, entonces, ven te abrazo - le dije jalándola hacia mí, ella se soltó y corrió hacia la puerta mientras reía
-Te esperamos abajo, ok - dijo y se fue -¿Te esperamos? - Pregunté pero ella ya no me escucho.

Cuando salí de la habitación vi que Susy estaba en la sala, parada de espaldas leyendo una revista, así que me acerqué y la abracé
-Ya huelo rico, así que ya te puedo abrazar - le dije riendo, ella se volteó hacía mi riendo también
-Vamos a ver si es verdad - dijo acercándose a oler mi cuello, en ese momento vi que alguien nos miraba desde la cocina
-¡Hola! - Dijo al darse cuenta de que ya había notado su presencia
-Hola - contesté, sorprendida aún -Ana y yo quedamos de ir juntas a ver el partido de las cachorras, pero le comenté que quería venir a verte, y ella se ofreció acompañarme - dijo Susy, mientras me agarraba la mano para llevarme a la cocina.

Mientras desayunamos, Susy estaba muy contenta y lo sé porque cuando no para de hablar, es porque está feliz, platicaba de todo, de su trabajo, de cómo vamos a organizar la fiesta de cumpleaños de Romí, Ana y yo le seguíamos la conversación. Ana me miraba a cada momento y yo también, pero cuando ella no lo hacía.

Terminamos de desayunar, Susy se la pasó convenciéndome de ir al cine, pero no quise, así que se dio por vencida, cuando ellas se fueron me recosté en el mueble a ver la tv, después de pasar los canales me quedé viendo un maratón de Bob Esponja, escuché que tocaban la puerta, lo que me hizo despertar, no sé cuánto tiempo me quede dormida, así que miré mi reloj marcaba 7:45pm, seguían tocando así que fui abrir

-Espero no molestarte - dijo Ana al momento que yo abría la puerta
-No ¿Qué paso? - pregunte sorprendida
-Es que dejé unos papeles en la mañana - contestó
-Por lo que veo siempre que vienes a mi casa olvidas algo - le dije sonriendo
-Sí, ya sé, pero de verdad esta vez no fue a propósito
-Entonces no te quedes ahí parada y pasa a buscarlo - dije jalándola de la mano para que entrará, empezó a ir hacia la cocina, yo cerré la puerta y caminé tras de ella.
-¿No los has visto? Están en una carpeta azul - preguntó
-No - contesté, quedándome parada frente al desayunador
-Ya los encontré, sabía que aquí, lo deje - dijo agarrando la carpeta que estaba sobre el gabinete
-¿Cómo estuvo la peli?
-Estuvo bien, aunque hubiera estado mejor con tu compañía - dijo parándose frente a mí, tan cerca que podía sentir su respiración
- Eeh,,, si, pues otro día será- le dije dando tres pasos atrás y creo que con cara de tonta, porque ella solo se rio y caminó hacia la puerta
-Vanessa ¿Por qué me esquivas?- preguntó, ya con la puerta abierta, su pregunta me dejo descolocada ¿en realidad la estaba esquivando?
-No ¿por qué dices eso?

-Porque te invito a salir y me dices que no, vengo a verte y siento como pones muro transparente entre tú y yo, te miro a los ojos y escondes la mirada ¡eso es que me estas esquivando!- con esas palabras supe que tenía razón, la estaba esquivando pero ¿Por qué?
-Yo soy así, lo que pasa es que no me conoces - le dije, para no darle la razón, ya que ni siquiera, yo sabía muy bien el por qué.
-Entonces déjame conocerte - dijo y se acercó a darme un beso para despedirse, eso me hizo reír "¡vaya que es una mujer testaruda!" Me dije a mi misma.


Última edición por anita el Dom 3 Sep 2017 - 14:12, editado 1 vez
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Vie 1 Sep 2017 - 20:38

Capítulo 5

-Ven, vamos a sentarnos - dijo Ana agarrando mi mano, todos se sentaron en círculo, yo claro junto a Ana, la sesión comenzó para mi sorpresa.

Ana era la anfitriona o mejor dicho la moderadora, la sesión duró dos horas. Los jóvenes contaban sus experiencias sobre cómo fueron juzgados y maltratados por ser gay y como sus amigos, familiares los rechazaron, como enfrentar su salida del closet y como los padres deben actuar con sus hijos gay y todo lo referente al tema. Habían experiencias que me dejaron sorprendida, como el de una chica que fue violada por su propio hermano, que para que la volviera mujer y de cómo eso la hizo caer en las drogas.

Cuando Ana hablaba, yo no podía dejar de mirarla, se veía tan segura de sí misma, tan hermosa y admirable que en ese momento, creería que me enamoré de ella. La sesión terminó, todos se despidieron de Ana y Max, los padres los felicitaron por la labor que hacían, diciéndoles que gracias a ellos podían entender mejor a sus hijos, luego de que todos se fueron, ella y Max me explicaron todo lo que se hace en ese lugar. Max es psicólogo, él y otras personas ayudan a jóvenes homosexuales con terapias, e igual a padres con hijos homosexuales. También albergan a unos cuantos chicos que son sacados de su casa por ser gay y los apoyan en todo lo que pueden.

-¿Qué te pareció? - Preguntó Ana cuando íbamos camino a mi casa
-La verdad, estoy sorprendida, es genial lo que hacen - le conteste eufóricamente
-Pues, si quieres, puedes venir cuando quieras, y también puedes ayudarnos
-Claro que me gustaría venir, pero no sé cómo podría ayudar
-Hay muchas cosas en las que puedes ayudar, es solo cuestión de que quieras
-Ok, entonces cuenta conmigo
-Bien entonces le diré a Max
-¿Max es gay?- Pregunté

Ella sonrió -No, el no es gay, está casado con una mujer y tiene dos hermosos hijos ¿Por qué lo preguntas?
-Es solo que pensé que hace todo esto porque él es gay
-No todos los que apoyan en esta labor son gay, pero él tiene un motivo muy especial
-Vaya pues, qué bueno que no solo los homosexuales luchamos por ser aceptados, que también hay heterosexuales que nos apoyan
-Sí, pero lo malo es que muchos hetero lo hacen por malas experiencias, como Max
-No te entiendo
-Max tenía un hermano gay que se suicidio, por no ser aceptado por la gente que él quería entre esos Max, el sabe que tenía mucha ignorancia sobre el tema, pero desde su muerte Max carga con esa culpa.
-Vaya, imagino lo difícil que fue
-Si aún es algo muy doloroso para él, pero cambiando de tema ¿te gustaría salir conmigo mañana? ¿O estás ocupada?
- Si, saldría contigo, pero ¿no se molesta tu novia Karina? ¿O tienes día libre para salir con otras mujeres? - ella me miro a ver muy sorprendida
-¿Karina? Ella ya no es mi novia terminamos hace 6 meses - contesto volviendo la vista a la carretera
-Ya pues, como el día que fui a ver el partido estabas con ella, por eso pensé que todavía estaban juntas
-Desde que me fui no la había visto, hasta ese día y claro teníamos cosas que aclarar, pero pues lo nuestro no tenía solución, cuando la relación está rota aunque la pegues ya nada es igual - cuando dijo esas palabras sentí como si fueran para mi
-Sí, pero es que cuando nos enamoramos, creemos que todo tiene arreglo - le dije quedándome pensativa.
Ella tal vez, se dio cuenta, pero no dijo nada. Llegamos a mi casa y quedamos de acuerdo en vernos mañana para salir.

