PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Sólo por un momento
Septiembre 3rd 2017, 2:07 pm por anita

» Un Nuevo Comienzo, Mayra
Septiembre 1st 2017, 8:38 pm por anita

» Fotos antiguas
Septiembre 1st 2017, 6:45 pm por anita

» Caretas de papel
Agosto 28th 2017, 9:38 am por E.M.A

» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Julio 21st 2017, 5:08 pm por Viren

» Peliculas de tematica les
Abril 29th 2017, 8:51 pm por julia

» Alerta de huracán, Melissa Good
Abril 17th 2017, 8:54 pm por malena

» Cortos de temática lesbica
Abril 15th 2017, 12:21 pm por julia

» Easy Abby
Abril 15th 2017, 12:16 pm por julia

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



[Terminado] Sólo esa chica

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 9th 2016, 6:47 pm


Residencia Makavejev
.

“M .” Sam gimió en su sueño mientras sentía caer algo pesado encima de su cama. Cambió de puesto de estar sobre su costado a acostarse completamente boca abajo. “Vete Henry.” Se quejó, el perro cocker de su querido hermano compartiendo su cama. Normalmente, a ella no le importaba la compañía, pero ahora, quería estar sola. Tiró de las sabanas a su barbilla y se colocó en su almohadilla. Vete a la mierda, maldijo cuando sintió algo moverse bajo las cubiertas. “¡Dije que te fueras Henry!” Abrió los ojos y gritó. Vio un bulto moverse hacia ella y suspiró airadamente. “Henry, que te--”

“¡Boo!” Bette gritó mientras Sam levantaba las sabanas.

“¡¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhh!!!” Sam chilló en el horror, golpeando a la intrusa con el pie lejos de su cuerpo.

“¡Ow!” Bette rió mientras se agarraba la panza dolorida y se tiró al lado de Sam.

“Me asustaste, tonta.” Sam acompañó la risa contagiosa de Bette mientras golpeaba a su mejor amiga con una almohadilla.

“No pude resistirme. Era eso o saltar encima de ti.” Bette encogió los hombros, reclinando su cabeza en el hombro de Sam y acurrucándose cerca de su mejor amiga. “Oh a propósito, esto es para ti.” Levantó una mano y dio una palmada a la frente de Sam.

“¡Ouch! ¿Porqué fué eso?!”

“Por esconderte de mí. Podría entender que te quisieras ocultar de las dos babosas, ¿pero de mí? Mala Samantha. Tuve que sobornar a Bernard con un pastel de queso de Oreo solo para que me dejara entrar a tu cuarto. Tu pastel de queso de Oreo, puede ser que agregue.” Bette dijo enfurruñandose, sintiendose un poco dolida.

“Lo siento. Le dije que no quería ninguna visita hoy.” Sam explicó con un encogimiento leve.

“Lo sé. Creeme, entiendo tu necesidad de aislamiento hoy. Lo siento si te estoy imponiendo mi presencia, solo quería ver cómo estabas. No te quitaré mucho tiempo, lo prometo.”

Sam suspiró. “Hablaste con Helena, ¿no es así?” Ella lo dijo más como declaración que como pregunta.

“Sí.” Bette miró a Sam y envolvió un brazo alrededor de la cintura de la muchacha. “Lo siento tanto Sammy. Siento tu dolor.” Puso un beso confortante en la frente de su mejor amiga y le dio un fuerte apretón.

“Sé que lo haces. Gracias Bette.” Sam acarició suavemente a la mejilla de la morena. Miró para arriba el techo y suspiró profundamente. “¿Entonces qué te dijo? ¿Está bien?” Sam preguntó, regañandose mentalmente por no ser bastante fuerte para abstenerse de hacerlo. A decir verdad, ella estaba preocupada de Helena también. Y habían habido un par de veces hoy en que su resolución casi se rompió y casi contestó a las llamadas de Helena. Sin embargo después de todo lo que sucedió,¿ por qué puñetas debía preocuparse tanto por Helena? Amor estúpido, resopló.

“Ella u . Me dijo todo.” Bette admitió lentamente, generalizando puesto que no estaba segura de cómo tratar el hecho incestuoso sin hacer sentir incómoda a Sam. “Ella está haciendole frente, batiéndose pero intentando ser fuerte para poder hacer las cosas correctas otra vez. Sabe que cometió un error Sammy. Y está un poco desesperada por compensarlo.”

“Ella no necesita aplacarme.” Sam rió amargamente. “La última cosa que quiero es que me empiece a decir algunas mentiras para intentar justificar lo que hizo--” Dijo suavementey mordió su labio más bajo, defendiéndose de las lágrimas que comenzaron a formarse en la esquina de sus ojos.

“De acuerdo, ella dijo algo realmente absurdo, incorrecto y total y absolutamente estúpido, pero no creo que en verdad lo haya querido hacer. Lo sabes mejor que cualquier persona Samantha. Madura como es, tiene la tendencia a decir algunas cosas realmente extrañas siempre que se aterra. Siempre dijiste que era uno de sus rasgos más adorables.” Bette precisó, usando la parte posterior de su dedo índice para limpiar las lágrimas perdidas en la cara de Sam.

Sam se rió entre dientes a pesar de su tristeza, sintiendo el tirón agridulce que Helena tenía siempre sobre ella. “No estoy lista para hacerle frente todavía, probablemente apenas analizaré y haré el tonto de mi otra vez. Joder, estoy tan cansada de hacer eso.” Lloriqueó.

“Le dije que te diera tiempo. Ella esperará hasta estés lista.”

Sam levantó una ceja imitando a Bette. “¿Porqué estás tan agradable con Helena? ¿No debías estar maldiciendo sobre ella ahora? Tu sabes, ¿por lastimar a tu mejor amiga?” La desafió con un ceño fruncido falso.

“Ella es mi amiga también.” Bette replicó.

“Solamente que yo soy tu mejor amiga.” Sam mordió detrás.

“Es verdad.” Bette convino. “Solamente que sé que te lastimará más si hablo pestes sobre Helena. Lastimar tus sentimientos no evitará que te sientas como te sientes.” Golpeó ligeramente el pecho de Sam, refiriendose al objeto derrotado dentro.

“Sí sí.” Sam rodó sus ojos en el acuerdo. “Pienso que prefiero a la vieja Bette inteligente como el culo que esta espeluznante versión sabia, a mi lado.” Jocosamente empujó a su mejor amiga lejos mientras cambiaba las almohadillas detrás de ella. “Ahora tanto como he gozado de tu pequeña visita, pienso que es hora de que vuelva a mi bello sueño interrumpido. Puedes quedarte, si quieres verme roncar .” Se rió entre dientes.

Bette se burló, jugando con las almohadillas de nuevo. “Basta de dormir. Haz algo sano y productivo. Calma tu corazón con helado y desperdicios te doy el derecho de arruinar tu dieta hoy; toca un poco el piano o apenas vegeta delante de la TV y mira las comedias románticas babosas. Vamos, ánimo. Haz algo más para alejar tu mente de todo el daño.” Bette pinchó a su mejor amiga a los costados, no dejando que la muchacha se acomodara y se durmiera.

“Estoy intentando dormir el dolor.” Sam sacó la lengua, dando una palmada a la mano de Bette lejos de su cuerpo.

“¿Oh sí? Vaya ¿cómo es que eso trabaja para ti?” Bette amartilló una ceja sarcástica mientras miraba en los círculos oscuros alrededor de los ojos de Sam; si ella conseguía un cierto sueño, no sería seguramente pacífico.

“Betteee.” Sam gimoteó. “Prometiste no tomar mucho de mi tiempo. Quiero realmente descansar.” Suspiró, sintiendose extremadamente agotada. Ella había estado durmiendo desde que había llegado a casa después del receso, pero incluso sus sueños la cansaron, dejándola mas agotada que nunca.

“Bueno.” Bette se enfurruñó mientras salía de la cama. “Esperaré hasta que te quedes dormida y después me voy.” Se levantó y caminó alrededor del cuarto.

“Grande.” Sam levantó las sabanas y se metió en su madriguera . Después de apenas algunos minutos de dar vueltas y mas vueltas, finalmente se enderezó y lanzó las cubiertas a un lado de su cuerpo. Mierda, ahora no podía dormir. Frotó su cara molesta. Un pensamiento la perseguía, y necesitaba sacarlo por su propia paz interior. “¿Bette?” Dijo en voz alta.

“¿Sí?”

Sam se incorporó en su cama, reclinándo los brazos en sus rodillas. Con los ojos cansados, ella miró el viaje de su mejor amiga hacia su tocador , agarrando un pequeño objeto que estaba encima del escritorio. Incluso con el cuerpo de Bette bloqueando su vista del objeto, sabía muy bien qué era lo que había cautivado totalmente a su mejor amiga. La música suave que impregnó el cuarto confirmó sus suspicacias. Era el globo musical de nieve que ella y el resto de 4F tenían en sus dormitorios respectivos. Todas consiguieron uno durante un viaje a París hace diez años. Bette fue la persona que lo había visto dentro de una tienda de recuerdos cerca de la torre Eiffel. La había fascinado desde entonces, sobre todo debido a su hermoso diseño. Coincidentemente, el globo mostraba a cuatro niños que se agarraban de las manos al pie de la señal famosa. Uno de los niños era claramente un muchacho, pero no importaba; se referían siempre a aquél como Shane de todos modos. “Hice algo inadecuado hoy.” Comenzó.

“¿Además de dormir con tu hermana?” Bette bromeó sin pensarlo, haciendo retroceder a Sam inadvertidamente. “Oops. mierda. Esa fue una mala broma, lo siento compinche.” Bette se disculpó avergonzada, dando vuelta rápidamente para hacer frente a Sam tan pronto como se diera cuenta de lo falta de tacto e insípida que fue su broma.

“Está bien.” Sam masculló, jugando con los extremos de sus pantalones de yoga.

“U . Entonces ¿ qué cosa inadecuada terminaste haciendo el día de hoy?” Bette tosió, volviendo su atención al globo de nieve en sus manos, girando la perilla en la parte inferior para comenzar el arrullo por segunda vez. Sonrió en el sonido y las memorias que trajo detrás y sacudió el objeto hasta que la nieve falsa voló sin objetivo adentro.

Aquí vamos, Sam levantó la vista. La verdad te dejará libre y te matará al mismo tiempo, hizo muecas. Con una respiración profunda, empezó a confesarse a una Bette levemente preocupada. “Abracé a Tina. Rompí los quince pies de regla.” Admitió, conteniendo su respiración para calibrar la reacción de su mejor amiga.

“¿Realmente?” Bette encogió los hombros, sacudiendo el globo una vez más para mover la nieve. “Está bien. Estabas triste, necesitabas probablemente un abrazo.” Trató de restarle importancia, queriendo dejar ir el acto sin una queja. “Que solo lo llamaría inadecuado - a menos que anduvieras a tientas a mi novia, por supuesto.” Miró a Sam a través de la esquina de sus ojos, la tomadura de pelo evidente en su voz.

“No, 'claro que no.” Sam sacudió su cabeza de lado a lado. “Solamente que dije algunas cosas estúpidas.” Arrastró la voz. ¿Porqué no cavas tu sepulcro incluso más profundo Samantha? Una pequeña voz gritó de dentro.

“¿Sí? ¿Como qué?” Bette preguntó, sólo mitad-escuchando mientras torcía la perilla de nuevo. Sam debe poner realmente aceite a esta cosa, musitó cuando estudió lo dura que estaba la perilla.

Sam despejó su garganta. “Algo que no te va a gustar. “Debí haber caído para ti en lugar de otra”.” Dijo en una voz minúscula.

Bette se congeló, su boca se abría y cerraba como un pescado. “Para. yo?” Ella se señaló a si, en choque completo. “U . Sammy, me adulas. pero. uh. somos tan cercanas, somos casi como hermanas. y espera - oh dios, ¿tienes un fetiche de la hermana?! Compinche, pienso que debes ir a ver a un terapeuta.¿ Quizá con el que hace milagros con Alicia? ¿Cuálessunombre - Dan Foxy? ¿Algo así?” Ella sugirió.

“Foxworthy.” Sam corrigió.

“Sí, aquél. Y u . Tu sabes que estoy enamorada de Kennard. Y a decir verdad, no eres realmente mi tipo. Ninguna ofensa sin embargo, tu sabes que voy débil por las rubias atractivas con las boobs grandes. No es que Kennard tenga pechos realmente grandes. Uhh. No estoy diciendo que los gemelos son pequeños ellos son clasificación normal, pero bastante grandes para mí. Oh espera, estoy divagando, lo siento. Pero pero, tu sabes lo que quiero decir, ¿correcto?” Ella se rió entre dientes nerviosa. “Y vamos. Tu no me quieres. Un asunto entre nosotras sería sucio y difícil. Somos mejores amigas. Nos hemos visto desnudas desde que éramos bebés - y no puedo. ugh. No puedo imaginarme el conseguir excitarme por tu tamaño de boobs 34 copa B y el lunar grande al final de tu trasero. Y solo de pensar en ir debajo de ti hace que yo Ugh. Pienso que vomité un poco en mi boca.” Palideció dramáticamente, sacando la lengua y agarrando su cuello con sus manos.

“¿Ya terminaste?” Sam preguntó, mirando a Bette divertida.

“Que depende. Sin embargo ¿necesito más para convencerte?” Bette miraba a Sam vacilante, lista para continuar su diatriba si su mejor amiga demostraba incluso la muestra más minúscula de no dejar ir este asunto.

Sam suspiró profundamente. “Bette, cuando dije esas palabras, me refería a Tina.” Ella aclaró, preparándose para la explosión de cólera que estaba segura que vendría.

“Oh.” Bette rió nerviosa, un rubor se arrastró a sus mejillas por pensar diferente. “Bien que es un ali--” Se detuvo brevemente. “Oh.” Chirrió. “Oh.” Repitió cuando la admisión de su mejor amiga finalmente se hundió en su cerebro. “Oh. mierda.” Maldijo. En su ansiedad, dio vuelta sin darse cuenta a la perilla completamente hasta el extremo y durante los próximos segundos, el único sonido que flotó alrededor del cuarto era el arrullo misterioso que venía del globo de nieve. Hizo que la piel de gallina se formara por toda la carne de Sam.

“¿Bette?” Sam tragó difícilmente, tomando una almohadilla de detrás y poniéndola delante de ella como un protector.

“Sam.” Bette se alejó de su mejor amiga y caminó hacia el tocador, devolviendo el globo de nieve a su legítimo lugar. “¿Eres suicida? ¿Porqué me dices esto?” Preguntó en calma,con la voz constante. Asustó más a Sam que el grito de Bette.

“No.”

“¿Entonces porqué confiesas? No me digas que te estás convirtiendo en una de esas gentes enfermas que están dispuestas a meterse en problemas para fomentar su dolor. No eres una masoquista de closet ¿no es asi?”

“¡No! No me gusta eso.” Sam reaccionó rápidamente. “Yo. Solo quiero limpiar mi conciencia. Tu no has sido nada mas que una buena amiga, y el que estés aquí ahora me lo prueba grandemente. Y aparte de estar trastornada por la cosa entera de Helena, también estoy sintiendome poderosamente culpable por mis acciones de esta mañana. Puse a tu novia en una posición muy torpe y siento como he roto su confianza y la he tomado por concedida.” Ella explicó, mirando directamente los ojos duros y cuestinables de Bette. “Entonces no, no estoy haciendo esto a propósito porque quiero lastimarme - o lastimarte. Estoy diciéndote lo que he hecho porque eres mi mejor amiga y mereces la verdad.” Dijo con toda sinceridad.

“Aceptable.” Bette exhaló en voz alta, frotó sus sienes y comenzó a establecer el paso hacia adelante y hacia atrás delante de la cama de Sam. “Una persona más grande. Una persona más grande.” Masculló bajo su respiración por algunos buenos minutos, picando la curiosidad de Sam con su nuevo mantra. Respira adentro, respira hacia fuera, Bette se dio instrucciones; intentando respirar para calmar las emociones que rabiaban dentro. Ahora estabilizate, se recordó. Después de lo que pareció una eternidad, Bette finalmente paró de establecer el paso e hizo frente a su mejor amiga. “Hey.” Se dirigió a la muchacha, su tono espantosamente sereno. Sam contuvo su respiración para la explosión que nunca vino. “Sammy, eres una pequeña perra astuta. Te amo - eres mi mejor amiga, eres mi familia; y por esas razones, te perdono.” Le ofreció la paz, la cara de Sam se ablandó visiblemente y demostró el alivio al escuchar sus palabras. “Pero,” Bette agregó. “Si intentas un truco como ese otra vez, no te perdonaré. No seremos más hermanas – no seremos más amigas. Y no importa lo mucho que estés en dolor, te lastimaré tanto que desearás estar muerta.” Bette advirtió, su tono ni alterado ni amenazante - pero genuinamente decidido. Cuando se trataba de Tina, no le importaba nada mas, y para ser absolutamente honestos, también le asustaban las cosas que era capaz de hacer por la rubia. “Tu sabes qué sucede cuando me provocan Sam, el pensamiento racional sale por la ventana y no estoy en el control de mis acciones. Eres especial para mí y la última cosa que quiero hacer es tener problemas contigo.” Acabó con una sonrisa genuina. “¿De acuerdo?”

“De acuerdo.” Sam movió su cabeza, el alivio se estrellaba abajo de su cuerpo como ondas. Estaba todavía viva y todavía tenía una mejor amiga. “¿Hey Bette?”

“¿H ?”

“Solo para dejar todo claro, Tina hizo un trabajo bastante bueno de ponerme en mi lugar. Pienso que disfrutarás del hecho de saber que ella me cortó con eficacia esta mañana.”

“Oh ¿realmente?” Bette se rió entre dientes tan solo de pensarlo. “Ella fue toda alfa contigo?”

“Sí.” Sam acompañó en el regocijo a su mejor amiga.

“Caliente, ¿verdad?” Bette meneó su frente.

“Mucho.” Sam convino. Gran error. “¡¡¡Ow!!!!!!” Gritó mientras Bette se lanzó repentinamente adelante y le dio una palmada que tronó a través del cuarto. “¿Porqué fué eso?” Gritó, agarrando su mejilla enrojecida mientras Bette reía histérica y saltó al lado de ella en la cama.

“Por pensar que mi novia es caliente.” Bette replicó uniformemente, una mueca astuta enyesada en su cara. “A ti se te prohibe tener esa clase de pensamientos , ¿quedó claro?” Arqueó una ceja.

Sam arqueó su cabeza en reverencia falsa. “Sí, mi reina.” Suspiró.

“Bueno.” Bette emitió, acostándose en el colchón y acomodándose encima de la almohadilla aterronada detrás de su cabeza. “Sabes que es hasta treinta, ¿correcto?”

“¿H ?” Sam preguntó distraidamente, su mano todavía dando masajes a su mejilla que palpitaba.

“La estoy doblando. A partir de quince, ahora serán treinta pies. La misma regla se aplica, cuando estoy con Kennard, puedes acercarte. Pero si ella está sola, guarda tu distancia de mierda. Treinta pies lejos Samantha. Treinta pies lejos.”

“Sí, sí.”

“¿Qué?”

Palmada.

“¡Ow! De acuerdo. Treinta pies lejos. Ya capté. ¿Piensas seguir castigando mi mejilla?”

“Quizá. No sé, es un poco divertido.”

“Me acusas de ser una masoquista, pero tu eres una sádica enloquecida, sabes eso ¿verdad?”

Palmada.

“Heh. Diablos sí.”


avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 9th 2016, 6:50 pm

CAPÍTULO CUARENTA Y CINCO: Combinaciones de color

Tiempo presente. Sábado por la tarde.

“Bette, juro que no fué mi culpa. Al fue la persona que--”

“Calla Shane.”

“Pero es la verdad.”

“No la escuches Porter, ella es tan culpable como yo.”

Suspìro. “¿Qué rayos hicieron?”

“Bien, nosotras, um, solo, um, tu sabes, um, oh mierda.” Grooooan. “¿Al? Una poca de ayuda aquí?” Codazo. Codazo.

Ojos de rodillo. “Bueno lo que la boba intentaba decir es que - muy elocuente, puede ser que agregue - era que las DOS unimos nuestros ingenios creativos y--”

“Oh mierda, eso no puede ser bueno.”

“Tsk. ten un poco de fe BP. Como decía, convocamos nuestros seres artísticos internos e hicimos algunas cosas con la pintura.”

“…”

“Um, todo lo que puedo decir es que es um, bastante único.”

“Correcto Shane. Es definitivamente llamativa. Pierde la mente, incluso.”

“…”

“¿Bette? ¿Estás bien?”

“¿Shane?”

“¿H ?”

“¿Sentiré el impulso de matarte después de verlo? La verdad por favor.”

Suspiro. “Sí, pero primero antes de que nos mates. Bette, puesto que todo esto es culpa de Alicia, ¿puedes disponer de mí rápidamente y darle una muerte extremadamente lenta y dolorosa? Pienso que ella merece el honor.”

“Seguro, no hay problema.”

“¡¡¡Heeeey!!!”

------------------------------------------------

Más que algunas horas antes. .. temprano temprano sábado por la mañana…

No fue nada milagroso que Bette encontrara la fuerza para arrastrarse fuera de la cama a las seis de la mañana después del día largo y emocionalmente agotador que tuvo. El desastre de los disparos, el drama entero de Helena-Sam, el florido Dee Dee y el incidente del abrazo de Tina la habían dejado hastiada y cansada. Se fue a la cama anticipando lo peor. Pero inesperada y absolutamente fuera de carácter, despertó energizada totalmente y lejos de estar soñolienta, se sentía alegre y nada gruñona. Era quizá el entusiasmo del día laborable largo con las amigas o la promesa de dejar su casa en buen estado, pero lo cierto era que, ella no podía esperar para ensuciarse las manos y comenzar a trabajar en su apartamento.

Anoche, después de estar algunas horas más de lo previsto en la casa de Sam y de esperar a que su novia terminara un turno extendido en el planeta, Bette sabía que necesitaría levantarse a las cuatro de la mañana o antes si quería que las preparaciones preliminares estuvieran listas antes de que el trabajo de renovación verdadero comenzara a las seis. Afortunadamente, el James siempre confiable pudo adelantar algo. Bien, James y un par de expertos contratados, claro está. Pero por supuesto, Bette no sabía eso; ella estaba bajo la impresión de que el individuo solamente le había pedido ayuda a uno de sus primos. Ella llegó a casa más allá de las once y cuarto de la noche y se sorprendió totalmente de ver que algunos de sus muebles, específicamente los pocos buenos, estaban cubiertos y movidos a un lado para despejar el espacio para el remodelado. Los diversos utensilios estaban apilados y el sofá poco firme, la mesa de centro ladeada y el marco feo de la cama de mierda fueron desechados y se fueron puntualmente cerca del contenedor de basura. Inicialmente, la ausencia de las monstruosidades le trajo alegría y un alivio inmensos; pero cuando abrió una ventana antes de acostarse, la vista de un hombre sin hogar que trataba su sofá desechable como una cama gigante dejó a Bette totalmente estupefacta y la hizo pensar de otra manera. Como una bofetada amarga, se enfrentó cara a cara con la realidad de que había una verdad detrás del viejo refrán que decía que una basura del hombre era el tesoro de otra persona. Y por un momento, creció su aversión por su vieja “otra yo” y cómo tomaba cada cosa - material o de otra manera - por concedida en el pasado.

Los muebles no eran la única cosa de lo que se ocupó James ayer por la noche, él y su equipo de trabajadores de la construcción de trabajos rápidos; contratados por nadie mas que por el mismisimo Melvin Porter, hicieron un par de trabajos de reparación pequeños pero significativos en el lugar. Las grietas y los agujeros fueron resanados, las paredes fueron eyesadas, las ventanas rotas substituidas, las bisagras chirriantes engrasadas y un par de otras cosas fueron hechas. Para evitar que Bette notara que los trabajos realizados en su apartamento estaban lejos de las capacidades de James y de su primo no existente, astutamente dejaron algunas tareas incompletas. El calentador de agua todavía necesitaba instalación, las cañerías y el tanque del baño aún semi tapados, y por supuesto, las paredes y los techos necesitando la pintura. La alfombra asquerosa había sido arrancada y las duelas nuevamente expuestas fueron cubiertas con un encerado de vinil blanco para servir como protección contra el derramamiento eventual de la pintura que podía ocurrir. Con Alicia y Shane muy próximas a un par de latas de pintura, uno no debe dejar de tener demasiado cuidado; a menos que por supuesto, Bette quisiera sus pisos pintados en abstracto .

Y ahora a las seis treinta de la mañana, con sus tiros de cafeína y vestidas correctamente para la ocasión, el entusiasta dúo que eran Bette y Tina asomaron sobre los materiales de construcción derramados sobre el piso de la sala de estar y exhalaron una cantidad sana de aire al mismo tiempo. James había dejado las cosas allí anoche. “Okaaaaay, ¿tenemos todo lo que necesitamos?” Bette tecleó sus dedos juntos emocionada, impaciente por comenzar a trabajar.

“Vamos a revisar,” dijo Tina, usando unos jeans gastados y tenis blancos se colocó de pie al lado de Bette con una lista de materiales y una pluma a disposición. “¿Brochas?” Comenzó con lo primero en la lista.

“Listo.” Bette se arrodilló y contó las diferentes brochas de pintura clasificadas dentro de una pequeña caja marrón. “Tres brochas; dos de tamaño mediano y una pequeña.”

“Mm-h .” Tina cabeceó por consiguiente y tachó los artículos de la lista que había hecho Bette en la computadora , obsesiva como era, había impreso copias hace dos noches y las dispersó por todas partes para referencia. “¿Rodillos?” Miró a escondidas sobre el hombro de Bette y notó a su novia el señalar en cinco rodillos de pintura al lado de la caja. Una vez más ella los tachó de la lista. “¿Martillos y clavos?”

“Listo aquí.” Bette abrió la caja de herramientas roja brillante de James y estudió su contenido. “También tenemos herramientas de plomería - llaves y esas cosas - y algunos desarmadores y tornillos. Más una cinta métrica retractil y un par de pijas.” Observó con una mueca aprobatoria.

“Bueno, bueno, bueno y bueno.” Tina dibujó una marca cruzada grande en la lista y continuó. “¿Taladro eléctrico?”

“Dame un segundo.” Bette levantó un dedo mientras avanzaba a poquitos hacia un envase de plástico de tamaño mediano. Movió de un tirón la tapa abriéndolo y miró adentro. “Tenemos el taladro más taquetes.” Demostró los artículos a la rubia.

“Okay. Siguiente, pintura de la pared.” Tina frunció sus labios y rasgó su mirada del papel para mirar las latas de pintura de secado rápido Porter en el piso. Ella había visto alguna vez que Ken había u o un par de veces esa marca en particular, pero fue solamente hasta hoy que descubrió que la familia de su novia eran los dueños de esa empresa. James consiguió probablemente las latas como regalos de promoción, ahorrándole a Bette un par de dólares del presupuesto que ella le dio algunos días atrás. “¿Entonces, adonde va cada color?” Se arrodilló abajo y acompañó a Bette en el piso, señalando en las latas con su pluma. Habían tres colores actuales: azul, amarillo dorado y blanco llano.

Combinación de colores, Bette suspiró. Pensando de nuevo en las diversas muestras que James le había demostrado el otro día y el dolor de cabeza consiguiente que trajeron, recordaba apenas escoger los dos primeros colores que llamaron su atención para terminar el debate entero del color que parecía continuar por siempre. Decidió ir con el azul y amarillo, y por supuesto, el blanco estándar siempre presente. “La sala y el comedor van de azul celeste. El azul azul es agradable pero es demasiado oscuro, quiero iluminar los cuartos considerablemente y el azul celeste es perfecto para el trabajo. Pienso que el tono más ligero iría bien con la mayor parte de los nuevos muebles que conseguí.” Bette reflexionaba, pensando de nuevo en las piezas modernas que ella y Tina habían elegido juntas de un folleto. Tina movió su cabeza en la aprobación silenciosa, imaginándose el contraste agradable entre el caoba obscuro y el azul celeste. “Solo tendremos que mezclar una poco de pintura blanca en el azul para conseguir el color correcto.” Bette agregó emocionada.

“¿Qué sobre éste?” Tina señaló a las latas de amarillo dorado por sus pies. “¿Donde van?”

“Cocina. Se verá agradable contra los gabinetes de madera oscuros.” Bette contestó. “El resto de la pintura blanca sirve como la capa primaria para las paredes. Oh, y para el techo también.” Agregó, mirando para arriba rápidamente, ansiosa por cubrir las feas manchas de arriba.

“Okay. De modo que ya está la pintura.” Tina cabeceó lentamente, tachándola del trozo de papel en sus manos. “Ahora, ¿me quieres explicar qué significa estera mágica?” Arqueó una ceja mientras golpeaba ligeramente la pluma en el último artículo en la lista. Debe ser algo que Bette considera especial ya que agregó dos caras sonrientes enormes al lado de ellas.

Bette se rió entre dientes y meneó su frente. “Las esteras mágicas son las cosas especiales allá.” Sonrió mientras inclinaba la barbilla hacia los rollos múltiples de las esteras azul cobalto que se inclinaban contra la pared cercana. Eran de la línea de productos que le costó mil dólares más que Dee Dee, pero era seguro como el infierno que a ella no le importaba. La mirada de confusión en la cara de Tina cuando estudió las esteras trajo una mueca divertida a los labios de Bette. Llevó sus labios cerca del oído de Tina y susurró sensual. “Insonorización, bebé. La llave para escapar a la audiencia misteriosa de tu padre.” Sonrió mientras veía el reconocimiento oscilar inmediatamente en esos ojos pardos expresivos. “Sé que he sido insufrible y tensa sobre las reglas últimamente, pero tan pronto como las esteras estén instaladas, estoy abriendo las puertas a mi dormitorio y estoy tirando a la cañería las reglas estúpidas. Podremos finalmente tener nuestro sueño agradable largamente atrasado y bautizar mi nueva cama.” Puso un beso en la mejilla de Tina y rió cuando oyó el grito de asombro emocionado que se escapó de los labios de su novia.

“Sobre el tiempo maldito.” Tina susurró sin aliento mientras la anticipación comenzó a acumularse dentro de su cuerpo y le nubló los sentidos. Aunque habían tenido algunos acercamientos, se sentía absolutamente frustrada por tener que retener los quejidos y los gemidos del placer cuando las dos tenían sus jugueteos silenciosos dentro de su dormitorio, sin mencionar el grado de tensión ante el temor de ser descubiertas. Maldición, apretó sus dientes, sintiendo excitarse ante el mero pensamiento de tener sexo desinhibido con Bette . “¿Cuando podemos instalarlos?” Gruñó, la rojez teñía sus mejillas y oídos.

“Depende de qué tan rápidamente trabajemos.” Bette serpenteó sus manos sobre los hombros de Tina y dio masajes a la tensa rubia. “Después de medir y de cerciorarnos que entren, todo lo que tenemos que hacer es pegarlos a las paredes. Las esteras tienen cierta clase de pegamentos adheribles en la parte posterior así que no tenemos que hacer ninguna carpintería de lujo difícil. Si nos centramos en el trabajo actual, pienso que podremos tenerlo listo antes de que termine el día.” Concluyó, estimando cosas dentro de su cabeza.

Los ojos de Tina se ensancharon cuando admitió la información. “¿Entonces que estamos esperando?!” Agarró las manos de Bette en sus hombros y las soltó al lado de ella en el piso. “Entonces manos a la obra Porter.” Saltó en sus pies, Bette momentáneamente asombrada con la precipitación de sus movimientos. “Agarra la cinta para medir y las tijeras.” Ordenó, con la determinación grabada fuertemente en su joven cara mientras la adrenalina bombeaba sus venas.

“O o. alguien en una misión de vida o muerte.” Bette bromeó, mirando a Tina divertida. La rubia estaba actuando como poseída. Su novia había recolectado un par de esteras y comenzó a moverse a la velocidad del rayo hacia el dormitorio, con un brillo misterioso en sus ojos pardos. Bette podía imaginarse las imágenes que pasaban en el interior de la mente de su rubia jefa. “Y aquí pensaba que yo era la persona que no podía esperar para comenzar a trabajar. ¿Sabes que te conviertes en una persona excesivamente decidida cuando estás caliente y propulsada por tu libido, ¿correcto?” Se rió entre dientes, oyendo las esteras que eran descargadas poco ceremoniosamente en su piso del dormitorio.

“¿Y tu no lo haces?” Tina sacudió sus manos mientras regresaba y agarraba las esteras restantes cerca de Bette. “Eres apenas tan mala como yo. Y realmente, ¿qué mejor incentivo hay para hacer el trabajo duro que el sexo?” Levantó una ceja, desafiando a Bette a discrepar. No detectando ninguna objeción astuta de la morena, continuó. “¿Vas finalmente a mover tu trasero y a ayudarme o solo vas a permanecer allí y a prolongar nuestra agonía?”

“¿Agonía?” Bette repitió, mirando a Tina con una expresión de satisfacción en su cara mientras se levantaba del piso. “¿Ahora estamos en agonía?” Rió, ganando un fulgor de la rubia.

“Sí.” Tina rodó sus ojos, molesta por la actitud juguetona de Bette. No estaba definitivamente de humor para bromear y jugar, no cuando habían cosas importantes que hacer. “No hemos hecho el amor en dos días. ¡DOS jornadas completas! Infierno, no hemos tenido sexo apropiado desde el yate. Entonces sí, estamos en agonía. La frustración sexual puede ser absolutamente dolorosa y agonizante.” Precisó, golpeando la parte posterior de la cabeza de Bette con una de las esteras para el énfasis. “Entonces a menos que planees disfrutar de tu cuarto insonoro tu misma, ¡sugiero que hagas como te dijeron y que cojas ese maldito aparato de medición y empieces a utilizar las putas tijeras!” Tina raspó, levantando su voz con cada palabra sucesiva. Según lo esperado, una Bette desconcertada y miedosa comenzó inmediatamente a obedecer sus órdenes.

“Cinta y tijeras.” Bette agitó los dos artículos con las manos tambaleantes dos segundos más adelante mientras se colocaba ante una Tina mandona e intimidante. Ganando una palmadita en su cabeza de la rubia, siguió a su novia hacia su dormitorio; con la cola remetida con seguridad entre sus piernas. Dejaron los materiales en el piso a la vez que alguien golpeaba en la puerta principal.

“Deben ser Shane y los otros. Voy a abrirles.” Bette masculló, caminando al revés hacia la puerta, agradecida por la interrupción. Tanto como la giraba, esta Tina intimidante-alfa-caliente la asustaba un poco ahora.

Tina cabeceó distraidamente, cogiendo el aparato de medición y estudiándolo cuidadosamente. “Bebé muy bien. Saldré a saludarlos más adelante, solo haré las medidas necesarias primero.” Murmuró, caminando hacia la pared más cercana. “Oh, y a menos que entres aquí para ayudarme con esto, no quiero ser molestada.” Severa dio instrucciones, sacando un banda roja de su bolsillo del pecho y atándolo a su cabeza para fijar su cabello y completar su imagen de marimacha decidida. Ella era una mujer en una misión muy importante.

“¡Sí señora!” Bette dio un pequeño saludo, mordiendo los interiores de su mejilla para mantener una cara recta. Parecía estreñida pero no le importaba, riéndose del estado hormonal inducido de Tina, sabía que sacarla de la concentración absoluta no era la manera de ir si quería que el sueño agradable viniera pronto . Con un cabeceo serio y un guiño astuto en Bette, Tina dio vuelta alrededor y se sumergió con la medición de la longitud de las paredes, murmurando números para si el tiempo entero.

“¡Ya voy!” Bette gritó mientras los golpes se intensificaban. Dejó a Tina y corrió hacia la puerta principal; sus amigas se levantaban por lo regular tarde así que probablemente estaban en un humor asqueroso debido a la cita temprana, por lo que no era sabio hacerlas esperar mucho. Con movimientos rápidos adicionales, movió la llave de la cerradura y abrió la puerta. “Hey ch--” El saludo murió en sus labios mientras miraba en sus amigas. Oh dios, gimió internamente. Overoles llanos o ropa vieja; esa fue la instrucción que les dio para que usaran en la renovación. Joder debí haberlo sabido mejor, Bette suspiró. Alicia nunca usaría cualquier cosa con la que se mirara simple o remotamente normal. Estaba contra su naturaleza, incluso cuando eran mas jovenes la muchacha tenía siempre esta necesidad fuerte de destacarse. “Uh. ¿Qué coños es lo que están usando?” Preguntó lentamente, sus ojos admitían los equipos coloridos y extraños que sus dos amigas usaban. Shane exhaló en voz alta, dando vuelta a su cabeza para mirar cansadamente y acentuada a una Alicia muy contenta, su nivel de frustración irradiaba ferozmente en su fino organismo.

“¡Dias Porter! Goza de la vista agradable que tienes aquí.” Alicia sonrió descaradamente, no haciendo caso del fulgor de muerte que le lanzaron sus mejores amigas. “¿Qué tal nuestros trajes? Pensamos--” El sonido de una garganta que es despejada la dejó en pausa; claramente, Shane no estuvo satisfecha con su opción de palabras. “Pensé,” Alicia se corrigió, echando un vistazo breve en la muchacha al lado de ella. “Que sería una gran idea si nos vestíamos asi para esta ocasión muy especial y memorable. ¡Nada de simplezas! Nuestro primer trabajo de remodelado con nuestras propias manos necesita tener un poco de diversión y originalidad inyectado en él.” Explicó con una mueca vertiginosa, sacando una cámara digital de su bolsillo y tomando rápidamente una foto de una Shane irritada, molestando visiblemente a su amiga mayor.

“Bueno.” Bette surcó su frente, fingiendo estudiar a sus amigas cuidadosamente. “¿Supuestamente que son? ¿Payasos?” Miro su ropa multicolora brillante e hizo una cara. La quijada de Alicia cayó abajo, aterrada totalmente por la comparación. Shane suspiró simplemente, mirandose como una persona que quería derretirse en el piso completamente frustrada.

“¡¿Payasos?! Muerdete la lengua Porter.” Alicia se burló, entrando en el apartamento; Shane la siguió de cerca detrás, arrastrando sus pies. “Tienes que saber que estamos usando ropa de lujo de costureras muy especiales, diseñada especialmente para nosotras por el genio que las maneja, el mismisimo. ¡Karl Lagerfeld bebé!” Proclamó arrogante y en actitud orgullosa.