Al entrar a casa como de costumbre revisé el contestador para escuchar mis mensajes: Mensaje número uno: Vanessa, que coño pasa contigo, ven a ver a mama, está preocupada por ti, te quiero. Mensaje numero dos: Vane te estoy marcando a tu móvil, por qué no me contestas, besos, soy Susy. Mensaje número tres: Otra vez, soy yo, Vanessa porque coño no me contestas me tienes preocupada, háblame, ok. Mensaje número cuatro: Vane soy Ángela se que dijiste que ya no querías que te hablara, pero es que no puedo evitarlo, lo siento, soy una tonta, perdona, olvida que te llamé, adiós. Mensaje número cinco: Vane si no me contestas o me llamas, te juro que voy a ir a la policía y a los hospitales hasta que te encuentre, estoy muy preocupada.

El mensaje de Ángela me enojo ¿Qué coño? ¿Porque me llama cada vez que intento olvidarla? Es una estúpida, la estúpida soy yo, por no poder olvidarla, pensaba mientras agarraba el teléfono para marcarle a Susy, que al parecer estaba como loca

-Vane por que demonios no me contestas, estaba a punto de ir a la policía - me dijo Susy al contestar
-Sus no seas tan dramática, olvidé el celular y salí con Ana, acabo de llegar, ya pareces mi madre - le dije
-¿Cómo que saliste con Ana?
-Bueno, es que estaba aburrida y ella me invitó acompañarla a un lugar y yo acepté
-Bueno, por lo menos no estabas con Ángela, por un momento pensé que saliste con ella
-¿Con Ángela? ¿Por qué lo pensaste?
-No, por nada, olvídalo ¿cuéntame donde fueron?
-No Susy ¿dime por qué? ¿Acaso sabes que me llamó?
-¿Qué? Le dije que te dejara en paz
-¿Cuándo? Cuéntamelo todo Sus o me molesto
-Estaba saliendo del bar cuando me la encontré me preguntó por ti, le dije que estas bien, y que ya no te buscara, que lo mejor que podía hacer era dejarte en paz - me enojo mucho que Susy le digiera eso, pero de cierta manera lo entendía
-Mañana hablamos, ok, estoy muy cansada - le dije porque me sentía enojada y no sé exactamente por qué? -Vane sé que no me debo meter en tus cosas, lo siento tal vez no debí de decirle nada, pero es que me enojo que tenga el descaro de preguntar como estás
-No, está bien, mañana hablamos ok

Toda la noche me pasé pensando ¿Por qué preguntó por mí? ¿Por qué me llamó? Y en que Susy no debió de decirle eso, pero sobre todo porque tengo que estar pensando en ella cuando había pasado una noche genial con Ana ¿Por qué coño me arruinó la noche? La mañana siguiente fui a platicar con Susy. Ella me contó como fue su cita y yo le dije donde fui con Ana, aclaramos todo sobre lo de Ángela y quedamos en que ella, no volvería a meterse y en que yo no buscaría ni hablaría con ella, vimos una película, luego recordé que mi hermano me había llamado pidiendo que vaya a ver a mi mama, así que fui a visitarla, estuve toda la tarde con mis padres y luego fui a casa a prepararme para mi cita, bueno, no es una cita ¿o sí?

-Bueno ¿donde quieres ir? - Preguntó cuando subí al auto
-No sé, donde tú quieras- contesté
-¿Y a todas tus citas les dices que te lleven donde ellas quieran? - Preguntó sonriéndome, para ella es una cita, me dije a mi misma
-No he tenido muchas citas, pero si siempre dejo que elijan - le dije con una sonrisa
-Ok entonces, ya sé dónde vamos a ir - dijo arrancando el auto, durante todo el camino escuchamos música sin hablar, ya teníamos 30 minutos en carretera, así que empecé a preguntarme donde me estaría llevando, miré los letreros y pude darme cuenta
-¿Estamos llegando a la playa? - Pregunté
-Sí,- contesto con una sonrisa
-¡Estás loca! ¿No podíamos haber ido a un lugar más cercano?
-Me dijiste que eligiera, y yo tengo muchas ganas de ir a la playa contigo, además son solo 45 minutos de viaje
-Ya, pero esperaba ir algún lugar en la ciudad
-Veras que nos vamos a divertir, está la feria, además podemos entrar al antro que esta frente a la playa, me contaron que se pone genial

Llegamos a la playa, fuimos a la feria, que se encuentra cerca del malecón, subimos algunos juegos eléctricos, disparamos escopetas en la que ella consiguió que bailara un mono, después entramos al antro que está frente a la playa, bailamos durante mucho rato, unos chicos nos invitaron a bailar con ellos, pero las dos lo rechazamos, me estaba divirtiendo a lo máximo, ya en la madrugada salimos y fuimos a sentarnos frente a la playa, miramos la furia de las olas y el brillo de las estrellas, era tan romántico que en muchas ocasiones quise besarla, pero no me atreví, ella solo sujeto mi mano y estuvimos así hasta que el sol comenzó a salir.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 28 Ago 2018 - 19:46

Capítulo 6


Después de ese hermoso momento que pasé con Ana, los días siguientes estuvimos viéndonos con mucha frecuencia, entre la ayuda a Max con el centro y otros pretextos, siempre terminábamos haciendo algo juntas y cuando no nos veíamos, platicábamos en las noches durante varias horas.

Ana me hace sentir de una forma diferente, pasó de ser la chica súper ligue a la mujer más nerviosa y temerosa del planeta, en muchas ocasiones he querido besarla, hasta me he imaginado quitándole la ropa y haciéndola mía, pero pasa que cuando la siento muy cerca, me sudan las manos, me vuelvo torpe y casi salgo corriendo, nunca nadie me había hecho sentir así, no entiendo por qué ella causaba en mí esas sensaciones. También me encanta pasar el tiempo con ella, siento que me entiende, escucha, comprende, sé que hay una gran química entre nosotras pero ninguna de las dos se ha atrevido a dar el paso, yo la verdad es que no sé qué es lo que siento por ella, si es sólo atracción o si me estoy enamorando, además mi pasado sigue muy presente.

Por fin era ya la fiesta de cumpleaños de Romí, Ana pasaría a buscarme a las ocho, ya se me estaba haciendo tarde, todavía me hacía falta terminar de arreglarme cuando mi móvil sonó, el número no era conocido.

- Si bueno - contesté mientras me decidía por la blusa que me pondría
- Hola, imagino que te estás preparando para la fiesta de Romí ¿no? - Su voz me dejo helada - Es normal que sepa sobre la fiesta ya que es muy amiga de Romí, ¿pero por qué me llamaba?
- Vane, no me vayas a colgar por favor, sé que no debería llamarte, que me pediste distancia, pero es algo absurdo, no puedo, quiero que hablemos - dijo todo eso tan rápido que yo aún no podía racionar
- Ángela no tenemos nada que hablar, tu hace mucho que tomaste tu decisión, a mi me costó mucho tomar la mía, pero ya la tomé y no voy retractarme, ¡por dios respétalo! - Esta situación aún me dolía, una parte de mi deseaba verla y hablar con ella, pero la otra parte me decía que no.

- Cariño sólo quiero que platiquemos, quiero verte, estar en tu compañía, eso es todo, no te pido más, por favor, una vez me dijiste que siempre estarías para mí, que a pesar de lo que pasara siempre contaría contigo
- ¿Qué? No te parece muy egoísta de tu parte decirme eso, tú que no cumpliste con tus promesas, que me mentiste, y me lastimaste, ¡Joder! Sabes que, ¡no! tengo tiempo para esto, se me hace tardísimo, adiós
- ¡No! Vane ¡no cuelgues! - Eso fue lo último que escuché para ponerle fin a esa llamada, que me hizo sentir enojada y al mismo tiempo triste.
- Disculpa se me hizo tarde - me dijo Ana cuando subí al auto, que para mi fortuna no pasó por mí exactamente a la hora que quedamos
- No te preocupes, igual a mí - le conteste mientras la saludaba con un beso en la mejilla
- Me comento Susy que vas hacer el DJ de la fiesta
- Si, sólo por un rato, mientras llega un amigo
- ¿Y desde cuando eres Dj? ¿Hay algún otro talento que no conozca de ti? - Preguntó muy sonriente
- No, la verdad es que más que talentos lo que tengo son defectos - le contesté muy seria, ella se me quedó mirando y después arranco el auto, no hablamos en el camino
- Bueno, pues ya estamos aquí ¬- dijo ella deteniendo el auto frente al local -Susy debe estar como loca porque no hemos llegado - le dije abriendo la portezuela
- ¡Vane! ¿Te pasa algo? - dijo agarrándome el brazo para detenerme,

- No me pasa nada ¿Por qué? - Le contesté volteándome a verla, ella me acomodó un mechón de cabello pasando ligeramente sus dedos por mi mejilla. - Es sólo que te siento rara, sabes, que si te pasa algo cuentas conmigo - dijo quitando las llaves, le afirmé con la cabeza y continué bajándome del auto.

Empecé poniendo las pistas para que bailaran, Ana por ratos se acercaba a llevarme un cerveza, pero yo estaba tan desconectada que casi no hablaba con ella, y no era por estar muy ocupada, sino porque no dejaba de pensar en la llamada de Ángela. Después de una hora Paco, mi amigo Dj, llegó para ocupar su lugar
- ¡Oye! Vane podemos hablar un momentito – me dijo Romí, mientras bajaba de los escalones
- Si claro, la festejada lo que quiera - le contesté y ella me cogió del brazo y me llevó hacia la entrada de los baños
- Vane, no sé cómo decirte esto - dijo con cara de preocupación
- Me estás asustando, así que lo que sea dímelo ¡ya!
- Quiero que hables con Ángela
- ¿Qué? Mira Romí, yo entiendo que ella y tu seáis muy buenas amigas, pero no me puedes pedir eso ¡joder! Yo también soy tu amiga, además siempre dijiste que no te meterías en nuestras cosas
- Se que no debería, pero ella te necesita, no te estoy pidiendo que olvides todo lo que ha pasado, solo te pido que hables con ella, lo está pasando mal - dijo con una mirada muy seria
- Ya pues, no puedo, entiéndeme me hace mal, ella mueve mi mundo, y la verdad ya no quiero estar dentro de ese terremoto ¿lo entiendes?
- Sí ya lo entiendo, Vane, su mama está enferma y necesita tu apoyo ¡solo eso!
- ¿Cómo que está enferma? ¿Es grave?
- No lo sé, pero Ángela está muy preocupada, ¿por que no la llamas para que ella te diga?
- ¡No! mira, entiendo que lo esté pasando mal y quiero mucho a su mamá, pero ya no es mi deber estar al lado de ella apoyándola y consolándola, para eso tiene a su pareja que es Jessica - le dije con firmeza
- Si lo sé, pero ella te necesita a ti, ¿quien la conoce mejor? Tu ¿no? ya sabes cómo es ella haciéndose la fuerte - Me dijo con la misma firmeza agarrándome del brazo
- ¡No! mira no sé, la verdad es que ya ni a mi misma me conozco, ok, así que ¡déjalo ya! - Le conteste soltándome de ella
- Ok, pero piénsatelo -¬ me dijo casi gritando, mientras me alejaba para dirigirme hacia donde Susy y Ana se encontraban
- Me tienes muy abandonadita hoy ¡eh! - Me dijo riendo Ana al momento que llegué junto a ella
- Ya, es que soy fácil de extrañar ¿no? - le dije en broma
- Sí que eres vanidosa ¡guapa!
- ¡Claro! ¿Y la mía? - Le dije señalando la cerveza que ella tenía en la mano
- Aquí tienes cariño - dijo pasándome la que estaba en la mesa, ellas conversaban y reían, pero yo sólo estaba pensado en la plática que tuve con Romí
- ¡Vamos! A bailar - me dijo Ana, interrumpiendo mis pensamientos
- No, aún me faltan unas cuantas cervezas para animarme - contesté en broma
- Ah! pues, si lo que necesitas es animarte aquí estoy yo – dijo llevándome a la pista de baile, llevábamos bailando un rato cuando de repente la música cambió a algo romántico, miré donde estaba el Dj y vi que Susy estaba parada junto a él sonriendo y me guiño el ojo, miré hacia Ana, ella me miraba, se acercó despacio y puso sus manos en mi cintura, yo coloque las mías en su cuello, hasta terminar muy pegadas, por ese instante toda mi mente quedó en blanco,  sólo podía escuchar la música y el latir de mi corazón.

Cuando la fiesta término Ana me llevo a casa, algo dentro de mí me decía que la invitara a pasar, pero no me animé, así que me despedí de ella. Ya estando en casa volvió a mi mente lo que Romí me dijo “Ángela te necesita” ¿Qué debo hacer? No puedo estar cerca de ella porque sé que sólo con su mirada me hace callar todas mis quejas, porque si me toca me quita las fuerzas para mantener distancia, no puedo porque sé que siempre caigo rendida a sus pies y termino siendo su esclava que cumple sus caprichos, ¡joder! soy adicta a ella.

Cuando salía del trabajo llamé a Ángela para quedar con ella, ya que después de estar toda la noche pensando decidí que no podía seguir huyendo de mi adicción a Ángela así que tengo que enfrentarme, y tener el valor para no volver a probar de ella.

- Hola ¿como estas? Supe lo de tu mama ¿quieres hablar? - creo que le sorprendió mi llamada, porque tardó en contestar
- Sí, ¿puedes ahora? es que en 30 minutos salgo a comer - dijo como con miedo a que le digiera que no
- Sí, está bien, te veo en la cafetería de ahí en frente, ok.
- Ok. te espero -¬ terminó diciendo, al dejar de hablar con ella me dí cuenta que en 30 minutos estaría por entrar a la boca del lobo "¡vamos! Vanessa no seas cobarde lo único que tienes que tener claro y con firmeza es que ¡sólo como amigas! ¡Ok!" Me decía a mi misma mientras conducía