“¿Oh sí?” Bette resopló, sus ojos barrían el traje de Alicia; de la blusa púrpura al overol rosado brillante, a los calcetines rayados y a los zapatos de caucho color rosa. Esas tonterías no parecían ciertamente una creación de KL, eran más una abominación que otra cosa. “¿Y cómo lograste convencerlo para que te hiciera esa ropa tan exclusiva? ¿Le pusiste un arma en su cabeza?” Se rió entre dientes. Alicia contestó sacando la lengua como una niña de ocho años.

“¿Arma en la cabeza? Eso hubiera deseado.” Shane contestó rápidamente, tirando incómoda en su propia ropa colorida; ella usaba básicamente lo mismo que Alicia salvo que la suya era roja y amarilla – pareciéndose al niño del cartel de McDonalds. Alicia le tiró una mirada paraqué se callara pero ella continuó. “Amenazó al pobre individuo.” Shane explicó.

“¿Con qué?” Bette hizo muecas ladeada, imaginándose diversos panoramas.

“Con su cuerpo.” Shane contestó con una sonrisa boba, Bette rió en la comprensión mientras Alicia rumiaba en las líneas laterales. Leonore cenaba con Karl Lagerfeld en el castillo francés de Marmont hace dos días. Alicia se invitó y le preguntó al famoso diseñador si le podría hacer un par de overoles de trabajador coloridos. Según lo esperado, el hombre lo rechazó vehemente - incluso cuando ella le ofreció pagarle el triple. Determinada a conseguir lo que quería, Alicia que era Alicia recurrió a prostituirse y a ofrecer sus favores sexuales al diseñador notoriamente gay; quién, incluso si fuera hetero, no le daría la oportunidad del día. Innecesario decir, después del asunto en negrilla, el estimado viejo Karl acordó hacer la ropa - cualquier cosa para lograr que la extraña rubia se alejara de él lo más rápidamente posible. “Él trabajó inmediatamente. Haciendo estas monstruosidades.” Shane rodó sus ojos. “.y .en menos de un día. Creo realmente que él hizo que la ropa se viera repugnante a propósito por rencor a Alicia.” Masculló bajo su respiración.

“Bien si ésa era su intención, pues falló obviamente porque amo esta ropa.” Alicia se burló, poniendo una mano en sus caderas.

“Solamente tu Al.” Bette sacudió su cabeza burlona. “Solamente tu puedes apreciar algo tan feo como éso.” Suspiró. Seguro que el diseñador mismo negaría que tuvo algo que ver con esas prendas. “Que me trae a mi pregunta siguiente. Puedo entenderlo de Alicia, ¿pero porqué puñetas permitiste que ella te vistiera así?” Dirigió su pregunta a una Shane de mirada derrotada.

Shane levantó para arriba sus manos en entrega. “En mi defensa, empecé realmente una lucha muy buena. Incluso le pedí a Shorty que me enviara a uno de sus gamberros para protegerme de Alicia. Pero me contestó y cotizo “¿puede usted escaparse realmente de ese pequeño monstruo cuando está en uno de sus humores?” Amartilló su cabeza hacia una Alicia victoriosa y suspiró exasperada.

“Supongo que no.” Bette rió, sabiendo lo persuasiva que podía ser Alicia cuando estaba excitada sobre algo. Las metía generalmente en apuros y muchas situaciones embarazosas, pero era mejor que ocuparse de una rabieta importante de la semi-diva por días si al final Al no conseguía lo que se proponía.

“¿Ves?” Shane exhaló. “Es uno de ésos maldita si lo haces, maldita si no lo haces .” Masculló, caminando hacia la ventana con sus brazos cruzados indignadamente. Mirando afuera, encontró los ojos de una señora mayor bondadosa que vivía en el apartamento al otro lado de la calle. Por un segundo efímero, su humor amargo se evaporó mientras la mujer la miraba con los ojos tristes y enfáticos; como si entendiera por lo que ella pasaba. Pero esa sensación fue de breve duración cuando la señora procedió a reírse de ella histéricamente, la dentadura en peligro de caer cuando señaló un dedo en ella. Alicia vete a la mierda, rumió airadamente mientras se movía hacia atrás lejos de la ventana y caminó fuera de la visión.

“Entonces um. ¿donde están James y Sonja?” Bette tosió y mordió su puño, sofocando una risa y cambiando el tema. “¿Supuestamente iban a llegar juntos?” Abrió la puerta principal y echó una ojeada en el vestíbulo vacío.

“Subirán en algunos minutos. Solo están recolectando algunas cosas abajo.” Alicia contestó, examinando las latas de pintura en el piso.

“Por favor dime que se escaparon de que los vistieras igual que tu para seguirte el juego.” Bette miraba acentuada a la rubia, dejando la puerta entornada para James y Sonja. Esos dos eran demasiado corteses y graciosos, usarían probablemente cualquier cosa que Alicia les pidiera solo para mantener el humor de la muchacha.

“No te preocupes, yo soy la única víctima de Al.” Shane expelió una enorme cantidad de aire mientras se agachaba en el piso y jugó con los cordones amarillos de sus Nike rojos. Paró cuando una imagen destelló en su mente. “Aunque.” Comenzó a decir pero se desistió a última hora, optando por mirar lejos de sus amigas y morder su labio más bajo.

“Sí, Shaney es la única que bendije con mi brillantez.” Alicia convino, sonriendo misteriosa, sus ojos lanzando hacia Shane que luchaba por ocultar una sonrisa que tiraba en sus labios. “En cuanto a los dos viejos, no puedo tomar el crédito por sus equipos. Ése es todo de Sonja.” Dobló su cabeza abajo para ocultar su sonrisa boba.

“¿Qué significa?” Bette empujó mientras sus amigas reían de manera contenida reservadas en sus lugares. “¿Chicas?” Miró a las dos, exigiendo una explicación. Las dos no hicieron caso de ella e intercambiaron sonrisas de complicidad, picando más la curiosidad de Bette. Y como si contestara a su pregunta.

“¡¡¡Srta. Bette!!!” Una voz emocionada ruidosa hizo señas desde el umbral.

“¡Sonja!” Bette azotó su cuerpo alrededor, reconociendo la voz detrás de ella. Dio un paso adelante, lista para lanzarse hacia la mujer cuya presencia había extrañado gravemente desde que se mudara. “Uh.” Se congeló a mitad del camino mientras admitía el traje de Sonja para el día. La vieja mujer usaba un overol amarillo brillante cuyo tamaño era claramente demasiado pequeño para su marco rechoncho. Se aferraba en su cuerpo como el spandex, mostrando su vientre y haciendola parecer un plátano gordo. Bette contuvo una carcajada cuando James se unió a Sonja en la puerta, él también usaba su propio overol de tamaño insuficiente. Se miraba un poco fuera de respiración mientras llevaba algunas herramientas más dentro del apartamento. Su fatiga podía ser debido al esfuerzo de subir las escaleras cargando las herramientas, pero Bette se imaginaba que era más porque tenía una dificultad para respirar con esa ropa. El pobre individuo metía claramente su panza tratando de caber dentro de su traje.

“Tuve un pequeño accidente con el secador.” Sonja encogió los hombros indiferente, caminando adelante con sus brazos separados para dar a Bette un abrazo de oso.

“¡Ella encogió nuestra ropa!” James articuló cuando señaló un dedo acusatorio en la más vieja mujer. Bette rió, acariciando la espalda de su segunda madre mientras Sonja farfullaba sin cesar sobre cómo estaba bien y lo guapo que se miraba.

Shane se levantó del piso y caminó hacia James. Miró como el chico jalaba de su en su ropa incómodo, haciendo estallar algunos botones para que pudiera respirar. “Parece que verdaderamente estás teniendo una dificultad ahí. Si quieres, estaré más que feliz de cambiar la ropa contigo.” Le ofreció, esperando que James la salvara de su miseria.

James sonrió, se inclinó adelante y susurró en el oído de Shane. “Aprecio su consideración pero tendré que rechazarla.” Dijo apenado. “Sí, estoy teniendo una dificultad pero viendo lo que usted y la Srta. Alicia están usando, estoy comenzando a apreciar apenas lo afortunado que soy.” Admitió con una mueca astuta de tomadura de pelo. Shane puso mala cara y se fue derrotada.

“¡Hey J!” Alicia acechó a James después. “¿Sabes? He estado queriéndote preguntar,” ella tiró de su ropa apretada y miró acentuada el bulto pronunciado en sus pantalones. “¿Cómo está la circulación allí abajo?” Rió y se fue, dejando a James ruborizándose, cubriéndose su entrepierna inconscientemente.

avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 9th 2016, 6:54 pm

11:45

Algunas horas y un par de pinturas derramadas más adelante, Shane y Alicia - con sus máscaras protectoras puestas - estaban de pie en medio de la sala de estar y admiradas de su trabajo. A pesar de la disputa y las bromas que transcurrieran entre ellas toda la mañana y durante su almuerzo temprano, las dos se sorprendieron cuando acabaron de aplicar la capa primaria una hora antes de lo programado. Mientras los sonidos de conversaciones sordas rechinidos y estruendos confusos de herramientas se repetían alrededor del apartamento, ellas se colocaba en el silencio, mirando y esperando literalmente que la pintura blanca se secara. En una hora o dos, comenzarían a aplicar la capa final y pintarían el azul celeste de las paredes pues su líder les había dado ya instrucciones. Bette, su jefa, había delegado los trabajos específicos para cada una: ella y Tina trabajaban en las paredes en su dormitorio, James y Sonja el siguiente equipo de trabajo, se encontraban dentro del cuarto de baño minúsculo instalando el calentador de agua y reparando la cañería del sanitario, y confiaban en Alicia y Shane para hacer toda la pintura en la sala de estar y el área de cena adyacente. James se ofreció voluntariamente para pintar la cocina en algún momento, pensando que era una mala idea dejar a las dos muchachas utilizar tales materiales altamente inflamables cerca del horno y de la estufa. Sería una vergüenza quemar el apartamento después de todo su arduo trabajo.

Pero hasta ahora todo iba bien; cada uno hacía un trabajo bastante bueno al realizar sus tareas. Alicia, particularmente, se sentía poderosamente contenta consigo misma. Su primera experiencia pintando una casa no era el desastre que cada una pensó que sería. Era demasiado malo que Sam no estuviera aquí para atestiguarlo todo, Alicia no habría querido nada más que presumir delante de su escéptico número uno. Desafortunadamente, la perezosa demandó que iba a descansar debido a una mejilla hinchada; Alicia había reclamado más Información pero Sam rechazó darla. Por lo que, Alicia suspiró, ella asaría a la parrilla a Sam mañana. De todas formas, la muchacha les debía una explicación por ocultarse de todas el dia de ayer.

“Hey Al,” Shane codeó suavemente a la rubia al lado de ella, interrumpiendo los pensamientos de la muchacha. “¿Qué es eso?” Señaló señaló al objeto peculiar que sobresalía del bolsillo de la rubia.

“¡Oh! Olvidé totalmente que traía éstos.” Alicia exclamó sorprendida, tirando de ellos fuera de su bolsillo. Dio vuelta a su amiga y procedió a hablar con Shane como si hablara con una niña de cuatro años, exageraba algunas palabras y hablaba lentamente. “Shaney, éstos son anteojos de seguridad. Anteojos. La gente grande los utiliza para proteger sus ojos cuando está haciendo el trabajo peligroso.” Precisó en un esfuerzo por molestar y empujar una poca diversión a la morena. “Anteojos.” Repitió.

“Sé qué son anteojos tu asno inteligente.” Shane se burló, rodando sus ojos en Alicia. “Nunca antes los había visto rosados. Incluso no sabía que vendían en ese color.”

“No lo hacen.” Alicia hizo muecas con aire satisfecho.

“Gracias a dios.” Shane replicó bajo su respiración.

Alicia no hizo caso de ella y continuó. “Estos bebés fueron por encargo para una jovencita como yo. Quería algo que combinara con mi equipo. Incluso está personalizado.” Señaló a los pequeños diamantes que formaban la letra A en el marco de sus anteojos rosados de neón. “¿Lindos, huh?” Meneó su frente.

“Bueno, Al.” Shane contestó seca, lamentando repentinamente haber sacado a colación el asunto en primer lugar. Podía detectar un monólogo profundo sobre los anteojos rosados feos venir en camino así que despejó su garganta e hizo un movimiento de evasión. “Um. sabes, debemos comenzar a hacer algo productivo en vez de quedarnos paradas aquí como tontas. ¿Porqué no comenzamos a mezclar la pintura?” Sugirió, rogando silenciosamente que su amiga pescara el cebo.

Para alivio de Shane, Alicia lo hizo. La rubia caminó hacia las latas al lado del cuarto y frunció sus labios. “Okaaay, vertiré la pintura blanca dentro de las latas azules y tu haces toda la mezcla. No pondré demasiado así podremos conseguir ese color azul celeste que Porter quiere.” Se puso sus anteojos y reajustó su máscara, preparándose para la tarea.

“Sí. grande.” Shane contestó distraidamente cuando su teléfono comenzó a vibrar dentro de su bolsillo. “Dame un minuto.” Levantó un dedo mientras leía la pantalla y vio la identidad de su llamador. Antes de aceptar la llamada, echó un vistazo breve a su derecha y comprobó si la puerta del dormitorio todavía estaba cerrada. Viendo que si, presionó el botón verde. “Hey bebé.” Ronroneó en el receptor mientras caminaba lejos de Alicia para charlar con su más nueva conquista.

“Oh grande,¿ dejándome aquí sola ligona? ¡Espero que Porter se dé cuenta que aflojaste en el trabajo!” Alicia gritó en Shane. La morena le movió de un tirón un dedo y caminó hacia el pasillo. “Bueno tu encajosa, me dejas sola para hacer el trabajo duro.” Se quejó molesta, haciendo estallar las tapas de las diversas latas de pintura. “Botes estúpidos.” Rumió mientras levantaba una de las latas y comenzó a verter.

La llamada de teléfono de un minuto de Shane dio vuelta en cinco y continuó hasta que pasaron diez minutos enteros. Cientos de adioses más adelante, terminó la llamada y volvió al apartamento para encontrar a Alicia acostada en el piso cubierto, los brazos remetidos debajo de su cabeza y escuchando música en su iPod. “Mezcla la pintura maldita, Casanova.” Alicia ordenó, dando a Shane un ojo malvado.

“Bueno.” Shane murmuró, agarrando un palo corto para utilizarlo como mezclador. “Uh. ¿Al?” Miró fijamente los envases ante ella y parpadeó, comprobando para ver si veía las cosas correctamente. Para su horror, estaba en lo correcto. “¿Qué mierdas es esto?” Señaló un dedo tambaleante en las latas de pintura azul.

“¿Qué mierdas es qué?” Alicia contestó perezosa, suspirando mientras se levantaba y arrastró su trasero hacia Shane. Levantó sus anteojos y los encajó a presión en su cabeza, mirando a donde su aterrada amiga señalaba. ¿Era eso.? “¡Oh puta madre!” Alicia jadeó, mirando fijamente las burbujas que remolinaban flotando de amarillo oro entre las piscinas del líquido azul profundo. En vez de blanco, ella vertió accidentalmente algo de la pintura amarilla de oro destinada para la cocina en las latas azules.

“¡¿Cómo puedes no distinguir el blanco del amarillo?! ¡¡Puta madreeeeee. Estás daltónica Alicia?!” Shane susurró agudamente, sus venas del cuello al borde de estallar. Tanto como quería gritar las blasfemias con la fuerza de sus pulmones, mantuvo sus acordes vocales bajos por el miedo de que sus gritos llamaran la atención de Bette. Si el mal genio perfeccionista de su líder veía esto. “Estamos tan muertas.” Shane gimió, estableciendo el paso hacia adelante y hacia atrás sintiendo que entraba en un túnel sin salida.

Alicia mordió sus uñas ansiosamente, el miedo se estrellaba en ella como las olas, enviándolo sin control hasta sus pies. “¡Pero, pero no es mi culpa! El amarillo parece blanco debajo de estos lentes.” Balbuceó, poniendo la culpa en sus anteojos rosados.

“¡Agh!” Shane bombeó sus puños en el aire en la frustración, luchando contra el fuerte impulso de estrangular a la rubia y de romper esos anteojos estúpidos con sus manos limpias. “¿Qué vamos a hacer? ¡Bette puese salir de ese sitio para comprobar lo que estamos haciendo!” Tiró una mirada de pánico en la puerta cerrada del dormitorio.

Alicia respiró adentro y hacia fuera en un intento por estabilizarse así podría pensar claramente. Miró abajo las latas y mordió su labio más bajo. ¡Mezcla de color! Frotó su barbilla pensativa. Azul más amarillo igual a. “¡Verde!” Exclamó, mirando a Shane emocionada mientras una idea la golpeaba.

“¿Verde?” Shane repitió, mirando a Alicia incrédula. “¿Estás loca? ¡Bette quiere las paredes azules!”Farfulló.

“Mi idea no es mala. Antes de que te niegues, piensa en esto primero. Seguro, era azul celeste, pero, correcto es bastante bueno también el color verde ¿no crees? Es uno de los relajantes.” Alicia razonó. Miró a Shane con la determinación en sus ojos. “Podemos salir a salvo de este lío.” Proclamó airosamente, agarrando el palo de mezcla de las manos de Shane.

“Espero que sepas lo que estás haciendo Alicia.” Shane suspiró débil, sintiendose demasiado desamparada para oponerse.

Alicia miró a Shane de modo tranquilizador. “Confia en mi.” Sonrió, ocultando su incertidumbre.

“Tus famosas palabras.” Shane exhaló profundamente cuando Alicia comenzó a mezclarla, haciendo algunas muecas cuando la pintura obscura dió vuelta a un tono dudoso de verde.

------------------------------------------------

5:34 P.M.

“¿Bebé, no vas a ir a revisar cómo van Shane y Alicia?”

“Nope. Estarán bien.”

“¿Estás segura?”

“Sí. Solo están pintando. ¿Qué podrían hacer mal con excepción de derramar algunas gotas de pintura?”

“Eso espero.”

“Muy bien, aquí vamos.” Bette dio un último empuje y sonrió satisfactoriamente mientras la estera permanecía en el lugar. Se levantó y dio una palmada a sus manos con una Tina viéndola muy alegre.

“Tres listas, una pared para terminar.” Tina sonrió, inclinándose adelante para capturar los labios de Bette para un beso rápido. “Bebé, para alguien que nunca ha hecho un trabajo manual en su vida entera, seguro que juegas con tus manitas muy bien.” Guiñó en su novia, ganando una risa atractiva de Bette.

“Siempre supe que era talentosa. Los Porter somos especiales como eso.” Bette sonrió presumida, meneando su frente con confianza.

Tina rodó sus ojos. “¿Por qué no puedes solo decir gracias después de cada elogio? Eres un asno tan arrogante.” Bromeó.

“¿Y por qué no puedes solo admitir que encuentras tan caliente cuando actúo como un asno arrogante?” Bette contestó detrás, pellizcando a Tina en el trasero. La rubia gimió en sorpresa mientras Bette reía pícaramente al lado de ella. Después de algunos minutos de bromear, pellizcarse, besárse y tontear alrededor, el dúo volvió a trabajar. Cuando la estera siguiente fue puesta con éxito en el lugar, Tina todavía se quedó parada un momento y tomó una buena mirada alrededor del cuarto.

“¿Qué?” Bette miraba en blanco a Tina cuando comenzó a reírse silenciosamente para si. “¿Qué es tan divertido?”

“Acabo de darme cuenta de algo.” Tina explicó cuando su risa murió abajo. “Cuando terminemos con todo esto, su sitio va a parecer un asilo mental con la estera de pared a pared.” Se rió entre dientes.

“Supongo.” Bette soltó una pequeña risa. “Está bien, concedido,no es muy estético que digamos, pero las paredes revestidas tienen sus gratificaciones.” Hizo muecas, cruzando la distancia corta entre ella y Tina, sus ojos brillantes con picardía. Tina, detectando que se traía algo entre manos, caminó al revés hasta que sintiera por detrás el golpear la pared recientemente cubierta

“Entonces Porter, aparte de la insonorización, ¿qué otras cosas buenas hacen estas esteras?” Tina emitió una risa gutural cuando la morena puso sus manos a los lados de su cuerpo, atrapándola entre sus fuertes brazos.

“Para comenzar,” Bette frunció sus labios y entrecerró sus ojos. “Cuando te coja contra la pared,” Bette levantó a Tina para arriba y la fijó duro contra la estera, envolviendo las piernas de la rubia alrededor de su cintura. “No lastimará.” Hizo muecas con aire satisfecho, inclinándose adelante y capturando los labios de Tina para un beso profundo, apasionado.

“Tienes razón. esto es realmente muy comfortable.” Tina sonrió en el beso, mordiscando en el labio de Bette más bajo y lamiéndolo con su lengua. “Comfortable y suave.” Tina gimió cuando su novia la empujó más profunda contra la estera suave, su cuerpo dejaba una impresión tímida en el material. “¿Bebé?” Tina respiró suavemente mientras sentía la mano de Bette ahuecando uno de sus pechos.

“¿H ?” Bette masculló distraidamente, centrándo su atención en aspirar el cuello de Tina.

“¿No vas realmente a cogerme ahora, no es asi?” Tina luchó contra su propio deseo en desarrollo mientras empujaba suavemente a Bette lejos de su cuello. Sus dedos apretados por el contacto perdido.

“Bien estoy alrededor de. Ahora si acabas de inclinarte detrás y te relajaras por un minuto sería--”

“Pero.”

“¿Pero? ¡Jesús! No me digas que quieres que acabemos de poner las esteras primero.”

“Bien sí, solamente que ése no es mi problema.”

“¿Entonces cuál es ?”

“Um. bebé. Tus manos están sucias.”

“También las tuyas.”

“Sí, pero seamos higiénicas. Tus manos están tan ennegrecidas que dejaron una impresión muy agradable y detallada en mi ropa - mira mi pecho.”

“Oh. sí.”

“Solo digamos que no concederé el acceso de tus dedos ennegrecidos a mi vagina hasta que los limpies.”

“Entonces si corremos afuera por algunos segundos para lavarnos las manos, ¿me dejarías cogerte antes de que volvamos a trabajar?”

“Uh-huh.”

“Bien entonces vamos.” Cuidadosamente Bette dejó a su novia en el piso y arrastró a una Tina muy dispuesta hacia la puerta. Antes de que pudieran abrir la puerta, Alicia y Shane corrieron y bloquearon su salida.

“Chicas Uh, muevanse por favor.” Bette pidió a sus amigas cortésmente, intentando mantener una fachada tranquila a pesar de su estado de excitación. Cuando las dos no se movieron, detectó inmediatamente que algo andaba mal. “¿Qué hicieron?” Bette bufó.

“Bette, juro que no fué mi culpa. Al fue la persona que--”

“Callate Shane.”

-------------------------------------------------

De nuevo al actual tiempo.

“Verde espectacular.” Alicia tosió, agitando sus brazos alrededor para presentar las paredes nuevamente pintadas a Bette y a Tina.

“¿Espectacular?” Los ojos de Bette danzaron alrededor de la sala de estar antes de colocarse en una Alicia y una Shane sumamente inquietas. “Corten la mierda. Estoy segura que ustedes subieron con algo más listo que “verde espectacular”. Así que adelante, porqué no nos aclaran y nos dicen el nombre real que le pusieron.” Desafió a las dos. Shane y Alicia intercambiaron miradas, su líder las conocía tan bien.

Alicia despejó su garganta, frotando la parte posterior de su cuello avergonzada. “Verde vergonzoso.” Chirrió.

“Verde pantano.” Shane agregó débil.

Tina mordió su labio más bajo para sofocar su risa. “¿Hay más?” Preguntó, frotando el brazo de Bette para calmarla mientras su novia bufaba al lado de ella.

Alicia cabeceó muda. “Verde mucoso.”

“Verde diarrea.” Shane proveyó.

“Verde vómito.” Alicia estranguló.

“¿Es todo?” Bette gruñó.

Shane y Alicia retrocedieron. “Verde fangoso.” Chillaron.

“Verde de Shrek.” Shane lloriqueó.

“Las algas se ponen verdes.” Alicia masculló.

“Verde de la flema.” Shane tosió.

Las dos suspiraron y se miraron una a la otra. “Verde de mierda.” Murmuraron bajo su respiración.

“¿Ya terminaron?” Bette preguntó. Las dos movieron sus cabezas por consiguiente. “Está bien entonces.” Bette cabeceó, mirándolas amenazadora. “¿Ven esto chicas?” Levantó sus palmas y les demostró las manos sucias a las dos.

“Y-yes.” Shane y Alicia tardamudearon, encogiéndose de miedo ante Bette. Tina contuvo su respiración, sabiendo lo que estaba a punto de hacer su novia.

Lentamente, Bette caminó encima a sus amigas nerviosas y se colocó delante de ellas. Puso un dedo ante sus labios y sonrió. “Abran sus bocas y digan ahhhhh.” Ordenó, una mueca malvada enyesada en su cara.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!” Shane y Alicia chillaron mientras corrieron frenéticamente saliendo del apartamento, una Bette riéndose las perseguía por todas partes con sus dedos sucios.

“¿Qué sucede?” Sonja caminó fuera del cuarto de baño y se colocó al lado de una Tina que reía nerviosamente en medio de la sala de estar.

“¿Pensé que las queridas paredes de Bette iban de azul celeste Srta.?” James rascó su cabeza en el desconcierto mientras alcanzaba a las dos mujeres.

“Efectivamente.” Tina se rió entre dientes. “Solamente que Al y Shane decidieron ir con el verde.”

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!” Un grito se repitió a través del pasillo seguido por un sonido que se estrellaba ruidoso, una indicación de que Bette había cogido una de sus presas. “¡¡Porteerrr!!” Un grito chillón. Definitivamente Alicia.

“¡Di ahhh!” Bette rió histérica.

“Dedo sucio de Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. - en boca. ewwwwwwwwwwwwww!!! Porteeerrrr!!!”

avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 10th 2016, 7:45 pm

CAPÍTULO CUARENTA Y SEIS: Bienvenida al hogar

Un completo y total caos. Las palabras perfectas para describir los acontecimientos que habían transpirado después de ese profético sábado por la tarde cuando Alicia y Shane decidieron pintar de verde las paredes de Bette. Solo para dejarlo claro, Bette no tenía ninguna naúsea sobre el verde; le gustaba el color, incluso lo adoraba,¿ pero la cortina que sus dos amigas tontas crearon? Simplemente inaceptable y fácil para los ojos. Verde lo podría aceptar, ¿pero esta clase de verde o el verde de mierda? Absolutamente no. Afortunadamente para ella, no tuvo que soportar que ese color repugnante disminuyera sus fondos; una Alicia culpable insistió en contratar a profesionales para que repintaran el lugar entero, prometiendo pagar la cuenta y los costos adicionales también. Y por un momento, todo estaba bien otra vez - Bette se aplacó y su cólera se decoloró en el olvido, es decir, hasta que comprendió lo que repintar las paredes implicaba. El lío que sus amigas crearon echaron por tierra los planes del mounstruo de control que era Bette y lanzó su bien estructurada planeación del tiempo aun plazo mas largo. Todo tuvo que ser echado atrás otro día- la limpieza, la restauración y dios, lo peor, su bendito sueño agradable. En vez de acabar las renovaciones el domingo según lo programado originalmente, los trabajos se arrastraron hasta el lunes por la tarde – ampliando inadvertidamente el proceso entero hasta el martes. Ella no podría poner los muebles nuevos comprados en su lugar hasta que el departamento entero fuera limpiado y desprovisto del polvo y los deshechos de la construcción. Específicamente y más importante, no podría fijar su nueva cama maravillosa y hacer el sexo furiosa y apasionadamente con Tina dentro de su cuarto insonoro hasta que todo estuviera en orden. Asi que el martes lo pasaron limpiando el lugar entero y acomodando los muebles con James como su único ayudante porque Sonja fue convocada de nuevo a la residencia y ella no se atrevió a pedirle ayuda otra vez a sus amigas por el miedo de que esas muchachas pudieran terminar destruyendo algunas cosas y frustrarla aún más. Y aunque una Tina impaciente se hubiera ofrecido a ayudar, Bette lo rechazó e insistió en que la rubia asistiera a clases por dos razones importantes: 1) no quería que su novia hiciera el trabajo duro, y 2) no sabía si podría permanecer en un lugar con Tina sin asaltar su encantador trasero - la energía sexual que fluía entre ellas hacía duro que se concentraran en el acabado de cualquier tarea en que trabajaran.

Y cuando todo estuvo terminado el martes por la noche, el profundo agotamiento que sentía fue bastante para conducir los pensamientos del sueño agradable a la parte posterior de su mente. Lo que era más importante para ella entonces era conseguir un cierto sueño y recargar su cuerpo agotado. Y dormir fue lo que ella hizo - y Tina permitió que lo hiciera entonces sin interrupciones. Después de todo, Bette se merecía el descanso.

Pero bien. éso fué ayer.

Una noche era bastante seguramente.


MIÉRCOLES. Academia de Redwind. sala de clase 4-A.

“..entonces dijo, la economía de corriente contemporánea como un campo de modelo matemático formal también se refiere como eco matemático--” El fresco profesor de economía de Harvard se detuvo brevemente mientras un golpe interrumpió su conferencia. “Solo un minuto.” Se excusó y se deslizó hacia la puerta de la sala de clase. Las estudiantes aburridas de 4-A, felices por el pequeño receso, dieron vuelta a sus compañeras de asiento y mataron el tiempo con una charla despreocupada. Nadie prestaba mucha atención al profesor y a su huésped hasta que la más vieja mujer despejara su garganta en voz alta y golpeara mordazmente su puño en una de las mesas próximas, silenciando con eficacia a las muchachas y llamando su atención. “Srta. Pieszecki y McCutcheon, tienen un visitante.” Anunció. Las adolescentes ya mencionadas miraron hacia el umbral desde su lugar en la parte de atrás de la sala de clase y sonrieron cuando vieron a su huésped. Los murmullos curiosos llenaron el espacio cuando Tina Kennard agitó en Shane y Alicia e indicó para que las alcanzara afuera en el vestíbulo.

“¡Hey Jen!” Tina articuló su saludo silencioso mientras daba una ojeada en la muchacha simple que se sentaba cerca de la puerta. Alternadamente, Jenny dio una onda leve en la rubia, sintiendose un poco tímida por no estar acostumbrada a acaparar la atención que había estado almacenando recientemente por ser la mejor amiga de la más nueva celebridad de la escuela. “Te veré más adelante ¿de acuerdo?” Tina guiñó en la pequeña muchacha antes de caminar fuera de su vista, haciendo que las compañeras de clase anteriores de su novia doblaran sus cuellos para seguir su movimiento. Desafortunadamente para las muchachas chismosas, no podían ver a través de las paredes así que no tuvieron una ocasión de espiar en la Tina querida de Bette Porter y su interacción con 4F.

Tina se inclinó detrás contra la pared y esperó a que las dos muchachas emergieran de su sala de clase. En menos de algunos segundos, la puerta se abrió y salió una Shane tranquila con una sonrisa caliente enyesada en su cara. “Hey Tina.” Saludó suavemente.

“¡Dias TK!” Una Alicia valiente exclamó cuando salió de la puerta balanceando dos pequeñas cajas en sus brazos. “Todo a tiempo. Aquí va.” Entregó las cajas a Tina. “A Sam se le hizo tarde pero enviará lo suyo a Bette antes de almorzar. Me dijo que te dijera que ella lo está dejando con el propietario.” Informó a la rubia.

“Está bien.” Tina cabeceó. “Muchas gracias chicas.” Sonrió brillantemente mientras miraba a escondidas dentro de la caja superior y examinó su contenido. El entusiasmo burbujeó en su estómago mientras los pensamientos de sus planes comenzaron a llenar su mente. “Solo iré a dejar esto a mi armario y ocultaré estas cosas allí. Um. ¿qué hago en caso de que el monitor del pasillo me coja callejeando alrededor?” Preguntó a las dos.

“Pfft.” Alicia hizo un sonido desdeñoso y agitó una mano. “Eres la novia de Bette Porter. ¿Piensas que alguien se atrevería a tocarte?” Sonrió. Shane movió su cabeza y gruñó su acuerdo.

“Si te gusta o no, tienes oficialmente parte de los derechos de la escuela.” Shane agregó. Cubrió ocasional un brazo sobre el hombro de Alicia e inclinó su cabeza. “Y dejame decirte que, es un club exclusivo con solamente un puñado de miembros.” Susurró misteriosa.

“¡Cuatro!” Alicia articuló y destelló cuatro dedos.

“Bien, cinco ahora.” Shane corrigió a Alicia. “Pero como ya sabes, nos han conocido colectivamente como 4F desde que podemos recordar, esperamos que no te importe que nos estemos pegando con el nombre.” Encogió los hombros apenada.

“Sí, 5F no suena muy bonito.” Alicia cabeceó. “Y “4F y Kennard” suena realmente pegajoso. Como si estuviéramos a punto de estallar el grupo o algo.” Hizo una cara disgustada.

“De acuerdo, 4F será.” Tina rió suavemente. “Estoy segura que Porter no lo aceptaría de ninguna otra manera.”

“Hablando de Bette, me sorprende que pudieras escurrirte de su sala de clase sin que te siguiera. ¿Cómo lograste hacer eso?” Shane preguntó curiosa, mirando en la puerta cerrada de la sala de clase adyacente 4-B. Ella medio-esperaba que Bette estallara fuera de la puerta en cualquier momento en busca de su novia.

“Me excusé de la clase para una visita al cuarto de baño. Porter no tiene la más mínima idea porque está fría en su escritorio, durmiendo con una de las conferencias del Sr. Johnson. Pobre, todavía está agotada.” Tina explicó con un suspiro.

“¿Ves? Te dije que haría las cosas más fáciles si nos pedía que le ayudáramos.” Alicia rodó sus ojos.

“Después de lo que sucedió el pasado sábado, dudo altamente eso.” Shane frotó la parte posterior de su cuello avergonzada, todavía podía probar la amargura del dedo sucio de Bette dentro de su boca.

Tina se rió de la forma en que Shane palideció. “Bien chicas mejor me voy. Tengo que estar de regreso en mi escritorio CUANTO ANTES en caso de que Porter despierte.” Sonrió, caminando al revés hacia la escalera. “¡Gracias otra vez!” Guiñó a las dos.

“¡Espera un minuto!” Alicia amplió una mano y calmó a la rubia. “¿Cómo vas a escaparte de Bette esta tarde? ¿Cómo estás llegando a su lugar? ¿Tienes llaves? ¿Cómo vas a entrar?” Rápido soltó un par de preguntas.

Tina se rió entre dientes. “Para contestar a tu primera pregunta, le dije que estoy teniendo un pequeño rato de vinculación con Jenny durante el almuerzo y después voy a encontrarme con el consejero de la dirección esta tarde para la entrevista de rutina. Saldré de la escuela durante la hora de la comida, Jenny me llevará a casa y me ayudará con todo. Bette dejó a James dentro del apartamento esta mañana para recibir algunas entregas de última hora así que él será el que esté para dejarme entrar. Me ayudará a acomodar las cosas y esperanzadamente, Jen y yo estaremos de regreso en Redwind antes de que suene la campana de salida.” Tina aclaró.

“Okaaay.” Alicia sonrió.

“¡Buena suerte!” Shane dio a Tina una pequeña palmadita en la espalda.

Tina reasumió su viaje interrumpido hacia las escaleras pero paró de nuevo después de algunos pasos. Dio vuelta a las dos y suspiró. “¿Creen que esto está bien? ¿No se enojará conmigo por hacerlo? Es su apartamento después de todo.” Tina expresó hacia fuera sus inseguridades.

“Como si pudiera.” Alicia se burló, sacudiendo su cabeza con una sonrisa divertida que jugaba en sus labios. “Estoy segura que harás un gran trabajo en ese lugar. Y no tienes que preocuparte de Porter y de su genio. Apenas digamos que si fueras tu la que pintó sus paredes de verde, ella lo habría amado de todos modos e incluso no soñaría con repintarlo - incluso si el color hace que su estómago de vueltas.” Rodó sus ojos e hizo muecas. Bette Porter era una causa perdida, gatito azotado con la correa de Tina atada firmemente a su cuello. Y ella estaba tan segura que Bette gozaba de cada minuto de él.

“Espero que tengas razón Al” Tina suspiró.

“Siempre Tengo razón.” Alicia sonrió.

Tina y Shane arquearon una ceja.

“Está bien, es decir, es casi-seguro que no estoy incorrecta.” Alicia retrocedió. Sus dos amigas rieron reservadas a sus costillas mientras Alicia rodó sus ojos.

-----------------------------------------------

Cafetería. Tiempo del almuerzo.

“¡¿Es esa Bette Porter la que se sienta toda sola?!”

Bette levantó la vista de su tazón de sopa de hongos y sonrió, limpiando su boca con una servilleta antes de inclinarse detrás contra su silla. “Bueno bien bien, mira quien finalmente emerge de su cueva oscura.”Separó los brazos hacia fuera en mientras Sam subía las escaleras y caminó hacia su mesa acostumbrada. “Es hora para una celebración - ¡la ermitaña ha vuelto a la civilización!” Se rió de la muchacha.

Sam se rió entre dientes, inclinándose adentro para tocar los puños con su mejor amiga antes de acomodarse en su silla. “Bien de lo que oigo, no fui la única persona que finalmente salió de la casa esta mañana. Veo que le dieron a nuestra pequeña Srta. Martha Stewart el entrenamiento de un día-malo de economía doméstica.” Golpeó detrás con una mueca de tomadura de pelo en su cara.

“Vete a la mierda monstruo hermana-cariñosa.” Bette rió, esquivando la servilleta que Sam le lanzó encima.

“Hey no sé si lo has notado, pero alguien usa tu lugar de estacionamiento.” Sam informó a su mejor amiga.

“Oh, ésa soy yo. Ése es mi nuevo coche.”

“¿El escarabajo del poder de la flor?” Sam miró a Bette incrédula.

“Sí. Ése es mi doble D”. Bette encogiólos hombros. Vió el destello divertido en los ojos de Sam y se deslumbró en su amiga. “Por lo menos mi coche no orina gas como lo hace el tuyo.” Se enfurruñó, ganando una risa de su amiga.