- ¡Ey! me llamó moviendo las manos al verme entrar a la cafetería, caminé hacia donde se encontraba y me senté enfrente de ella
- Cuéntame ¿cómo está tu mama? - Le dije dejando el bulto a un lado, ella me miro con una leve sonrisa
- Dice el médico que si la operación sale bien ya no habrá ningún problema - dijo dándole vueltas a la cucharita del café, para ocultar su preocupación
- Vas a ver que todo va a salir bien, ten confianza - le dije poniendo mi mano sobre la de ella, que tenía sobre la mesa, en su mirada noté cierta ternura, en ese momento acarició con su dedo pulgar el mío, eso hizo que yo jalara mi mano de forma brusca, quedamos unos cuantos minutos en silencio sin que yo la mirara
- ¿Quiero que hablemos de lo que está pasando? - Dijo ella cortando el silencio
- ¿y qué está pasando?- pregunté muy seria aún sin mirarla
- ¡Vane! no puedo, lo intenté ¡de verdad que lo intente! pero ¡joder! ¡Hay veces que tengo ganas de verte, de llamarte para platicar, de saber si estás bien sin tener que preguntarle a otras personas, si te sientes contenta o triste, ¡estar en tu vida!, también quiero saber que cuento contigo, que estás ahí para escucharme, ¡que también estés en mi vida! ¡Entiendes!, no quiero hacer como si nunca te hubiera conocido ¡no puedo!
- ¿Y tú crees que para mí no es difícil, después de tanto tiempo que compartimos? ¡claro que es difícil!, pero también es difícil estar cerca de ti, cuando aún siento cosas muy fuertes por ti, además me has lastimado mucho, y ya no quiero sufrir más - dije mirándola pero aún muy seria
- Si lo entiendo, y sé que no debería pedirte nada porque no lo merezco, que me comporto como una egoísta, pero ¡Vane! Déjame llamarte de vez en cuando, platicar contigo por favor, no me saques por completo de tu vida
- Yo creo que lo único que quieres es que yo nunca te olvide, porque tu orgullo no te lo permite
- No, lo único que quiero es que aunque lo nuestro se haya terminado, por lo menos podamos ser amigas, y sé que eso tampoco será fácil, pero sé que con el tiempo pasara.
- ¡Claro! en el mundo lésbico las ex's siempre terminan siendo tus amigas, pero en este caso no creo que sea así, por lo menos no por ahora, todavía me dueles mucho, así que primero tengo que curarme de ti y después veremos, por lo pronto hoy ya hablamos, ok. - le dije levantándome para irme, ella no me detuvo y tampoco dijo nada.

Yo en verdad quisiera olvidar todo y poder ser su amiga, pero para ser su amiga, tendría que tragarme mis celos cuando me hable de Jessica, o pasarme todo el tiempo ocultando mis sentimientos, y aguantando las ganas de besarla, hasta que me acostumbre y deje de amarla, ¡como si en verdad fuera tan fácil! Eso venia pensando durante todo el camino a casa.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 28 Ago 2018 - 20:23

Capítulo 7


Eran las 4 de la mañana y estaba colgada del teléfono porque Susy llamó para contarme lo contenta que está porque la chica con la que lleva saliendo desde hace semanas es una “súper mujer” en la cama, claro, según ella.
- He tenido dos orgasmos seguidos ¡vamos! Es una crack esta mujer - decía con tanta emoción.
- No, lo que yo creo, es que te impresionas porque nunca habías tenido uno, además no es la única que puede - le dije en broma
- ¿Qué dices? Claro que he tenido, pero no seguidos, además me hizo sentir cosas que no te imaginas
-No quiero imaginarme nada, además me estás contando esto cuando sabes que yo estoy como los pobres sin pan y sin agua
-Porqué no quieres cariño, porque te aseguro que Ana estaría dispuesta, lo que pasa contigo es que con ella tienes miedo
-¿Miedo? Tontería tuyas
-Nada de tonterías, tienes miedo, porque sientes algo muy fuerte por ella y sabes que si la dejas meterse en tu cama, se metería en tu vida, pero sabes que te digo, que ya se metió en tu vida, sólo que tu eres la única que no se da cuenta y eso si es una tontería
-No empieces con tu psicología, además no es hora de dar lecciones - le dije para dejar el tema
-No intentes evitar esta plática, siempre es lo mismo, acepta que es verdad lo que te digo
-Si… si lo que tu digas, pero luego seguimos hablando que mira la hora que es y yo tengo que levantarme temprano
-Ok pero esta noche me quedo en tu casa y vemos pelis, ya estamos perdiendo la costumbre de la noche de cine
-Ok pero tu traes las palomitas con extra mantequilla y la peli que quiero ver
-Bueno pero tu compra las cervezas
-Claro, yo me encargo, besitos guapa te quiero
-Yo igual, besos

Después del trabajo pasé a comprar las cervezas, ya que en casa no me quedaban. Mientras agarraba las cervezas escuché una voz conocida, lo que me hizo mirar a ver, no estaba equivocada, era Ángela que estaba a unos cuantos pasos de mi caminando con Jessica, ninguna de las dos me había visto así que me fui rápidamente hacia la caja. Cinco personas estaban esperando que les cobraran, lo que me hacía pensar en la mala suerte que tengo. El no querer que me vieran me hacía desesperarme tanto que
llegué a pensar en dejar las cervezas y salir de ahí, cuando por fin ya había pagado me doy la vuelta y Ángela estaba parada detrás de mí, y tras de ella Jessica, nos miramos como dos segundos y seguí caminando hacia la puerta
-¡Vanessa!– me llamó, cuando ya estaba abriendo la puerta, me paré y la miré sin decirle nada. Ella caminó hacia mí, Jessica se quedó en la fila mirándonos -solo quería decirte que tenías razón, todo salió bien, mi mama ya está mejor, la operación salió bien, en estos días le dan el alta - dijo mirándome muy nerviosa
-¡Qué bueno! Pues salúdala de mi parte y dile que cuando ya esté en su casa la iré a ver - cuando terminaba de decirle eso Jessica la llamo, Ángela se volvió a mirarla y regresó su mirada hacia mi sin decir nada.
-Bueno, no se te olvide darle dos besos de mi parte- le dije, ella afirmó con la cabeza, yo me di la vuelta y salí del lugar, la verdad es que las veces que las había visto juntas siempre terminaba muerta de celos y llorando, pero esta vez solo me sentí muy incómoda, tal vez es porque ya lo asimilo mejor.

Después de darme una ducha me senté en el sillón a leer un libro que Ana me había prestado para matar el tiempo mientras Susy llegaba. El libro era tan bueno que no me di cuenta del tiempo hasta que tocaron la puerta.
-Traje las películas que quieres ver, pero te tengo una mala noticia - dijo Susy apenas abría la puerta
-De seguro se te olvidaron las palomitas o compraste las de sin mantequilla - ella movió la cabeza negando
-Aparte, pero esa no es la mala noticia, lo que pasa es que no voy a poder quedarme,
- ¿Por qué? ¿Paso algo?
-No, no es nada grave es sólo que Silvia me llamó y quiere que nos veamos, yo le dije que no podía porque quedé contigo pero ella insistió y dijo que es importante
-Ya, pues ni modo, anda que te espera la "súper mujer mil orgasmos"- le dije bromeando,
-Eres una jodona, pero así te quiero, toma para que veas - dijo riendo y dándome un piquito.
Ya que la noche de cine se canceló dejé las películas en la mesita y me senté a continuar con mi lectura, pero después de un rato volvieron a tocar la puerta
-¿Y ahora? - me pregunté a mi misma en voz alta
-Hola ¿llego tarde?- Dijo Ana con una sonrisa cuando abrí la puerta
-¿Tarde? ¿Para qué? - le pregunte muy extrañada
-Para la película. Me dijo Susy que traiga palomitas para ver películas - cuando dijo eso, me solté a reír, ya que conociendo a Susy, sabía que había hecho una de sus jugadas.
-Vale entonces entra - le dije aún riendo
-¿Qué pasa? ¿Cuál es el chiste?
-No, nada, es sólo que Susy se tuvo que ir, así que sólo tú y yo tendremos noche de cine
-Pues mejor ¿no? - dijo guiñando un ojo
-Claro, siéntate voy a meter las palomitas al micro, ¿quieres una cerveza?
-Si quiero, quieres que ponga mientras la peli
-Si, está en la mesita
Cuando regresé ella se encontraba sentada con el control en la mano, puse sobre la mesa las palomitas y las dos cervezas y me senté junto a ella
-Bueno pues que empiece la función- ella sonrió, poniéndole comienzo a la peli

Estuvimos concentradas mirando la peli, por momentos comentábamos, ella como siempre haciéndose a la chistosa, cuando me levantaba por las cervezas, ella detenía la peli para que yo no me perdiera de nada, cuando la peli había terminado, yo me levanté para sacar el DVD, sentía su mirada sobre mí, eso hizo que yo la mirara, ella no sólo no dejaba de mirarme sino que parecía que estaba pensando en algo
-¿Qué? ¿Pasa algo?- le dije con extrañeza mientras caminaba hacia el sillón
-creo que hoy aprendí algo con esta película - dijo jalándome de la mano para que yo me sentara junto a ella
-¿Sí? Y que fue lo que aprendiste- le dije sin entender a que se refería
-Que si te interesa alguien vayas y se lo digas antes de que sea demasiado tarde – al decir eso ella sujetó mis dos manos sin dejar de mirarme
-Por eso yo quiero decirte, mejor demostrarte - continuo diciendo ahora poniendo una mano en mi rostro
- Que yo - sin terminar de hablar acercó sus labios a los míos, por la sorpresa tardé en reaccionar, pero después nuestros labios fueron moviéndose a un mismo ritmo...
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 28 Ago 2018 - 20:35

Capítulo 8


Con los ojos cerrados sin pensar en nada, yo sólo podía sentir la suavidad de sus labios y esa manera tierna de besar, hasta que de repente sentí como se detenían separándose, al ya no sentir sus labios, abrí lentamente los ojos y lo primero que vi fue su mirada tierna con una leve sonrisa.

-¿Y tú quieres?- pregunto muy bajito, sin quitar la mirada, yo sin decir una sola palabra la bese tiernamente
-¿Con esa respuesta es suficiente? ¿O quieres que te responda más claro? – le pregunte después de besarla
-¿Y de que otra forma me puedes responder?- dijo con una sonrisa muy coqueta acariciando mi mejilla
-Así… - contesté

Empezamos a besarnos ahora con más pasión, poco a poco, su cuerpo fue quedando casi sobre el mío, comenzó a besar mi cuello y con sus manos recorría mis senos sobre la ropa, el sentir su boca y su respiración caliente me erizaba. Me volvía loca, ella comenzó a desabotonar mi blusa sin dejar de besarme con pequeñas pausas para seguir acariciándome, ya con la blusa abierta fue bajando con besos hasta llegar al comienzo de mi sujetador, de la misma forma volvió a subir hasta llegar a mi boca para besarla, yo levanté mi cuerpo para que pudiera desabrochar el sujetador, y entre tanto se quitó la blusa, me agarró, me jaló, me besó y lo pequeño que es el sillón terminamos cayéndonos al suelo. Las dos reímos en ese momento, pero nuestra pasión ya no podía frenarse así que ahí sobre la alfombra fuimos dejando las ropas que nos quedaban y nos entregamos una a la otra con locura, pasión y ternura.

Después de hacer el amor, fuimos a mi habitación, nos tiramos en la cama, dentro de las sabanas las dos desnudas, con su cuerpo junto al mío, piel a piel, nos quedamos dormidas. Al despertar por la mañana ella no se encontraba junto a mí, escuché música que venía de la sala, me levanté buscando mi bata, pero no la encontré, así que saqué de un cajón la que Ángela había dejado. Al salir de la habitación miré hacia la sala pero ahí no estaba, así que fui hasta la cocina, y ahí estaba con mi bata puesta, me quedé mirando un rato, estaba tan entretenida sacando cosas del refrigerador y preparando la cafetera, que no notaba mi presencia. Mientras la miraba no dejaba de pensar en lo hermosa que se veía y en lo acogedor que se siente despertar y verla ahí en casa preparando el desayuno, cantando y casi bailando mientras la música del estéreo sonaba.

-¡uy! ¡Cariño! ¿Qué haces parada ahí? Me asustaste - dijo al verme
- Mirando lo mal que te queda el color de la bata - le dije de broma acercándome a ella
-¿sí? ¿Muy mal? - dijo sonriendo con cara de niña tierna, mientras me jalaba hacia ella
-Muy, muy mal - le conteste dándole un beso
-Tendremos que hacer algo al respecto - dijo mientras me besaba
-¿Qué podríamos hacer? - pregunté mientras seguía besándola

Ella se separó de mi sonriendo y dándome la espalda caminó hasta la entrada de la cocina, se quedó parada unos segundos y lentamente dejó caer la bata al suelo quedando completamente desnuda, sin voltear a verme siguió hasta desaparecer de mi vista, lo que me hizo seguirla hasta la habitación. Al entrar escuché el sonido de la regadera, entré al baño me quité la bata y abrí la puerta de la ducha, ella sólo me miro sonriendo y comenzamos a besarnos mientras el agua caía sobre nosotras...
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 18 Sep 2018 - 22:24

Capítulo 9


En las últimas tres semanas ella pasaba mucho tiempo en mi casa, se podría decir que casi ya vivía conmigo, me había acostumbrado a sentir en las noches su cuerpo junto al mío, tanto que los días que no se quedaba a dormir la extrañaba. Todas nuestras amigas ya sabían de lo nuestro, empezando por Susy que no dejaba de decirme "por fin te veo feliz", aunque yo sabía que no todo era felicidad, porque en mi todavía existían miedos, dudas, y un gran fantasma. Intentaba no pensar en ello, ocultar todo lo que en mi mente había, pero sabía que algo aún me ataba al pasado. Ángela en varias ocasiones me había llamado y mandado mensajes al móvil, al principio no le contestaba, pero luego fui contestando sus mensajes, que sólo eran de “Hola como estás” “bien y tu” “que tengas un buen día besos” y cosas así, hasta que, poco a poco, los mensajes se convirtieron en llamadas.