Después de hacerle señas a un mesero, Sam dio vuelta a su mejor amiga. “¿Porqué estás sola? ¿Donde está Tina?” Preguntó, observando la ausencia de la rubia perenne al lado de Bette. Por un momento, ella olvidó todo sobre los planes de Tina para la tarde.

Bette entrecerró sus ojos y miró a Sam sospechosa. “¿Porqué lo preguntas?” Levantó una ceja.

“Solo es curiosidad. ¿No se me permite hablar de ella también?” Sam le sacó la lengua y pidió su almuerzo mientras el mesero se colocaba al lado de su mesa. Movió su cabeza en el individuo cuando él se excusó para traer su comida de la cocina.

“Nah. Solo estoy dando un tirón a tu cadena.” Bette admitió, agarrando su vaso de té helado y girando el popote adentro. “Ella está con Jenny. Están teniendo uno de sus tiempos de vinculación de mejores amigas dentro de la biblioteca.” Compartió, tomando un sorbo de su bebida.

“¿Y estás de acuerdo con éso?” Sam preguntó.

“¿Sí, por qué no debo estarlo? Jenny es la mejor amiga de Tina y la extraña mucho.” Bette encogió los hombros.

“¿Entonces le has permitido que frecuente a Jenny sin supervisión?” Sam siguió, reclinando la barbilla en su mano perezosa.

“Sí, porque a diferencia de ti, Jenny no tiene la propensión de abrazar a mi novia fuera de los límites y de decirle cosas fofas fofas.” Bette dijo molesta, pisando fuerte en el pie de Sam debajo de la mesa, haciendo que la muchacha hiciera una mueca de dolor. “Tiiinnaa. Debí haber caído para ti en lugar de otra. Boo-hoo.” Rodó sus ojos, haciendo una personificación muy mala de Sam en lágrimas.

"Oh dame un poco de crédito. Estaba deprimida y no pensaba correctamente. Más, no sonaba así de patética.” Sam se opuso, ruborizándose avergonzada.

“Sí correcto, si tu lo dices. En mi mente, actuaste como una idiota también.” Bette hizo muecas malvada.

El mesero volvió rápidamente con el pedido de Sam y dejó a la muchacha sola para gozar de su ensalada. Un silencio fácil se colocó en la mesa por algunos momentos antes de que un bostezo enorme se escapara de los labios de Bette.

“Aggghhhh.” Bette gimió mientras estiraba sus brazos hacia fuera a los lados. “¿Qué dices si cortamos la clase y vamos al cuarto de las multimedias después de comer?” Propuso. Tina no iba a atender a la clase de esa tarde asi que no había ningún punto en asistir a gimnasia sin la rubia allí.

Sam se rió entre dientes y sacudió suavemente su cabeza incrúdula. “¿Después de estar ausente desde el viernes, ¿ya quieres abandonar la clase? Pensé que tus días perezosos habían terminado?” Se burló a costillas de su mejor amiga.

“Perezosos no tanto como estupendamente cansada.” Bette se tiró detrás en la silla y suspiró.“Arreglar un apartamento es trabajo duro. Nunca había limpiado y menos sin una aspiradora, el sacar el polvo y el barrer puede ser tan agotador. ¿Y todos esos muebles que se cargan, empujan, tiran y demás cosas? Tortura física pura Sammy. Y hey, mira esto.” Rodó encima sus mangas y dobló sus músculos del brazo, mostrando su bíceps perfecto. “Es como si pasara una semana entera en el gimnasio.” Se maravilló. Sin darse cuenta, las maniaticas Bette-enloquecidas que comían abajo sonrieron su aprobación mientras babeaban ante la vista, azotando rápidamente sus cámaras telefonicas y tomando fotos discretas de ella.

“Afortunada.” Sam quitó su chaqueta y dobló su propio brazo. No era tan magnífico como la exhibición de Bette pero no era tan malo tampoco. “Puede ser que esté dura ahora pero desarrollaré la piel flácida en algunos años. El único ejercicio que mi cuerpo perezoso hace es cuando cambio de posiciones en la cama.” Se lamentó, maldiciendo su propia holgazanería.

“Sé de un entrenamiento cardio bastante bueno y eficaz para hacer en cama.” Bette meneó su frente sugestiva.

“Sé.” Sam rodó sus ojos. “Solamente que pienso que no haré ese ejercicio en un rato largo.” Suspiró pesarosamente, marcando con una cicatriz grave y aún excesivamente dolorosa su último jugueteo de algunos días atrás.

Bette chascó su lengua. “Dormir con tu hermana te traumatizó realmente,¿ huh?” Comprendió a su mejor amiga.

Un grito de asombro audible interrumpió su conversación. “¿Dormiste con tu hermana?!” Una voz aguda exclamó perpleja.

¡Oh joder! Los ojos de Bette crecieron de par en par. De toda la gente de mierda que escucha detras de las puertas tenía que ser ella, gimió internamente. Bette hizo el contacto visual con Sam disculpándose con su mejor amiga silenciosamente, sus ojos abogaban por el perdón. Sam podía morder solamente su labio y tragar difícilmente, mirándose repentinamente un poco débil y pálida.

“¡Sammy eso es repugnante!” Alicia hizo muecas mientras se colocaba en su silla acostumbrada con Shane detrás de ella. Si le dieron una sacudida eléctrica a la larguirucha morena con la revelación, era seguro como el infierno que no lo demostró de la misma forma que Alicia. “Conjeturo que no eres la Srta. Cordura después de todo. Sabía siempre que eran las reservadas las que tenían algunas torceduras importantes ocultas adentro.” Alicia musitó, codeando a Shane al lado. “Oh espera. ¿qué otros fetiches extraños tienes? ¿Duermes con tus animales domésticos también?” Preguntó con impaciencia, haciendo que Sam se sintiera aún más incómoda.

“Deja en paz a Sammy, Alicia.” Bette advirtió, detectando el malestar de su mejor amiga.

“Sí, dejala sola.” Shane secundó. Aunque alguien tan sexualmente desinhibida como ella no se atrevería a aventurarse en la tierra sucia del incesto, se sentía bastante sensible para no continuar. No quería saber lo que Sam pensaba cuando durmió con su hermana pero. “Sin embargo su hermana es caliente.” Frotó ligeramente su barbilla, representando a la Makavejev más vieja dentro de su mente. Tenía una cosa por ella desde que eran niñas. Entonces sí, también estaba un poco predispuesta.

Los ojos de Alicia bombearon fuera de sus zócalos mientras la comprensión amaneció dentro de su cerebro sucio - Sam tenía solamente una hermana y ella era. “¡ANA!” Alicia gritó en la punta de sus pulmones, haciendo momentáneamente que la cafetería entera se silenciara y buscaran a cada muchacha llamada Ana por todas partes. “Oh mierda. ¡¿Ana?! ¿Seriamente Sammy?” Alicia señaló un dedo en una Sam ruborizada. “Ninguna ofensa a tu hermana, es caliente y todo, pero acaba de dar a luz a cinco bebés en tres años. ¡CINCO!” Se estremeció, representando a la única hermana de Sam que se había convertido en una máquina de fabricar-bebés después de que se casara con una superestrella del balompié hace cuatro años. “¡Mierda! ¡Su vagina debe haber estado bastante grande para tragarte entera!” Sus ojos crecieron grandea. Una serie de eww se repitieron alrededor de la mesa cuando Sam cayó contra su silla, roja de la verguenza.

“Gracias por poner esa imagen tan patética dentro de nuestras mentes Alicia.” Bette se enojó, empujándo lejos su plato medio comido de lasagna, perdiendo repentinamente su apetito. “Y para dejar claras algunas cosas, hay una cosa tal como el rejuvenecimiento vaginal - así que estoy bastante segura que Ana está muy bien allí. Y lo más importante, Sam no durmió con su hermana. O su hermano o su madre o su padre. Ningún sexo con los parientes, Al. Siento estallar tu burbuja.” Precisó a una Alicia escéptica.

“Solamente que tu dijiste--”

“¡Sé lo que dije! Pero pensaste mal.” Bette replicó.

“¿Oh sí? Entonces aclarame.” Alicia ajustó sus hombros, determinada a no dejar ir el asunto hasta que consiguiera su terraplén de Información jugosa.

Bette miró a Sam y esperó la señal de-ir de su mejor amiga. Sam cabeceó tristemente y frotó sus sienes, dando su consentimiento. Sabía que no tenía ninguna salida de la inquisición entera de Alicia.

“Solo voy a decirte lo esencial Alicia. Nada más, nada menos. No hagas más preguntas luego.” Bette advirtió severa. Oyendo a la rubia murmurar su acuerdo, despejó su garganta y dio una descripción muy breve de lo que sucedió. “La semana pasada, después de decirle a Sam sobre su nueva posición en la fundación Peabody y su movimiento subsecuente al África, Helena--”

“¡¿Helena se mueve al África?!” Alicia cortó groseramente, su boca boquiabierta en sorpresa.

“Sí. Asi es. Estoy segura que ella les dirá todo cuando vuelva a casa de NY.” Bette se deslumbró, advirtiendo a la rubia que no la interrumpiera otra vez. “De todos modos, una Helena borracha y arrepentida decidió consolar a nuestra amiga deprimido aquí con el sexo.” Los ojos de Alicia y Shane se abrieron enormes con la información pero sabiamente mantuvieron sus bocas cerradas y dejaron que Bette terminara. “Entonces Sammy durmió con Helena - e hizo un trabajo bastante decente también, por lo que he oído.” Sonrió en una Sam ruborizada mientras sus otras dos amigas aplaudieron su felicitación. “Entonces, en medio del hecho, Helena se tornó un poco vocal con sus sensaciones y dijo a Sam que la amaba.” Bette tiró a Sam un vistazo rápido antes de continuar. “..como una hermana.” Masculló, acariciando la rodilla de Sam comfortandola.

Shane y Alicia hicieron una mueca de dolor. “Ouch.” Dijeron al mismo tiempo.

“Eso es lo que nosotras dijimos también.” Bette señaló un pulgar entre ella y Sam.

El silencio descendió sobre la mesa por un momento, ni una ni otra sabían como disolver la tensión que se había desarrollado en las cuatro. Eso fue por supuesto, hasta que Alicia decidiera romper la paz. “Bien por lo menos finalmente pusiste fin a dos años de sequía sexual Sammy. incluso si fue con tu hermana.” Rió nerviosamente, intentando hacer la luz de la situación torpe. Bette y Shane se deslumbraron en Alicia mientras Sam dio vuelta al púrpura delante de ellas.

“Oh está bien. Seguro puede ser repugnante pensar en eso ahora, pero está destinado a ver el humor en él y para reírse en el futuro.” Alicia agitó una mano simple, exasperando más a Shane y Bette. “Mientras tanto Sammy. Si no puedes reírte, riete de otros. Está garantizado que eso te hará sentir un poco mejor.” La animó. Un gemido colectivo se repitió alrededor de la mesa. “Comienza con Shane y Bette. Estas dos son buenos blancos, Shane por su búsqueda-de-mujeres incesante y Bette por su gatito-azotado por Kennard.” Sugirió con una mueca enorme.

“¡ALICIA!!” Bette y Shane gritaron, haciendo que los platos y los vasos encima de la mesa se sacudieran con su arrebato.

“Está bien, aceptable, retrocederé. Aburridas.” Alicia levantó para arriba sus manos en entrega.

“Podemos hablar de algo más por favor.” Sam finalmente encontró su voz y pronunció su súplica.

Bette movió su cabeza y dirigió la conversación a otra parte. Hablaron de cosas triviales, absurdas por algunos minutos, permitiendo que la pared de hielo alrededor de Sam se derritiera. Muy pronto, todo había vuelto a la normalidad y sus bromas acostumbradas se reasumieron mientras comian sus comidas.

Media hora más adelante, la campana del almuerzo sonaba, señalando el final del almuerzo. Diferente a las otras estudiantes que desocuparon rápidamente sus mesas para volver a sus salas de clase respectivas, las cuatro muchachas continuaron en el salón, intentando ser las últimas para dejar la cafetería como de costumbre.

“Hey chicas, no hagan planes para el almuerzo el domingo. Estoy teniendo esta cosa del estreno de una casa en mi apartamento.” Bette tragó su bebida y cerró de golpe el vaso vacío en la mesa.

“De acuerdo.” Las tres cabecearon.

“Um.” Shane tosió, intercambiando vistazos rápidos con Sam y Alicia. “¿Quién está cocinando?” Preguntó lentamente.

“Yo por supuesto.” Bette sonrió, soplando su pecho hacia fuera orgullosa. Sus tres amigas chirriaron e hicieron una cara, sin gustarles obviamente su respuesta ni un poquito.

“Porter, di la verdad. ¿Nos odias mucho realmente? Nos disculpamos ya por las paredes verdes e incluso aspiramos tu dedo asqueroso,¿así que porqué todavía nos sigues castigando?” Alicia gimoteó.

“¿De qué estás hablando? No las estoy castigando chicas.” Bette frunció el ceño.“Entonces ¿por qué? ¿¿¿Porquéééééé???” Alicia gritó. “Pienso que puedo hablar por Shane y Sam cuando digo que es myy muy triste que nos trates de esta forma.” Exclamó patéticamente.

“¡Que es estúpido! Para de sobreactuar Alicia .” Bette se quejó en la rubia.

Alicia miró acentuada a las otras dos, impulsando silenciosamente a las muchachas a apoyarla. Fue Sam la bastante valiente para continuar. Despejó su garganta y golpeó ligeramente a su mejor amiga. “¿Uh. Bette? ¿Estás segura que es una buena idea? Quiero decir, oímos hablar del fiasco de la carne a a del horno la semana pasada.” Sam masculló, escogiendose nerviosa en las sobras de su plato de ensalada.

¡Kennard! Bette suspiró internamente, molesta porque su novia había compartido la historia de su falta embarazosa con sus amigas críticonas. “Bien eso fue cosa de una vez. He estado mirando a la cocinera Kennard cada noche, y pienso que ahora sé algunos trucos.” Se defendió de su mediocre y escasas capacidades para las artes culinarias.

“Porter Porter Porter.” Alicia suspiró dramáticamente. “¿Has oído hablar de ese refrán popular? El que dice: si al principio no tienes éxito, no hagas el intento de mierda otra vez? Hiciste tu mejor intento y fallaste desgraciadamente. Seriamente, no te hagas la tonta y por favor, nosotras no queremos tener un problema de intoxicación alimenticia. Te lo pido por favor.” Alicia abrochó sus manos juntas y rogó, su cara seria.

“Se supone que son mis mejores amigas. ¿Y no me apoyan ahora?” Bette puso mala cara indignada, queriendo hacer sentir culpables a sus amigas.

“Las amigas verdaderas dicen la verdad.” Alicia precisó. “Y la verdad es que tu cocinar es pésimo.” Indicó práctica. Shane y Sam cabecearon y mascullaron su acuerdo.

“Gracias amigas.” Bette respondió seca. “Bien, ordenaré la comida.” Se quejó, aplacándose a los deseos de sus tres amigas dolorosamente honestas. Cruzó sus brazos y frunció el ceño cuando una aclamación triunfante resonó en su mesa. “Las odio chicas.” Bette se enfurruó, levantándose y saliendo de la cafetería.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 10th 2016, 7:50 pm

Edificio de viviendas de Bette y de Tina. Vestíbulo.

“¿Cómo estuvo tu sesión con el consejero?”

“Erm. Fué aceptable.”

“¿Preguntó por nuestra relación?”

“Sí.”

“¿Qué le dijiste?”

“Nada. Apenas que estoy saliendo con una a narcisista sádica que es un pequeño monstruo de control y una tonta pervertida.”

“…”

“¡Estoy bromeando! Para de fruncir el ceño.”

“¿Qué le dijiste realmente entonces?”

“Es un secreto.”

“¿Pensé que se suponía que no íbamos a guardar secretos entre nosotras?”

“Sí. pero u . hay ciertas cosas que necesitamos guardar para nosotras mismas, ¿correcto?”

“No.”

“…”

“Kennard, ¿qué le dijiste realmente al consejero?”

“Nada. No le dije cualquier cosa.”

“Mentirosa.”

“¡No lo soy! Juro, que incluso no la vi hoy.”

“¿Huh? ¿Pero por qué? Pensé que--”

“La verdad. No aparecí a nuestra cita porque estuve ocupada con algo más.”

“¡¿Con qué?!” Bette frunció el ceño cuando abrió su apartamento y golpeó la puerta con el pie para abrirla, sintiéndose mal sobre la mentira.

“Con esto.” Tina sonrió tímida. “Bienvenida a tu hogar, bebé.” Besó a una Bette estupefacta en la mejilla mientras se colocaban en el umbral y admiraban la visión.

Después del trabajo duro que hicieron durante los últimos días, el apartamento de Bette estaba apenas reconocible a cualquier persona que había puesto sus ojos en él antes del remodelado. Las manchas en las paredes y los techos desaparecieron, al igual que los pisos sucios y el mobiliario horrible y poco atractivo. Bette estaba en lo correcto - las paredes azul cielo eran perfectas contra las piezas de muebles modernos que ahora adornaban el lugar - del sofá seccional cosmopolitan marrón claro, los escritorios de caoba, y la pantalla plana de TV y área de hospitalidad. El apartamento fue adornado agradablemente también, Sonja trajo algunas pinturas al óleo coloridas y alegres de la colección de Bette y embelleció el espacio con cosas tales como velas cuadradas gigantes, floreros y esculturas de mármol de escritorio. El lugar entero era hermoso y elegante, como si fuera sacado de las páginas de las revistas de decoración que ofrecen esos hogares bonitos con sus interiores imponentes. Para cualquier persona, el apartamento de Bette era digno de morir de la admiración y la envidia.

Era perfecto.

Pero para Tina, había una interferencia minúscula. El apartamento encantador de Bette no era hogareño. Carecía del calor de un hogar y no reflejaba seguramente cualquier cosa sobre el inquilino. Mirándolo desde el punto de vista de un extraño, cualquier persona pensaría que la persona que vivía allí estaba desprovista de una personalidad. El lugar era toda exhibición y ninguna sustancia. Y eso es lo que remedió Tina cuando trabajó su magia en él esta tarde. Había pedido a sus amigas ayuda y había adornado el lugar con las cosas que Sonja y las muchachas le habían dado. Una multiplicidad de fotos enmarcadas ahora estaban dispersos encima de las diversas mesas y repisas. Habían muchos cuadros de Bette con sus cuatro amigas, parientes, y por supuesto, con Tina. Encima del sofá de felpa, al lado de los cojines, colocó la manta preferida de Bette - la que ella tenía desde que era una bebé. La había olvidado cuando se mudó de la residencia y Sonja se la envió a Tina junto con otras posesiones personales de Bette. El estante vacío en la esquina del cuarto ahora desbordaba con los libros preferidos de la morena – de las obras clásicas a la economía moderna, todo estaba allí. Incluso sus Cds y DVDs más queridos fueron arreglados cuidadosamente en los gabinetes al lado de la TV. Y para rematarlo todo, en un estante por la esquina del cuarto, los modelos miniatura de la colección clásica preciosa de coches de Bette fueron exhibidos y mostrados orgullosamente. Cada parte del cuarto gritaba a Bette Porter.

“¿Te gusta?” Tina preguntó vacilante a medida que Bette continuó estirando el silencio entre ellas.

Bette se sacudió para despertarse de su estupor mientras oía la voz de Tina. ¿Qué si le gustaba? Sonrió, por supuesto que si. Abrumada grandemente, comenzó a sentirse un poco nostálgica mientras miraba en las piezas maravillosas de su vida que llenaron el lugar. ¿Pero para qué negarlo? Incluso si Tina hubiera llenado su apartamento de decoraciones grotescas e insípidas como las mantas chillantes de piel, todavía lo amaría. No había manera que ella pudiera odiar cualquier cosa que Tina hiciera para ella. Pero por supuesto, no le diría a su novia ese fragmento de información crucial; en caso de que Tina pudiera decidir utilizarlo a su ventaja en el futuro y dejar en desorden el apartamento con los muñecos de peluche o algo semejantemente patético en sus libros. Bette hizo frente a la rubia y sonrió brillantemente, fijando el alma de Tina en la tranquilidad. “Es perfecto bebé. Lo amo tanto. Gracias.” Se inclinó adentro para poner un beso suave en los labios de su novia, ambas muchachas suspiraron contentas.

“Estoy tan alegre.” Tina sonrió mientras se separaban. “Pensé que ibas a enojarte.”

“Tonta.” Bette rió suavemente, cercando un brazo alrededor de la cintura de Tina. Ella las llevó hacia la pequeña mesa por el teléfono nuevamente instalado, tenía muchas fotografías encima de él. “¿Donde conseguiste éstas?” Bette levantó uno de los bastidores y sonrió encariñada, moviendo un dedo sobre la imagen de ella misma de dos años en pañales que era cargada por una mujer rubia imponente que se miraba exactamente como ella y un Melvin de mirada orgulloso detrás de ellos. No había duda que ella consiguió las buenas formas de su madre - Maxine era una imagen semejante a su hija.

“Sonja y las muchachas. Han estado muy, muy atareadas.” Tina envolvió sus brazos alrededor de Bette y abrazó a la muchacha por detrás, poniendo pequeños besos en ella. “Ese es uno de mis favoritos a propósito.” Dijo mientras miraba con fijeza sobre el hombro de su novia y vio el cuadro que Bette ahora soportaba. Era de 4F, tomada durante su juego en el jardín de niños y se reían del muchacho que estaba vestido de lobo. Las muchachas estaban posando para la cámara, revestidas de la cabeza a los pies en sus trajes. Uno podía ver las distintas personalidades coloridas de las cuatro mientras se incorporaban en sus papeles - una Bette gruñona como el aldeano crédulo, una Sam soñolienta como las pequeñas ovejas mansas, una Alicia juguetona como el muchacho malcriado, y Shane rapaz como el lobo malo grande.

“Ugh. Odié mi parte en ese juego. Quise tanto desempeñar el papel del lobo malo . El traje era tan fresco - los colmillos, las garras y todo.” Bette puso mala cara, todavía sintiendose un poco defraudada por las asignaciones de papeles después de todos estos años.

“¿Entonces porqué no cambiaste papeles con Shane? Consigues siempre lo que quieres de todos modos.” Tina precisó.

“Bien porque.” Bette sonrió avergonzada, una ruborización se arrastraba hasta su cara y teñía sus mejillas. “Tenía esta atracción de niña inocente en nuestra profesora, la Srta. Grisham. ¿Tu te acuerdas de la irritable y patética que lleva las manzanas y flores al profesor cada mañana? Ésa era yo en el pre-escolar, el animal doméstico de los profesores.” Bette confesó, una mueca tímida en su cara. “De todos modos, intentaba siempre actuar repugnantemente obediente en clase para impresionarla. Entonces cuando ella me asignó el papel aburrido del aldeano, fui con él y no me quejé - por lo menos no en su cara. Pienso que fue en el jardín de niños la única vez que me comporté en la escuela.” Se rió entre dientes en la memoria.

“¿Estaba ella bastante?” Tina pescó, sintiendo esa oleada familiar de los celos el burbujear dentro de ella - algo que sucede siempre cuando ella oye hablar de las muchachas que habían capturado la atención de Bette en el pasado.

Bette sonrió internamente, conociendo el tono de la voz de la rubia que se tornaba verde en este momento. “Se veía bastante bien, pero ahora que pienso en ella. Está definitivamente lejos de ser la gran maravilla que tu eres.” Frotó ligeramente el ego de su novia mientras colocaba el cuadro.

“Buena respuesta.” Tina apretó a Bette cariñosamente mientras compartían una risa rápida. “Bebé, mira esa.” Señaló emocionada en la foto de ella y Bette en el mundo marino. Fue tomada durante el paseo del agua, y por supuesto, las dos estaban mojadas. Bette se miraba como si estuviera a punto de llorar mientras la sonrisa de Tina casi rasgaba su cara.

“Parecemos divertidas.” Bette sonrió en la imagen.

“Dios, amo ese cuadro.” Tina suspiró feliz.

“Te amo más. Gracias otra vez por hacer esto para mí.” Bette cambió su cuerpo y envolvió a Tina en sus brazos.

“De nada bebé.” Tina se ruborizó, frotando su nariz con Bette antes de poner un beso casto en sus labios. “¿Estás hambrienta?”

“¿Para ti o para el alimento?”

Tina rió. “Para ambos.”

“Estoy muerta de hambre, pero puedo vivir sin el alimento más tiempo.”

“Tentador. Pero dejé algo dentro del horno hace un rato. ¿Porqué no nos llenamos los estómagos primero de modo que mi trabajo duro no se desperdicie?”

“Si convengo con éso, ¿satisfacerás mis otros antojos después?”

“Por supuesto.”

“Grande. Comamos.”

----------------------------------------------

“Aquí va.” Tina llenó el vaso de vino de Bette al borde al igual que el de su poción de amor especial y se sentó enfrente de su novia en la mesa. “¡Salud Bebé!” Levantó su propio vaso de Red Bull y lo tintineó con Bette.

“Por nuestro primer sueño agradable dentro del apartamento - y al bautizo de mi cama.” Bette guiñó mientras tomaba su bebida en un trago continuo. “Ahhhh.” Suspiró cuando Tina acabó feliz su bebida también. “Sabes, Shane me preguntó el otro día porqué tenía más botellas de Red Bull dentro de mi refrigerador que cerveza y vino.” Se rió de la memoria, Tina la acompañó en su regocijo y comenzó a reír también.

“¿Qué le dijiste?” Tina preguntó, alcanzando a través de la mesa para frotar ligeramente la mano de Bette.

“Le dije que no necesitamos emborracharnos para el sexo. Preferimos ser alzadas por la cafeína que estar pesadas por el alcohol.” Bette sonrió, abriendo su palma para encontrar la mano de Tina.

“Buena respuesta.” Tina rió. Aunque el consumir vino o champán pareciera como una cosa tan romántica para hacer antes de tener sexo, no apelaba mucho a eso. Quizá el hecho de que tuviera la tendencia de emborracharse después de algunas bebidas fueran la razón principal de eso. “¿Piensas que llegará algún día en que necesitemos recurrir a la bebida para poder tener sexo?” Preguntó a su novia.

“Dios, espero que no.” Bette chirrió.

“¿Qué era lo que decía Alicia sobre la muerte lesbiana de la cama?”

“¡Joder, muerde tu lengua y toca madera!”

“¿H ?”

“Somos también jóvenes y demasiado calientes para secarnos y dejar de excitarnos.”

“Creo que tienes razón. No me veo realmente llegar a cansarme de tener sexo contigo.”

“Yo igual. um. contigo, quiero decir.”

“Porter ¿Uh?”

“¿Sí?”

“Apenas me estoy preguntando ¿porqué puñetas estamos hablando de sexo cuando podemos ir al dormitorio y hacerlo ya?”

Un golpe.

“Mierda santa, tienes razón.”

“Entonces ¿ vamos?”

“Estamos en camino.”

“Excelente.”

-----------------------------------------------


“Hagamos un chequeo de los sonidos.” Bette propuso, inclinando su cabeza hacia la puerta mientras se colocaban derechas fuera del dormitorio. “Entra y grita para mí. Permaneceré aquí y escucharé.”

“Enseguida Srta. Porter.” Tina rió mientras Bette golpeaba con fuerza juguetónamente su trasero y la empujó suavemente hacia el dormitorio.

“Grita para mí bebé.” Bette hizo muecas atractiva en la rubia. Una Tina ruborizada miró detrás y guiñó antes de cerrar la puerta recubierta detrás de ella. Menos de dos segundos más adelante, Bette sonrió mientras oía gritos sordos en el otro lado de la puerta. Sabía que Tina gritaba a todo pulmón, e hizo su mueca más ancha cuando oyó apenas lo que gritaba la rubia. ¡Amo la insonorización! Frotó sus manos emocionada. Algunos momentos más adelante, satisfecha con la prueba del ruido, caminó hacia la puerta y entró en su dormitorio.

“Creo que te dije que gritaras y no susurraras.” Bette se inclinó en el umbral con sus manos rellenas dentro de sus bolsillos, con una mueca de burla en su cara. “Oh rayos.” Susurró sin aliento mientras admitía la vista ante ella. Tina estaba ya fuera de su uniforme y acostada encima de la cama usando solamente su brasier y bikini rojos. Miraba a Bette atractiva mientras movía un dedo arriba y abajo de su abdomen, remontando líneas perezosas a través de la carne entonada.

“Te tomó bastante tiempo. Quitate tu ropa y cierra la puerta.” Tina ordenó, su voz caía algunas octavas atractivas más bajo de lo normal. Hizo muecas con aire satisfecho cuando Bette tiró automáticamente de la manija y golpeó la puerta con el pie para cerrarla detrás de ella. La morena se desnudó inmediatamente, dejando su ropa en una pila sucia al lado de la propia ropa de Tina. Bette se lanzó hacia la rubia, sus ojos quemaban de deseo y una sonrisa emocionada curvaba sus labios.

“Creo que prometiste cogerme contra la pared.” Tina levantó un pie y lo colocó en el hombro de Bette para parar el avance de la muchacha.

“Por supuesto. Lo siento.” Bette hizo muecas, caminando al lado de la cama y levantó a Tina en sus brazos. Llevó a su novia hacia la pared más cercana y la colocó abajo cuidadosamente en el piso. “¿Cómo se siente esto?” Presionó su cuerpo ardiente a Tina y empujó a la rubia contra la estera.

“Bueno.” Tina respiró pesadamente. Las manos de Bette serpentearon detrás de ella y desabrochó su sujetador para liberar sus pechos del material de encaje.

“No, ÉSTO es agradable.” Bette besó hambrienta a la rubia mientras sus manos viajaron abajo y se trabaron sobre los pechos de Tina. Tina gimió en el beso mientras Bette procedió a dar masajes a sus gemelos, pellizcando y endureciendo los pezones. Sin aliento y levemente jadeando, Bette rompió el beso y lamió un rastro abajo al pecho derecho de Tina. Banqueteó en el pezón de la rubia, aspirando difícilmente y pellizcando ligeramente, haciendo que Tina se arqueara de nuevo para darle más acceso. Bette continuó y admitió tanta carne como podía caber dentro de su boca, su otra mano continuaba jugando con el otro pecho de Tina - balanceando y tirando en su pezón con sus dedos y palma. Bette tiró y sopló aire caliente en el pico que resaltaba de Tina, enviando tenblores abajo del cuerpo de su novia. Soltó su mano del pecho de Tina y enganchó sus dedos índices debajo de la ropa interior de la rubia. Poniendo un beso rápido en los labios divididos de Tina, se dobló abajo y tiróde la ropa interior de Tina a sus tobillos y ayudó a su amante a quitárselos.

“Bebé.” Tina jadeó, sintiendo los labios calientes de Bette besándola abajo de su botón de vientre a su montón. Su despertar era empujado incluso a mayores alturas.

“Solo relajate.” Bette levantó la pierna izquierda de Tina y la reclinó en su hombro. Levantó la vista y sonrió en la mirada delirante en la cara de Tina. Enterró su nariz en los enrollamientos rubios y frotó su cara en ellos. Inhaló el olor único de la rubia maravillosamente antes de poner un beso encima de los pequeños pelos. Su boca salivaba cuando separó los dobleces pulidos de Tina con sus dedos. “Estás goteando.” Bette respiró en el asombro mientras chasqueaba su lengua y lamió los jugos que fluían abajo en el muslo interno de Tina. La rubia gimió elogiosa con todo algo impaciente, agarrando un mechón del pelo de Bette e impulsando a su novia hacia su centro de dolor. Bette se rió entre dientes en la impaciencia de Tina. Sentía el palpitar poderoso entre sus piernas también así que sabía cuánta tortura sentía su novia ahora. Decidiendo no prolongar la agonía de Tina más tiempo, presionó su lengua plano en los dobleces rosados de Tina y la movió arriba y abajo de la longitud del sexo de la rubia, adrede evitando el clitoris duro, que pulsaba pidiendo su atención. Tina gimió su aprobación cuando sus rodillas se abrocharon un poco ante el contacto, sus caderas se movían hacia adelante y hacia atrás, moliendo un poco en la lengua de Bette.

"Oh dios.” Tina gimió mientras Bette procedió a aspirar su clitoris, chasqueándolo con su lengua y pastándolo un poco con sus dientes. Podía sentir su pierna recta temblar así que se inclinó nuevamente dentro de las paredes encubiertas y se aferró a la cabeza de Bette para la ayuda. Sus dedos apretaron los enrollamientos marrones firmemente mientras sentía a Bette inscribirla con tres dedos. “¡Fuuuuck!” Tina gritó, su respiración se tornó errática cuando los dedos de Bette bombearon dentro y fuera de ella en un patrón rítmico.

Bette sonrió a medida continuó banqueteando en el pedazo de Tina, podía sentir las paredes internas de su novia el contraerse con cada movimiento. Tina estaba tan cerca. Empujó sus dedos más profundos y los encrespó adentro, haciendo que Tina lloriqueara en éxtasis y que jalara de su pelo incluso más duro.

“Ahh.” Tina gritó cuando Bette golpeó su punto-G, enviando escozores agradables por todo su cuerpo. La morena utilizó la protesta de Tina como muestra, y procedió a trabajar en el punto del placer de Tina hasta que redujera a la rubia a una charla y a un lío incoherente húmedo. Las paredes se afianzaban como abrazaderas contra sus dedos, Bette sintió las contracciones y aumentó su paso y la ferocidad de sus suministraciones para extraer un orgasmo poderoso de Tina. En algunos segundos, Tina gritó y su cuerpo entero se sacudió cuando culminó por toda la cara y los dedos de Bette. Cayó contra la estera, sus dedos todavía enredados contra el pelo marrón grueso de Bette. “No puedo, moverme.” Tragó difícilmente, sus ojos rodaban a la parte posterior de su cabeza mientras la boca de Bette soltaba su clitoris hinchado. Bette comenzó a lamer a Tina limpiandola, sus dedos todavía enterrados profundamente en el interior de su novia. Tina sentía aún espasmos cuando Bette salió de ella después de algunos momentos, aspirando en sus dedos mojados. “Lleva. yo. a. cama. ahora.” Tina susurró, su cuerpo todavía se recuperaba. Bette fijó su pierna izquierda abajo en el piso y la llevó de nuevo hacia la cama. “Gracias. bebé.” Tina frotó ligeramente la mejilla de Bette cariñosamente cuando la morena la colocó abajo contra el colchón, la fría cubierta contrastaba agradablemente contra su piel caliente.

“Lastima.” Bette lloriqueó, colocándose ante Tina.

“¿Porqué? ¿Qué está mal?” Tina preguntó preocupada, haciendo estallar un ojo abierto para mirar a Bette. Todavía recuperaba la fuerza así que se quedó en su lugar y esperó a que su novia le explicara.

“Bebé, me lastimaste el cuero cabelludo. ¿Tenías que tirar de mi pelo tan duro? Habría podido terminar con un punto calvo bastante grande, tu sabes.” Bette puso mala cara, señalando en el mechón del pelo marrón que todavía estaban prendidos entre los dedos de Tina.

“Ayyyy.” Tina sonrió apenada, sacando sus manos libremente del pelo de Bette. “Lo siento bebé, ven aquí.” Separó los brazos hacia fuera e invitó a su novia para un abrazo. La morena se entregó en los brazos de Tina mientras la rubia le daba besos minúsculos por todo su pelo. “¿Mejor?”

“Un poco.” Bette sonrió, levantando su cabeza y poniendo un beso apacible en los labios de Tina, permitiendo que la rubia se probara un poco. “Solamente bebé, que la próxima vez que estés de humor para jalar pelos, tira en esto en lugar de otro.” Alcanzó la mano de Tina y la dirigió abajo al montón de vellos húmedos de la rubia. “Te darías un brasileño.” Guiñó, extrayendo una risa de Tina.

“Asno inteligente.” Tina golpeó con fuerza juguetónamente a Bette en la cabeza. “¿Estás diciéndome que me prefieres sin pelos allí?” Levantó una ceja cuando la morena colocó su cuerpo al lado de ella en la cama, acostándose de lado con su cabeza apoyada para arriba con una mano.

“No.” Bette contestó, alcanzando abajo para jugar con el pelo púbico de Tina. “La depilación con cera exige mucho dolor. Y no quisiera que te lastimaras.” Sonrió suavemente en la rubia, besando a Tina cariñosamente en la mejilla. “Además, amo de la manera que es.” Sonrió, pellizcando el montón de Tina haciendo que la rubia se riera ligeramente entre dientes.

“Bebé.” Tina jaló de Bette adentro para un beso abrasador, sus lenguas bailaban la una con la otra a un paso frenético. Pero tan rápidamente como comenzó, terminó rápidamente. Bette gimió en protesta mientras Tina rompió repentinamente el contacto y se separó. “Sientate en mi cara.” Tina ordenó en un tono fornido, moviendo su cabeza hacia arriba a la almohadilla y esperó a que la morena se moviera.

Por supuesto, Bette se placía en obedecer. Arrodillándose a los lados de la cara de Tina, ella agarró el cabecero cuando la rubia serpenteó firmemente sus manos alrededor de sus muslos y jaló hacia abajo su cuerpo.

“Puede ser que quieras seguir tu consejo y agarrar un mechón de tus vellos, te darías un depilado agradable.” Tina guiñó en Bette excitada antes de lamer sus labios cuando dio un tirón a Bette para tragar y devorar a su amante hasta saciarla.

------------------------------------------------

Más que algunas horas más adelante.


“Fue agradable.” Tina enterró su cara en el cuello de Bette cuando avanzó a poquitos su cuerpo más cercano a la morena, deleitándose en la sensación maravillosa de sus cuerpos desnudos presionados juntos. Eran dos horas más allá de la medianoche, y entre negociaciones de amor y un cierto lovemaking serio, finalmente alcanzaron el final de su maratón aprovisionadas del combustible Red Bull y decidieron descansar esa noche. Tanto como querían ir hasta que subiera el sol, el hecho de que tuvieran que despertar temprano para la escuela puso un apagador en sus planes. De todas formas, todavía tenían mañana y el fin de semana para compensar el tiempo perdido.

“Bebé,” Bette frotó ligeramente la mejilla de Tina. “No te duermas todavía. Dame un minuto.” Presionó sus labios en la frente de Tina para despertar a la rubia, podía ver que los ojos de su novia comenzaban a inclinarse un poco.