-¡Vane! tienes una llamada y un mensaje - me dijo Susy mientras salía de la ducha
-Ok cuando termine lo reviso - dije cogiendo la ropa que estaba junto a la cama
-¿Cómo está todo con Ana?- Preguntó de repente
-bien - le dije mientras me subía los vaqueros
-¿bien? ¡Vamos! ¡Mujer! si a mí me preguntaras como me va con Silvia te diría un montón de cosas, pero tú sólo ¡bien!
-¡ya! por eso no te pregunto, después para callarte, además que quieres que te diga todo está bien
-¿y con Ángela? ¿Qué?- esa pregunta me dejo fría
-¿Ángela? ¿Por qué me preguntas por ella?
-Con la cara que pusiste, veo que no me equivoco ¿Qué pasa?
-No pasa nada ¿Qué podría pasar?
-¡Vane! ¡Ya! Te conozco bien ¿desde cuándo no confías en mí? - cuando dijo eso, fui hasta la cama y me senté junto a ella.
-Bien, a ver ¿cómo comienzo? Es que, tal vez, sean locuras mía, ya sabes, me siento muy bien con Ana, es una mujer extraordinaria, me encanta y quiero que lo nuestro en verdad funcione
-¿Pero? - dijo de repente, segura de que habría algo más
-Pero siento que estamos yendo muy rápido y eso me da miedo, además es tan perfecta y tan perfecto todo, ¿y si se acaba? sólo de pensar en pasar por lo mismo, no sé, dirás que estoy loca, pero es que estoy muy confusa
-¡A ver! ¡Vane! eso es normal, estas comenzando una relación y es lógico que después de lo que pasó con Ángela te sientas insegura, pero eso pasará, yo creo que estás pensando mucho las cosas, eso hace que te confundas ¡no pienses cariño! ¡Vive!
-Ya, pero no sólo es eso, tu sabes que yo soy muy romántica y por lo mismo quiero estar con quien mi corazón desea, quiero estar con quien en verdad ame, por eso me siento confundida, las primeras semanas con Ana sólo pensaba en ella, y aún pienso mucho en ella, pero también pienso en Ángela, y siento que la sigo extrañando, y me siento mal, cuando duermo con Ana y pienso en Ángela, yo no soy así
- ¿Me estás diciendo que sigues enamorada de Ángela y que Ana es sólo un remplazo para no estar sola?
-No, no, ni yo misma me entiendo, pero sé que lo que siento por Ana es fuerte, pero también sé que sigo sintiendo algo fuerte por Ángela, es como si mi corazón estuviera dividido
-¡Vaya! Relajo, pero tú sabes bien que lo de Ángela está terminado y lo de Ana apenas comienza
-Sí, sí, ya sé, eso me digo cada vez que lo pienso, también espero que con el tiempo ese sentimiento por Ángela caduque y se corte como los yogurt, pero… no sé
- Te voy a decir lo que yo pienso, tú sabes bien que yo apreciaba mucho a Ángela cuando la conocí, hasta me enamoré de ella, porque era especial, tierna, sincera, amable, cálida, noble y sobre todo te amaba mucho de eso estoy segura y sé que esa es la mujer a la que tú sigues queriendo. Pero esa mujer ya no existe, ahora ella es otra y tu lo sabes bien, sólo que no lo aceptas por eso sigues aferrada a ella porque sigues buscando a la persona que amaste, y esa persona es el fantasma que está en medio de Ana y tu
-Si, sé que Ángela cambió mucho, la verdad, es que aún me cuesta creerlo. Me dijo su cuñado que es muy fría, que siempre está de mal humor, que casi no convive con su familia, que cuando se quedan con su mamá, se la pasa encerrada con Jessica, que es otra pesadísima
-¿Y ella? ¿Qué te dice cuando habláis?
-La verdad, es que no hablamos de mucho, sólo tonterías, lo más personal que me ha dicho es que tiene muchos problemas con Jessica, pero yo le dije que no me contara nada
-¿Ya le dijiste que estas con Ana?
-No, ya te dije que no hablamos de nada personal
-Será por eso o no quieres que lo sepa
-Me da igual si lo sabe o no, es sólo que no hablamos de eso, ok. Y ya cambiando el tema, dile a Silvia que te deje unos días libre para que podamos hacer cosas juntas, Ana se va ir a ver a sus papás tres semanas y me voy a sentir muy solita.

Habían pasado dos semanas, desde que Ana se fue a visitar a sus padres, ella me hablaba todos los días antes de dormir, pero aún así la extrañaba mucho, sobre todo los días que salía con Susy y Silvia que no dejaban de estar cariñosas una con la otra. Con Ángela todo estaba igual, hablábamos de vez en cuando, en una ocasión me invitó a tomar un café o una copa, pero yo no acepté, más que por no querer verla, era por miedo, Ángela siempre tuvo un fuerte poder sobre mí, es como una droga.

Ana no me había llamado, todas las noches me llamaba y platicábamos hasta muy tarde, pero esta vez, no lo hizo, con la idea de que tal vez, me llamaría más tarde me terminé durmiendo, hasta que escuché que alguien tocaba, no tenía idea de quién podía ser, miré el reloj y eran las 2:30 am me levanté y fui hacia la puerta. Cuando abrí al verla un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, estaba parada frente a mí, con su uniforme de trabajo que la hacía verse muy sexy

-Vane cariño, tenemos que hablar - dijo acercándose a mí y pude sentir que había estado bebiendo, y por lo mucho que la conocía ya llevaba muchas copas encima
-Ángela no, no. ¿Qué haces aquí? - le dije dando dos pasos atrás
- Vane, no me pidas que me vaya, sólo quería verte, estar un rato cerca de ti – mientras decía eso pude notar que traía en sus manos las llaves de su moto, miré hacia fuera y vi que estaba estacionada en la entrada
-Como se te ocurre estar andando con la moto en el estado que estas, ¡estás loca!- dije como si estuviera regañando a una niña
-Que más puede pasar, que me estrelle y muera, no habría mucho que lamentar
- ¿Y si no mueres y matas a alguien?, deja de decir estupideces, ya te conozco cuando te pones de bruta, anda, pasa, te voy a llamar un taxi, mientras te tomas un café muy cargado.

Las dos entramos, ella fue a sentarse en el sillón y yo fui a la cocina a prepararle su café
-Tómatelo todo aunque lo sientas muy amargo - le dije dándole la taza de café
-No sabes cómo extraño, este sillón, las noches de películas o cuando me acostaba en tus piernas mientras tu leías y yo escuchaba música, nuestros desayunos, la prisa a la hora de ir a trabajar después de desvelarnos por la noche, tu aroma, tu piel tu…- no había terminado de hablar cuando la interrumpí
-¡Sí! todos esos momentos fueron bellos, pero también hay muchos malos, como nuestros pleitos, las mentiras, la frialdad, tu infidelidad, tu desamor, todo eso tampoco se puede olvidar
-Ya sé que te fallé y no sabes cuánto me arrepiento, no supe cómo enfrentar todo lo que sucedía, la rutina, los problemas, tu distancia por que tu también te alejaste de mi ¿lo recuerdas? Todo eso me llevo a equivocarme
-Es que no es sólo tu infidelidad, sino que me dejaste por ella y aparte seguiste jugando con mis sentimientos, siempre me decías que aún me amabas, me dabas falsas esperanzas, sólo para tenerme cuando tú quieras
-Si tienes razón, me porté como una estúpida, pero no te mentí en todo, siempre me preguntaste que fue lo que pasó y yo nunca te quise dar ninguna explicación, pero te voy a decir todo lo que para mi pasó
-No, no ya no me interesa saberlo, voy a llamar a tu taxi - le dije ella me agarro de la mano y me jalo para que yo me sentara
-Por favor escúchame - dijo acomodando un mechón tras de mi oreja, eso hizo que yo me quedara quieta y callada
-Las cosas entre tú y yo estaban mal, tu pasabas más tiempo en otras cosas que conmigo, yo pasaba mucho tiempo en el trabajo, siempre nos la pasábamos peleando por tonterías, luego Jessica apareció en mi vida, se convirtió en una amiga, me escuchaba, me comprendía, ella me contaba de sus problemas con su chico, con ella pasaba buenos ratos, por eso comencé a llegar tarde a casa, porque con ella me sentía bien, y contigo eran pleitos, cuando ella me dijo que sentía algo por mí, yo intenté alejarme de ella porque sabía que a quien amaba era ti, pero las cosas entre tú y yo no mejoraban eran peores, porque tus celos ya me volvían loca, Jessica siempre estaba ahí, hasta cuando me sentía triste por mis problemas contigo poco a poco empecé a sentir por ella algo más que una amistad, y fue cuando las dos comenzamos a ser infieles ella a Carlos y yo a ti con ella todo era tan fácil, tan divertido, pero yo sabía, siempre supe que por ti sentía amor, pero me sentía tan confundida por eso en la ultima discusión que tuvimos decidí irme de casa dejarte, pensaba que era lo mejor que podría tener el tiempo para que todo se calmara, para pensar, tu tomaste una actitud negativa cuando confirmaste mi amorío con ella, eso no pude enfrentarlo y con Jessica todo estaba bien, pero dentro de mi estaba triste, porque te extrañaba, para no sentirme sola y ocultar el vacío que había en mi me fui refugiado cada vez más en ella, cuando ella comenzó a darse cuenta de que te extrañaba, de que pensaba mucho en ti comenzó a presionarme, yo sabía que tu no me perdonarías y que lo nuestro estaba roto, así que en un arranque le pedí que dejara a Carlos, que viviera conmigo, y así fue, pero cuando tu y yo hablamos y comenzamos a revivir nuestro amor yo estaba dispuesta a regresar contigo, estaba completamente segura de quien era, contigo con quien quería estar. Pero ese día que estaba decidida a dejarlo con Jessica. Ella llego muy triste llorando, dijo que sus análisis habían salido mal, que el doctor descubrió que tiene un tumor y que no saben si puede ser maligno, no era capaz de dejarla así ¿Cómo podría? Ella no tiene familia aquí, la única persona era Carlos, su ex, pero lo dejó por mí, yo no podía ahora decirle que lo nuestro terminaba.

-¡joder! ¿Y ya sabes si es maligno el tumor? - pregunte de repente, la verdad es que apenas estaba procesando lo que acababa de escuchar
-Sí, unas semanas después supimos que es maligno, que aún no estaba muy avanzado, pero que tenían que quitarle el seno, fue algo muy difícil para ella y para mí. Yo me he mantenido a su lado, la he apoyado, le doy amor, cariño, pero ya no puedo más, me he cansado, me siento vacía, sola, infeliz, porque sé que mi lugar es contigo, porque ée que es a ti a quien amo - al terminar de decir esto, ya no pudo aguantar su llanto, las lágrimas corrían por sus mejillas, en ese momento al verla así, sentí que algo de mí se rompía por dentro.
-Ven, ven cariño – le dije abrazándola con fuerza
-Ya no puedo seguir fingiendo, sé que tenía que pagar el daño que te hice, pero esto es mucho, te extraño no sabes cuánto - cuando decía eso, se veía tan frágil, tan indefensa, yo le agarré el rostro y le limpié las lágrimas ella, se me quedó mirando, se acercó a mí y me besó. Yo le respondí al beso, por un rato nos besamos, con ternura, cuando me di cuenta de lo que estaba pasando, me detuve, sólo nos quedamos mirando
-Hoy hablé con ella le dije que sería mejor dejarlo, que sigo enamorada de ti, pero ella se puso muy mal, sabe que no soporto verla así, mejor salir de casa - no dije nada la verdad es que no sabía que decirle estaba tan confundida
-¡Vane! Quiero que sepas que quiero que estemos juntas de nuevo, amor yo se que vamos a lograr olvidar todo, porque nos amamos - ella volvió a besarme, esta vez no pude detenerme, el beso se volvió cada vez más apasionante, en mi mente sólo pensaba en que debería detenerme, pero no podía, sabía que ella es como una droga que con sólo probar un poquito, mi cuerpo pediría mas, poco a poco, entre besos sin darme cuenta fue llevándome hacia la habitación, hasta llegar a la cama donde ella me dejó caer y comenzó a desabotonarme la blusa. Empezó a bajar, poco a poco, desabrochó mi pantalón y lo fue bajando lentamente sin dejar de besarme, mi cuerpo estaba caliente, fui sintiendo como su lengua recorría lentamente mi abdomen e iba bajando hasta llegar a mi entrepierna, mi mente estaba en blanco, sólo podía sentir todo el placer, la pasión. Ya cansadas después de ese desempeño físico no hablamos nada, sólo quedamos dormidas.

A la mañana siguiente escuche el sonido de la puerta, eso me hizo despertarme. Al abrir los ojos y ver la imagen que se encontraba frente a mí, hizo que mi corazón se acelerara a mil por hora y hasta que las piernas me temblaran
-Buenos días preciosa, te extrañaba mucho por eso vine antes, ya no podía estar sin ti – dijo Ana sentándose a un lado de mi y dándome un abrazo con fuerza- Yo no sabía qué hacer, que decir miré a todos lados y no veía a Ángela hasta que de repente la puerta del baño se abrió, Ana se volvió... las dos se quedaron mirando.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  anita el Mar 18 Sep 2018 - 22:40

Capítulo 10


Unos segundos después de quedarse mirando, Ana se levantó, me miró con rabia y salió de la habitación como alma que lleva el diablo aporreando la puerta.

-¡Ana! ¡Ana! – grité, pero ella no hizo caso. Me puse lo que encontré en el camino y salí tras ella, pero ya se estaba yendo en su auto.
-¿Qué está pasando?- me pregunto Ángela cuando entré, caminé hasta el sillón para sentarme y puse mis manos en el rostro, ella se sentó junto a mi
-Vanessa contéstame no te quedes callada - dijo quitándome las manos de la cara

Comencé a explicarle que estaba saliendo con Ana y que todo lo que pasó ayer me había confundido más, me dijo que ella estaba dispuesta a hacer todo de su parte para que volviéramos a estar juntas, le dije que necesitaba tiempo, pero ella me aseguró que volvería a conquistarme para que volviéramos a empezar de nuevo.

Los siguientes días intenté hablar con Ana, pero no contestaba mis llamadas ni mis mensajes, y cuando me la encontraba me esquivaba, ni siquiera me miraba y eso me estaba matando.

Ya habían pasado casi dos meses desde lo ocurrido, con Ángela todo estaba bien aún no estábamos juntas, pero ella estaba en plan de conquista, salíamos al cine, a cenar, platicábamos con mucha frecuencia, pero yo no me decidía a dar un paso más, siempre terminaba diciéndole que no estaba preparada, la verdad, más que por no estar preparada, era porque no dejaba de pensar en Ana, por eso terminé diciéndole lo que en verdad sentía.

Con Ana todo estaba peor, cuando por fin pude hablar con ella intenté explicarle, pero todo salió mal, ella sólo me dijo “¿confundida?” “La que estaba confundida era yo” “pero sabes que te voy a ayudar a solucionar tu confusión” ¡no me busques ni me llames! ¡Piérdete! Fue lo único que salió de su boca y se fue, pero eso no era todo, algunas amigas rumoreaban que estaba con una chica a la que nadie conocía

-¿qué piensas hacer? Me preguntaba Susy mientras tomábamos una cerveza en el bar
-no hay mucho que hacer, Ana no piensa perdonarme
-claro y por eso sigues perdiendo el tiempo con Ángela ¿no?
- Ayer hablé con ella, le dije que estaba enamorada de... - sin terminar de hablar vi a Ana entrar al bar junto con otra chica, la que supuse que era la del rumor. Susy al ver que dejé de hablar, miro hacia donde yo miraba
-¡Uy! Mira, ella es la chica con la que se le ve mucho, dicen que la han visto salir de su casa en las mañanas, pero sólo es un rumor - dijo lo último intentando que no me afectara
- Ya pues, no me quería tanto, que rápido me ha remplazado, por lo menos es guapa – dije bebiendo un trago grande de cerveza, para tragarme los celos, cuando Ana notó mi presencia se acercó a la chica y le dijo algo al oído. Se levantaron y salieron del bar

-Tanto me odia que ni si quiera soporta estar en el mismo lugar que yo - le dije a Susy mostrando enojo
-Claro, debió venir saludarte y tomarse una cerveza contigo- dijo muy irónicamente
-No, no, pero es que me trata como si tuviera lepra y eso me duele mucho, sobre todo que esté con otra, como si yo no le hubiera importado
- Mira Vane, tú te lo buscaste con tus confusiones, ahora te aguantas, además eso de que no le hayas importado, lo dudo mucho, no estaría tan dolida.
- No sé, la verdad ¿y a ti no te ha dicho nada?
-No hemos hablado mucho, ella se ha distanciado y las veces que he platicado y he sacado el tema de ustedes, ella me pide que no hablemos de ti
-Ves, ya no hay nada que hacer, ella nunca va a perdonarme, por más segura que esté, de que es ella a quien amo

Ese día no pude dormir sólo pensaba en Ana, en que podría hacer para recuperarla. Susy me dijo que me plantara en su casa y que le digiera todo lo que siento por ella, estuve pensando hasta que el sueño me venció y quede dormida.