“Mm-okay.” Tina masculló, haciendo su mejor esfuerzo para luchar contra el sueño que amenazaba superar su sistema.
Bette se soltó del abrazo y se levantó para abrir el cajón de su mesa de cabecera. Sacó una pequeña caja rectangular y la entregó a Tina. “Abrela.” Pinchó con una sonrisa. La fatiga de Tina se derritió por la sorpresa.

“¿Qué es ésto?” Tina hizo muecas dichosa cuando sacudió la pequeña caja cerca de su oído, intentando adivinar que era el contenido. Sin tener una respuesta, tiró de la cinta roja que sostenía la caja cerrada y permitió que cayera encima de la cama en un montón enredado. Cautelosamente, levantó la cubierta y miró fijamente el artículo adentro con la respiración en un hilo.

“Sé que te refieres a este apartamento como mío, pero éste es tuyo también. Éste es nuestro hogar, bebé.” Bette explicó mientras Tina sacaba la llave de plata dentro de la caja. “Te estoy dando tu propia llave así no tienes que golpear en tu propio hogar - y puedes atacarme en medio de la noche cada vez que quieras.” Se rió entre dientes, meneando su frente sugestiva.

“Gracias bebé, es tan dulce de ti.” Tina sonrió y puso un beso perezoso en los labios de Bette, agarrando su llave firmemente todo el rato. “Te amo.” Susurró, acurrucandose más cerca a Bette, su corazón desbordaba de amor por tener a la muchacha tan cerca.

“Te amo también.” Bette respondió, capturando los labios de Tina una vez más para un profundo beso; sus lenguas sondaron en las bocas de cada una y se enredaron la una con la otra.

Cuando finalmente se separaron libremente de su beso candente, Tina levantó la llave a sus ojos y la examinó de cerca. Levantó una ceja en el llavero que colgaba abajo de ella. “¿BP?” Miró a Bette curiosa mientras remontaba el esquema de las letras de plata gruesas en la cadena.

“Yup. El mío tiene “TK” en él.” Bette sonrió. “Para decir a otros apenas a quién pertenecemos - y a quién volvemos a casa.” Explicó. Tina rió suavemente. “Entonces qué, ¿se supone que debo tratar esto como un anillo de bodas? ¿Demostrarlo a los admiradores potenciales para rechazarlos y dejarles saber que no me busquen para eso?”

“Sí, algo similar.”

“¿Qué si no captan la indirecta?”

“Entonces tendría que presentarles a mis muchachos.”

“¿Tus muchachos? ¿tienes muchachos?”

“Mis manos, tonta.”

“¡¿Llamas tus muchachos a las manos? ¿De modo que me inscribes por medio de un muchacho?! Eww.”

“¿Qué? ¡Por supuesto que no!”

“Entonces para de llamar tus muchachos a los puños. Llamalos las “muchachas” en vez de eso.”

“Solamente llamo a mis boobs las muchachas.”

“Bien, entonces llama a tus manos algo de género neutral como “él” o “los gemelos del dolor” como esos individuos engreídos en la TV.”

Suspiro . “¿Sabes que? Porqué no comienzas a llamarlos los “puños” como fueron originalmente llamados?”

“Solamente que eso es tan llano y triste.”

“Tan triste como estoy por sacar a colación este asunto.”

Silencio.

“Sabia.”

Beso.

“Vamos a dormir Kennard.” Beso. “Buenas noches bebé.”

“Buenas noches. Dulces sueños.”

“Tu también. Y oh, al hogar.”


avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 14th 2016, 8:50 pm

CAPÍTULO CUARENTA Y SIETE: Vida y todo mientras tanto

SÁBADO. Madrugada. Mansión Porter.

Segundo mejor.

Los resultados de los recientes parciales fueron lanzados esta mañana.

Yo, el Sr. Perfecto - el estudiante hetero A y la bestia sobrehumana en las notas del SAT - fuí reducido nada más ni nada menos que al segundo mejor.

La semilla superior cayó hasta el punto número dos. Ouch.

Una sonrisa compasiva. Éso es todo lo que consigo. “Está bien, Sr. Porter. Intente más duro la próxima vez.” El viejo profesor me dio una pequeña palmadita en el hombro antes de cerrar la puerta en mi cara.

Segundo…mejor.

Mi madre, la vieja tirana, va a matarme cuando descubra sobre esto.


Miro abajo en el piso negándome a afrontar la oficina de mi profesor de gerencia, deseaba desaparecer. Pobre, pobre de mi. Frunzo el ceño, compadeciéndome. Un grupo de estudiantes ríe en voz alta detrás de mí, cautivados por una historia que uno de sus amigos compartía. Loco y paranoico, me dejé creer que se reían de mí - de mi falta. “¡Agh!” Grito duro, perforando un armario próximo con toda mi fuerza, silenciando con eficacia a los estudiantes detrás de mí. Mi puño dejó una abolladura muy notable en el armario pero no noté ese detalle minúsculo – preocupado solamente con la cólera y el resentimiento que me comía por dentro. Fallar nunca estuvo en mi vocabulario hasta hoy.

La odio.

Me encontré caminando de nuevo al cuarto de conferencia. El viejo profesor de sociología no apareció hoy. Ese viejo gordo, estúpido, perezoso. Sus estudiantes se aprovecharon de su ausencia y se retrasaron un poco para acabar los apuntes y estudiar otros temas. Con mi suerte, el individuo que batió mi culo todavía estaba allí adentro. Un fuego se encendió dentro de mí. Tenía que conocer a ese cabrón y estudiarlo - familiarizarme un poco con él. Emplear la estrategia infalible de mi padre cuando los nuevos competidores acechan - estudiarlos y familiarizarse con sus fuerzas y debilidades - consumir el conocimiento a mi ventaja.

“¡Mel!” Una voz alta, chillante gritó en el momento en que estaba a punto de entrar en la sala de clase. Oh grande, exhalé en voz alta. Doy vuelta alrededor y vengo cara a cara con la animosa Phyllis Adams. Ella está en algunas de mis clases pero conocí a la muchacha durante el año pasado en que Lenny Kroll, uno de mis mejores amigos, comenzó a salir con ella. Aunque la considero mi amiga, ella podía también ser un gran dolor en el cuello. “Oí todo sobre él. ¿Estás bien?” Me preguntó, sus ojos llenos de compasión. La odio.

“Lo estoy. Dejame solo.”Silbó, apartándose de ella.

Oí su suspiro a mi lado. “Mel, sabes que esto podía suceder alguna vez, ¿correcto? No puedes ser el número uno por siempre.”Intentó lo mejor que pudo para hacerme sentir mejor. Intento agradable, pero no trabajó. Mierda, la odio tanto ahora.

“¡Cierra tu boca Phyllis!!” Raspé en mi amiga. Pude ver su rostro enrojecerse de la verguenza, mi arrebato extrajo ciertamente un poco de la atención de los otros estudiantes en el vestíbulo. “¿Y ustedes que miran?” Gruñí. Y con lo cobardes que son, voltearon la vista en otra dirección y se escabulleron lejos - demasiado asustados de quién soy y el poder que me acompañaba.

“¿Donde está él?” Gruñí, pegando mi cabeza dentro de la sala de clase.

“¿Quién?” Phyllis me alcanzó por la puerta, examinando a los estudiantes que estaban sin hacer nada.

“El individuo - el cabrón que anotó más arriba que yo en esos exámenes. Quiero conocerlo - familiarizarme con mi competencia.” Empuñé mis manos , mis ojos barrían el cuarto buscando una nueva cara - el recién llegado que posiblemente estaba adentro era un desconocido, venía de la universidad del commoner en San Francisco y tuvo la desfachatez de sacar notas mas altas que yo.

“¿Te refieres a Max?” Phyllis azotó su cabeza alrededor y me miró.

¿Es ése el nombre del individuo? Cierro fuertemente mis dientes. “¿Lo conoces?” Frunció el ceño en Phyllis.

“Sí, hemos estado estudiando juntos en la biblioteca por algunas semanas.” Explicó, con el miedo brillando en sus ojos - asustada de que saltaría por su traición. No lo hice. Phyllis parecía aliviada y muy agradecida por eso.

“¿Donde está él?”Rabié, reasumiendo mi lectura atenta de la sala de clase.

“Ella.” Phyllis corrigió. “La persona que te batió es una muchacha, no un individuo.” Aclaró. Oh dios, chillé internamente. ¡Una chica me pateó el trasero!

“Hablando del diablo, allí está ella.” Phyllis señaló a una figura recargada en el escritorio en la esquina del cuarto, cuerpo encajonado en un suéter suelto con su nariz profundamente enterrada dentro de un libro de textos. “¿Quieres conocerla verdad? Ella es muy agradable.” Phyllis sonrió brillantemente. Respondí su entusiasmo con una mueca. Antes de que lo supiera, me jalaba hacia mi archienemigo con una fuerza que pondría cuatro caballos en vergüenza. Minúscula como parecía ser, mi amiga era una Amazonas - Phyllis Adams era una muchacha fuerte, doy fe de eso.

“¡Max!” Dijo en voz alta a la muchacha que estudiaba. “Hay alguien que quisiera que conocieras.” Tiró de mi mano dura, haciendo que tropezara un poquito delante de la rubia.

Oyendo la conmoción, mi competencia levantó la vista. Nuestros ojos se encontraron inmediatamente. LATIDO. ¡¿Qué mierdas fue eso?! Mi frente se arrugó en la confusión. Sentía mi cuerpo temblar mientras que ella-el-diablo colocaba su libro abajo en el escritorio y movió una mano a través de su pelo rubioalborotado. LATIDO. Una vez más eso que martilla dentro de mi pecho. Extraño. La cólera todavía estaba allí. pero estaba tambien algo más. Algo a lo que no puedo poner un dedo.

“Máx, éste es Mel. Mel, ésta es Max” Phyllis comenzó las presentaciones. Su elocuencia me sorprendió -¡ no! “¡Éste es el individuo que batiste en nuestros parciales!” Mi amiga insensible continuó. ¡Maldición Phyllis!

Podía sentir mi cara crecer caliente de la verguenza. Máx me miró y sonreí tímido, obviamente en una pérdida de cómo tratar la bola curva que Phyllis había lanzado. ¡Fuck! Maldije, era que esta muchacha se sentía mal por mí - es obvio que ella se sienta mal por haber pateado mi trasero en lo académico. Compasión. Compasión. Compasión. Algo totalmente inaceptable en mi opinión. Hice entonces lo que hago normalmente cuando quiero salvar el pellejo - dejé que mi arrogancia hablara y se arraigara en mí. “¿Máx?” Me burlé, una mueca malévola curvaba mis labios. “Ese es nombre de chico.” Dije groseramente.

“¿Eso es lo que piensas?” Destelló en mi una sonrisa burlona, destruyendo mi pulla fácilmente. Mi mano agarró inmediatamente mi estómago cuando otra sensación desconocida me pegó dentro. Tan extraño, fruncí el ceño. ¿Cogí una infección estomacal? “Tu eres Mel, ¿correcto? Dime, ¿ese es el diminutivo de Melanie?” Golpeó firme y contundente, atontándome con su audacia. ¡Nadie contesta de nuevo a un Porter! Eso es prácticamente inaudito.

“¿Disculpame?” Me deslumbré, tirándole una mirada que asustaba a la mayoría de la gente, haciendo mi mejor esfuerzo para recuperar mi temple. Me confundió que ella incluso no retrocediera. “¿No sabes quién soy?” Arqueé una ceja arrogante.

“No, lo siento.” Encogió los hombros cortésmente. Podía decir por la mirada en su cara que decía la verdad. Suspiro, pobre muchacha - tan inocente y estúpida.

Solté un gruñido ruidoso, enfadado por conocer a alguien tan dolorosamente desorientado sobre la alta sociedad. Esta muchacha no iba a sobrevivir en Yale si continuaba sin fijarse bien en la gente que cuenta realmente como los estudiantes poderosos e influyentes de esta escuela - como yo. “Melvin Porter Vaughan III.” Me presento, doblando mis brazos a través de mi pecho, sofocándola con mi grandeza. ¡Arqueate ante mí campesina!

“¿Nombre completo, eh?” Rió nerviosamente. Otro escozor pasa a través de mi cuerpo. Definitivamente extraño. “Es bueno conocerte. Soy Maxine Hewitt Jenkins.” Sonrió brillantemente, ampliando una mano. Miro su mano sedosa y lisa con la frente surcada. ¿Debo tomarla? Aprieto mis puños, sintiendo mis palmas picando por alcanzarla y tocarla. Oh espera, se supone que la odias, me recuerdo. Vamos Porter, actúa fresco y engreído. Con esto en mente, guardo mis manos para mi y me burlo.

Miro para arriba mientras oigo a alguien despejar su garganta impaciente. “De donde vengo, se considera muy descortés no sacudir la mano de alguien después de que se la han ofrecido de buena voluntad.” Me reprendió con una sacudida de cabeza, tirando su mano a su regazo. Siento como se cuela un gran sentido del remordimiento sobre mí. ¡Piensa que no tengo ninguna educación! Me lamento. No sabía porqué me incomodaba, pero lo hacía. Demonios, debí haber tomado su mano cuando tuve la oportunidad. “¿Estás enojado conmigo porque anoté más alto que tu?” Siguió. Podía sentir mi garganta constreñirse ante su pregunta. Le contesté con silencio, aunque el ceño fruncido en mi cara probablemente me denunciara. Es verdad, el ser el segundo me dolió mas de lo que podía imaginar. Sí, era un perdedor dolido.

Me sorprendió cuando se levantó de su asiento y lanzó su mochila u a sobre su hombro. “En total, anoté catorce puntos más arriba que tu en todos nuestros exámenes combinados. No es mi culpa. Puede ser duro que lo creas, pero tu Melvin Porter Vaughan III cometiste varios errores y te costó mucho.” Precisó de una manera que no sonaba condescendiente en absoluto. “No trates de engañarte, aceptalo, acepta tus errores, aprende de ellos y continua adelante.” Se dobló abajo y recolectó sus libros. Movió de un tirón su pelo rubio y caminó lejos de mí y de Phyllis - pero no antes de mirar atrás y de destellar en nosotros una sonrisa enorme. “Intenta más duro la próxima vez. Estoy segura que reclamarás tu lugar, después de todos, tengo la orden de desplazamiento la semana próxima.” Guiñó en mí. “¡Leyes de Yale aquí voy!” La oí cantar suavemente mientras se iba.

“Espera un minuto--” Amplío mi mano en un esfuerzo por pararla. No sabía porqué solamente sentía que tenía que prolongar este encuentro. Tenía. Quería estar en su presencia un poco más de tiempo. Actuando como si no me oyera en absoluto, continuó su viaje hacia la puerta y desapareció afuera. ¡¿Qué?! Mi quijada cayó abajo. ¡Nadie se niega a afrontar a un Porter! ¡¿Quién se piensa que es?! “Espera un minuto--” Dejo a una Phyllis estupefacta detrás y persigo después a la o a rubia. “Hey tu--”

“¡¡¡Espera!!!” Un Melvin más viejo se incorporó en la cama, respirando difícilmente. Miró alrededor de su dormitorio - su sala de clases vieja se evaporaba de sus ojos.

Ese sueño otra vez, después de todos estos años.

Aceptalo, acepta tus errores, aprende de ellos y continúa adelante.

“¿Eres tu que me dices algo Maxine?” Melvin susurró tambaleante, luchando por respirar, los granos del sudor frío fluían abajo de su cara pálida. Era siempre durante las épocas en que tenía conflictos grandes cuando los sueños vivos sobre su pasado se manifestaban. Como un mensaje del cielo, su última esposa le decía algo. LATIDO. “Urgh.” Sus manos volaron hasta su pecho cuando un dolor agudo corrió a través de su corazón. No otra vez. No otra vez. Cantó para si, avanzando lentamente hacia el envase de píldoras colocadas estratégicamente al lado de su cama. LATIDO. “Ouch.” Hizo muecas, tirando el envase al piso. Oh no, miró en las píldoras que ahora estaban dispersas por toda la alfombra. Se movió al lado y golpeó ligeramente un botón rojo, trayendo el intercomunicador a la vida.

“¿Sí señor?” Una voz soñolienta explotó a traveés del aparato.

“Ven. aquí.” Luchó para hablar, su pecho apretaba duro. Necesito mis píldoras, parpadeó rápido cuando los puntos negros empañaron su visión. Mis píldoras. Se arrojó a su cama y sintió la alfombra con sus manos. “Mi. píldoras.” Susurró débil antes de que todo diera vuelta a negro.

“¿Llamó, señor?” Su criada personal golpeó en las puertas pesadas y entró. Un cuerpo inconsciente tirado en el piso le dio la adentro. “¡¿Sir?! ¡Sr. Porter! ¡¡¡Alguien ayuda!!!”

---------------------------------------------

Paseo marítimo Huntington Beach. Mediodía.

“¿Porqué incluso te molestas Pieszecki?” Alicia masculló para si mientras caminaba alrededor del malecón. Sacó un pañuelo y limpió su frente, frotando la transpiración causada por colocarse debajo del caliente sol del mediodía. Treinta y tres minutos y sigue, suspiró exasperada mirando abajo su reloj incrustado de diamantes. ¿Cuanto tiempo planea hacerme esperar? Se quejó, caminando hacia la repisa y mirando fijamente el océano.

Queriendo calmarse a si misma de su agitación, cerró los ojos y se centró en los sonidos de las cosas que la circundaban. El patrón rítmico de las olas que se estrellan a la orilla, un par de perros ladrando, mucha gente riendo, aun puñado de gaviotas que asoman en el aire, las ruedas de las bicicletas - y pasos pesados que se dirigían hacia ella. “Finalmente. Aquí vamos.” Alicia suspiró. Cinco. cuatro. tres. dos. y. uno.

DESPLOME.

Tan malditamente fiable. Alicia sacudió su cabeza, haciendo frente a su cita tardía. “Chica del café, eres torpe.” Frunció el ceño, cruzando sus brazos delante de su cuerpo. “Llegas tarde - otra vez.” Exhaló en voz alta. Nadie nunca la había hecho esperar tanto una y otra vez, haciendola parecer una tonta cada vez.

“Lo siento. Lo siento tanto.” Dana se disculpó avergonzada, haciendo una mueca de dolor mientras frotaba su tobillo dolorido. “Salí de la casa temprano, juro que lo hice. Pero me perdí camino aquí.” Admitió en una pequeña voz. Ella era una muchacha grande venida de una pequeña ciudad que todavía no sabía gestionar un sistema de GPS.

“Eres desesperante.” Alicia rodó sus ojos, cruzando la distancia corta entre ella y Dana. Suspiró mientras miraba abajo a la morena. “¿Estás bien? ¿Puedes caminar?” Preguntó a la muchacha, con la preocupación evidente en su voz a pesar de su molestia.

“Eso creo.” Dana contestó débil, tomando la mano que Alicia le ofrecía para poder levantarse. “Gracias.” Sonrió agradecida, feliz de que Alicia fuera muy comprensiva y considerada temporalmente a pesar de su retraso. “La buena noticia es que no tienes que cargarme o algo asi.” Forzó una risa nerviosa cuando meneó su pie levemente dañado, demostrando a la rubia que podría caminar sola.

“Grande. Sigueme, estoy muerta de hambre.” Alicia la llevó a la salida del malecón, dirigiendose hacia los puestos numerosos de alimento cerca de la playa. Dana cabeceó y siguió a la rubia, cuidadosa de no caminar demasiado cerca ni también demasiado lejos de la muchacha.

Aunque intentó hacer una pequeña charla a lo largo del camino, Alicia no pudo dejar de notar las respuestas cortas de la morena normalmente habladora y torpe. No era común que Dana estuviera inquieta, desconcertando un poco a Alicia. Robó vistazos rápidos en la muchacha a medida que continuaron su viaje en silencio, intentando calibrar el humor de Dana. Había un pequeño pliegue minúsculo entre su frente, pero con excepción de éso, se miraba normal y calmada.

“Uh. ¿puedo preguntarte algo?” Dana masculló, mirando abajo la tierra mientras caminaban.

“Suéltala.” Alicia contestó, mirando a un grupo grande de mujeres que jugaban voleibol cerca.

“¿Estás enojada conmigo?”

“Nope.” Alicia sacudió su cabeza.

“¿Porqué no?” Dana siguió, finalmente convocando la tripa para hacer frente a la rubia.

“¿Huh?” Alicia amartilló una ceja en la pregunta de Dana. ¿Quería que estuviera enojada con ella? Miró confundida a la nerviosa morena al lado de ella. “¿Qué quieres decir?”

Dana sonrió tristemente. “Porque te enojas conmigo todo el tiempo, todo lo que hago parece que te molesta. Llego siempre tarde, siempre te hago esperar. Parece que no puedo hacer nada bien cuando estoy contigo.” Murmuró, su tono no acusando sino por el contrario un poco menospreciándose a si misma. “¿Entonces porqué ahora no estás enojada conmigo?”

Alicia surcó su frente, pensando en la pregunta de Dana. “No sé. Solo que no lo estoy.” Contestó verazmente. Sí, se sentía más que irritada hace algunos minutos, pero eso salió rápidamente tan pronto como llegara Dana. Miró a la morena y suspiró, su cita todavía parecía estar más que un poco preocupada, como si necesitara bajar algo de su pecho. “Continúa chica del café. Lo que te está picando dilo claramente, solo continua y escupe todo. Damelo en una sentada entera de modo que podamos ir a comer algo ya. Estoy tan hambrienta que podría comer la grasa de los muslos regordetes de esa muchacha.” Frunció sus labios y cabeceó hacia una mujer gorda que tomaba el sol en un pequeño bikiní florido algunos pies lejos.

“Está bien.” Dana cabeceó, luchando por retener las palabras que luchaban por salir de su boca. “Solo quiero saber porqué.” Comenzó, luchando por mantener el contacto visual con Alicia. “Me dijiste que no era tu tipo, y que nunca sucedería porque era de la misma altura y edad que tu - y eso no te gusta.” Comenzó. “Y entonces comienzas a llamarme cada noche, incluso has llegado a pedirme algunas citas “amistosas”.” Dana precisó. “Entonces quiero saber ¿porqué. ¿Porqué incluso te molestas en salir con alguien que no te atrae e incluso no juraste que no darías nunca nunca una oportunidad? Sigo siendo la misma Alicia. No viví un año más ni crecí una pulgada más alta. ¿Entonces porqué?” Preguntó. Podía ver que Alicia estaba a punto de responder así que calmó a la muchacha con un dedo en sus labios, aún no había terminado.

“Siempre hago algo que te irrita. Me llamas una torpe, me llamas estúpida, me llamas cosas realmente malas.” Dana masticó en su labio. “Nunca incluso me llamas por mi nombre. Soy siempre solo la torpe chica del café.” Dana frotó la parte posterior de su cuello, mirando abajo sus pies y golpeando un guijarro imaginario con el pie en el pavimento. “Y nos encontramos siempre en lugares lejos de Hollywood del oeste. No lo dices pero pienso que es porque estás intentando ocultar el hecho de que nos estamos viendo de tus mejores amigas.” Sonrió un poco triste. “¿Entonces porqué? ¿Porqué insistes en ver a alguien de la que estás tan claramente avergonzada en primer lugar?” Acabó, su voz se agrietaba un poco. Quitó su dedo de los labios de Alicia y esperó una respuesta.

“¿Terminaste?” Alicia preguntó. Dana cabeceó en respuesta afirmativa. “Haces muchas preguntas de mierda, ¿sabías eso?” Alicia suspiró.

“Lo siento, solo necesito saber.” Dana masculló. Todas sus inseguridades la habían estado comiendo desde su primera cita. Ella no era especial, ¿así que porqué 4F - Alicia Pieszecki la escogió? Ella tenía una selección amplia de hombres calientes y mujeres para elegir , porqué tenía que elegir a la muchacha tonta Dana Fairbanks del ex-rancho sobre ellos?

“Bien, contestaré.” Alicia se aplacó. “Pero dejame aclararte algo primero. Te llamo una torpe porque francamente, eso es lo que eres y lo sabes. Eres fácilmente la persona más torpe que he conocido.” Precisó con una sonrisa. “¿Chica del café? Puede ser que no te guste tanto ese nombre y puede ser que pienses que te estoy insultando, pero no lo digo de esa manera. Pensé siempre que era simpático.” Alicia movió una mano a través de su pelo rubio e hizo muecas. “En cuanto a tu pregunta - ¿porqué salgo contigo aunque juré que no? Tengo solamente una respuesta a ésa.” Alicia remetió sus manos dentro del bolsillo delantero de sus pantalones vaqueros y encontró los ojos de Dana. “Porque quiero. Es tan simple como eso.” Encogió los hombros, su voz sincera. A veces llegas a amar totalmente lo que menos esperabas, haciéndote comer tus propias palabras – eso es lo que sucedió con Alicia.

Dana rodó sus ojos. “Que es una cosa tan malcriada a decir. Y no-contesta también.” Se rió entre dientes ligeramente, sintiéndo comenzar a relajarse de nuevo.

“Eso creo.” Alicia convino, riendo un poco. “¿Y hey Dana?” Sonrió, acentuando el nombre de su cita.

“¿Y-yeah?” Dana preguntó detrás, tomada por sorpresa. No acostumbrada claramente a escuchar su nombre verdadero de los labios de la rubia.

"Pensaste mal. No estoy avergonzada de estar contigo en absoluto.” Alicia sonrió brillantemente, moviéndose para agarrar la mano de la muchacha por primera vez. “Comamos.” Guiñó. Y juntas, dieron un paseo de común acuerdo hacia los puestos de alimento, exhibiendo su proximidad para que cada uno lo viera.

---------------------------------------------

Apartamento de Tina. 3:05 P.M.

“Bebé, ¿Has visto mi monedero?”

“Está a la derecha aquí.”

“Grande, estaré afuera en un segundo.”

“Okay.”

“Estoy tan emocionada. Oí que Marina Ferrer consiguió incluso uno de esos toros mecánicos, lo intentaré después de que termine mi turno.”

“Mm-h .”

Abre la puerta.

“¿Cómo me veo?”

“¿H ?” Mira para arriba de su revista. “Qué--”

“¿Qué?”

“Mierda Kennard.” Bette gimió, mirando a Tina salir de su dormitorio en un atractivo short de algodón, delantal blanco, botas vaqueras y para su consternación, una camisa horrible de franela. Miró el patrón entretejido de color rojo oscuro y marrón e hizo muecas. Su novia usaba un pañuelo de mesa. La franela estaba definitivamente alta entre su lista de las tendencias de moda más feas de todos los tiempos. Estaba en los cinco superiores junto con los calentadores multicolores de las piernas, los pantalones holgados a punto de caerse, las camisas teñidas arco iris y el tejido embarazoso conocido como spandex. La fashionista en Bette chirrió, apenas capaz de ocultar su desprecio. Debían empedrar a muerte a Marina Ferrer por permitir que su personal parecieran leñadoras, atractivas de mierda, pero leñadoras no obstante. También, no había manera en el infierno que iba a permitir que su novia caminara fuera de la casa usando algo que fascinaba tan de forma preocupante. El equipo llamaría la atención a su Tina hermosa - y a Bette no le gustaba eso en absoluto.

“¿Está algo mal bebé?” Tina frunció el ceño mientras examinaba su ropa, revisando para ver si habían manchas o agujeros que no notó antes.

“Puedes apostar tu culo atractivo.” Bette rumió, lanzando la revista casual en la mesa de centro. “Vuelve a tu cuarto y cambiate.” Ordenó, cruzando sus brazos.

“¡¿Qué?! ¿Porqué?” Tina emparejó el tono de Bette mientras seguía arraigada a su punto en desafío.

“Porque yo lo digo.” Bette contestó tiesa.

“Bien lo siento, no tengo ningún tiempo para tratar con la Porter dictadora ahora. Tengo que estar en el trabajo antes de las cuatro.” Tina replicó, caminando hacia el sofá y tomando su monedero.

“No tienes que hacerlo. Estoy llamando a Marina Ferrer y le estoy diciendo que no aparecerás hoy.” Bette agitó su teléfono celular delante de la cara de Tina.“¡Porter!” Tina frunció el ceño, agarrando el teléfono de Bette. “¿Quieres que me despidan? ¡Estuve ya ausente el sábado pasado!”

“¡No quiero que te despidan, pero tampoco quiero que salgas usando ese uniforme!” Bette frunció el ceño, intentando luchar por su teléfono.

Tina caminó en el pie de Bette para parar el progreso de la muchacha en la recuperación de su celular. “¡Sabes que tengo que usar esto hoy, es mi uniforme para el acontecimiento! Si te gusta o no, voy a trabajar usando esto.” Metió el teléfono de Bette dentro de su monedero y se deslumbró en su novia tensa.

“¡Bien! ¡Tienes un punto! ¡Pero ese equipo tuyo es feo, pegajoso y barato!” Bette contestó, frunciendo su boca. “¿Y porqué puñetas incluso usas esa camisa llamativa de franela? ¿Honestamente crees que se te ve bien?” Frunció el ceño y miró lejos, molesta porque Tina estaba cuestionando su gusto exquisito haciéndola apreciar la franela. ¿Porqué Tina tenía que mirarse tan malditamente buena en él?

“¡Callate Porter! No me vestí así para ti.” Las quijadas de Tina apretadas, ofendida por las palabras fuertes de Bette.

“Ugh, me enfermas.” Bette ahuecó su frente e hizo una cara.

“Entonces no mires.”

“No puedo. Esa cosa escandalosa coge mi ojo incluso si no quiero.”

“Bien, ése no es mi problema.”

“Oooh. Te odio.” Bette puso mala cara, pisando fuerte en el piso enojada. Hervía por dentro, ¿porqué no podía Tina apenas cambiarse o quedarse en casa como se lo pidió? Dios, odio a Marina Ferrer y sus acontecimientos estúpidos del planeta. “Hoy, atuendo vaquero y franela atractiva-pegajosa. ¿Qué inventará tu jefe después ¿fut americano? Después de todo, nada es más atractivo que una mujer cuyo cuerpo se asemeje a los pantalones cuadrados de Bob Esponja.. Puede ser que atraiga a mas clientes.” Bette dijo sarcástica, caminando aprisa para salir del departamento de Tina.

“¿A donde vas?” Tina levantó una ceja mientras miraba la figura furiosa Bette.

“A casa. Voy a cambiarme en algo más comfortable si voy a patear el culo de todos tus admiradores potenciales esta noche.” Bette contestó, haciendo que Tina abriera los ojos de par en par. “Incluso pediría prestado quizá un bate de béisbol de ese niño pleitista de al lado.”

“¡Oh no no lo harás!” Tina voló hacia Bette y envolvió sus brazos alrededor de la morena, evitando que saliera del apartamento. “No te estoy permitiendo salir de este apartamento si estás intentando ir y a armar un alboroto por tus estúpidos celos en el planeta.” Sostuvo más apretada a Bette mientras su novia intentaba salirse del abrazo.

“¡No puedes detenerme!”

“¡Oh puedo sí!” Tina arrastró a Bette al centro de la sala de estar y la arrojó hacia el sofá. Atrapó a la morena entre sus brazos mientras asomaba sobre ella. “Ahora escuchame, si das un paso dentro del planeta hoy, voy a. Voy a. erm. ¡Voy a refrenarme en el sexo por una semana!” Tina amenazó, soltando la última parte sin realmente desearlo.

“¡Hah!” Bette resopló. “¡Lo dice la muchacha que ha estado entrando furtivamente en medio de la noche para tener sexo conmigo!” La imitó, dudando grandemente de la capacidad de Tina de cumplir su amenaza.

Tina fingió encontrar la demanda de Bette absurda, cepillando hacia atrás lentamente su pelo rubio. “¿Estás intentando probarme Porter?” Se deslumbró en Bette. “Porque te voy a decir que ese es un GRAN GRAN ERROR.” Advirtió a su novia de una manera que hizo tragar nerviosa a Bette. “Quedate en tu apartamento o ve a alguna parte, ese es asunto tuyo. Solo permanece lejos del planeta. ¿Entendiste eso?” Tina preguntó amenazadora.

“Sí, amor.” Bette chirrió.

------------------------------------------------



avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 14th 2016, 8:54 pm

El planeta. 6:30 P.M.

“¡Sammy!”

Sam se volvió e hizo frente a la calle. Estaba a punto de entrar en el planeta cuando oyó una voz familiar que gritaba su nombre. “Hey Shane.” Sonrió, caminando hacia el auto que acababa de acercarse a la banqueta.

“Me alegra que vinieras.” Shane hizo muecas en su amiga.

“Te prometí que vendría.” Sam encogió los hombros, pegando su cabeza dentro de la ventana abierta del lado del pasajero del SUV. “

“Sabes si Bette y Al están ya adentro?”

Shane rascó el lado de su cara. “Como Tina trabaja hoy, probablemente Bette esté ya adentro. No estoy segura sobre Al, ella me envió un mensaje hace algunas horas diciéndome que podía ser que llegara tarde.” Shane contestó. “¿Porqué no entras y te sientas en nuestra mesa acostumbrada? Solo estaciono parquearé esta cosa allá atrás.” Destelló una sonrisa en Sam.

Sam se retiró un paso del coche y agitó. “Está bien, te esperaré adentro--”

“¡Sam!” Alguien gritó. Voz atractiva. Acento británico. Oh Cristo, ojos de Sam abiertos de par en par.

“¡Sam!” Helena gritó feliz, caminando fuera del planeta. Durante su estancia entera en NY, no había estado pensando en nadie mas que en Sam. Asi que tan pronto como había aterrizado en LAX, le ordenó a su chofer que la llevara a ese lugar con la esperanza de encontrar a Sam de fiesta adentro con F4. Afortunadamente, lo hizo. “Estoy tan alegre de que estés aquí. Necesito hablar con--” Antes de que pudiera incluso acabar su oración, Sam alcanzó el coche de Shane, abrió la puerta – y salto como canguro en su interior.

“¡Acelera! ¡Acelera! ¡Acelera!” Sam gritó, golpeando ligeramente el volante frenéticamente. Una Shane estupefacta pudo solamente tirar a Helena una mirada apenada cuando pisó en el acelerador e hizo una partida precipitada del planeta, dejando a la británica detrás en la acera.

“Mierda mierda mierda mierda mierda.” Sam maldijo repetidamente, su cabeza en sus manos. En el momento en que comenzaba a hacerlo muy bien, Helena tuvo que aparecer y traer todo de vuelta a primer plano. “No puedo manejarlo. No ahora, no estoy lista.” Masculló para si. Un par de cuadras más adelante, Sam amplió una mano y tocó el brazo de su amiga. “Para el coche Shane. Pienso que esto está suficientemente lejos.” Suspiró, cayendo contra el asiento del pasajero, aparentemente sin energías por el breve encuentro con Helena.

Shane hizo como le dijeron y se estacionó cerca de la banqueta, estaban delante de un pequeño parque en donde un par de niños jugaban. “¿Sam?” Dio vuelta a su amiga mientras apagaba el motor. “¿Estás bien?” Preguntó suavemente.

Sam exhaló profundamente mientras las lágrimas calientes se desbordaron de sus ojos. Lloró silenciosamente por algunos minutos antes de permitirse hablar. “Yo. Me prometí que estaría bien la próxima vez que la viera. Creo que era apenas optimismo a ultranza de mi parte, ¿eh?” Rió amargamente. Las lágrimas frescas se soltaron y su cara llegó a estar melancólica otra vez. “La amo tanto. Pero sabes, es quizá la hora de aceptar el hecho de que yo no soy realmente para ella. Tengo que dejarla ir y facilitar un poco su carga. Ella se está contradiciendo siempre cuando viene a mí. Diciendo algo y entonces inmediatamente hace exactamente lo contrario de eso. Apuesto que se ha cansado de eso.” Lloró y limpió sus ojos con el dorso de su mano.

“¿Entonces estás tirando la toalla? ¿Terminas el juego?” Shane dio a Sam una caja de pañuelos del asiento trasero.

Sam cabeceó tristemente, su corazón se rompía en mil pedazos de nuevo. “Yo solo. No sé que siente realmente por mí Shane. ¿Somos amigas? ¿Más que amigas? ¿Hermanas?” Suspiró, con tristeza abrochó las manos que se basaban sobre su regazo.

“¿No sabes lo que siente?” Shane miró el espejo retrovisor y surcó su frente. “No lo se Sam, pero parece bastante obvio para mí.” Golpeó ligeramente el vidrio y señaló en la imagen que era reflejada en el pequeño espejo. Una Sam hosca miró para arriba y abrió su boca en choque.

Golpeando sobre un par de peatones y respirando con dificultad, Helena corría hacia el coche de Shane en sus tacones de tres-pulgadas Jimmy Choo, gritando el nombre de Sam y pidiéndoles que no se alejaran otra vez. La muchacha corrió casi cuatro cuadras para alcanzarlas.

“Sammy, puede ser que no tenga hermanos, pero sé que si tuviera un pleito con mi hermana, no la perseguiría de esa manera.” Shane sonrió suavemente, limpiando los rastros de lágrimas en la cara de Sam con su pulgar. “Escucha lo que tiene que decir, y después decides si vas realmente a terminar todo.” Aconsejó, mirando en el espejo retrovisor otra vez y viendo a Helena apenas un par de pies lejos de su coche.

Sam cabeceó cuando mordió lentamente su labio más bajo. “Esta bien. Muchas gracias Shane.” Susurró, sonriendo en la Yoda del grupo. Expeliendo una gran cantidad de aire de sus pulmones, abrió la puerta y caminó hacia fuera en la acera. Viendo a Sam colocarse allí, Helena se empujó para correr más rápidamente hasta que estuvo a tan solo algunos pasos de ella.

Sin aliento, Helena se derrumbó sobre el pavimento en sus rodillas, su pecho se levantaba hacia arriba y hacia abajo en el agotamiento. Una Sam silenciosa se arrodilló abajo delante de ella y suspiró en voz alta. “¿Qué es todo esto Helena? Eso fué tan estúpido, correr tras un coche así en tacones altos. Habrías podido caerte y lastimarte su tobillo.” Sam amonestó a la muchacha mayor, manteniendo su tono muy apacible. “¿Estás bien?” Preguntó suavemente.

Helena comenzó a reírse entre dientes ligeramente incluso durante su lucha por respirar. “Tu. Eso es porque yo. Tu solo. tan. tan agradable. No te. merezco.” Tragó difícilmente, sus ojos relucían por las húmedas lágrimas.

“¿Porqué corriste tras el coche? Nadie camina en LA, aún menos que corra.” Sam hizo muecas un poco, intentando hacer la luz de la situación.