A la mañana siguiente desperté ya con una decisión, era o todo o nada, basta de miedos, de inseguridades, así que fui a plantarme en su casa como Susy dijo

-Vamos Vane sólo tienes que decirle que la amas- me decía a mi misma antes de tocar
-Hola quiero hablar contigo- dije apenas se encontró frente a mí, ella no dijo nada, sólo me miraba, creo que se encontraba sorprendida
-Ana sé que soy una tonta, estúpida, bruta, pero también sé que estoy enamorada de ti, que contigo es con quien quiero estar, al principio sentí miedo porque todo era perfecto sé que no justifica mi confusión, pero quiero que me des una oportunidad, que tengamos un nuevo comienzo, te amo, te amo mi niña - mientras decía eso me acerque a ella tanto como para besarla, pero en ese momento vi a otra persona que nos miraba, eso hizo que yo diera dos pasos atrás
- No sabía que estuvieras con alguien, lo siento, no debí haber venido - dije, me di la vuelta y salí de su casa, al llegar al auto me quedé sentada, pensando con seguridad en que ya todo estaba perdido. Sentía como las lágrimas bajaban por mis mejillas

Durante toda la semana me quitaba lo más tarde posible del trabajo, buscaba en que entretenerme para no pensar en ella, aunque muy pocas veces lo lograba, me sentía tan sola, que en ocasiones no quería ni siquiera llegar a casa

Era sábado acababa de llegar a mi casa, ya que me había quedado en casa de mis papas, cuando el mi móvil sonó
-¿Qué paso?- pregunte al contestar sabiendo que era Susy la que llamaba
-Cariño hoy es el cumpleaños de Malú y lo vamos a festejar en casa de su hermana en la playa ¿vienes?
-No sé, la verdad no tengo muchas ganas
-Anda, vamos, te aseguro que no te vas arrepentir, prefieres quedarte en tu casa sola - yo sabía que tenía razón, no podía quedarme en casa sola y triste
-Ok ¿a qué hora nos vamos?
-Ya mismo, alista tus cosas y ven a mi casa, que tu nos vas a llevar en tu auto, porque Romí va ir en el mío y no damos todas
- Ya veo, entonces todo es por mi auto - le dije en broma
-Claro, no creas que eres tan importante - dijo siguiendo la broma

Hice una pequeña maleta y fui a buscarlas, conmigo sólo viajaba Susy, Silvia y Malú. Durante todo el camino se lo pasaron contando chistes y cantando con la música a todo volumen, yo me sentía muy bien junto a mis amigas, sus alegrías me contagiaban, pero dentro de mi había una tristeza, extrañaba tanto su sonrisa, su mirada, sus alegrías, su aroma, cuando entró en mi vida me hizo conocer una parte de mi, esa parte que ahora con su ausencia se encontraba vacía.

Al llegar a la casa de la playa, todas se pusieron bellas, ya que la celebración sería en el antro que esta frente a la playa, que a mí me traía muchos recuerdos hermosos. Cuando entramos al antro Susy comentó que en la zona vip nos esperaban unas amigas, yo no tenía ni idea de quien se trataba. Cuando llegamos a la mesa y ver quien se encontraba en ella un escalofrío recorrió todo el cuerpo.

- Hola - dijo saludando a todas con un beso, al llegar a mi me besó y me sonrió de esa manera que a mí me derretía, pero la magia se acabó cuando pude ver que tras de ella estaba la chica que se encontraba en su casa aquel día. Ella al ver que mi mirada se dirigía a su acompañante la llamó para que se acercara
-Ella es Carmen, mi prima vino de vacaciones - mientras decía todo eso, no dejaba de mirarme como si sólo a mí se dirigiera. Al escuchar que era su prima mi corazón sintió alegría.

Durante toda la noche ella se comportó normal, casi no hablaba conmigo, pero me sonreía, todo indicaba que ya no estaba enojada, comenzamos a bailar, ella estaba con su prima, yo con Malú, pero al lado de ella, yo no podía dejar de mirarla

-Te ves muy bien- me dijo al oído sonriendo
-Tu estas hermosa – le contesté, ella volvió a sonreír
-Quieres ir conmigo a la playa a ver las olas? - pregunte con miedo a que me digiera que no
- Si – contestó

Salimos del antro y fuimos al mismo lugar del otro día, nos sentamos sin decir nada
-Me dieron esto para ti - dijo rompiendo el silencio, sacando de su bolso un sobre, para mi sorpresa era una carta de Ángela, la miré
- Léela, luego te explico, mientras voy por el auto por una chamarra que hace frío – dijo levantándose

La carta decía:
"Todos cometemos errores en la vida, yo cometí el más grande error cuando te deje y ahora estoy muy arrepentida, porque se que te he perdido, y lo sé porque tus ojos ya no me miran como antes, porque tus labios ya no me besan igual, porque ya no piensas en mi, porque se que tu felicidad esta con alguien que no soy yo, y aunque eso me duela tengo que aceptarlo.

Ya no quiero cometer más errores contigo, yo quiero que seas feliz, aunque no sea a mi lado, por eso quiero que aprendas de mis errores y de los errores que cometimos juntas y dejes de perder el tiempo, lucha por lo que amas, que yo se que al lado de Ana vas a vivir ese amor bonito en el que tú crees tanto, se que ella te ama, sería imposible que no esté enamorada de ti, porque tú eres una mujer muy especial. Te deseo lo mejor en tu nuevo comienzo
Besos Ángela"

Ana llegó junto a mí en el momento en el que terminaba de leer la carta
-¿Cómo es que te dio esto a ti? Le pregunte
-Fue a mi casa a hablar conmigo, por ti, pensaba que era una hija de su p… pero la verdad es muy sincera, honesta, y se nota que te ama ¿tu todavía la...?
-No, no. Yo la quiero, pero ya no estoy enamorada de ella, yo te amo a ti – entendiendo a lo que se refería su pregunta
- Vane me lastimaste mucho, y el que Ángela hablara conmigo, no cambia nada, pero sé que estoy enamorada de ti desde que te conocí, aquel día que llorabas por ella, el ver como la amabas me hacia desear que algún día me amaras así- dijo mientras jugaba con la arena con sus dedos
-Y ya te amo así, no te das cuenta que estoy perdidamente enamorada de ti, que cuando no te tengo cerca, mi mundo es gris, que quiero dormir todas las noches a tu lado, despertar por las mañanas y verte a un lado de mi cama, que quiero caminar de la mano contigo por las tardes, que te amo como una loca – las dos nos quedamos mirando, fui acercándome a sus labios y la bese
-Te amo - dijo susurrando y volvió a besarme, después nos quedamos abrazada viendo el mar hasta que el amanecer llegara

Unos meses después decidimos vivir juntas, la verdad es que yo moría por despertar todos los días con ella, también tuve noticias de Ángela supe por su hermano que pidió en su trabajo un cambio de residencia a otro estado, pero ella nunca volvió a llamarme, imagino que desde aquella carta, ella ya sabía de su partida.

Ya han pasado dos años desde a aquel día en la playa y seguimos igual de enamoradas, tenemos desacuerdos y problemas como cualquier pareja, pero siempre lo solucionamos en el sillón y terminamos en la cama.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Nuevo Comienzo, Mayra

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.