Helena levantó la vista y encontró los ojos marrones claros de Sam. “Estoy tan cansada de correr lejos de ti. Pensé que era tiempo de correr tras de ti en vez de eso.” Admitió con una sonrisa. Tragó difícilmente mientras una sola lágrima fluía abajo a su mejilla. “Me conoces. Digo casi siempre. las cosas más estúpidas cuando entro en pánico. es un defecto de mi carácter. Parece que no puedo crecer.” Lloriqueó. Las manos de Sam se cerraron en puños; después de todo lo que ha sucedido, todavía odiaba cuando Helena lloraba. “La cosa de la hermana. fué un cántaro enorme. era una. gran. mentira.” Helena levantó una mano y enganchó un dedo en el cinturón de los pantalones vaqueros de Sam, desesperada por aferrarse a algo - sintiendose asustada y paranoica de que la muchacha pudiera desaparecer repentinamente otra vez.

Helena esperó a respirar normalmente otra vez antes de que se decidiera a continuar su pequeño discurso. “Sammy, lo siento. De verdad.” Lloriqueó en voz alta. Los ojos de Sam cambiaron de puesto abajo al pavimento en su disculpa - la adolescente estabilizándose para el descenso enorme que esperaba sucedería. “Estoy cansada de estarme escondiendo, de toda la mentira. Y he tenido bastante de decir las cosas incorrectas todo el tiempo. He decidido entonces,” Helena levantó la barbilla de Sam y forzó a la muchacha a encontrar su mirada. “Que esta vez, voy a dejar que mis acciones hablen por si solas.” Sonrió sinceramente, serpenteando sus manos detrás de la cabeza de Sam y tirando de la muchacha adentro para un beso profundo y cariñoso.

Si Sam tenía cualquier duda sobre las sensaciones de Helena, todas fueron barridas lejos en este punto.

“Me imagino que el juego continúa.” Shane sonrió para si mientras se inclinaba detrás contra su asiento y miró a sus dos amigas cercanas aspirar apasionadamente la cara de la otra desde el espejo lateral.

El planeta. 7:10 P.M.

“¡Lo sabía!” Una muchacha se lamentó silenciosamente, agarrando los lados de su periódico de LA hasta arrugarlo - en el proceso. Mirando alrededor del planeta, una Bette de incógnita - en sus gafas de sol oscuras y gabardina negra con capucha - sentía un deseo fuerte de gritar y lanzar una rabieta gigante en medio del restaurante-bar.

Destruyendo su escondite que era el material de lectura, desechó el periódico a un lado, tirandolo y reajustando su capucha para cubrir mejor su cara. “¡Mis ojos!” Emitió en voz baja de una manera dramática, empuñando sus manos mientras se percataba de las miradas fijas de admiración que Tina y las otras meseras conseguían de los clientes - mujeres y hombres por igual. Justo al lado de su mesa, un grupo escandaloso de hombres achispados – logrando embocharrarse demasiado temprano en su opinión – eran los más ostentosos en su admiración por las muchachas. Cuanto más bebidas tragaban, más ruidosos se ponían. Naturalmente, almacenaron la ira de Bette - algo que no era tan difícil de lograr de todos modos. Incluso si hubieran papado moscas en Tina en silencio, Bette todavía los odiaría con pasión.

¡Oh no! Los ojos de Bette estallaron abiertoa. Tina, en su equipo atractivo de mierda, ¡se dirigía hacia ellos! “¡Oh Fuck!” Bette maldijo, no tenía miedo de que su novia la descubriera - al contrario, estaba asustada POR la rubia. ¡Ve a otro lado bebé! ¡Camina en dirección opuesta! Bette advirtió a Tina dentro de su mente, tirando un vistazo rápido a su izquierda - donde los individuos borrachos seguían sus bromas estúpidas. Su corazón cayó a su estómago cuando Tina paró dos mesas lejos - demasiado cerca para la comodidad en su opinión. “Grande, maldición, apenas grande.” Bette murmuró exasperada, viendo a través de la esquina de sus ojos que uno de los bribones señalaba emocionado en su novia.

Como Bette había anticipado, el líder de los individuos camorristas, hombre grasiento-greñudo vestido en un traje barato color carne, procedió a aullar como lobo en Tina. Si Bette tuviera la energía de tirar rayos laser de sus ojos, reduciría al pendejo nada más que a cenizas ahora. Destruiría probablemente sus gafas de sol costosas de Gucci, pero habría valido la pena. Actuando como si no lo oyeran la primera vez, el individuo silbó otra vez - dos veces más ruidosamente que antes. “¡¿Qué diablos?! ¡En este lugar no se usan sirenas idiota!” Bette se encajó duro en el individuo, incapaz de detenerse.

“Habrían podido engañarme.” El pendejo replicó, abiertamente mirando fijamente el escote de Tina cuando la rubia se inclinó abajo para poner las órdenes de un pequeño grupo de lesbianas en su mesa. Las muchachas la comían con los ojos por igual. “Con esos trajes, esas muchachas están gritando por la atención. ¿Quién soy yo para privarlas de eso?” Dijo arrastrando las palabras y ganando aullidos y palmadas de aprobación de sus tres compañeros masculinos. Sonrió cuando echó un vistazo en la forma furiosa de Bette, divertido por el berrinche de la muchacha. “Este es un país libre perra. Podemos silbar en quién queramos, cuando queramos. Metete en tus propios asuntos, niña. Si estás tan celosa, ¿porqué no usas ropas escotadas y llamativas como esa puta pichoncita rubia allá?”

Y con esas palabras, el genio infame de Bette Porter rugió en vida.

“¡Fuck you!”” Bette saltó de su asiento, tirando la silla de madera al piso. El desplome ruidoso cogió la atención de la gente alrededor y la de una Tina mortificada, que la reconoció inmediatamente a pesar de su disfraz. Antes de que el individuo pudiera incluso reaccionar, las manos de Bette encontraron su camino alrededor de su cuello. “¡¿Puta?! ¡¿Piensas que puedes acosar e insultar a mi novia y quedarte tan tranquilo?!” gritó Bette furiosa mientras estrangulaba al individuo.

“¡Woah!” Los compañeros de la víctima desgraciada de Bette se levantaron de sus sillas. Estaban a punto de dar un tirón a la morena enojada lejos de su amigo cuando varios hombres corpulentos en trajes negros salieron por detrás y restringieron sus movimientos.

“Kkkkkkkkkkkkk.” Era todo lo que el lobo-aullador podía emitir a medida que Bette continuó estrangulándolo. “¡Josh!” Sus amigos gritaron mientras luchaban por liberarse de los apretones de hierro de sus captores. Josh daba vuelta al púrpura mientras su lengua entumecida colgaba de su boca, luchando por el oxígeno. Antes de que pudiera dar vuelta al negro y morir de la asfixia, alguien liberó su cuello del vice apretón de la adolescente y tiró de la muchacha lejos de él. Cayó de cara en la mesa mientras admitía tragos enormes de aire.

“¡Suéltame!” Bette gritó, delirante de cólera e intentando lastimar más al individuo. Ocupada también con el odio que sentía por la persona que acababa de atacar, no notó ni reconoció a Leo Herrera a medida que él continuó reteniéndola y refrenandola de consumar su frustrado asesinato.

Tina solo pudo retroceder y mirar la escena entera que se revelaba ante sus ojos, en un fuerte choque también para moverse desde su punto. Su novia fuera de control, los ojos de Bette ardían de una manera que jamás había visto, no incluso durante la altura de sus días marcada con etiqueta roja. Ella y algunas otras meseras se habían sentido grandemente irritadas por el comportamiento majadero del grupo toda la noche, y no era una cosa inverosímil de asumir que Bette había estado sintiendose igual - sin embargo, había estado sentada allí durante mucho tiempo oculta de ella. ¿Pero porqué su novia reaccionaría de esa manera? El individuo debía haber hecho o dicho algo para provocar una reacción tan violenta de la morena. Estaba segura de eso. Su Bette había sido muy buena en mantener su genio volátil en la bahía durante tanto tiempo - habían seguro combates ocasionales donde gritaba y maldecía pero nada físico hasta ahora. ¿Qué hizo o le dijo ese individuo a su novia? Tina se preguntaba. Y otra cosa - ¿quiénes son esos hombres de negro y de donde puñetas habían salido?!

Tras meter bastante oxígeno a sus pulmones, Josh se levantó débil e hizo frente a su atacante. “¡Perra de mierda! ¡Me las vas a pagar!” Gritó, empujando su cuerpo al frente para lanzar un puñetazo en Bette. Pero como sus amigos, un hombre enorme en traje negro lo retuvo rápidamente. “Tienes muchos nervios para ponerte contra mí, niña. ¿Quién te piensas que eres?!” Gritó iracundo en Bette.

“Alguien muy grande.” Bette contestó arrogante, levantando su nariz en el aire. Cuando lo hizo, pescó la vista de su reflejo en el espejo detrás de Josh. ¿Es eso.? Frunció el ceño, reconociendo al individuo detrás de ella. Intentando salir del túnel visual que estaba empañado por la cólera, dió una buena mirada alrededor y finalmente notó la abundancia de trajes negros ante ella. Miembros del equipo de seguridad de la élite del PGC, ejército privado de su padre. No podías resistirte, ¿no es así papá? Sonrió internamente. Parece que a Melvin le importa bastante para enviar a sus mejores hombres para ocuparse solamente de su hija. “Leo.” Bette ajustó sus hombros, tratando al jefe de seguridad de su padre. “Suéltame.” Ordenó.

“Solamente Srta. Porter.”

“Leo.” Bette repitió, silenciando al individuo. “Suéltame.” Bette ordenó tranquilamente, su voz llena por completo de autoridad.

“Sí, señorita.” Leo obedeció renuente, librando a Bette de su asimiento; aunque estaba listo para agarrarla otra vez si decidía hacer cualquier cosa divertida.

Bette se inclinó hacia Leo y susurró bajo su respiración, asegurándose de que ningun otro la oyera. “Dile hola a papá por mí.” Hizo muecas. La cara de Leo cayó conforme a su petición. Contra su mejor juicio, mantuvo su boca cerrada y cabeceó. Él no podía decirle a Bette sobre el lío actual de su padre, ya que iba contra los deseos de Melvin.

“¡Hey!” Josh se opuso. “¡¿Porqué mierdas nos están agarrando cuando ella fué la persona que nos atacó primero?!”

Bette se burló, tirando de la capucha de su cara y quitando sus gafas de sol. “Porque tu y tus estúpidos amigos del culo son insignificantes, y yo no.” Hizo muecas con aire satisfecho, molestando adrede al individuo. “Sáquenlos de este lugar. Estoy segura que Shane no quiere un par de vidas bajas poniendo en desorden su fino establecimiento - no tiene ninguna necesidad de soportarlos.” Puso sus manos en sus caderas y ordenó a su ejército de hombres de negro.

“¡¿Qué?!¿ Y quién eres tu para decidir eso?” Josh gritó detrás, colocándose en tierra.

“Uh Josh.” Uno de los amigos del individuo pidió su atención. “Ella me parece un poco familiar.” Susurró, mirando fijamente a Bette atento. Su cerebro embotado por el alcohol tardaba mas de lo acostumbrado en cargar, pero sabía que él había visto la cara de esa muchacha antes.

“Sí, ahora que lo mencionas, se parece un poco a esa muchacha en nuestro calendario de la compañía.” Otro individuo secundó.

Josh rió desagradable. “¿El calendario? ¿Quieres decir la hija de MPV?” Miró a una Bette sonriente, sus ojos se abrían en regocijo. ¿Qué tan irónico sería que esta muchacha resultara ser la hija única del poderoso Melvin Porter V.? Estarían en un verdadero lío si ése era el caso, se rió más entre dientes.

En el cerebro mareado de Josh: el 10% de carga. la muchacha del calendario. el 25% de carga. el éjercito de seguridad vestidos-traje-negro. el 50% de carga. ese individuo Leo se dirigió a ella como Srta. Porter. el 80% de carga. ¿Srta. Porter? ¿Porter? ¡¡¿¿Porter?!!. 100% - ¡Carga completa!

“¡Mierda de mierda santa!” Josh maldijo, su risa murió en sus labios. La sonrisa de Bette ahora estaba hasta sus oídos.

“Estoy asumiendo que puesto que ustedes Imbéciles conocen el calendario, trabajan para el PGC ¿correcto?” Bette sonrió dulce. “¿Que división?” Preguntó a los hombres pálidos como el papel.

“El banco Porter, señorita.” Los cuatro individuos temerosos corearon al unísono.

“Oh.” Bette movió su cabeza lentamente. “Central Los Ángeles ¿correcto? Denle mis saludos a Benny.” Bette guiñó, refiriéndose a su probable cabeza de división. Los individuos se miraban como si quisieran desaparecer de la tierra . “Bien entonces, estoy segura que tuvieron un día largo. Leo, demuestrales la salida por favor.” Bette repitió su orden anterior. Con un cabeceo leve, Leo señaló a sus hombres y juntos escoltaron a los individuos borrachos fuera del planeta, dejando a una ciénaga de clientes estupefactos en su estela.

“Bastante orgullosa de ti, ¿eh?” Tina pisó fuerte encima de Bette tan pronto como se hubiera sacudido del choque. La sonrisa de satisfacción en los labios de la morena disminuyó rápidamente en una mueca mientras Bette miraba temerosa a Tina.

“Uh.¿ hola?” Bette se rió entre dientes nerviosa, su baladronada anterior bajaba en pedazos. “¡Sorpresa bebé!” Forzó una sonrisa enorme.

“Tu.” Los ojos de Tina convertidos en rajas. “Afuera.” Empujó a Bette en el hombro con un dedo. “¡Ahora!” Gruñó, agarrando firmemente el oído derecho de su novia y arrastrando a Bette fuera del planeta.

---------------------------------------------

El estacionamiento del planeta.

“¿Porqué lo atacaste? ¿Qué hizo para provocarte?”

“Kennard lo siento. Es un secreto.”

Pellizco.

“¡Ow!”

“Se supone que dijiste que no íbamos a guardar secretos la una para la otra . ¿Todavía es verdad?”

“…”

“Entonces dime qué, ¿qué hizo el tipo para merecer que casi lo estrangularas?”

“Él, él dijo algunas cosas muy malas sobre ti.”

“¿Qué cosas?”

“Bebé, él dijo algunas cosas realmente malas. Solo cree en mi palabra. No quiero repetir lo que dijo, me enoja solo pensarlo.”

“..okay.”

“Gracias.” Beso. “Lo siento si hice una escena, entraré y me disculparé con Marina Ferrer - y con Shane también tan pronto como llegue.”

“Mas te vale.”

“Y um, sobre mi castigo. No puedo decir que soy feliz sobre él, pero solo quiero que sepas que no voy a discutirlo – sé que lo merezco por faltar a mi promesa.”

Suspiro. “¿Francamente? No creo que duraré un día.”

“Que es lo que estoy apostando también.”

“Perv. Me desesperas mucho,¿sabes?”

“Sí, solamente que me amas.”

“Engreída.”

“Segura.” Bette corrigió.

Tina rió. “Ven aquí.” Jaló a Bette y la abrazó fuerte. “Ese cabrón casi te golpea.” Murmuró tristemente, recordando repentinamente cómo retrocedió cuando el bastardo borracho soltó el puñetazo a Bette.

“Sí, solamente que no podía. E incluso si lo hiciera, los matones de mi papá habrían convertido su cara en una pulpa sangrienta.” Bette besó al lado de la cabeza de Tina y suspiró.

“¿Entonces tu papá todavía envía gente para ocuparse de ti, huh?” Tina se retiró levemente para mirar a Bette.

“Eso creo.” Bette sonrió, podía ser que tuviera que hacerle una visita pronto para hablar de eso. “¿Quieres entrar ahora? Marina Ferrer puede estar--”

“¡Jesús, ustedes dos deben conseguirse un cuarto!” Una voz interrumpió su conversación. “¡Hey tortolitas!” Alicia saludó a las dos, su cita agitaba la mano tímida al lado de ella.

“Hola Alicia.” Bette suspiró.

“Hola Dana.” Tina saludó.

Espera un minuto. Las dos se detuvieron brevemente. Alicia. y. Dana. Agarradas de la mano. ¿Quuuuuééééé???????

“¡¿Al?!” Bette exclamó sorprendida.

“¡¿Dana?!” Tina siguió.

“¡¿Qué?!” Dijeron al mismo tiempo.

avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 15th 2016, 2:56 pm

CAPÍTULO CUARENTA Y OCHO PARTE 1: Ambas encendimos la mecha que hizo estallar la bomba


Hace casi un mes.


¿Dana Fairbanks?

“..nosotras no hablamos más realmente.”

“¿Porqué no?”

“Historia larga.”

“Dime lo esencial.”

“Me dío la espalda cuando me marcaron con etiqueta roja.”

“Oh. Entonces es una cabrona.”

“Como tu.”

“Sí, solamente que eso era antes. Me disculpé ¿correcto? ¿Lo hizo ella?”

“Nope. Pero no quiero hablar de eso. Ahora está en el pasado.”

.........

De regreso al presente.

Alicia. y. Dana. Agarradas de la mano. ¿¿¿Quuéé???

“¡¿Al?!” Bette exclamó asombrada.

“¡¿Dana?!” Tina siguió.

“¡¿Qué?!” Dijeron al mismo tiempo.

“Bien, hola a ustedes también chicas.” Alicia se rió entre dientes, disfrutando claramente de las miradas de asombro en las caras de sus amigas. Realmenete no lo vieron venir,hizomuecas con aire satisfecho, siempre goza uno de dar sorpresas.

“¿Qué está pasando?” Bette preguntó lentamente, dando a Dana una mirada fulminante. ¿Qué hacía Dana Fairbanks aquí, en un lugar frecuentado notoriamente por 4F? ¿Y con Alicia de toda la gente? Miró fijamente a Dana, un pliegue profundo se formaba en su frente. Una Dana tensa e inquieta se sintió incómoda bajo la mirada escudriñante de Bette. Alicia, atenta al malestar que percibió en Dana la colocó detrás de ella para proteger a su cita contra la lectura atenta intensa de su amiga. Las cejas de Bette se crisparon cuando cambió de puesto su mirada de nuevo a Alicia. “¿Qué está pasando?” Repitió, silbando a través de sus dientes.

Alicia exprimió la mano fría y húmeda de Dana de modo tranquilizador. “¿No es obvio Porter?” Levantó sus manos entrelazadas y las demostró orgullosa a Bette y a Tina. “No somos oficialmente una pareja grande cursi como ustedes, pero estamos saliendo.” Alicia admitió. “Exclusivamente.” Agregó, echando un vistazo en una Dana ruborizada y destellando una sonrisa. El salir a Bette era un paso enorme y si su proclamación en negrilla no probaba a la chica del café cuánto estaba orgullosa de estar con ella, entonces no sabía qué . ¿Un cartel enorme en puesta del sol quizás?

“Ya veo.” Tina cabeceó muda, todavía saliendo del choque.¡¿ Alicia y Dana?! ¿Quién lo habría pensado? Se dio una pequeña sacudida para despejar su cabeza. “Um. bueno por ustedes chicas.” Manejó una sonrisa, manteniendo sus ojos entrenados en Alicia. Tanto como quería tratar a Dana naturalmente, un embate repentino de timidez la engulló. No había hablado realmente con ella desde el incidente del café en la escalera, así que las relaciones entre ellas eran comprensiblemente torpes.

Bette no fue tan rápida en ofrecerle su enhorabuena como lo hizo Tina. Por mas que lo intentaba, no podía incluso fingir ser feliz por Alicia. Desde que Tina le había dicho lo que sucedió entre ella y Dana después del asunto de marcarla con etiqueta roja, su opinión de la nueva muchacha adinerada del ex-rancho había caído a plomo de indiferente a repugnante. Dana había traicionado a Tina cuando más la necesitaba. Y para que esta traidora saliera exclusivamente con una de sus mejores amigas exponiendo a una Alicia golpeada violentamente a una angustia potencial - ¿cómo podría Bette aceptar eso tan fácilmente? “Alicia.” Exhaló, luchando por calmar su voz. “¿Puedo hablar contigo un minuto por favor?” Bette caminó adelante y agarró el brazo de Alicia firmemente. “Disculpennos.” Arrastró a la rubia a la esquina más lejana del estacionamiento, lejos de Tina y de Dana.

Encontrándose repentinamente sin sus parejas respectivas, las dos adolescentes de Carolina del Norte no tuvieron ninguna otra opción que hacerse frente la una a la otra.

“Um. hola.” Dana sonrió tímida en Tina.

“Hey.” Tina contestó detrás tímida. Ambas muchachas hicieron el contacto visual por algunos segundos tensos antes de evitar rápidamente sus ojos, fingiendo encontrar algo interesante en sus alrededores. Querían arreglar las cosas entre ellas, pero ambas estaban desorientadas en cómo hacerlo. Estaban en una pérdida de cómo actuar o qué decir - sintiendose ineptas de comenzar una pequeña charla mientras el pasado caía pesadamente dentro de sus mentes. Robaron vistazos rápidos una a la otra y suspiraron. ¿Porqué tuvieron que dejarnos juntas y solas? Tina y Dana se lamentaron internamente, mirando a Bette y a Alicia vehementemente.

El objeto de su afecto por otra parte, no se sentían demasiado tímidas de hablar con la otra.

“¡Aww mierda! ¡Sueltame Porter! Contusiono fácil.” Alicia protestó mientras luchaba por librarse del asimiento asesino de Bette. La morena la soltó, permitiendo la circulación de nuevo a su brazo. “Mierda.” Alicia examinó su brazo bajo la luz débil de un poste próximo de luz e hizo muecas. Muy cierto, una marca de mano roja comenzaba a formarse en su bicep. “Grande, eso es para mi piel sin defectos. Muchas gracias Porter.” Dijo seca.

Bette sonrió patéticamente en la respuesta, no poniendo ninguna atención al sarcasmo de la rubia mientras comenzaba su diatriba. “¿Dana Fairbanks? ¡¿Joder Dana Fairbanks?!” Farfulló, totalmente horrorizada. “¡¿Alicia, has perdido lo poco que te queda de tu mente?! ¿Qué pensabas? ¿Porqué actúas como si estuvieras fuera de este mundo? ¿ o estás enferma, o es una maldita broma de mierda?” Bette puso sus manos en sus caderas y golpeó ligeramente su pie impaciente en el pavimento.

“Esto no es una broma, Porter.” Alicia contradijo, frunciendo el ceño en el líder de 4F y su propensión a sobre-reaccionar.

“¡Hah!” Bette respiró sarcástica, no creyendole ni un poquito. “¿Eres seria sobre ella o solo lo estás haciendo como una broma de mal gusto para mi?” Acusó a Alicia, un ceño amenazador en su cara joven. “Bien felicidades Al, tuviste éxito. Me cogiste por sorpresa y estoy enojada ahora. ¿Puedes entonces terminar con esta ridicula farsa por favor y enviar a su casa a esa muchacha patética?” Inclinó su cabeza hacia Dana y se burló.

“Mira, aquí no--” Alicia comenzó a decir pero Bette agitó una mano y continuó.

“Seriamente Al, no sé que te pasa.”

“Porter, yo--”

“..tu estás intentando probar mis--”

“¡¿Puedes apenas estar atenta un segundo?!” Alicia levantó su voz, cortando a su amiga y emparejando la postura agresiva de Bette. “Esta no es una broma, no hay actuación y no la estoy enviando a su casa. Me gusta ella, estoy saliendo con ella, y soy seria como el infierno sobre ella. ¿Joder, ¡¿eso es tan increible?!” Se enfurruñó en Bette, descubriendo sus dientes a cambio. Por frustración, chasqueó a una Bette estupefacta en la frente antes de continuar su diatriba. “Y para decir las cosas correctas, no estoy saliendo con ella solo por rencor. Realmente, nuestra relación no tiene nada que ver contigo en absoluto. Debes entender en tu mente narcisista del culo que el mundo no gira alrededor de ti - aunque te engañas a menudo por pensar de otra manera, oh la poderosa Porter.” Dijo airadamente, dejando a Bette silenciosa por un momento. Sabiendo el peso de las palabras que acababan de ser dichas, ambas muchachas miraron lejos y retiraron sabiamente un paso a partir de la otra. Con las respiraciones pesadas y agitadas, las dos amigos se permitieron refrescarse por algunos minutos antes de reasumir su conversación, conociéndose bastante bien para dar una pausa antes de que las cosas se pusieran feas. Nunca podrían lograr cualquier cosa cuando ambas estaban en tal estado de agitación - Alicia tenía la tendencia a cortar a la gente lastimando con las palabras mientras Bette azotaba a menudo de una manera física.

El silencio se estiró entre ellas hasta que Alicia habló otra vez, su voz más tranquila de lo que estaba hace algunos momentos. “Bette, lo siento. No quise que eso saliera tan áspero.” Se disculpó sinceramente, arqueando su cabeza y frotando la parte posterior de su cuello débil.

“Está bien. No soy ninguna parte inocente tampoco.” Bette encogió los hombros, manteniendo su mirada en la tierra. “Lo siento también.” Masculló, dando vuelta a un poco roja de la verguenza.

“¿Intentemos esto otra vez?” Alicia suspiró, inclinándose detrás contra el Honda de plata. “Es obvio que no te gusta Dana, así que ¿cuál es tu problema con ella? Han pasado algunos meses, ¿sigues estando enojada con ella por la cosa del café?” Preguntó a su amiga con toda seriedad, genuinamente interesada de lo que tenía que decir su amiga.

“No está sobre éso.” Bette contestó reservada. Podía ser duro que Alicia lo creyera, pero lo que sentía contra Dana no venía de un lugar de la cólera. “No estoy llevando un resentimiento porque derramó el café en mí y arruinó mi perfecta blusa Chanel - una de mis favoritas, a propósito - porque si ése fuera el caso, sabes que le habría dado una etiqueta roja y habría hecho de su vida un infierno en vida.” Explicó lentamente, intentando mostrarle el punto de una manera clara. “La verdad es, que estoy abrigando algunas dudas sobre Dana. Su carácter, principalmente debido a cómo trató a Kennard en el pasado. Pienso que tienes una idea sobre lo que sucedió entre ellas Al.” Suspiró y echó un vistazo en las dos muchachas en la distancia. Tina y Dana todavía no hablaban entre ellas, la energía incómoda entre ellas era palpable incluso desde donde se colocaban. Era duro creer que esas muchachas habían sido las mejores amigas en un punto de sus jovenes vidas. “No puedo entender cómo pudo hacer tal cosa. No conozco si esta cosa de la lealtad solo suena verdad para ti, Shane, Sam y yo - pero tu no le das la espalda a tus amigas, especialmente a las que se ponen en la línea por ti. Los amigos verdaderos no hacen eso.” Bette sacudió su cabeza con desaprobación. “Y si ella pudo lanzar lejos años de amistad apenas como eso,” encajó a presión un dedo delante de la cara de Alicia. “¿Qué te asegura que no hará lo mismo contigo? ¿Que ella no te dejará fácilmente cuando las cosas se pongan feas?” Preguntó a su amiga en un tono apacible.

Alicia suspiró, sabiendo que Bette tenía un punto. Se detuvo brevemente por un momento antes de que contestara. “No tengo ninguna seguridad, yo solo confío en que no lo hará otra vez.” Masticó en su labio más bajo pensativa. “Dana fue una gran cobarde y actuó incorrectamente y estúpida en el pasado. Incurrió en una equivocación, pero así nos pasa a todos alguna vez. La cosa importante es que ella lo reconoció y estuvo dispuesta a hacer compensaciones. No lo hará otra vez Bette. Estoy segura de eso.” Dijo suavemente, defendiendo a su pseudo-novia. Tenía fe absoluta en Dana, la muchacha se había probado repetidamente durante las últimas pocas semanas resolviendo los problemas del ASNO como la chica del café.

“¿Compensaciones?” Bette se burló, cruzando sus brazos en desprecio. “¿De qué estás hablando? Ella no ha hablado con Tina desde el incidente. Incluso ni una una sola disculpa. ¿Cómo es eso una enmienda?” Precisó. Si había aprendido algo en las últimas semanas era hacer las cosas correctas con alguien que habías perjudicado, eso implicaba que comenzara con una disculpa.

“Sí.” Alicia convino. “Solamente que eso no significa que no hizo cualquier cosa para hacerlo con Tina. Ella hizo las cosas detrás de las escenas y” se paró algunas palabras demasiado tarde. Uh-oh, sus ojos iban grandes mientras comprendía apenas lo que había dicho. “Quiero decir. umm. ella hizo quizás ciertas cosas y um.” Balbuceó, intentando dar marcha atrás.

Bette entrecerró sus ojos y miró sospechosa a la rubia, detectando algo inoportunamente. “¿Qué cosa? ¿Sabes algo Al?” Preguntó, las palabras de Alicia picaron su curiosidad.“Quizá. Quizá no.” Alicia forzó una sonrisa y rió nerviosa, mentalmente golpeándose con el pie por su patinazo.

“Estás ocultando algo de mí.” Bette dijo práctica. “¿Sientes esto?” Pinchó a su amiga, empujando a la muchacha en el estómago.

“Lo siento Porter, pero juré guardar el secreto.” Alicia dio un pequeño encogimiento, haciendo una crua grande atravesando su corazón con un dedo y relampagueando encima de sus labios. Deja por favor el tema, rogó dentro de su cabeza, dudando seriamente de su propia capacidad de mantener su boca cerrada.

¿Desde cuando Alicia Pieszecki ha podido guardar un secreto? Bette sonrió diabólica. “¿Es una de esas cosas que tienen que matarte para que las digas?” Codeó a la rubia.

“Uh-huh. Es todo muy clandestino.” Alicia afirmó. De-vida-o-muerte, secretísimo, secreto. ese tipo de cosa.

“Sabes,” Bette golpeó ligeramente su barbilla con un dedo. “Pienso que tengo una manera a toda prueba de conseguir respuestas de ti.” Perforó juguetónamente su palma con un puño repetidamente, poniendo una máscara amenazadora en su cara. Caminó más cerca a Alicia y atrapó a la muchacha entre sus brazos, su cara peligrosamente cerca de su amiga en un esfuerzo por intimidarla.

Una Alicia tranquila sonrió serena y arqueó una ceja en Bette. “¿Qué? ¿Vas a amenazarme con la fuerza? ¿Sacar la verdad fuera de mí?” Imitó bajo su respiración, inclinándose más lejos contra el coche y cruzando sus brazos indignadamente. Dale Porter se atrevió a su amiga dentro de su cabeza – convencida de que Bette no intentaría cualquier cosa divertida con Tina en gran proximidad. ¿Correcto? Pero por supuesto, Alicia no tenía ninguna idea sobre la lucha a muerte de Bette contra un desagradable individuo bebido hace algunos minutos.

Bette rió atractivamente, impávida por el comportamiento fresco de Alicia. “Por supuesto que no.” Sacudió su cabeza al lado. “¿Porqué desperdiciaría mi preciosa energía en derrotar la mierda fuera de ti cuando puedo utilizar simplemente el chantaje para conseguir mi propósito?” Meneó su frente sugestiva.

¿Chantaje? Los labios de Alicia se crisparon, la mirada dañosa en los ojos de Bette le dijo todo. Oh mierda. Mierda de la mierda de la mierda. Dos palabras destellaban dentro de su mente como luces de neón pegajosas: Las Vegas.

Bette sonrió mientras veía el pequeño parpadeo del reconocimiento cruzar las facciones de Alicia. “Creo que tengo un par de - y muy comprometedoras - fotos interesantes de ti a mi disposición.” Destelló una mueca triunfante mientras la sonrisa de Alicia vacilaba. “Tales fotos encantadoras e inestimables. Dime, Dana las ha visto o ha recibido algunas de ellas?” Sonrió dulce, su voz suave y victoriosa. Todo el color comenzó a escurrirse de la cara de Alicia. ¡Punto para el chantaje del matón Bette! Rió histérica dentro de su cabeza.

“¡No te atrevas!” Alicia susurró agudamente, su cara tan blanca como una hoja. Su cuerpo entero se estremeció en la memoria de despertar desnuda al lado de Shane.Lo qué sucedió en las Vegas debió haber permanecido en las Vegas, ¡Maldición!

“Dos cosas.” Bette levantó dos dedos cuando se empujó lejos de la rubia. “Derramar o soltar - es o derramas todo o suelto las fotos. Simple como eso.” Encogió los hombros. “Tu decisión Al, ¿así que cuál será?” Sonrió, imitando la postura de la rubia mientras se inclinaba detrás contra la furgoneta enfrente de Alicia.

“¿Tuerces mi brazo, porqué jodes?” Alicia suspiró dramáticamente. Ella era la autora principal del compromiso secreto del ASNO y ahora aquí estaba al borde de romperlo. Ella planeaba astutamente tomarse un tiempo dulce y hacer que su amiga esperara un poco, pero un slideshow rápido de las fotos de las Vegas en el iPhone de Bette hizo que pensara de otra manera. “De acuerdo está bien.” Alicia cedió, incitando a Bette a poner el teléfono detrás dentro de su bolsillo. “Solamente que no lo oíste de mí.” Suspiró. Y con éso, soltó fuera una versión condensada y censurada de las actividades del ASNO - centrándose en las contribuciones y soltando ciertas partes que implicaban a Dana , Shane y Sam. No quería que Bette se sintiera endeudada con ellas y que se ejerciera presión sobre encontrar una manera de pagarles. Su ayuda no tenía precio - fue, a falta de mejores palabras, un trabajo de amor para todos.

Mientras narraba su breve historia centrada en Dana, Alicia se encontró afrontada por una Bette reservada y pensativa. La morena había estado silenciosa el tiempo entero, escuchando atenta y apenas dejando cada parte de la información hundirse adentro. Alicia miró mientras Bette miraba fijamente a Dana con una mirada ilegible en su cara. Estaba a punto de pinchar a su amiga para un comentario cuando Bette cambió de puesto su mirada y encontró sus ojos. No hay palabras suficientes para explicar lo que la líder de 4F pensaba. Sus ojos expresaban la gama de emociones que corrían dentro de ella, la gratitud, el temor, la felicidad, la comprensión, el perdón - todo estaba allí. Incluso aceptación.

“Entonces tu y Dana.” Bette dijo reservada, una pequeña sonrisa jugaba en su cara. Alicia pudo suspirar solamente con alivio.

“Yo y Dana.” Alicia cabeceó, emitiendo incontrolable.

“En verdad es tan extraño.” Bette sacudió su cabeza. “No es incluso tu tipo. Y pensé que te conocía bien.” Caminó hacia Alicia y puso su brazo en su hombro.

“Sé. Demasiado baja, también jóven, demasiado linda.” Alicia admitió con una mueca. Dana era todo lo que no quería en una muchacha. Ella tenía estándares - bien, ahora estaban en un punto poderosamente bajo - pero éso no significaba que no los tuviera. “Solamente que no puedes elegir realmente con quién - tu sabes.” Agitó sus manos alrededor y se ruborizó, las últimas palabras colgando en la punta de su lengua. Bette sonrió en la comprensión, entendiendo lo que intentaba decir. “No lo se Porter, estaba ciega por esta atracción. Siento como si estuvieramos viviendo en un cuento de hadas y soy la heroína que no tendrá el final acostumbrado. Mi mente me dice que quiero el príncipe encantado - corrección, princesa - pero por otra parte tengo el deseo vivo de mi corazón obstinado para la rana asquerosa.” Encogió levemente los hombros. Quizá incluso como la princesa Fiona, cuando ella era humana, y Shrek. Por supuesto, Dana era el ogro.

Bette levantó una ceja, riéndose de lo divertido de la analogía de Alicia. Pero realmente, ¿qué más esperaba de alguien cuyo libro elemental que ha leido gira alrededor de los diversos cuentos de hadas de los hermanos Grimm? “¿Estás diciendo entonces que caíste enamorada de la rana?” Se rió entre dientes suavemente, dando un pinchazo en la rubia.

Alicia emitió una risa irónica. “Puede ser que diga eso.”

Bette serpenteó un brazo alrededor de Alicia y susurró misteriosa. “Odio destruir tus esperanzas Al, pero no creo que esta rana en particular se convierta en una princesa después de que la beses.” Sonrió, dando a su amiga una palmadita consoladora en el hombro.

“Lo sé.” Alicia se rió entre dientes, tomando la broma de Bette como un buen paso adelante. “Solamente que está muy bien. No quisiera que cambiara de todos modos. Quita su torpeza y tontería y es apenas como cualquier persona normal - apenas interesante y digna de mi tiempo.” Encogió los hombros.

Bette gruñó en el acuerdo. “Solo recuerda, en caso de que no se resuelva, allí hay un montón de pescados en el mar - o en su caso, ranas en la charca.” Guiñó jocosamente. Las dos compartieron una risa agradable.

“Entonces hey. um, ¿no me estás parando más? ¿Prohibiendome verla?” Alicia codeó a Bette suavemente.

“Nope.” Bette sacudió su cabeza y robó un vistazo rápido en Dana y Tina. Todavía ningún cambio. Las amigas de la niñez seguían estando demasiado tímidas para hablar con la otra así que acabaron mirando alrededor del estacionamiento como tontas. Bette hizo muecas cuando pensó en ella y su encuentro ardiente del primer día con Tina, la descortesía de Dana y su taza de café. “Creo que se lo debo. Y no solo por ayudar a Kennard y a su papá.”

“¿Porque tu y Tina no se habrían encontrado si no fuera por su torpeza?” Alicia rió y dio un pequeño codazo a Bette.

"Al,” Bette sonrió, intentando coger el ojo de Tina en la distancia. Sonrió brillantemente cuando lo hizo. “Incluso sin la ayuda de Dana, pienso que las dos habríamos cruzado nuestros caminos tarde o temprano.” Encontró la mirada de Tina y guiñó en su novia. Tina devolvió el favor e igualó sus acciones, haciendo su mirada atractiva y divertida doble-ojo parpadeo/ guiño; riendo divertida refiriendose a ella como su señal.

“¿Destino?” Alicia continuó, sonriendo y rodando sus ojos mientras miraba el intercambio silencioso sucediendo ante ella. Había realmente una conexión innegable entre las dos - y era conmovedora y se ponía enferma por atestiguarla. Sintiendose levemente envidiosa de Bette y de Tina, intentó coger el ojo de Dana así podrían hacer su propio ojo-de mierda. Pero mucho para su consternación y molestia, su cita estaba demasiado ocupada mirando todo además de ella. Conjeturo que debo comenzar a entrenarla para mantener siempre sus ojos en mí, suspiró en la decepción.

Destino, ¿huh? Bette sonrió torpe mientras sus ojos bailaron alrededor. “¿Dana Fairbanks?” Movió su cabeza a la morena que se colocaba incómoda al lado de Tina. “Ella es solo una herramienta.” Dijo con una mueca.

“¿Qué?” Alicia surcó su frente confundida. ¿Porter acababa de insultar a su preciosa chica del café?

“Una herramienta del destino. Utilizada por el destino para traernos a mi y a Kennard juntas.” Bette expuso y se rió entre dientes mientras comenzaba a caminar de nuevo a su novia.

“Oh dios.” Alicia gimió. “Para alguien que piensa que ella es más inteligente que cada uno, estás tan llena de mierda. Mierda cursi, la peor clase todavía.” Sacudió su cabeza y rió, empujando a Bette hacia sus socias que esperaban.

Tan pronto como caminaran de nuevo a Tina y a Dana, Bette envolvió un brazo alrededor de la cintura de su novia y besó a la muchacha suavemente en la mejilla - una disculpa por hacerla esperar y dejarla sola con Dana por más de algunos minutos de agonía. Tina la miraba curiosa, preguntando silenciosamente por el resultado de la conversación entre ella y Alicia. Bette le contestó con un guiño y una curva ascendente de sus labios, fijando la mente de la rubia en la tranquilidad. Ninguna matanza esta noche.

Bette despejó su garganta mientras hizo frente a una Dana asustada, que parecía muy pálida al lado de una Alicia relajada. “Tu.” Cabeceó hacia la muchacha con una expresión severa en su cara. Dejó pasar algunos segundos incómodos antes de que hablara otra vez. “Bienvenida a la familia, rana afortunada.” Explotó en una mueca enorme, ampliando una mano y sacudiendo las manos con una Dana asustada.

¿Rana? Dana tiró a Alicia una mirada desconcertada.

“Te explicaré más adelante.” Alicia susurró a la muchacha.

“¡Ack!” Dana chirrió mientras se encontró que era jalada y envuelta en un abrazo por Bette.

“Ven aquí.” Bette acarició a la muchacha en la espalda, haciendo una demostración de amistad para Alicia y Tina. Guardando un asimiento firme en Dana, Bette trajo sus labios cerca del oído de la muchacha y susurró discreta. “Solo un pequeño comentario rana , escucha bien porque solo voy a a decir esto una vez.” Dijo amenazadora, entrando en el modo completo de AlphaBette. “4F existe como una sola entidad. Por lo tanto, un acto contra una es un acto contra todas. Y creeme, no demostramos ninguna misericordia a los que nos lastimen o traicionen nuestra confianza. No damos ninfuna tregua, Fairbanks.” Continuó, frotando pequeños círculos en Dana de nuevo ante sus amigas y continuó como si estuvieran teniendo un abrazo amistoso. “Te estoy confiando a Alicia - nuestra mascota y bufón querida del grupo. No me hagas arrepentirme de esto; es decir, si quieres vivir la vida con un sistema completo de miembros. Recuerda, lastimarla es igual que lastimarnos. Y si nos dañas, tu terminas my mal absolutamente. ¿Entendiste eso ranita?” Soltó a Dana y sonrió dulce, ningún rastro de la amenaza que acababa de brotar en su cara inocente. Agradecida como estaba por las acciones ocultas de Dana, no podía dejar de darle esa advertencia apenas en caso de que. Ella se lo debía a Fairbanks, pero su lealtad estaba y estará siempre con Alicia.

“Y-yes.” Dana movió su cabeza vigorosamente mientras los granos del sudor explotaron en su frente. Maldición, pienso que acabo de tintinear un poco en mis calzones,cambió de puesto en sus pies incómoda.

Bueno, Bette cabeceó una vez, no haciendo caso de la ceja levantada que recibió de Alicia. Terminando de asustar a Dana, procedió a la cosa siguiente en su agenda. “Oh, y a propósito, muchas gracias - por todo.” Guiñó y sonrió con conocimiento. Dana se ruborizó mientras entendía a lo que se refería Bette.

“No es nada. Realmente, no es bastante.” Dana sonrió, sus ojos danzaron tímidos a Tina entonces rápidamente de nuevo a Bette.

Una Tina desconcertada estaba a punto de preguntar a Bette qué pasaba cuando un SUV que tocaba la bocina la interrumpió. Se trasladaron todas al lado para Shane así ella podría estacionar su coche en el punto reservado en el cual se colocaban.

“¿Como llegamos antes que tu? ¿Pensé que te venías aquí desde hace rato?” Alicia le preguntó a su mejor amiga tan pronto como hubiera salido de su vehículo.

“Lo hice pero algo subió.” Shane encogió los hombros, encendiendo un cigarrillo. “Hey chicas.” Saludó a sus amigas. Preocupada por aspirar su cigarro, notó apenas a Dana dentro de sus filas. “Hey, Sam-”

“Dentro del planeta ya.” Alicia dedujo, cortando a Shane mientras observaba el Lamborghini llamativo de Sam estacionado cerca. Oh rayos, ella se sentía toda mareada, podría salir a todas sus amigas por lo de Dana en una noche. Era todo muy conveniente. O eso pensaba.

Shane sacudió su cabeza, una indirecta de sonrisa en sus labios. “Ella está en su casa.” Exhaló una cantidad gruesa de humo y se inclinó detrás contra su carro.

“No, su coche está aquí.” Alicia discrepó, señalando en el coche de Sam.

“No quiere decir que ella esté aquí también.” Shane contradijo. “Está en su casa, durmiendo”

“¡¿Qué?!” Bette empalmó adentro. ¿Cuántas horas de sueño al día necesitaba su ermitaña? ¡¿Dieciocho?!

“- con Helena.” Shane acabó con una mueca.

Los grillos invadieron Hollywood del oeste mientras el silencio descendió sobre el grupo. Dana era la única persona que no parecía afectada por las noticias de Shane, surcó su frente en la confusión pues miraba las caras sorprendidas de Bette, de Alicia y de Tina. Era extensivo a través de la comunidad chisme-cariñosa de la academia de Redwind que Sam Makavejev y Helena Peabody tenían cierta clase de relación romántica. ¿Entonces porqué era tan sorprendente que las dos tuvieran sexo? Dana se preguntaba.

“¿Sam y Helena?” Tina preguntó, su boca colgando abierta. Alicia y Bette pudieron solamente sonreír y sacudir sus cabezas por los recientes desarrollos. Sam afortunada, el sexo reconciliatorio debe ser fulminante, pensaron ambas.

Shane rió de manera contenida y meneó su frente sugestiva. Sabía que no estaba segura, pero basadondose solamente en cómo las dos se trabaron en el asiento trasero de su coche cuando les dio un aventón, estaban destinadas a terminar en la cama de Sam, o sofá, o piso, o dondequiera que terminaran haciendolo. “Sam duerme con Helena.” Repitió, riendo mientras aspiraba en su cigarrín. Una ojeada rápida a la derecha mató lentamente la risa en sus labios. Dana Fairbanks estaba aquí. Con Bette. Con Tina. Con Alicia. ¿Y ella estaba sana y salva? Los ojos de Shane casi salen de sus órbitas cuando atestiguó la mirada sutil que pasó entre Dana y Alicia. Hizo muecas mientras finalmente consiguió una confirmación visual de la cosa que había estado sospechando por algunas semanas ya. ¿La nueva pareja de WeHo, eh? Sonrió. Para que ellas estuvieran afuera abiertamente necesitaban conseguir la bendición importante de Bette. Y para conseguir esa bendición importante, Alicia debía haber despepitado sobre las actividades secretas de la chica del café. Era asombroso cómo Shane podía subir con esa conclusión con apenas una mirada. Ah, la sabiduría y la penetración de Yoda. “Entonces. ¿Lo tomo que las dos están durmiendo juntas también?” Shane bromeó, notando las manos entrelazadas de Alicia y de Dana. Era sabido extensamente dentro del grupo que Al era una presa fácil, la rubia anotaba siempre en la primera cita.

“¡¡¡NO!!!” Dana gritó repentinamente, tomando a las otras por sorpresa. Alicia y ella empezaban a salir y su relación estaba lejos de ser sexual - hasta ahora. Oh hombre, se turbó aún más cuando los pensamientos explícitos del sexo se incorporaron en su mente.

Alicia se enfurruñó irritada y rodó sus ojos en su cita. “Habrías podido decirlo un poco más fuerte, no creo que la gente en el otro lado de la ciudad te escuchara.” Dijo sarcástica, más que un poco ofendida por la refutación rápida y violenta de Dana de la acusación fresca de Shane. Puede ser que sea verdad, pero aún no.

“Lo siento.” Dana masculló, exprimiendo la mano de Alicia. Su cara estaba púrpura de la verguenza. “Es solo eso. Quiero decir. está un poco. un poco fresco. Tu sabes. Pienso, quizá, nosotras apenas, umm.” Paseó sin cesar, apenas teniendo sentido.

Cuando se perdió con su monólogo incoherente, Bette decidió apoyar a Dana - a su propia manera, por supuesto. “Es aceptable ranita. Es normal sentirse apenada por dormir con Alicia.” Se compadeció de Dana. “No te preocupes, no estás sola; mucha gente ha incurrido en la misma equivocación. ¿Verdad, Shane?” Bette sonrió malvada. Shane se ahogó con una enorme cantidad de humo y procedió a tener un ajuste de tos violento. Alicia tiró a Bette un fulgor mientras Tina suprimía su risa mordiendo en el dorso de su mano. Una Dana ajena a los hechos no sabía que hacer, la broma velada de Bette genuinamente la desorientaba y extrañaba.

Tan pronto como hubiera recuperado su temple, Shane desechó su cigarrillo apenas usado y lo aplastó por debajo de sus zapatos de deporte en venganza. Cambia el tema, imploró a Alicia con una mirada acentuada.

“Entonces. Sam duerme con Helena.” Alicia continuó con el tema. Maldición, no incluso un paso lejos del asunto anterior, Shane rodó sus ojos en la molestia.

“Y tu estás durmiendo con Dana.” Shane afirmó. Reembolso para apenas cambiar el tema, sonrió en Alicia. Según lo esperado, Dana creció turbada de nuevo.

“Bien, tu estás durmiendo con. ¡con, la ex del skank que te dio cangrejos el año pasado!” Alicia mordió detrás, divulgando la vergüenza secreta de Shane. Antes de que Shane pudiera incluso reaccionar, alguien habló después y la cortó.

“¡Y estoy durmiendo con Tina!” Bette proclamó orgullosa lo obvio, haciendo ruborizarse profundamente a Tina - casi tan malo como lo hizo Dana. “De hecho, estoy el 100% segura que estará saliendo furtivamente de su lugar esta noche y se arrastrara en cama conmigo. Es bastante insaciable. Actúa toda pura y virginal pero no lo es realmente.” Susurró misteriosa y guiñó. Alicia y Shane solo emitían ooohhhhh y aahhhhhh mientras Bette presumía. “¡Ow!” Gritó cuando la rubia pellizcó su trasero en reproche. Bette dio vuelta a su novia y puso mala cara. “¿Qué? Declaraban con quién han estado durmiendo, yo no quería quedarme fuera.” Explicó bajo su respiración, gimoteando un poquito.

Tina tiró de Bette al lado mientras sus amigas continuaban sorprendidas en su lugar. “Seriamente Porter, esos comentarios estúpidos arruinaron tu oportunidad de conseguir algo esta noche.” Tina rumió cuando pensó que estaban fuera de distancia. Mucho para el placer de Alicia, no lo estaban.

“¡¡¿Quuéé?!!”

“Ya me oiste.”

“Pero, pero. ¡Defendí tu honor contra el acoso sexual de esos cerdos hace un rato!”

“Sí, pero por otra parte decidiste presumir conmigo “honor por supuesto” con esos comentarios. Piensa antes de hablar, bebé. Ahora paga las consecuencias.”

“Pero.”

“Ningun pero. Estás durmiendo sola.”

“Baaa-por.”

“Para de gimotear.”

“…”

“Nada de poner mala cara tampoco.”

“¡Solamente que éste es mi mirada famosa Porter! Nunca falla.”

“Y esto.” Ojos rodando. “..es mi ojorolando notorio de Kennard. Y dice No.”

“Okaaay. Cómo 'combates éste.”

Sonrisa estupenda Porter de los megavatios del uber del duper marca registrada. Efecto: rodillas débiles y muchachas desfallecientes.

“¿Ahora eres masilla en mis manos?”

“Por un segundo allí dudé un poco. También malo que todavía me estoy colocando fuerte.”

“Hmph. Intentemos ésto.”

Beso.

“Buen intento bebé. Pero podrías pegar tu lengua hasta mi garganta y todavía no bulliré.”

Beso. Con la lengua. Porciones y porciones de lengua.

“Mmm. encantador. pero el NO todavía es la respuesta. Te dije que no trabajará.”

“Sé. Pero tenía que intentar.”

“Date por vencida Porter.”

“¡Nunca! ¿Te he dicho lo absolutamente impresionantemente y hermosa que estás en ese equipo tuyo? La franela se adapta a ti, amor.”

“La adulación no te llevará a ninguna parte. Especialmente desde que describiste inicialmente mi conjunto de esta tarde como feo, pegajoso y barato.”

“¿Lo hice? Estaba equivocada.”

“Di eso otra vez.”

“Estaba equivocada.”

“Otra vez.”

“Estaba equivocada.”

“Heh. Palabras más verdaderas nunca se han hablado. Pero lo siento bebé , aún ningún amor esta noche.”

Sniff.

“El lloriqueo no trabajará.”

“¿Por favor?”

“Ni rogando por.”

“Por favor por favor por favor por favor por favor.”

“Y necia.”

“Solamente que deseo tanto cogerte y hacer que te vengas duro con mi lengua.”

“No, incluso hablando sucio.”

“Te compraré las hamburguesas por una semana.”

“¿Soborno? ¿Seriamente Porter?”

“¿Te amo mucho?”

“Te amo también. Pero todavía no dormiré contigo.”

“Fuuuck.”

“Te dije, no esta noche.”

“Maldición.”

“Correcto maldita.”

----

“Conjeturo que sabemos quién usa los pantalones en esa relación.” Alicia compartió su observación a Shane y a Dana. Las dos morenas cabecearon en el acuerdo.

“¡Oí eso!” Bette gruñó, causando que Dana y Shane se congelaran a medio camino cabeceando. “¡Y me opongo!” Levantó un dedo en desafío.

“¡No lo hace menos verdad!” Alicia replicó con una mueca burlona. “Porter, eras siempre una gran perra. Pero ahora eres apenas”

“- mi perra.” Tina acabó por Alicia. Rió junto con las muchachas y caminaron alejandose, una Bette vengativa las seguía con la cola entre las patas.

--------------------------------------------------

avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 15th 2016, 3:02 pm

Hospital médico de Sinaí de los cedros. Unidad de cuidado cardiaco.

Un viaje lateral de nuevo a los días que se fueron. Un viaje en la cabeza de un hombre enfermo.

Veinte minutos.

Hemos estado conduciendo en esta carretera por veinte minutos enteros y ella no me ha dicho una sola cosa.

No una sola palabra.

No incluso un vistazo lateral.

Nada.

El silencio me mata. Y tanto como me duele admitirlo, el hecho de que está lejos de ser el silencio sociable que compartimos generalmente me mata más. Lo odio. Pero. ella está continuando esta charada, así ella parece estar realmente enojada conmigo. Maldición.

El silencio me está haciendo sentir solo. Y es espeluznante. Siento como que estoy conduciendo a casa con un fantasma. Enojado y vengativo simplemente. Apenas como mi suerte, suspiro audiblemente. Robo un vistazo rápido a mi derecha y checo si ella encontró mi expulsión ruidosa de la respiración molesta. No lo hizo - como se muestra con su carencia de movimiento de la expresión facial y del cuerpo. Mierda, mi cara cae en la decepción - que nunca es una buena cosa. No puedo manejar las decepciones muy bien. Nuestro primer encuentro fue un testamento de eso. Y esto, ahora, es completamente decepcionante. Y ahora parece que no puedo pensar correctamente. Quería una reacción, cualquier clase de reacción de ella. Un fulgor, una mofa, un suspiro; puñetas, incluso un grito. Podría aceptar eso. Excepto esto. Odio el silencio. Y ésta no es ninguna biblioteca de mierda - entonces no hay razón para eso.

Entonces ella debe continuar y hablar. Hablar, gritar, y hablar más. Apenas. romper la paz - bien, técnicamente, la no-paz.

Otro suspiro profundo se escapa de mis labios. Sé que la cosa más fácil de hacer es iniciar la conversación. No soy estúpido, sino que no soy ningún alfeñique tampoco. No puedo hacer eso. No haré eso. Tengo orgullo, saben. Y ser el primero en ceder era una muestra de debilidad. Y los Porters no son débiles. Solo preguntenle a mi señora madre .

Ella necesita quizá un empuje. Me engaño para creer. Ella quiere hablar, solo que no sabe cómo comenzar. Me convenzo mas. Creo que la desesperación realmente hace que la gente sea una ilusa. Hmm, mi frente se arruga cuando pienso en una manera de ayudarle a salir de su estado silencioso. Qué hacer, qué hacer. ¡AHA! Mis ojos destellan cuando pienso en un plan. Porter listo, me doy una palmadita mental en la parte posterior.

Con mi capacidad misteriosa de conducir correctamente con solamente algunos vistazos rápidos en el camino, doy vuelta a mi cabeza a la derecha y le hago frente. Ella está mirando fijamente hacia fuera de la ventana y no me está prestando ninguna atención, pero no importa realmente. Mi plan no necesita que ella me mire de todos modos. Aquí está su empuje, sonrío astuto. “AHEM.” Claro, mi garganta en voz alta. Un gesto simple que habló volúmenes. Técnicamente, no estoy hablando así que no significa que perdí nuestra pequeña guerra fría. Pero, también no estoy guardando silencio tampoco - dándole la apertura que ella necesitaba con eficacia . Le estoy demostrando una manera, todo lo que ella tenía que hacer era voltear y hablar . Hice mi movimiento, ahora es su turno. “AHEM.” Digo otra vez, más ruidoso esta vez. Vamos, toma el cebo. La pincho mentalmente. Muchacha obstinada.

Me encuentro con el silencio. Y más silencio. Y aún más silencio.

Ella. no lo hizo. Incluso. Ni me peló. No puedo aclarar más mi garganta. Se secó totalmente de la incredulidad. Mujer estúpida.

Dos pueden jugar a este juego, frunzo el ceño - sin gracia en derrota. Probando mi resolución, cambio de puesto mi mirada de nuevo al camino a continuación y me centro en el acarreo de nuestros traseros contrariados de nuevo a Yale. ¿Quién dice que no puedo no hacer caso de ti también? Río amargamente para mi.

Puedo.

Puedo.

Puedo.

Puedo.

No.

Fuuuck.

¿Ha sido solamente un minuto?

¿Por qué el tiempo va tan lento?

¿Por qué puñetas los caminos parecen alargarse?

¿Y porqué me importa tanto?

Maldición.

Me doy.

Aquí vamos.

Otra vez.

Por tercera vez, manejé un suspiro ruidoso. Esta mujer me volvía loco. Con todo no puedo lograr dejarla. “No eres como las otras muchachas con las que he salido antes.” Le digo, mi voz atada en la dimisión. Allí, hablé ya primero. Perdí. De nuevo, me atestiguo como mi comida perenne de las últimas pocas semanas - un plato grande del orgullo Porter. Es sorprendente que incluso pueda aceptarlo.

Finalmente, ella me mira, se deslumbra. y entonces sonríe en la victoria.

Tu ganas Maxine - como lo haces siempre.

Y la verdad es, que no me importa. No me importa en absoluto.

----

Y allí, mirando al hombre durmiente soñando.

“Ella tiene el derecho de saber.”

“¿Qué?”

“La Srta. Bette. Ella necesita saber sobre esto.”

“James.”

“No me mires asi, sabes que tengo razón.”

“No es nuestro lugar interferir. Él dijo específicamente éso”

“¡Sé lo que él dijo!”

“Que es por lo que debemos permanecer fuera de eso.”

“Esto es incorrecto. No podemos mantener esta cosa oculta por siempre. Va a escaparse a la prensa y no quisiera que la Srta. Bette supiera de esto por las noticias. Ella necesita oírlo de nosotros, Joyce. Es la manera apropiada.”

Un suspiro profundo. “Que no es lo que quiere el hombre.”

“Sí, solamente que es lo que él necesita.”

“Tu no lo sabes.”

“¿No lo hago?” Una risita semejante. “Él ha estado pidiendo a diestra y siniestra que la gente haga cosas para su hija – la vigila, arregla a prueba de balas su coche, arregla su apartamento y cosas alrededor. ¿Todo le preocupa para una niña que supuestamente desconoce y no le importa? ¿Y le crees cuando dice que no quiere verla hasta que ella decida pedir su perdón?”

“James.”

“Deja de decir mi nombre de esa forma, no eres mi madre.”

James y Joyce, los ayudantes superiores en el PGC, miraron fijamente abajo mientras se colocaban al pie de la cama del hospital de su jefe. Ninguno quería retroceder ante el otro llenos de fulgor. Un juego de poder entre la gente detrás de dos Porters de gran poder.

Como pudo, fue la lengua notoriamente ansiosa la que habló primero.

“No seas tan impetuoso, James. Escuchaste su decisión, piensa que va a salir adelante. Entonces no hay un punto en buscar que la Srta. Bette venga aquí y vea a su padre asi. Porque no la quiere preocupar y causarle una vergüenza innecesaria.” Joyce silbó.

“¿Verguenza?” James sacudió su cabeza en la frustración en la mujer ante él. “¿Qué tan vergonzoso es enfermarse? No es como si pescara una enfermedad contagiosa o algo asi.” Discutió.

“¡El hombre odia parecer débil!” Joyce susurró agudamente. “¿Porqué piensas que ha estado haciendo las cosas para su hija a través de ti y de Leo? ¿Porqué piensas que no admitirá que está equivocado y hacerlo más fácil para cada uno tan solo aceptando la relación de su hija? Él. Odia. Parecer. Débil. Melvin Porter tiene bastante orgullo para suministrarle al mundo entero.”

James se burló. “Casi murió. ¿Todavía piensas que le importan esos aspectos?” Dio vuelta lejos y se dirigió hacia la puerta.

“¿A donde vas?”

“Con la Srta. Bette.” James contestó sin golpe.

Los ojos de Joyce crecieron grandes. “¡No te atrevas!” Exclamó preocupada, horrorizada de que este joven ayudante era bastante valiente para ir contra las órdenes terminantes de su amo. Lo siguió cuando procedió a salir del cuarto de hospital de Melvin, el más grande de la unidad entera. “James.” Joyce advirtió. “¡James!” Gritó saliendo tras el individuo a medida que él continuó yéndose.

Con una postura inflexible, James paró en sus pistas y volteó hacia la mujer tras de él. “No estoy siendo impetuoso. Entiendo lo que estás diciendo. Sé lo que sientes sobre las instrucciones que el Sr. Porter dió, pero él pidió esas cosas cuando su hija se fue de su casa, no cuando estaba al borde de la muerte.” Razonó en voz alta de una manera tranquila. “Joyce, estás dedicada a su padre, pero mi lealtad está con la Srta. Bette. Y ella tiene todo el derecho de saber.” Expresó a una Joyce sin habla. “Ahora si me disculpas, tengo que ir por mi jefe.” Dio vuelta alrededor y caminó enérgicamente hacia los elevadores.

“James, espera.” Joyce levantó su mano.

“¿Qué?” El hombre exasperado suspiró.

“Si vas a decirle, ¿puedes por lo menos hacerlo a una hora decente? Son las dos de la mañana.” Joyce exhaló cansadamente, concediendo. “Deja que el padre y la hija descansen más allá del horizonte antes de que los dejes hacerse frente a cada uno” se detuvo brevemente cuando una ráfaga de acción interrumpió su conversación. Miraron a su izquierda y cogieron la vista de la enfermera asignada a Melvin que corría de la estación de enfermeras, afligida. “¿Qué está incorrecto?” Joyce preguntó a la mujer de mediana edad mientras ella y James corrían con ella hacia el cuarto de Melvin.

“El Sr. Porter,”

--------------------------------------------------

Dormitorio de Bette. 2:30.


La sensación de un cuerpo caliente que se arrastraba suavemente contra ella despertó a Bette de su sueño. Sonrió en la oscuridad mientras colocaba sus brazos alrededor de la persona que había invadido su cama y asumió el control a un lado de su almohadilla.

“¿Pensé que estabas enojada conmigo?” Una risa baja insinuante se deslizó dentro de los oídos de Tina.

“Logré tratar con eso.” Fue la respuesta simple.

“¿Entonces no vas a sostener lo del sexo más?” Una pregunta esperanzada.

“No dije eso.” Bang. Los vestigios de la esperanza vinieron abajo.

“Solamente que estás aquí, veniste furtivamente otra vez.” Un gimoteo bien situado.

“No vine aquí a tener sexo.” Una media verdad.

“Pero.” Gimoteando.

“No podía dormir.” Un suspiro profundo.

“¿Me extrañaste?”

“Sí.”

“Probablemente tanto como te extrañé.”

“No lo parecía. Dormías a fondo.” Una observación junto con mirada de perrito.

“Si hubieras notado lo rápido que desperté cuando tocaste la cama, sabrías que la luz de mis sueños eres tu” Una defensa susurrada, seguida con un beso.

“Punto justo.” Un cabeceo, concediendo sin mucha lucha.

Un silencio cómodo descendió sobre la cama. Ambas inquilinas ni dormian ni se movian, permitiéndose gozar de la proximidad de la otra. Un suspiro relajado, un tacto cariñoso. Algo que casi no consiguieron experimentar esta noche debido a una discusión pequeña.

“Pienso que perdí la capacidad de caer dormida sola en mi cama.” Tina admitió una pequeña realidad más adelante.

Yo igual, Bette hizo muecas en el acuerdo. “¿Porqué es eso?” Jugó mudo.

Tina tuvo que sonreír, viendo la tentativa de su novia de extraer un elogio merecido de ella. Afortunadamente para Bette, ella se sentía poderosamente veraz esta noche. “Eres mi sedativo y no puedo dormir sin mi somnífero.” Suspiró.

“¿Entonces ahora estás enviciada a los somníferos?” Bette se rió entre dientes suavemente, bromeando a la rubia.

“No.” Tina sacudió su cabeza. “Apenas a ti.” Masculló mientras abrazaba más cerca a Bette. Enterró su nariz en el pelo de Bette e inhaló profundamente. “Tu olor me hace soñolienta.” Bostezó para probar su declaración.

“Y me dices esa Info importante ahora mismo.” Bette rodó sus ojos, poniendo un beso apacible en la frente de Tina. “Ese hecho minúsculo podría poner un apagador en nuestra vida sexual, sabes.” Precisó, un poco preocupada.

“Nah, lo dudo.” Tina rió suavemente, despidiendo la demanda de Bette fácilmente. “Solo estoy diciendo que tu olor me relaja.” Suspiró contenta. ¿La fragancia maravillosa de la loción de flor de cereza mezclada con ese olor particularmente dulce que era naturalmente Bette Porter? La dicha olfativa pura, Tina sonrió perezosa mientras tomaba otro olorcillo profundo. Éste era su aire.

“Oh, bien.” Bette masculló. “¿Entonces es correcto?” Preguntó un poco insegura.

“Mucho.”

“Grande.” Bette sonrió, agradeciendo su buena fortuna. “Soy afortunada de oler agradable entonces - por lo menos para ti, que es realmente lo que importa de todos modos.” Levantó la barbilla de Tina y puso un beso casto en sus labios. “Y a título de indicación, tu hueles realmente agradable también.” Puntuó sus palabras con otro beso.

“¿Bebé?” Tina masculló, acurrucándose más cerca de Bette - si eso era incluso posible. “Abrazame más fuerte para que pueda dormir.” Pidió en un tono apacible. “¿Por favor?” Agregó con un tono deliciosamente dulce.

Bette obedeció más que feliz. “¿Así está bien?” Envolvió sus brazos más apretados alrededor de la rubia y jaló a Tina más cerca de su cuerpo hasta que no había literalmente espacio entre ellas.

“Más que aceptable.” Tina suspiró, inhalando al lado del cuello de Bette y poniendo besos minúsculos en él. “Buenas noches bebé.” Movió sus dedos por los rizos marrón oscuro de Bette y tiró de ella adentro para darle un beso dulce y significativo de buenas noches. “Te amo.” Dijo en un tono bajo.

“Te amo también.” Bette susurró detrás, frotando su nariz con Tina. “Duerme.” Rió ligeramente mientras tiraba de la cara de Tina a su cuello. “Toma una respiración profunda e inhala tanto de mí como quieras.” Ofreció graciosa.

“Gracias pero no.” Tina rió nerviosamente. “Terminaría matandote si hago eso.”

“Escalofriante.”

“Y mórbido.” Tina meneó su frente, capturando los labios de Bette una vez más.

Un beso lento, lánguido fue compartido por las dos. Y aunque comenzara inocente, no sorprendió a Bette cuando el intercambio tomó una vuelta muy agradable y dio vuelta en un beso profundo, abrasador iniciado nada menos que por Tina misma.

“Pensé.” Bette sonrió mientras Tina procedió a rodarlas de modo que estuviera encima de ella. “..que. tu. querías. a. dormir?” Preguntó entre besos.

“Cambió mi mente.” Tina encogió los hombros, tirando de la blusa de la pijama de Bette.

“Que prisa, ¿huh?” Bette bromeó, facilitando su tarea quitándose la blusa.

“No puedo evitarlo. Quizá apenas una vuelta.” Tina hizo el buen uso de sus manos y acarició la suavidad y la piel de invitación de la morena puesta a su disposición.

Bette se rió entre dientes encantada por la declaración de Tina. “Nunca es apenas una vuelta contigo.” Ayudó a Tina fuera de su propia camisa molesta y gimió cuando su torso desnudo hizo contacto.

“Nunca es apenas una vuelta con nosotras.” Tina corrigió, ahogándose en todas las cosas que Bette le hacía, pellizcos, besos, lamiendo su cara, cuello y hombros repetidamente.

“Verdad.” Bette convino, suspirando de placer.

Tan verdad.

Podían ir toda la noche y agotarse después – recuperar fuerzas y gastarlas sexualmente, pero todavía doliendo por más.

La maravilla de la libido adolescente.

-------------------------------------------------

“No eres como las muchachas con las que he salido antes.”

“Bien, cualquier muchacha con respeto de sí misma nunca se permitiría que fueran tratadas como marionetas despreocupadas.” Me tira un fulgor. “Estoy tan agradecida de que no soy como las muchachas con las que has salido en el pasado. Eso significa solamente que tengo un cerebro y una espina dorsal.” Me contesta con una mirada mordaz. Siento mis labios crisparse a los lados. Esta muchacha tiene un poco de nervio importante.

“Para el coche.” Me pide.

“¡¿Qué?!” Grito, tomado por sorpresa por su petición. ¿En medio de ninguna parte? ¿Se ha vuelto loca?

“¿Qué vas a hacer si lo hago? ¿Salir y caminar hasta tu hogar?” Echo un vistazo breve en ella y me burlo. Oh, conozco este juego. Como cualquier mujer que lanza una rabieta - va a salir y a caminar por algunos minutos y a esperar que la siga con el coche, rogándole como un idiota para que regrese. Oh Haha, Maxine sí correcto.

“Podrías decir eso.” Me contesta rodando sus ojos. Veo muy bien a través de ti, le doy una risa similar. “Pero en vez de solo caminar a casa, voy a salir de tu vida para siempre.” Termina. Me ahogo en mi propia risa. Maldición, no deja de ponerme en choque. Contra mi mejor juicio, cambio de carril y me detengo al lado de la carretera. Presiono el botón de las luces intermitentes y levanto el freno de mano, mantengo mi mirada recta - hacia el camino y lejos de la mujer exigente que está am i lado.

“Así pues, ¿vas a hacerlo o no?” Cruza sus brazos y me mira expectante. Podía sentir - y ver por el retrovisor - que sudaba a mares. Mierda, ¿en qué me convertí?

“¿Hacer que?” Le pregunto.

“Sabes muy bien lo que quiero que hagas.”

“¿Lo hago?”

“Sí. Así pues, ¿vas a hacerlo o no?”

Melvin despertó en un comienzo desorientado y confundido. ¿Dónde estoy? Todavía se preguntó, su mente nebulosa por el sueño, que a su decepción, había llegado a su fin. De nuevo, giró alrededor de Maxine. Esta vez, el sueño estuvo sobre los acontecimientos que sucedieron después de su primer pleito campal - cuando ofendió inadvertidamente a su futura esposa delante de sus mocosos amigos. ¿Qué podía posiblemente Maxine decirle ahora? Preguntó a los cielos. Con los párpados cansados, mitad-abiertos, sus ojos viajaron alrededor del espacio para estudiar sus alrededores. Un gemido hizo su salida de su garganta. Él estaba en un hospital. Me pregunto ¿cómo terminé aquí? Se preguntó sarcástico mientras su pecho dolía en protesta. El cuarto era enorme, pero era más grande por el hecho de que estaba solo. Su única compañía era el sonido breve y agudo rítmico de la máquina al lado de su cama. Una punzada fuerte de soledad lo engulló. Por lo menos no estaba totalmente silencioso.

¿Cómo terminó el sueño? Se preguntó otra vez.

Oh. Por supuesto. Sus ojos se abrieron agitados mientras la memoria inundó su cerebro cansado. Una sonrisa tiró de la esquina de sus labios. Maxine estaba en lo correcto. Él sabía qué hacer.

Reuniendo bastante fuerza, miró con fijeza abajo y vió en el objeto que fue puesto dentro de su mano derecha. Usa tu pulgar, presionó el botón rojo algunas veces, esperando silenciosamente que estuviera haciendo la cosa correcta. Bueno, no es el goteo de la morfina, suspiró tranquilo cuando el sueño no lo superó. Sonrió mientras escuchó pasos acercarse. Presionó el botón derecho después de todo. En algunos segundos, la puerta de su cuarto se abrió y entró una enfermera seguida de cerca por dos personas vestidas en trajes. Apenas lo que él necesitaba.

“Joyce.” Se dirigió a su ayudante fiel en una voz que traicionó su fatiga. Su boca estaba seca, su voz era aguda y débil. Joyce fue a su cabecera de inmediato, lista para hacer cualquier cosa que le pidiera. Melvin despejó su garganta y tragó difícilmente.

¿Cómo terminó el sueño?

Él sabía todo. Adelante.

Todo lo que tenía que hacer era recordar.

Y lo hizo.

“Quiero ver a mi hija.”

---
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 23rd 2016, 4:32 pm

CAPÍTULO CUARENTA Y OCHO PARTE 2: Ambas encendimos la mecha que hizo estallar la bomba

Apartamento de Bette. Domingo por la mañana.

“¡Buenos días!”

“Heeey.” Bette sonrió mientras saludaba a su huésped. “Llegas temprano. La reunión no comienza hasta el almuerzo.” Hizo pivotar la puerta de par en par y permitió que James entrara a su departamento. Vio a su ayudante considerar extraño su opción de traje así que se apresuró a explicarle. “Estoy limpiando el lugar.” Encogió los hombros, ajustando el pañuelo en su cabeza y doblando las mangas de la camiseta andrajosa preferida de Tina. “No te atrevas a decirle a las muchachas lo que he estado usando.” Dijo severa mientras James sonrió y cabeceó su consentimiento.

“¡Hey James!” Tina gritó de la cocina, empujando su cabeza en el marco y agitando desde la puerta. Desapareció antes de que pudiera incluso ver a James agitar en contestación, las verduras en la vaporera pedían su atención. Rechazando dejar que Bette ordenara la comida Tina insistió en cocinar todo el alimento de la reunión ella misma. En sus propias palabras, cocinar la comida en el hogar era la única cosa correcta a servir en una reunión de inauguración de departamento. Aunque Tina no se mudara oficialmente fuera de su casa - por lo tanto, a pesar de entrar furtivamente en el departamento - ambas muchachas consideraban este apartamento como su hogar; por lo tanto, la reunión del almuerzo era una empresa conjunta entre las dos. Tina estaba esclavizada dentro de la cocina mientras Bette intentaba lo mejor posible limpiar sin romper cualquier cosa valiosa - y éso incluía el proyecto inestimable de arcilla del cuarto grado de Tina que Bette pensaba silenciosamente era un poco antiestético, raro y fuera de lugar. Pero Tina estaba malditamente orgullosa de él, entonces allí estaba. En el centro del estante, donde cada uno podía verlo.

“Entonces ¿qué te trae por aquí?” Bette cogió su plumero de plumas verdes y reasumió el sacar el polvo de los estantes que contenían sus libros. “Sonja te envió aquí para comprobar como lo hacíamos? Le dije que no se preocupara. Dile que tenemos todo bajo control.” Con su herramienta de limpieza de confianza, hizo una redada dramática a través del estante superior para acentuar su punto. Debido a este movimiento precipitado, una pequeña nube de polvo estalló cerca de su cara, haciéndola estornudar eventualmente y lagrimar posteriormente.

Sofocando una risa, James se colocó algunos pies detrás de Bette y esperó paciente a que se recuperase de los estornudos. “Sonja no me envió aquí.” Sonrió, no obstante triste mientras recordaba el propósito de su visita.

“¿Oh sí?” Bette respiró, su nariz roja y moqueando.

“Su padre lo hizo.” Confesó algunos momentos más adelante, cuando Bette sacaba el polvo otra vez.

“Oh.” Fué la respuesta reservada de Bette y se giró a James. Aunque intentara parecer inafectada, su postura rígida y pausa repentina en la respiración traicionaron su sorpresa. “¿Qué quiere?”

“A usted.” Su ayudante contestó simplemente. “Él quiere verla.”

Bang.

“Ya veo.” Bette masculló, volteando hacia arriba en el estante. Dio vuelta alrededor y caminó mecánicamente hacia la mesa de centro para comenzar a limpiar cerca de esa área. ¿Qué podría querer papá posiblemente de mí? Reflexionaba con un suspiro profundo. “¿Es esto porque descubrí que él envió a gentes para seguirme alrededor? Dile que está bien, no estoy enojada. No necesita darme una explicación, no lo necesita”

“Él está en el hospital.” James lo soltó de golpe, silenciando a Bette y dejándola totalmente inmóvil, sosteniendo su plumero en el aire.

Después de lo qué parecía como una eternidad sin-movimiento, Bette reasumió el sacar el polvo - una tentativa inútil de intentar sacudir la sensación del pavor que se arrastraba en su sistema. ¿Su papá estaba en un hospital. Pero por qué? “¿Para esos chequeos ejecutivos anuales?” Preguntó esperanzadamente, guardando en su voz una calma dolorosa.

Si solamente ése fuera el caso, James suspiró débil mientras se confesaba a su jefe. “No. Él um. lo encontraron inconsciente dentro de su cuarto ayer por la mañana. Tuvo un ataque al corazón pero ahora está muy bien y él quiere ” paró cuando Bette azotó precipitadamente su cuerpo alrededor para mirarlo, horror e incredulidad grabados al agua fuerte en su cara.

“¡¿Ayer?!” Bette gritó, aterrada totalmente. El plumero encontró su camino al piso. “¡¿Y estoy descubriendo sobre eso hoy?!” Su voz fue en ascenso cuando la bilis comenzó a arrastrarse encima de su garganta. ¿Casi perdió a su padre un día antes y nadie se molestó en decirle hasta ahora?

“Lo siento, pero él”

Bette levantó un dedo para callarlo. “¿Cuál es mi nombre James, lo conoces?” Preguntó al individuo, respirando profundamente mientras intentaba mantener sus emociones en control.

“B-Bette Porter.” James contestó, con voz minúscula y asustado.

“Correcto. Bette Porter.” Bette remarcó su apellido. Tragando difícilmente, mordió su labio más bajo para pararlo de temblar. “Papá, papá pudo desconocerme, pero sigo siendo Porter. Por nombre y por sangre. Sigo siendo su familia - su única familia. Y yo, se supone que debo ser la primera en saber.” Su voz agrietada mientras su cuerpo se sacudía por la cólera. Aunque distanciados y molestos, ¿todavía era su hija correcto?

“Yo. Lo siento si no le dije más pronto como se suponía. Quise hacerlo pero.” Un James avergonzado masculló, fijando su mirada en el piso. No más excusas. no más culpas en otros, suspiró, lo que diría no cambiaría el hecho de que él esperó una jornada completa para decirle a Bette sobre Melvin.

“¿Qué sucede?” Tina caminó fuera de la cocina, limpiando sus manos con una toalla. Su novia gritando a una hora tan temprana. Nunca era una buena muestra. “¿Bebé?” Fue al lado de Bette al instante en que vio su cara pálida.

Bette limpió las lágrimas furiosas que se acumulaban en la esquina de sus ojos y se quitó el pañuelo de su cabeza, soltando sus rizos marrones. La reunión se podía cambiar para otra fecha. Esto no podía esperar otro minuto. Agarrando sus llaves y la mano de Tina, caminó penosamente hacia la puerta principal con un James apenado que la seguía detrás.

“¿Porter? ¿A donde?”

“Necesito ver a mi papá.”

Apenas como Melvin necesitaba verla ahora.

---------------------------------------------

It's such a shame to let this go to waste
There's a little time left here for saving face
We tried to put a bandage on these years
I know this isn't what you want to hear
You can say what you like
Pass the blame I don't mind because

We both lit the match that burned the bridge
We both lit the match that burned the bridge
We both lit the match and watched our bridges burn down


-----------------------------------------------------

Hospital médico de Sinaí de los cedros. Unidad de cuidado cardiaco.


Ella lamentaba esto. El caminar delante de James y de Bette para darles aislamiento para hacer las paces. Tina lamentaba su decisión. Porque ella era la persona que vio esto primero. Y no sabía qué sentir.¿ Pavor? ¿Tristeza? ¿Alivio? Alivio No. no, nunca alivio. Ella no era malvada. Sin embargo se quedó congelada. Y la primera cosa que pudo pensar fue llamar a alguien.

“¡Bebé! ¡Ven aquí, aprisa!” Fue su grito aterrado.

Y tan rápido como lo dijo, la persona estaba a su lado. “¡¿Qué?! ¡¡¿Quuuéééé????!!” Fue la contestación asustada de Bette.

“¡Código azul!" Algunos doctores corrieron dentro del cuarto de su papá gritando el código azul. Tina dejó de respirar. Ella había estado mirando Dr. House, y sabía lo que significaba ese término. Automáticamente, sus brazos se levantaron para detener a la morena.

“Ohmidiosfuuuck.” Bette respiró fuerte, sintiendo su cuerpo debilitarse.

Código azul.

Eso no puede ser bueno.

¿Llegaron demasiado tarde?

¿Ahora era una huérfana?

Código azul.

¿No más segundas oportunidades?

Código azul.

¿Qué ahora?

“¿Srta. Bette?” Un golpecito en el hombro. Una suspensión temporal a un maldito castigo .

“¿Poooorrrrqqqquuuééééééé.?” Era el lamento casi silencioso.

“Um. el cuarto de su papá está allá.” James señaló un dedo débil en la puerta al final del pasillo.

Espera un minuto. Golpea la pausa en el telecontrol del drama.

“¿Huh? ¿Entonces quién?” Una mirada desconcertada hacia la puerta más cercana.

“Whoops.” Fué la contestación débil de Tina.

“¡Kennard!”

“¡Lo siento!”

“¡Juro, que mi corazón casi se para!”

“Lo siento realmente bebé. ¿Pero dijiste 817 correcto?”

“¡827!”

Una risa vergonzosa. “Suenan igual.”

“¡No no es asi!”

“Por lo menos conseguí dos números correctos.”

“Hmph, lo que no cambia el hecho de que lo entendiste mal.”

“Incurrí en una equivocación. Lo siento, ahora calmate.”

“¡Estoy tranquila!”

“…”

“Estoy tranquila. Estoy apenas.” Suspiro. “Me asustaste, ¿sabes?”

“Sé, y lo siento otra vez.”

“…”

“Tu papá espera.”

“Sí.” Pausa. “¿Vienes conmigo?”

“Por supuesto.”

Se agarran de las manos.

“Vamos.”

---------------------------------------------

Cuarto 827. No 817.


Armándose de valor, Bette miró a escondidas dentro del cuarto. Estaba árido. Ninguna flor, ningun globo, ninguna tarjeta. Solo él y la máquina que emitía un sonido breve y agudo al lado de él. Simple, frío, organizado y triste. Bien era el cuarto de Melvin Porter.

Y allí estaba él. Inconsciente y ajeno a su presencia. Como si nada hubiera cambiado.

Con una respiración profunda y todavía agarrando la mano de Tina, entró y dio pasos sigilosos hacia su padre durmiente. Manteniendo a Tina cerca, se colocó al lado de la cama y miró fijamente al gran MPV. O la fachada del hombre imponente que era. Se veía tan vulnerable y en paz, una vista que sorprendió a Bette de más de una manera. “¿Eres realmente tu papá?” Susurró suavemente, no acostumbrada a ver esta versión de Melvin que yacía delante de ella.

Detectando que la morena no se estaría moviendo en cualquier momento pronto, Tina levantó una silla próxima e hizo que Bette se sentara al lado de la cama - algo que su novia hizo sin quejas. Casi tan rápidamente como se sentó, Bette tiró de Tina a su regazo, y ambas muchachas permanecieron sentadas allí, vigilando al hombre enfermo en silencio. Ambas perdidas en sus propios pensamientos, aunque ambas también pensaban en la misma línea. Este hombre durmiente, era el mismo hombre que había intentado separarlas, pero ahora había también algo notablemente diferente sobre él. Se miraba. más ligero. Menos serio, menos oscuro. Quizá porque casi murió, concluyeron, o quizá porque él dormía. E incluso los lobos parecen corderos mansos en su sueño.

Observación reservada.

Contemplación silenciosa.

Eso es lo que él hizo.

Hasta algunos momentos más adelante, cuando un golpe suave rompió la paz.

“¿Srta. Porter?” Un distinguido doctor la llamó mientras entraba discreto en el cuarto. Ambas muchachas lo vieron entrar y se desenredaron cuidadosamente mientras se levantaban. Desde su primera experiencia con las vacunas, la presencia de un doctor siempre hacía sentir nerviosa a Bette. Era extraño que no se sintiera de esa manera ahora. Había algo en los ojos azules cálidos de este hombre que la relajaron y de alguna manera tranquilizaron su mente. Quizá el hecho de que se mirara bastante competente jugaba un papel mut importante. El uniforme del doctor, la melena de plata complementaba su bata blanca, el bordado en en cual le decía que él era el jefe del equipo quirúrgico Cardio-Torácico del hospital. “Soy el doctor Griffin, cardiólogo de su padre.” Se presentó y sacudió las manos con la joven chica.

“Bette Porter. Me da gusto conocerlo.” Bette sonrió débil, impaciente por oír las noticias que el doctor estaba a punto de compartir. “Ésta es Tina Kennard.” Indicó a la rubia al lado de ella. “Es familia.” Agregó rápidamente, en caso de que el doctor pensara en sacarla. Una Tina sonrojada sacudió las manos con el hombre también. “¿Cómo está mi papá?” Bette preguntó tan pronto como terminaran las presentaciones, no queriendo seguir dandole vueltas al asunto.

El doctor miró dormir a Melvin mientras hablaba. “Ahora está muy bien, apenas está recuperando la fuerza perdida.” Le hizo frente a las dos muchachas otra vez y sonrió. “Se sentía muy ansioso e incómodo cuando recuperó el sentido esta mañana. Así pues, le dieron la morfina para calmarlo y para ayudar a su corazón de la cantidad de trabajo adicional.” Explicó lentamente. “Creo que despertará pronto.” Les informó.

“¿Qué tan malo fué el ataque al corazón?” Bette despejó su garganta y y se apoyó en sus pies, intentando mantener la calma. Ninguna cirugía, rogó, por favor ninguna cirugía. El último miembro de la familia que pasó debajo del cuchillo fué su madre. e innecesario decir, Maxine no sobrevivió una hora en la mesa de operaciones.

“No fué severo, fue apenas suave.” El doctor Griffin compartió. Melvin Porter era un hombre muy afortunado por tener un ataque al corazón suave a pesar de la multiplicidad de factores de precipitaron el hecho. “Afortunadamente, lo trajeron al hospital bastante rápido para prevenir un daño adicional a los músculos del corazón. Parece que respondió bien a los medicamentos así que no tuvimos que realizar procedimientos invasores para despejar las arterias bloqueadas.” Acabó. Ante esto, Bette dejó escapar una suma enorme de aire con alivio.

“¿Usted sabe qué lo causó?” Bette preguntó, temiendo un poco la respuesta. Profundamente en su interior, no podía dejar de sentirse culpable por el lío actual de su papá. ¿Actuó tan egoísta que no pensó en los efectos que tendría en la salud de su padre el irse de su casa? No, Bette suspiró, él parecía siempre indestructible en primer lugar.

El doctor movió su cabeza cuando contestó. “Tensión, juntó con algunas condiciones anteriores de su corazón. Le había estado aconsejando que se relajara un poco en el trabajo y manejara claramente las situaciones que pudieran agravarlo mental o emocionalmente pero” encogió un poco los hombros mientras observaba a Melvin. Este paciente importante suyo tenía la tendencia a menospreciar su consejo experto, así que no le sorprendió realmente que Melvin terminara aquí.

“Um. usted dijo las condiciones anteriores de su corazón.” Bette dijo lentamente. “Yo um. no estaba consciente que el tuviera algo.” Admitió tristemente. Habían muchas cosas que ella no sabía sobre su padre, y entre ellas estaban las razones por las que lo confinaron en un hospital en este mismo momento.

El doctor Griffin miró a la adolescente, entendiendo su carencia de conocimiento. Su padre no parecía como el tipo que divulgaba sus debilidades a otros. Pero bajo las circunstancias actuales, eso iba a cambiar ahora. “Su padre tiene una larga historia de hipertensión y de dolor de pecho crónico. Por los últimos años, ha estado manteniendo esas condiciones en control con los medicamentos. Pero durante su examen médico pasado, descubrimos que él sufría de hipertrofia ventricular izquierda también.” Dijo a las dos muchachas. Viendo la mirada en blanco en sus caras, rectificó su declaración anterior. “En términos simples, un corazón agrandado.”

Agrandado. Mayor de tamaño,en cantidad o número. es decir aumentar, hacer saltar, magnificar.

Las cejas de Bette tiraron para arriba en sorpresa. “¿Mi padre tiene un corazón grande?” Exclamó sorprendida, muda de asombro completamente por la ironía. Melvin Porter tiene un corazón. y grande en eso. “Maldición, ¿quién lo hubiera pensado?” Respiró hacia fuera en una mezcla de maravilla y de incredulidad.

“Porter.” Tina advirtió, hablando por primera vez. “Esto es serio.” Tiró a su novia una mirada de reproche.

“Lo siento.” Bette se disculpó rápidamente. “Esto es apenas. apenas. wow.” Mordió en su pulgar para suprimir la mueca que se separaba en su cara. Malo como era, allí había algo realmente divertido sobre su papá que tenía un corazón grande. ¡El diablo mortal doblado tenía un corazón graaandeee! La vida jugaba realmente una broma cruel en él.

Tina rodó sus ojos y codeó a Bette para comportarse. Dio vuelta al doctor e hizo la pregunta importante. “¿Eso es malo?”

El buen hombre suprimió su propia mueca divertida mientras miraba a Bette. “En su caso, no lo es. Descubrimos que la ampliación no es permanente y regresa con la reducción de la presión arterial.”

“Bueno. Eso es realmente bueno.” Bette utilizó las noticias como excusa para emitir el incontrolable Melvin = corazón grande que todavía jugaba dentro de su mente.

Después de algunos minutos más de preguntas y respuestas, el localizador del doctor Griffin's sonó. Con un cortés adiós, se excusó del cuarto y dejó a las dos muchachas con su paciente. Tan pronto como él hubiera cerrado la puerta, la rubia arqueó una ceja en la morena.

“Porter.” Uh-oh. El tono enojado de la madre.

“¿Sí?” La niña linda, inocente.

“No puedo creer que encuentres eso divertido.”

“¿Encontré qué divertido?”

“Sabes de lo que estoy hablando.”

“¿De qué hablas?”

“Para de jugar mudo.”

“¿A quién llamas mudo?”

“Porter.”

“Kennard.”


“Paralo.”

“¿Parar que?”

“Sabes que estás en apuros así que te estás atascando.”

“¡No!”

“¡Que si!”

“¡No!”

“¡Arg!”

2 zapes en la cabeza.

“¡Owwie!”

“Comportate.”

Sniff. “Fue divertido.”

“No lo era.”

“Vamos. ¿Hombre despiadado con un corazón grande?”

“…”

“Solo quería.” Suspiro. “Solo intentaba centrarme en el lado más ligero de las cosas. No quiero morar en las piezas serias, me asusta un poco.”

Silencio.

“Ven aquí.”

Abrazo apretado.

“¿Oiste al doctor bebé?, él va a estar bien.”

“Sé, es solo eso.” Suspiro profundo. “Hey. ¿Pensé que odiabas a mi padre?”

Sonrisa. “Pensé que lo hacía también. Él es un cabrón arrogante, eso es seguro. Pero es tu papá y casi murió. Y si no fuera por él, tu no estarías viva - no existiría Bette Porter. Entonces a pesar de lo malo, el hombre hizo algo bueno.”

“¿Eso piensas?”

Beso.

“Sí. Éso es por lo que no puedo odiarlo.”

“Sabes, a mi papá le gusta jugar al malo, pero profundamente adentro, él es simplemente putrefacto.”

“…”

“¡Bromeaba!”

“Puede despertar en cualquier momento y oír tus bromas.”

“Oh dejalo”

Groooowwwl.

“Whoops.”

“¿Era tu panza? Te dije que comieras algo en el desayuno bebé.”

“Lo hice. Te comí.”

“Traviesa. Quiero decir algo comestible.”

Ceja levantada. “¿Tu no lo eres?”

Risas. “¿Estás hambrienta?”

Groooowwwl.

“No lo estoy, pero mi estómago es un glotón repugnante.”

“Tengo que alimentarlo entonces. Quédate aquí.”

“Aww. ¿A dónde vas?”

“Al restaurant. Conseguiré algo de comer. Casi es el almuerzo de todos modos.”

“¡Mierda, el almuerzo! La reunión.”

“Llamaré a las muchachas y les diré que se ha cancelado.”

“Está bien.”

“Quédate con tu papá. Estaré de regreso pronto.”

“¿Hey Kennard?”

“¿Hmm?”

“Gracias, por.. tu sabes.”

Sonrisa. “Lo sé. Te veré más adelante.”

----

“¿Qué es tan divertido sobre mi corazón grande?”

“¡¡¡Ack!!!” Bette chilló mientras una voz por detrás la tomaba por sorpresa. ¿Cuanto tiempo ha estado despierto? “¡Papá!” Dio vuelta alrededor, agarrando su pecho. “¿Quieres darme un ataque al corazón también?” Frunció el ceño en la indignación falsa mientras caminaba hacia su padre.

“La miseria ama la compañía.” Melvin tosió.

Bette lo miraba extrañada. ¿Él la quería confinada también?

Melvin vio la mirada y suspiró. “Era una broma.”

“Ohhhh.” Bette frunció sus labios y cabeceó. “Era mala.” Dijo en falsa molestia.

“No soy famoso por mis habilidades cómicas.”

“Nada de bromear.” Bette se sentó al lado de la cama de Melvin y miró fijamente su papá. “Hola papá.” Dijo suavemente, sonriendo. Su primera reunión después de irse de su casa era en un cuarto de hospital. Algo muy peculiar.

“Hola Bette.” Melvin saludó detrás, reuniendo una sonrisa débil.

¿Bette? Realmente debes estar enfermo para llamarme por mi apodo, musitó. “¿Querías verme?” Preguntó curiosa.

“Si.” Melvin cabeceó. Ella estaba aquí. Era ahora o nunca. Tomó una respiración profunda antes de hablar otra vez. “Yo. Quería darte algo un poco atrasado.” Vaciló un poco.

¿Regresarme el dinero? Bette suspiró internamente. Dinero. Esa erá la única cosa que su papá le había estado dando todos estos años. Ésa es la única cosa que él sabe dar. “¿Qué es papá?” Preguntó, forzando una sonrisa.

“Acércate más.” Melvin le indicó con su mano. Bette obedeció, inclinándose adentro e inclinando su cabeza al lado - pensando en que él iba a susurrar algo a su oído. Las expectativas en desafío, Melvin procedió a poner un beso apacible en la frente de su hija. Una Bette anonadada se retiró rápidamente mientras él la miraba con los ojos anchos. ¿Qué acaba de suceder?

“Te amo mi pequeña abeja.” Melvin susurró en una voz densa por la emoción, usando el apodo que Maxine le dio a su hija bebé. Si Bette estaba en choque antes, ahora se sentía increíblemente débil. Si no hubiera estado sentada en la cama, habría caído inconciente en el piso. ¡¿Qué sucedía?!

Humedeciendo sus labios secos, Melvin inhaló una gran cantidad de oxígeno antes de proceder. “Y estoy tan. Tan apenado. Lo siento realmente. Por todo. Por alejarte, por no pensar en tu felicidad, por ser menos que el padre que merecías. menos que el hombre que tu madre quería para cuidar de nuestra niña. Lo siento tanto.” Manejó una pequeña tos antes que Bette lo barriera en un abrazo apretado. El monitor del corazón al lado de su cama emitió un sonido breve y agudo en voz alta mientras que su latido del corazón se aceleraba considerablemente. “¿Piensas que podrás perdonarme algún día?” Susurró, asustado e inseguro como nunca en su vida.

Bette sonrió, aferrándose al cuerpo frágil de su padre como si se le fuera la vida. “Lo hice ya.” Y con eso, ella estalló en lágrimas.

-----------------------------------------

Algunas horas más adelante.

“Bebé, las muchachas están afuera.”

“¿Hmm?”

“Quédate aquí. Detendré a la caballería hasta que estés lista para salir.”

“Está bien.”

“Y oh. no seas tan derrochadora. Acaba tu almuerzo.”

“Sí señora.”

“Bueno. Te veré en un rato.”

“Adiós.”

-----

“¿Siempre dejas que te hable asi, te gusta de esa manera?” Melvin habló reservado, un poco perdido en sus propios pensamientos.

“¿Como qué?” Una Bette desconcertada preguntó.

La manera en que tu madre acostumbraba hablarme. “Como si fuera tu ama y tu su criada humilde.”

“Bien, sí.” Bette rascó el lado de su cuello.

“¿Y no te enojas?” Melvin continuó.

“No. Lo hago a veces, pero se decolora lejos rápidamente.” Bette contestó cuidadosamente. Me gusta cuando ella me dirige, entonces . “¿Porqué lo preguntas?”

“Ninguna razón en particular.” Él mintió.

“Papá.” Bette le dio una miradade incredulidad.

Melvin suspiró, teniendo poca energía para empezar una lucha. “Ella me recuerda a tu madre.” Admitió encogiendo los hombros levemente.

“Pensé que era la persona que se parecía a mamá.” Bette gimoteó, señalandose.

“Sí, basado en ti imágen - eres una copia al carbón de tu madre, si ella hubiera sido una morena con el pelo rizado. Esa novia tuya por otra parte, veo la personalidad de Maxine en ella. La semejanza me cogió desprevenido.” Él compartió a una Bette muy intrigada. Cuando le hizo a Kennard una visita en el pasado fue muy rápìda, apenas si se fijó en Tina. Pero hace un rato, cuando ella entró en el cuarto y trajo el almuerzo de Bette, él fingió dormir así podría escuchar detras de las puertas su conversación y observar cómo obraban recíprocamente. La manera que bromeaban la una con la otra lo sorprendió totalmente. Era apenas como él y Maxine.

“¿Me estás diciendo que no heredé los rasgos de mamá?” Bette preguntó, con la boca colgando abierta. ¡Pero su madre era agradable! Y su papá era, erm, no tan agradable. Maldición.

“Puedes parecerte a tu madre, pero tu personalidad es toda yo.” Melvin precisó la verdad. La terquedad de Bette, su arrogancia, su orgullo enorme - idéntica a su padre aunque ésta afilada considerablemente en las últimas semanas. Levantó su mano y acarició suavemente la cabeza de Bette. “Me vi en ti.” De más maneras que una,sonrió.

“¿Terrible?” Más que tensa. Bette observó.

Melvin inclinó su cabeza, intentando un cabeceo. “Has cambiado tanto. Antes, te miraba y veía un espejo-imagen de mi. Ahora, eres tan diferente, tan madura. Te miro y veo solamente los pedazos de mi, apenas una pequeña parte de la mujer en que te has convertido.”

“Espero que no esté ofendiendo a un enfermo, pero, ¿eso es una buena cosa verdad?” Bette preguntó, avergonzada y cuidadosa.

“Conjeturo.” Melvin suspiró pesarosamente.

Bette emitió. “¿Hey papá?”

“¿Hm?”

“Gracias.”

“¿Porqué?”

“Por no enojarte cuando Tina entró, y por no correrla.” Bette sonrió agradecida. “Oh, ambos sabíamos que estabas fingiendo dormir.” Se rió entre dientes, empujando al hombre en las costillas.

Melvin se burló. “Intentaba dormir. Ustedes dos son tan ruidosas.”

“Uh-huh.” Bette sonrió.

“Ella es.” Melvin se detuvo brevemente, tragando el terrón en su garganta. “Ella es buena para ti.” Finalmente admitió lo que había llegado a comprender r durante las últimas pocas semanas. “Su padre por otra parte,” afianzó sus labios con abrazadera y frunció el ceño. “Él lanzó el café en mí.” Actuó como si fuera un niño. “Imperdonable.” Agregó bajo su respiración.

Bette tuvo que reírse de esto. “Probablemente te lo merecías papá.” Bromeó al hombre. “Y a título de indicación, su hija lanzó el café en mi también - y lo merecía también.” Sonrió en las memorias. Después de algunos momentos de silencio contemplativo, ella habló otra vez. “Papá, ¿porqué tardaste tanto en ver ver que él no estaba tras de nuestro dinero?” Preguntó curiosa.

Melvin miró fijamente el techo y exhaló en voz alta. ¿Dónde comenzar? “Cuando tenía tu edad, pensaba que el dinero hace que el mundo gire a tu alrededor.” Compartió con una mirada lejana. “Ahora que soy más viejo y me atrevo a decir, más sabio, comprendo ahora que es verdad.”

Bette surcó su frente, no era claramente lo que ella esperaba oír. ¿No era supuestamente el amor el que hace que el mundo gire alrededor?

Melvin no prestó ninguna atención a la reacción confundida de su hija y continuó hablando sus pensamientos en voz alta. “He conocido toneladas de mujeres, Bette. Todas prometían amor y entrega. Y cada una de ellas solo quería algo de mí a cambio. Dinero.” Dijo amargamente.

“Quizá te rodeabas de demasiadas prostitutas.” Bette bromeó, empujando la diversión en su papá.

Melvin frunció el ceño, silenciando a su hija.

“Lo siento.” Bette masculló, escarmentando.

“He conocido solamente a una mujer que fue una exepción a esta tendencia - y la casé.” Melvin indicó orgulloso. “Tu mamá fue única en su clase.”

“Y está también Tina.” Bette bromeó.

Los labios de Melvin se curvaron hacia arriba. “Rechacé creer eso hasta hace algunos días. Tu mamá fué un hallazgo raro, y no pensé que encontrarías la tuya tan pronto. ¿Cuáles eran las probabilidades correctas? Que encontraras a alguien que te quisiera realmente por ti, y no algo más - y en una edad tan joven también.” Sacudió su cabeza divertido. “Que es por lo que”

“Papá.” Bette lo cortó renuente, observando el tiempo en el reloj de la cabecera. Ella quería que él continuara hablando pero sabía que si quería que él viviera un poco más de tiempo, tendría que esperar hasta que él estuviera un poco mejor. “El doctor dijo que necesitas descansar antes de las 2pm.”

“¿Y que? ¿Ahora vamos a escuchar a otra gente?” Melvin frunció el ceño, aunque sabía que Bette y su doctor de confianza tenían razón.

Bette sonrió en la terquedad de su papá. Incluso un ataque al corazón, una experiencia normalmente humillante, no alteraba su terquedad. “Asi es. Especialmente a los que saben mas que nosotros. Sé que nuestra clase - las malas semillas - tendemos a vivir más tiempo que la mayoría de la gente, pero no desperdiciemos nuestras oportunidades, ¿de acuerdo?” Bette se rió entre dientes, ganando otra risa rara de Melvin. Dio vuelta a seria otra vez después de algunos momentos. “¿Papá?” Pinchó al hombre.

“¿Hmm?” Melvin murmuró cuando colocó su cabeza de nuevo en la almohadilla, intentando encontrar una posición cómoda.

“¿Puedes prometerme algo?” Bette comenzó, sus manos agarraban los lados de la cama de su padre firmemente. “¿Puedes prometerme que cuando salgas de aquí y el doctor te de de alta, continuaremos teniendo estas conversaciones?” Pidió temerosa, asustada de que Melvin no estuviera más abierto a ella y cambiara las cosas tan pronto como se sintiera a gusto otra vez.

Inclinándose para arriba y poniendo otro beso en la cabeza de Bette, Melvin contestó. “Lo prometo.” Susurró con una sonrisa.

“Gracias.” Bette sonrió aliviada y llena de felicidad. “Ahora descansa papá.” Ordenó, viendo que él comenzaba a hacer una mueca de dolor como si sintiera un pequeño malestar en su pecho. La tensión emocional de su visita tomaba su peaje. Esperando que la raya obstinada de Melvin empezara una lucha, Bette se hizo cargo de presionar el goteo de la morfina por la cama. Hizo muecas cuando los ojos de Melvin se cerraron inmediatamente después de algunos segundos. “Bien si que es útil.” Sonrió. Si solamente pudiera utilizar esto en Alicia algunas veces.

Se sentó en la silla y vigiló a su padre con la promesa de un futuro juntos.

“Te amo también papá. Estaré aquí siempre.”

-----

Our common ground was broken long ago
What slipped thru the cracks I fear we'll never know
I'll walk you thru the graveyard of my mind
Show you a love that I buried alive

---------------------------------------------------

“¿Hacer que?” Le pregunto.

“Sabes lo que quiero que hagas.”

“¿Lo hago?”

“Sí. Así pues, ¿vas a hacerlo o no?”

Agresiva. Eres tan agresiva. Y estás gozando de esto.

“Estoy esperando.” Dice en una voz monótona, tatuando mi alma.

“Bueno.” Suspiro en la dimisión. No sé porqué, solamente pienso que esta chica tiene una influencia poderosa en mí. Ella no me ha pedido que salte a un acantilado todavía, y estoy rogando silenciosamente que no lo haga. Porque allí no hay realmente nada que diga esta muchacha que yo no esté dispuesto a hacer. “Lo siento.” Logré decir a pesar del terrón enorme en mi garganta. Allí. Lo dije. “¿Ahora estás feliz?”

“Mucho.” Me da una de sus sonrisas que patentó y se inclina adelante para poner un beso apacible en mis labios. De nuevo, esta mujer única en su género me deja mudo mientras siento la electricidad correr por todo mi ser. Después de semanas y semanas de salir no me ha dejado darle un abrazo, aún menos un beso, y finalmente ahora pone uno en mí- en medio de una carretera ocupada, después de una lucha grande. Sí, esta muchacha era especial.

“Vamos.” Manejé decir rudo mientras recupero el control de mis acordes vocales. Ella ríe melodiosamente mientras me integro al tráfico de nuevo. Me lamo los labios y lucho con la sonrisa que amenaza romperme la cara en dos. ¿Eso es lo que obtengo por decir lo siento? Quizá la disculpa no es tan mala después de todo.
avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 23rd 2016, 4:43 pm

CAPÍTULO CUARENTA Y NUEVE: La reaparición roja

“Obedece o muere.”

Es divertido cómo un mensaje muy largo que comenzó con las palabras: por favor, necesito tu ayuda; terminó con esas tres palabras amenazadoras. Pero lo hizo. E iba viral, pasando a partir de una estudiante a otra hasta que cada una tuviera el mensaje almacenado en su inbox.

Y con la advertencia vino el rascamiento de cabezas. ¿Cómo podía algo comenzar con una súplica y después terminar con una amenaza?

¿No tiene sentido o si?

Pero no se preocupen, eso no quiere decir que no tenga ningún sentido en absoluto. No a menos que seas una estudiante de la escuela más prestigiosa de chicas del país. Y entonces entenderías. Porque cuando 4F dice por favor, eso significa realmente hazlo. O bien.

Obedeces o mueres.

Es tan simple como eso.

Y no, nadie termina realmente muerto. Físicamente, claro está. Si quieres tener un suicidio social o quizá incluso angustia emocional y mental, después por supuesto, ve contra 4F y haz frente a su cólera. Y en un lugar en donde el dinero habla y el estatus es tan importante como el aire, ¿quién sería tan valiente o bastante estúpida para hacer eso?

Oh, sí. esa muchacha Kennard. Pero eso fue hace mucho tiempo. Y sus días de resistencia orgullosa fueron de breve duración. Porque al verla ahora, ella está comiendo de las manos de Bette Porter, su enemiga mortal una vez. Y ella es, oh espera un minuto, alguien se opone. ¿Disculpame? ¿Si? ¿Oh - es a la inversa? Bette Porter come de las manos de Tina Kennard, ¿eh? Ya veo, ya veo.

Ahem.

Hmm. De cualquier manera lo real es que es un trato entre ellas, dejennos apenas estar de acuerdo con el hecho probable de que allí hay alguien comiendo implicado en su relación. ¿Quizás? Ah, muy probablemente. Las enemigas anteriores dieron vuelta a amigas dando vuelta a amantes. Es lo que dicen las leyendas.

Espera un minuto, parece que nos desviamos del tema. Lo siento. Entonces ¿donde estabamos?

Correcto, obedece o muere. Palabras de gran poder de 4F. Y creanme, nadie estaba dispuesto a morir en cualquier momento pronto. Solo digamos que la pseudo petición de 4F era un trato hecho, y como de costumbre, la conformidad al 100% debía ser esperada del cuerpo de estudiantes.

Asi que entonces, bienvenido a la famosa academia de Redwind para chicas. Donde las ovejas adoran a los lobos, el exceso es una norma y el lujo es disfrutado por todas.

Y en este lugar donde cuatro titanes supremos reinan, aquí hay solo una regla,

Y sí, adivinaste correctamente: obedece o muere.

Entonces humilde plebeyo, ¿qué harías?

--

P.D. Si fuera tu, elegiría el anterior (es más seguro).

---------------------------------------

¿Cómo comenzó todo el drama? Comenzó todo hace un día.

Dos figuras extrañas enredadas y arrellanadas en el sofá, parecían como un par de . bien. adolescentes. Era un perezoso jueves por la tarde, intentaban trabajar entre besos, caricias, gemidos y mas gemidos en vez de estudiar y memorizar para un examen importante. Apenas como otro día normal en las vidas de dos chicas locas de amor que no pueden conseguir bastante de explorarse una a la otra.

Con todo a pesar del comportamiento tranquilo, todavía había un cierto trabajo que hacer. Afortunadamente, la rubia no estaba tan perdida en la diversión para mantener sus prioridades firmes. Después de todo, alguien tenía que hacer la tarea difícil de contener las hormonas a veces.

“Porter.”

“Está bien, está bien. Qué te parece si hacemos una pequeña prueba. Nos hacemos preguntas y por cada respuesta incorrecta, soltamos un botón en nuestras blusas. La que termine primero en brassier pierde. De esta manera, podemos estudiar Y divertirnos al mismo tiempo.” Bette propuso después de que Tina le recordó por enésima vez su necesidad de repasar para su examen inminente de economía.

Como si ella pudiera decir no a eso. “Grande.” Tina cabeceó, mordiendo en el labio inferior de Bette y aspirando en la carne rosada suave.

“Comenzaré.” Bette sonrió. Y entre besos y lamidas ardientes, comenzó a preguntar. “¿Pequeña economía?”

“Microeconomía.” Un punto para el equipo Tina. “Bebé, ¿quieres esta blusa fuera de mí o no? Esa pregunta era tan fácil, al borde de lo patético.” La rubia regañó a la morena. Bette pudo burlarse solamente en respuesta, aunque conviniera silenciosamente en su interior con Tina. “Mi turno. ¿Cuál es la definición de entradas en salidas?” Tina preguntó, jugando la lengua de Bette con la propia para servir como distracción bien situada.

“Producción.” Bette contestó sin problemas, sonriendo en la tentativa frustrada de Tina de jugar con su cabeza. “¿La quieres difícil? Te la pondré difícil. Bebé, dime los seis factores de producción.” Hizo muecas satisfecha cuando gimió Tina, ella sabía que la rubia solo estaba familiarizada con cuatro.

“Materias primas, maquinaria, trabajo, tierra. y. y.”

“Whoops, aquí va el botón superior.” Bette rió cuando su mano lanzó la primera muerte de su confinamiento. “Te faltó el empresario y bienes de capital.” Suministró las respuestas que faltaban.

“¡Eso no fue justo! La profesora solamente nos dio cuatro factores. Mira mis notas y ve por ti misma.”

“Sé que ella solamente nos dio cuatro, yo leí los dos últimos en el libro de texto.”

“¿Qué? Pero exploraste solamente el libro de Economía, solo pasaste rápidamente las páginas.”

“¿Y que? Tengo memoria fotográfica sabes.”

“¿Oh realmente? Pruebalo.”

“Bien, incrédula. Atestigua mi valor mental asombroso.” Bette despejó su garganta. “En la página 142 del libro, líneas siete a ocho del capítulo cuatro - párrafo dos - - derecho después de la discusión de la página quince sobre la producción, el autor enumera las seis categorías de la falta del mercado, a saber: pone el monopolio, información asimétrica, mercados incompletos, mercancías públicas, los elementos externos y la inestabilidad macroeconómica. Puedes comprobarlo si no me crees.”

Usando una mirada escéptica, Tina agarró el libro ya mencionado y hojeó a través de las páginas.

“Hmm. eso fue solo suerte, una coincidencia levemente extraña Porter.”

Bette suspiró. “Está bien, qué te parece esto. Sabes que vi esto una sola vez, y fue apenas una ojeada minúscula.”

“¿Hm?”

“Dentro de tu cajón de la ropa interior, arreglas los calzones por color y material. En el extremo izquierdo, tienes los de algodón rosa en filas de dos. Después, las bragas “comfortables” de abuelita de tela que tu papá te consiguió de barata en Walmart. Lo que divierte completamente, es que mantienes filas de CUATRO. Después, la ropa interior negra atractiva de bikinís que ocupan la mitad del espacio de tu cajón. Éstos son seguidos inmediatamente por una sola fila de bikinis multicolores y tangas, que tengo que decir, amo a amorir. Y por último pero no menos importantes, las prendas íntimas para ocasiones especiales que te conseguí - mis piezas preferidas de algodón, satén y seda, arregladas exactamente en ese orden. ¿Tengo razón o no tengo razón?”

“…”

“Oooh. sin habla. ¿Estás en el temor de mi grandeza bebé?”

“Bebé, no tienes una memoria fotográfica, apenas tienes una mente loca, pervertida.”

“Haha, Kennard divertido.”

“Y en mi defensa, usaba solamente esas “bragas de abuelita” en la noche. Pero no las he estado utilizando desde que te veniste a vivir aquí.”

“Eso sí, solo que has dejado de usar ropa interior cuando te vas a la cama.”

Tina hizo muecas avergonzada. “Bien era tan incomodo. Ya sabes, usarlos y quitarlos algunos minutos después.”

“De fácil acceso.”

“Correcto.”

“…”

“¿Qué haces?”


“Intentando ver qué clase y color estás usando ahora, es decir, si estás usando alguno.”

“¡Porter!” Tina gritó mientras jalaba la mano de Bette que viajaba intentando abrir los pantalones vaqueros. “No comiences algo que no puedes acabar.”

“¿Quién dice que no puedo?” Bette hizo muecas traviesa.

Tina rodó sus ojos, intentando apartar su mente del pensamiento de su propio despertar. Hacer esto era muy dificil para su libido, puesto que la alegría de Bette era algo que la excitaba siempre. “Estábamos en medio de estudiar ¿recuerdas?” Precisó en un intento por contener el fuego entre sus piernas cuando Bette golpeó accidentalmente su ingle con su rodilla.

“Bien. De nuevo a las preguntas entonces.” Dijo Bette decepcionada. Se detuvo brevemente por un momento mientras echaba un vistazo en el botón abierto en la blusa de Tina. Hmmm.

“¡Aah!” Tina rió nerviosamente mientras Bette procedió a aspirar en el pequeño remiendo de piel nuevamente expuesta apenas debajo de su clavícula. “¡No es parte del trato!” Dijo en mitad-protesta, no haciendo nada para parar a Bette.

“Hice una nueva regla. Por cada botón que desabroche, logro dejar un rastro de chupetones debajo. ¿Oigo cualquier queja?” Bette amartilló una ceja mientras lamía y besaba la marca recién formada en la carne de Tina. La rubia solo pudo sacudir su cabeza y sonreir mientras Bette volvía a su lugar anterior y reasumía su beso roto.

Una media hora de someterse a interrogatorio, botones abiertos y más que algunos chupetones más adelante, se acercaban al final de su juego de mini-aprendizaje. Por supuesto, devorandose inconscientes los labios de cada una el tiempo entero, poniendo en peligro a su amante en un combate suave de deshidratación con su ejercicio aparentemente interminable. Era una buena cosa que sus amigas sabían mejor que nadie que no debían interrumpirlas después de la escuela. Vano era apenas una de las palabras que se usaría para describir la tarea frecuente de ser corridas por las dos. Pero habían ciertos días en que las almas entrometidas interrumpen inadvertidamente la acción ardiente que ocurre dentro del apartamento. Y desafortunadamente para ellas, hoy era uno de esos días.

“¿No vas a contestar eso?” Tina indicó al teléfono que sonaba, contradiciendo su propia pregunta cuando sostuvo a Bette en su lugar, sus dedos enredados profundamente en los rizos marrones oscuro.

“Nah, dejaré que la máquina conteste.” Bette masculló con el beso, su mano viajaba sobre y debajo de la blusa parcialmente abierta de Tina en una caricia apacible. ¡Un botón más para ir! Hizo muecas en la victoria prematura. Ella todavía tenía tres y Tina uno.

Después del sexto riiing, la máquina finalmente respondió. Después de algunos segundos de escuchar la grabación, las dos muchachas se congelaron, induciendo al placer a una parada. En vez de oír el saludo genérico grabado de Bette, una voz distinta, bochornosa impregnó el cuarto, ronroneando como una mala estrella de pornografía y haciendo que las dos muchachas quedaran boquiabiertas y ojiplaticas.

“¡Alma sexual buen día! Has llamado al palacio del amor y la lujuria de Porter, donde actualmente alcanzar el cielo y el placer es una necesidad. Aunque su felicidad sea primero en nuestras mentes, tendríamos que decir: lo siento, la amante ardiente y fogosa Bette está ocupada haciendo humeder a Tina salvajemente en este momento. Ella se comunicará contigo tan pronto como suba por el aire, limpie su boca y se lama los dedos hasta limpiarlos. Un pequeño consejo: no contengas tu respiración y esperes en el teléfono, porque les gusta ir como conejos cuando están solas. Entonces por favor, si eres bastante paciente, deja tu nombre, número y fantasías sucias después del BEEEEEEEEEP.”

Pausa.

“¡Hah! ¡Sorpresa! Ésa era solo yo. De todas formas, la señal verdadera sonará pronto.” Beeeeepp.

Un sonido áspero de una garganta seguida por un gruñido de contrariedad fue oído después. “Elizabeth Jean Porter.” Para el disgusto de Bette, una voz enfadada ruda de Melvin salió de las bocinas, sonando como el diablo que era muy a menudo. Casi inmediatamente, las dos muchachas se enderezaron para arriba y se sentaron en el sofá, actuando como si Melvin tuviera el poder de ver sus labios contusionados, pelo sucio y blusas abiertas a través del teléfono. “¿Qué has estado haciendo en ese apartamento tuyo? ¡¿Te estás comportando como una chica joven del burdel?!” Podían decir por el tono del hombre que sacudía su cabeza en tajante desaprobación. Bette y Tina podían hacer muecas solamente en la mortificación compartida. “De todos modos, tengo ciertas buenas noticias. Llamame tan pronto como escuches esto. Y por todos los cielos, ten un poco de dignidad y cambia esa grabación cruda tuya.” Click. MPV, cortó la llamada.

Silencio. De la clase de Yo-quiero-arrastrarme-y-morir.

“Uh. ¿bebé?” Recuperándose primero, una Tina roja como tomate pinchó débil a una Bette reservada. Miró en la cara pálida de su novia y retrocedió cuando observó una de las pocas muestras indicadoras de que una explosión inminente estaba alrededor de ocurrir. Uh-oh, Tina tragó saliva cuando la cortina del rojo estalló repentinamente por todas las mejillas de la morena esparciendose en su cara hasta que sus oídos fueran al carmesí brillante también. Una cuenta descendiente fue dentro de su cabeza.Aquí vamos. en cinco. cuatro. tres. dos. y uno.

“¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Fuuuuuuuuuuuuuuuuuucking Aliceeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

En alguna parte profundamente dentro de las paredes del apartamento, Chester y su cría chirriaron como locos mientras sus alrededores se sacudieron con vibraciones minúsculas del mundo humano. Es esa muchacha Porter otra vez, los ojos rojos minúsculos de Chester rodaron en la molestia.

Se la debe pasar gritando en ése cuarto extraño suyo, Dori secundó.

¡Amen! Su hijo menor llamado porquería chirrió.

---------------------------------------

Pocos minutos más tarde
.

“..realmente? Eso es grande. Sí, sí por supuesto. Estaré allí. Está bien. Sí, ningún problema en absoluto. ¿Hm? No, no te preocupes de eso. Uh-huh. Sí. Te veré mañana papá.” Bette emitió mientras terminaba la llamada.

“¿Qué sucede?” Tina preguntó, mirando a Bette colocar el teléfono de regreso en la base.

“Los últimos resultados de las pruebas salieron hoy y el Dr. Griffin no vio nada mal en ellos. Mi papá va a ser dado de alta mañana por la mañana.” Bette le confió, con una sonrisa serena en su cara.

Tina movió su libro de texto al lado mientras se aproximaba más a Bette. Reflejando la felicidad de la morena, levantó el brazo de Bette y lo cubrió alrededor de su hombro. Alcanzó la otra mano de Bette y puso un beso cariñoso en su palma. “Estoy alegre por tu papá, y estoy alegre por ti también. Es grande que él pueda finalmente volver a casa. ¿Puedes creer que los dos han estado haciendo la cosa entera de la vinculación padre-hija dentro de un hospital?” Rió un poco, pellizcando juguetonamente los nudillos de Bette cuando la morena intentaba alejarlos.

“Sí, solamente que no me importa el lugar o las circunstancias alrededor de él, en este punto, estoy tomando lo que puedo. No tenemos mucho tiempo ambos, ¿no crees?” Bette preguntó cuidadosamente. ¿Quién era ella para quejarse cuando le dieron una segunda oportunidad de establecer una relación significativa con su padre? No sólo eso, Melvin también le dio la libertad para vivir su vida de la manera que ella quería, incluso cuando los privilegios habían sido restaurados a la única heredera de MPV. Oh sí, las cuentas con los mil millones de dólares de Bette Porter habían sido desbloqueadas y estaban de nuevo a sus pies - sin embargo hasta ahora, la muchacha no tenía ninguna intención de usar esto a su ventaja. Ella era feliz donde estaba y no tenía ningún plan de mudarse de nuevo a su hogar anterior - o usar el dinero puesto a su disposición.

Tina se acurrucó más cerca a Bette y reclinó su cabeza en el cuello de su novia. “Por lo menos podrán hablar más cómodamente en su casa. Debe haber sido duro tener una conversación decente con todos esos doctores y enfermeras que entraban y salían de su sitio y” Tina se detuvo brevemente, un detalle importante de la salida de Melvin finalmente se colocaba dentro de su cabeza. “Espera un minuto, ¿dijiste mañana?” Miró a Bette con los ojos anchos.

“Yup.” Bette cabeceó. “Creo que me saltaré la escuela otra vez porque pasaré probablemente la jornada completa en la casa. Quiero estar con él cuando vuelva a casa.” Explicó con una mueca vertiginosa. Pero su felicidad fue de breve duración cuando notó una onda rápida del flash de la tristeza a través de la cara de Tina. Nota que inmediatamente pescó, Tina substituyó su expresión desesperada por la sonrisa más apretada que pudo reunir.

“Um, bebé. ¿Tenemos algo programado para mañana?” Bette preguntó lentamente, ocupandose del cambio repentino en el humor de Tina.

La cara de Tina cayó una vez más, esta vez tomó toda la fuerza dentro de ella para ocultarla de Bette. “Nada. Nada importante de todos modos. Apenas el examen estúpido que puedes cambiar de fecha con el profesor.” Forzó una sonrisa e intentó enmascarar esa canción desalentada en su voz. Parece que la memoria fotográfica brillante olvidó algo muy importante, suspiró internamente.

“Oh está bien.” Bette encogió los hombros, poniendo un beso apacible en la frente de Tina y se levantó del sofá. “Solo haré algunas llamadas y coordinaré algunas cosas con James.” Dijo antes de desaparecer dentro de su sitio para recuperar su celular.

Un suspiro de decepción se escapó de los labios de Tina. Mañana era un día enorme para ellas y parecía como si su novia querida hubiera olvidado todo sobre el. Ella podría pasar por alto el hecho de que no pasarían tiempo de calidad juntas debido a Melvin, pero la parte del olvido la incomodó mucho. Bette tenía una cara de póker realmente mala, y parecía genuinamente desorientada hace algunos momentos. Eso torció un poco el cuchillo adentro. Después de tanto posponerlo y las promesas, Bette lo olvidó.

“Memoria fotográfica mi culo.” Fue la queja frustrada de la rubia cuando las lágrimas es formaron en la esquina de sus ojos.

---------------------------------------

VIERNES. Apartamento de Bette.

“¡Bebé buenos dias!”

“¿Qué hay de bueno sobre él?”

“¿Hm? ¿Dijiste algo?”

“Dije buenos dias.”

“Pensé que te oí decir algo más.”

“Bien pensaste mal.”

“Jesús. ¿De mal humor?”

“…”

“¿Época del mes?”

“No. Tu debías saberlo, has estado mirando a escondidas dentro de mis pijamas desde anoche.”

“Hey, solo me preguntaba porqué usabas calzones para acostarte. Eso, y porqué no me dejaste tocarte.”

“Excusas, excusas.”

“¿Hice algo mal?”

“Oh no lo se Porter, ¿lo hiciste?”

“Nah. No creo.”

“¿Entonces porqué me preguntas?”

“¿Porque quizá tu sabes algo que yo no se?”

“¡Ha! Como si. Después de todo, nada se puede escapar de tu memoria fotográfica ¿correcto?”

“Eso creo.”

“¿Ves? Entonces mejor callate, sientate y come tu desayuno.”

“Sí señora. Definitivamente Humor de perros.”

“¡¿Qué?!”

“Nada. Dije te amo.”

.........

Mascar. Mascar.

Mascar.

Pausa.

“¡¡¡Blech!!!” Gaaaaag. Gemidos mezclados. Gaaaaaag. Escupir todo.

“Eww. ¡¿Qué joder?!”

“¿Hm? Tsk, creo que la fecha de vencimiento era correcta.”

“…”

“¿Porqué?”

“¿Sabías desde el principio que lo que me serviste podía estar caducado?”

“Uh. ¿un poco? Nunca puedes estar demasiado seguro con las fechas de vencimiento en los envases. Me dio lástima tirarlo.”

“¿Entonces la opción lógica era utilizarme como conejillo de Indias para la prueba de degustación?”

“No. Bien pero tu estómago es más resistente que el mío.”

“¿Disculpame?! ¡Te comiste tres burritos y estabas muy bien, yo comí la mitad y mi panza estuvo gruñendo por días!”

“Pfft. Estás exagerando. Y fueron solamente dos y una mitad, no tres.”

“Dios.” Suspiro. “Estoy realmente muerta de hambre. Por favor dime que cocinaste algo más.”

“Sí, hice galletas.”

“Ooh,¿ mis waffles favoritos de plátano?” Relame sus labios en placer.

“Sí.”

“Bien, te has redimido bebé.”

“Uh-huh.” Rueda los ojos. “Aquí va.” Golpea los platos en la mesa.

“Umm.”

“¿Qué ahora?”

“¿Éstas son mis. um. galletas?”

“Sí.”

“Pero. estan negras. y .” Golpe. Golpe. “..duras como piedra. ¿También estaban caducadas?”

“No.”

“¿Entonces porqué?”

“Siempre dijiste que querías tus galletas crujientes.”

“Lo hago, pero”

“Entonces te las hice adicionalmente crujientes apenas para ti bebé.”

“Aprecio eso pero”

Ojos tristes. “¿No quieres comer lo que he preparado cariñosa y meticulosamente para ti?”

“¡No dije eso!”

“Solamente que es lo que estabas a punto de decir, ¿correcto?”

“De ninguna manera no.”

“Entonces come.”

“Pero.”

Fulgor. “¿Pero qué?”

“Nada.”

“Bueno.”

“Uh. bebé, solo una última pregunta sin embargo.”

“Lanzala.”

“Esta es galleta de plátano ¿correcto? Así pues, ¿donde está el plátano?”

“Allí derecho.”

“¿Donde?”

“Aquí.” Rasca en un terrón ennegrecido en el centro de la galleta.

“Es eso.” Surca la frente. “.¿la cáscara del plátano?”

Encogida de hombros. “Estaba hambrienta así que me comí el plátano. Calculé que podía ponerle la cáscara para el sazón.”

“…”

“¿Qué estás esperando? ¡Come ya!” Agarra un cuchillo de carnicero y lo cierra de golpe varias veces en la galleta, cortándola en pedazos desiguales y rompiendo el plato en el proceso. “Di ahh.”

“¡Waaaaaaaaaahhh!!” Forzan-do una mordida. “Mmff.”

Cruuunnccchh.

“¿Qué pasa?”

Sniffle. “Bebé, creo que acabo de romperme un diente.”

---------------------------------------

Academia de Redwind. Hora del almuerzo.

“¡Dos minutos! Estaré allí tan pronto como pueda. Solo tengo que dejar algunos libros dentro de mi armario.” Tina cerró rápidamente su teléfono móvil mientras corría hacia su armario y lo guardó. Había prometido encontrar a Jenny dentro de la cafetería para el almuerzo. Era la manera de su mejor amiga de intentar animarla por la ausencia y el olvido imprudente de Bette. Pero estaba diez minutos tarde. Bien, quince si no coopera pronto este armario maldito, pensó irritada. Un tirón fuerte más adelante, la pequeña puerta voló abierta, mucho para su alivio. o no.

Oh infierno No.

Un grito de asombro audible fue oído seguido de cerca detrás por el sonido de los libros que caían al piso.

Y allí, la rubia se colocaba delante del armario número 910, aterrada e inmóvil.

Has estado tan tensa y enojada bebé. Ésta es mi manera de ayudarte a lanzar un poco de vapor. xoxo

Fueron las palabras garabateadas en esa escritura todo-demasiado-familiar.

Esta era una broma, ¿corrrecto? Porter le hizo una broma de mal gusto, respiró pesadamente cuando su corazón derrotado palpitó a un ritmo rápido.

Los murmullos llenaron el vestíbulo cuando las estudiantes miraron con fijeza detrás de ella, susurrando palabras de sorpresa.

Estaba de regreso.

29 de mayo de 2008.

Recuerda la fecha.

-----------------------

“¡¡¡¡¡¡¡Una etiqueta roja!!!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Tina Kennard de 4-B consiguió una etiqueta roja!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

Y aquí vamos otra vez.

-----------------------

¿Lucha o vuelo?

Tina miró alrededor de ella en pánico cuando la muchedumbre que se había formado alrededor de su armario parecía cerrarse con ella adentro. Una contra. erm. contó mentalmente a las muchachas ante ella. Quince. Una contra quince, Tina tragó el terrón en su garganta mientras su boca iba seca. La excedían en número y Bette no estaba aquí para salvarlas y decirles que todo era una broma enorme. Ella no habría podido ser seria sobre darle una etiqueta roja ¿correcto? Se habían separado en buenos términos esta mañana, bien, a pesar de su tratamiento helado hacia Bette por ser olvidadiza, y las pastas cobardes, y las galletas quemadas. y el diente roto, y el café suave. y la blusa rota. y el dedo del pie machacado y ¡oh hombre!, Tina gimió, cerró de golpe la puerta del pasajero de Dee Dee tan duro que la ventana se agrietó. Era su comportamiento pasivo-agresivo en el mejor de los casos esta mañana. De acuerdo, Bette estaba entonces quizá un poco enojada.

Vete a la mierda, Tina se movió hacia atrás de su armario cuando las estudiantes caminaron más cerca, mortalmente más cerca . ¿Lucha o vuelo? Discutió de nuevo. Por instinto, sus manos agarraron su estómago. Sin el chaleco de confianza de su papá debajo de su uniforme, se sentía tan vulnerable y desnuda. Enfrentarse a una lucha sería insustancial, dijo rabiando su mala hierba interna. Estas muchachas podrían cortar sus miembros uno por uno. Podía ser que no pudiera luchar contra quince muchachas, pero podría evadirlas ¿correcto?

Con una oleada repentina de energía, rompió a través de la pequeña barricada de cuerpos ante ella e hizo fuego sobre las puertas principales. La mayoría del cuerpo de estudiantes estaba dentro de la cafetería comiendo el almuerzo, ellas no se han movilizado seguramente todavía. Han sido solamente ¿que? ¿Cinco minutos desde que abrió su armario? La noticia no habría podido viajar tan rápidamente.

¡Sal de Redwind, llama a Porter y arregla todo! Corrió más rápidamente mientras repasaba el plan simple de supervivencia dentro de su cabeza. Podía oír pasos correr detrás de ella, así que hizo pasos más grandes para emparejar su velocidad. Casi allí. agarró su teléfono móvil de oro firmemente mientras pasaba a través de las puertas dobles.

Oh fuck.

Sus pies se forzaron a un alto.

¿Quince o cientos????

Ésa era la pregunta.

¿Irías contra quince muchachas asustadizas o cientos de muchachas asesinas?

Quince, duh! Su mente gritó en horror.

¿Cómo.? Ella se preguntó en la desesperación y la incredulidad. ¿Subestimó lo rápidamente que corren las noticias alrededor? Las estudiantes salían de la cafetería en manadas, acompañando a la multitud enorme que la esperaba delante del edificio escolar, haciendo un buen trabajo de bloquear su trayectoria a la seguridad y a la libertad. Detrás de ella, las quince muchachas que la perseguían inicialmente salieron y formaron una barrera con el resto para mantenerla en su lugar. No atacaban, no saltaban a sus huesos. Las asesinas se refrenaban y se colocaban en tierra, como esperando una señal de comenzar el baño de sangre. Y de una cierta manera rara, esto asustaba a Tina más que si saltaran inmediatamente para la matanza. Le recordaron una bestia enjaulada, impaciente por matar y dar rienda suelta a sus instintos mas bajos tan pronto como fueran dejados libres. Y desafortunadamente para ella, ella era la carne jugosa para este manojo enorme de monstruos hambrientos.

Monstruos.

Estos snobs ricos eran monstruos.

Cada uno tenía un ceño amenazador en su cara. Cada uno tenía ojos que parecían brillar tenuemente de una manera enloquecida. Cada una tenía sed de su sangre. Cada una incluyendo.

“¿Shane?” Tina respiró en un coctel de alivio y agitación. Finalmente, una cara amistosa en medio de las perras demoníacas. Con pasos temblorosos, corrió hacia la casanova que se colocaba en el frente de la muchedumbre enorme. Éste era uno de los pocos tiempos en que ella se sentía agradecida por el hecho de que 4F nunca usaba un uniforme escolar. Era debido a esto que pudo distinguir a Shane de las otras estudiantes fácilmente. “¿Puedes por favor decirles que ésto es todo un error enorme? ¿Que Bette solo está jugando una broma realmente mala en mí?” Forzó una risa nerviosa, jalando del extremo de la camisa de Shane mientras sus ojos abogaban silenciosamente a su amiga. “Por favor.” Intentó otra vez mientras la morena la miraba con una expresión ilegible en su cara.

“Lo siento Tina.” Shane se disculpó sinceramente, su voz dolorosamente en calma. “Solamente que una etiqueta roja es una declaración de guerra de nuestro líder, y las órdenes de Bette llevan más peso que las mías. No hay nada que pueda hacer para detener a estas muchachas .” Dijo con toda seriedad. “No sé que le hiciste a Bette, pero de lo que me dijo Al, parecía bastante deprimida.” Dijo bajo su respiración.

“Solamente Shane-” Tina comenzó, mirando a la gente impaciente alrededor de ellas.

“Tina lo siento, conoces las reglas.” La muchacha encogió los hombros, evitando sus ojos. Cada uno conocía el mensaje oculto detrás de la etiqueta roja.

“Obedece o muere.” Tina susurró débil mientras se movía hacia atrás lentamente en la incredulidad.

“¿Tina?” Shane suspiró, encontrando su mirada una vez más. Levantando su voz en.beneficio de las estudiantes que las rodeaban, pronunció la señal que Tina temía oír. “Corre.” Aconsejó a la rubia.

Y correr fue lo que hizo. Sin un vistazo hacia atrás en Shane, Tina se propulsó de regreso hacia el edificio principal mientras los monstruos corrían detrás de ella en un estado frenetico. Ajustando sus hombros, corrió a través de la pared fina de estudiantes que bloqueaban las puertas y explotó hacia el interior. Ella no tenía tiempo para pensar a donde dirigirse, sus perseguidores tomaban esa decisión por ella.

¡¿De donde puñetas vienen estas muchachas ?! Pensó asustada cuando algunas estudiantes más entraban por las puertas al otro lado del edificio, una rubia familiar llevaba un paquete.

“¡Allí está!” Alicia chilló cuando señaló febril en Tina.

“¡Attaaaaaqqquueennn!!” Pidió a sus subordinadas.

¡¿Qué?! Alicia tiró a Tina una mirada extraña.

“¡TK lo siento !” Alicia articuló y encogió débil los hombros. “Pedidos de Porter.”

Apenas grande, Tina exhaló. Estaba rodeada por ambos lados. y no había lugar para ir mas que hacia arriba. Con éso, se volcó hacia las escaleras y se dirigió hacia el único lugar en que se sentía segura dentro de esta escuela. Su lugar secreto.

Deslizándose y resbalando en el vestíbulo del tercer piso, hizo un gran espectáculo acrobático de si mientras se encaminaba hacia el balcón a una velocidad superior. Emitió un suspiro de alivio cuando miró detrás de ella y vio a las estudiantes retrasarse. Por una vez, el número era inferior a su rapidez, ellas no pudieron acelerar junto con el resto de estudiantes que bloqueaban su camino. Redondeando la última esquina , Tina dio los últimos pasos grandes decidida hacia la puerta roja. Si podía lograr entrar en el próximo minuto, podría ocultarse con éxito de la gente que la perseguía y llamar a Bette. O al menos eso pensó.

“¡Ack!” Gritó sorprendida cuando Sam abrió la puerta y caminó hacia fuera en el pasillo. La morena movió de un tirón su teléfono para cerrarlo y suspiró cuando vio a Tina.

“Oí todo sobre esto.” Sam se inclinó detrás contra la puerta y sacudió su cabeza en la rubia.

“Es todo apenas un malentendido.” Dijo Tina, intentando caminar más allá de la muchacha así ella podría lograr entrar a su escondite. Desafortunadamente, Sam no cedería. “Sammy, me ayudaste antes. ¿Puedes ayudarme otra vez? ¿Por favor?” Había una indirecta de desesperación en su voz, su voz cansina meridional salía en fuerza completa.

Un suspiro.

“Lo siento Tina, no esta vez.” Sam contestó con importancia determinante en su tono. “Tuve ya un par de discusiones con Bette, una más y estoy frita.” Se disculpó. Hablando con Tina ahora, ella incluso rompía los treinta pies de regla. Un enorme NOOO se dibujaba en su rostro.

“¿Tu también?” Tina gimió. El sonido de pasos y gritos rompieron el interludio dramático entre ellas. “Joder. Gracias de todos modos Sam.” Tina masculló mientras comenzaba a moverse una vez más.

¿Dónde ahora? Se preguntó.

¡¡Arriba, por supuesto!!

¡Al cuarto piso!

-------

“¡Oh mierda!” Las últimas famosas palabras de una adolescente muerta.

¿Cómo sucedió esto? Tina se preguntó mientras todo entraba en cámara lenta alrededor de ella. Eso era todo, ella iba a morir. Cerró los ojos y trajo sus manos para blindar su cabeza cuando su cuerpo voló en el aire. Todo lo que podía recordar era que corría velozmente hacia el cuarto piso, corrió algunos metros y después salió disparada por sus propios pies. Con su mala suerte , iba derechito abajo hacia las salas de computadoras. Y ahora aquí estaba, suspendida a mitad del aire, esperando la colisión hueso-piso que estaba a punto de ocurrir. Piso duro, conoce a Tina Kennard. Tina Kennard, conoce el dolor. Solamente, que el golpe no ocurrió, en ningún momento. ¿Estoy muerta ya? Se preguntó a medida que continuó cerrando los ojos con miedo. Pienso que estoy volando realmente, frunció el ceño al pensarlo. ¿Porqué su cuerpo tardaba tanto en golpear la tierra?

Aquí vamos, exhaló en voz alta cuando sus pies conectaron con algo duro. Entonces su torso. Y por último, su cabeza. Pero no había desplome. No incluso un ruido sordo. O un crujido. Mucho para su sorpresa y algo de decepción, solamente había un sonido minúsculo de mmph de su boca pues una pequeña cantidad de aire salió de sus pulmones.

Espera un minuto, estaba segura que la cara salió disparada primero. ¿Por qué puñetas sus pies tocaron la tierra antes de que lo hiciera su cabeza bastante rubia? ¿Y porqué no había ningún dolor?

Pensandolo bien, era como si alguien la hubiera agarrado de la parte posterior de su chaqueta y la había colocado suavemente en el piso.

Abrió los ojos tan grandes como podía mirando alrededor en busca de su salvador. Solamente que estaba sola. No incluso la gente que venía detrás de ella para atestiguar su caída.

Mierda. ¿ella tiene un ángel que la protege? ¿O eran las historias de fantasmas del cuarto piso verdaderas?

“¡Ella subió allí!” Un grito se repitió debajo.

¡Joder! Tina emparejó sus pies mientras un escalofrío recorrió su espina dorsal. Como lo dice su papá siempre, los fantasmas no pueden lastimarte, pero la gente verdadera puede. Y nada puede ser más lejano de la verdad en este mismo momento. Con la adrenalina bombeando a través de sus venas, reasumió su viaje apresurado para encontrar un buen lugar donde esconderse mientras las voces distantes alcanzaban sus oídos. Continuó corriendo, pero teniendo extraordinario cuidado esta vez. Ningún punto en matarse ella misma cuando otra gente puede hacerlo por ella.

Al borde de que su ingenio terminara, casi saltó de su piel cuando una puerta se abrió y una mano la jaló adentro. Tragando un grito, sus ojos se abrieron de par en par mientras quedaba cara a cara con un alma muy familiar. Oh mierda… caza segura, ella iba a ser entregada a la jauría, a menos que, abogara por su vida. “Dana-” Tina comenzó.

“Sshhh.” Dana afianzó los labios de Tina abrazándola y jalándola adentro mientras cerraba cuidadosamente la puerta detrás de ella. Algunos segundos más adelante, las dos escucharon en el exterior la conmoción cuando los estudiantes enfurecidos pasaban enfrente de su punto de escondite, clamando por la sangre de Tina. Cuando todo estuvo en silencio otra vez, Dana soltó a Tina de su abrazo.

“¿Estás bien?” Dana preguntó con preocupación genuina. Tina pudo solamente cabecear muda. Esta muchacha ante ella era la última persona de la escuela que esperaba que la salvara. “Quedate aquí y traba la puerta. Saldré y encontraré a Alicia. Ella puede ser que me busque y sospechará algo si me pierdo demasiado tiempo.” Dana susurró, abriendo la puerta una pequeña fracción para poder mirar a escondidas afuera.

El pánico se arrastró dentro del pecho de Tina una vez más. ¿Qué si todo esto es una trampa? ¿Qué si Dana me delata? Qué si.

“¿Tina?” Dana interrumpió los pensamientos de la rubia. “Sé que no estoy en la posición para decir esto pero. Confia en mi, ¿de acuerdo?” Dijo suavemente, deseando facilitar los miedos de la rubia.

Tina masticó en su labio más bajo. No es como si tuviera cualquier otra opción. Es más, Dana parecía bastante sincera. Y por alguna razón, Bette parecía realmente aceptar a Dana recientemente, y eso decía mucho. Entonces sí, ella podría también confiar en ella quizá otra vez. “Está bien.” Susurró detrás y sonrió débil.

“Regresaré más adelante y golpearé tres veces cuando la costa esté clara.” Dana destelló una mueca agradecida antes de desaparecer en el exterior dejando aTina sola.

----------------------------------------

“Hola, has llamado al celular de Bette Porter.”

Buzón de voz.

Fanfuckingtastic.

Frotando sus sienes, una Tina frustrada esperó la señal sonora antes de dejar su mensaje. Incluso con la voz fuerte , que no suene demasiado hostil. Se recordó.

Beep.

Respiración profunda.

“Bebé, tu ganas. Yo. Lo siento por el alimento repugnante, la ventana quebrada y. Creo que por todas las cosas malas que hice esta mañana. Admito que estuve equivocada, debí haberte dicho lo que me incomodaba en vez de lanzar toda esa mierda en tu culo desorientado. Quiero decir.” Suspiro. “Sabes lo que quiero decir. Hiciste tu punto, entonces por favor bebé, retira la etiqueta roja. Por favor. Estoy cansada, tengo hambre y quiero hacer pis. Y no puedo hacer eso porque todas me están buscando y me estoy ocultando como una criminal en el interior de Dios-sabe-donde. Entonces. llamame cuando oigas esto. Lo siento otra vez, y uh a pesar de tu chingadera. Te amo.” Tina suspiró mientras presionaba el botón de desconexión.

Metió su teléfono dentro del bolsillo de pecho de su chaqueta y acunó su cabeza en sus manos. ¿Qué sucedía? Dejó escapar un respiro enorme.

Ahogándose en el silencio de su escondite, miró alrededor y estudió sus alrededores por primera vez. No estaba en un cuarto como lo había pensado originalmente. Estaba cerca de una escalera mal acomodada. Una escalera que conducía a quien sabe donde. Incluso no sabía que este edificio tenía un quinto piso, rascó el lado de su cuello en temor mientras subía el primer peldaño. Si iba a estar escondida en este lugar por el resto del día, bien podría hacer también una cierta exploración.

----------------------------------------






avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 23rd 2016, 4:48 pm

Luz brillante.

Ésa fue la primera cosa que le dio la bienvenida cuando empujó la puerta encima de las escaleras. Blindando sus ojos con su mano, Tina caminó fuera de su prisión oscura y caminó en un tejado brillante donde el sol acarició su cara y el viento jugó sin objetivo con su melena rubia.

“Wow.” Respiró maravillada cuando su visión finalmente se ajustó a su nuevo ambiente. Era algo pintoresco, luchó cuando sus ojos impacientes intentaban captar todo al mismo tiempo. Este lugar tenía una vista de 360 grados del paisaje impresionante que rodeaba la escuela. Por todas partes que miraba, había alimento para sus ojos hambrientos. El campo de fútbol, el mini-bosque, el jardín botánico, el teatro magnífico, los edificios góticos, los salones de baile.

Podía incluso ver el …

“¿Hmm?” Una brisa apacible sopló un proyectil sedoso directo a su mejilla, como si el viento le diera un beso. Surcó su frente mientras sentía su cara con su mano y cogió el objeto que ofendía. Abriendo la mano, sus cejas tiraron para arriba sorprendida mientras miraba abajo el pétalo color de rosa en su palma. ¿De dónde vino esta cosa?

Sus ojos remontaron la trayectoria probable del pétalo en busca de la respuesta.

¿Quizá de ese lugar?

Echó un vistazo al lado y finalmente se percató de un pabellón anaranjado diáfano en el extremo lejano de la azotea. Aunque es hermoso y elegante, parecía un poco fuera de lugar en esta localización escasamente adornada. ¿Porqué estaba allí? Reflexionaba. Movida por la curiosidad, decidió dar una mirada más atenta.

¿Qué son? Estrujó su frente maravillada mientras miraba fijamente la multiplicidad de objetos debajo de la cortina del pabellón. Una manta de comida campestre, almohadillas multicolores, una multitud deliciosa de platillos gastrónomicos, y flores, porciones y porciones de flores. Otra ráfaga del aire envió los pétalos a volar por todas partes. Agradable, sonrió mientras el alma romántica en ella se extasiaba en las representaciones visuales delante de ella.

Oh, espera. ¿Acababa de entrometerse en algún almuerzo romántico? Se retiró un paso cautelosa . Debía irse quizá antes de que llegaran y…y...

...y entonces ella la oyó.

La música suave que venía de un pequeño altavoz portátil cerca de sus pies. Y bastante curioso, tocaba su canción. Corrección, SU canción. La melodía inolvidable que tocaba en el fondo en esa noche profética. Una noche, exactamente hace un mes y hace nueve lunas, cuando ella confesó su amor en la cima de una rueda de Ferris con la ayuda de las galletas de carbón de leña. Y como la primera vez que la oyó, envió su corazón a flotar y llenó su pecho desbordante de amor y anhelo inmenso por la mujer que irrumpió en su vida y se había hecho una parte imprescindible de ella.

¿Todo esto era una coincidencia?

Probablemente. NO.

Sonriendo para si, Tina cerró los ojos y permitió que su cuerpo sintiera la sensación familiar de la erección de sus vellos en la parte posterior de su cuello. Era algo que parecía siempre suceder siempre que ella estuviera cerca. Alguna gente puede llamarlo sexto sentido; lo que, ella acaba de llamar el efecto Porter - y su cuerpo reaccionaba a él en todo momento. De alguna manera, Tina se enorgullecía por tener energías psíquicas - incluso si trabajaban y giraban solamente alrededor de Bette.

“La visión aquí adentro es magnífica, ¿no lo crees?”

Dijo ruidosamente, hablando con nadie pero sabiendo que había alguien al mismo tiempo, intentando tentar a la persona a salir de las sombras a la luz. En un latido del corazón, su compañera cautelosa finalmente hizo su conocida presencia.

“Sí, es encantadora - el uniforme escolar caliente y el pelo rubio alborotado es definitivamente agradable a los ojos. Oh, y en caso de que hablaras de algo más, creo que el paisaje no es malo también.”

Finalmente oyendo la voz sedosa que comenzaba sus días y terminaba sus noches, Tina dió vuelta sonriente y bebió de la visión más maravillosa todavía.

“Apuesto que mi brillante tejado puede ofrecerte algo mejor que el balcón aburrido de Sam.” Bette continuó con una sonrisa boba atractiva, sus manos metidas ocasionales dentro de los bolsillos de sus pantalones vaqueros escotados, dando a Tina una ojeada agradable del pequeño remiendo de la piel debajo de su ombligo. “Entonces qué me dices, ¿piensas que puedes dejar ir ese lugar y comenzar a compartir este punto conmigo de ahora en adelante?”
Con la sonrisa más amplia y la mirada más cariñosa, Bette se colocaba tres pasos delante de la rubia, no llevando nada más, solo la cosa más preciosa que Tina había querido tan desesperadamente en este día especial - ella misma. La encantadora y única Porter, solo Bette. Y realmente, eso era todo lo que importaba.

Y para Tina, era bastante para rendirse con todo lo que era.

Sintiendo la humedad comenzar a construirse en la esquina de sus ojos, Tina parpadeó furiosa para retener las lágrimas. Incluso con los labios temblantes, se reagrupó y contestó la pregunta de Bette con tanta calma como podía reunir. “No lo sé bebé, ¿qué tiene que ofrecer este lugar aparte de la vista?” Preguntó con una mueca tambaleante, intentando mantener su voz sin agrietarse.

Bette fingió pensar difícilmente antes de contestar. “Yo. Solo yo.” Dijo simplemente, encogiendo ligeramente los hombros. “Sucede que me considero una buena compañía. Escucho bien, charla inteligente, y nunca dormitaré en medio de la conversación como Sam. Más, soy una gran besadora, una amante caliente y según una rubia muy confiable, tengo una cabeza bastante buena.”Dijo, desbordando confianza, arrogancia y encanto. Absolutamente una combinación peligrosa.

“Buena agente de ventas.” Tina rió.

“Gracias. Apunta por favor.” Bette guiñó. “¿Qué piensas entonces de mi oferta? ¿Es bastante buena para ti?”

“Eso creo.” Susurró la rubia, intercambiando una mirada cargada en Bette.

Se miraron fijamente una a la otra por algunos momentos antes de que una de ellas interrumpiera el silencio cómodo.

“Bebé feliz no-mes-sario.” Bette dijo reservada, sonriendo de oído a oído. Con esto, Tina finalmente se dejó permitir que las lágrimas cayeran. Haciendo uso de sus pies, Bette cruzó la distancia corta entre ellas y trajo sus manos hasta la cara de Tina. “Pensaste que olvidé que planeamos celebrarlo hoy, ¿no es asi?” Rió suavemente mientras besaba las lágrimas que se desbordaban de sus queridos ojos pardos. Lo habían pospuesto bastante tiempo, le darían hoy una conmemoración apropiada a su primer mes-sario.

“No.” Tina mintió, poniendo mala cara un poquito. Lloriqueó y barrió lejos la última de sus lágrimas de felicidad, procedió a poner un beso delicado en los labios de Bette. “Bebé feliz no-mes-sario.” Devolvió el saludo cuando la morena tiró de ella para un abrazo apretado.

Y permanecieron de esa manera por algunos minutos más hasta...

“Espera un maldito minuto.” Tina destruyó la calma, mucho para la consternación de Bette. “¡Tu tonta! ¡Me engañaste!” Perforó juguetónamente a Bette en el brazo mientras rompía el abrazo. Todo cayó repentinamente en su lugar. La reapariciòn inesperada de la etiqueta roja, el tiempo de reacción rápido, la implicación de 4F y la cooperación del cuerpo de estudiantes entero. Bette había planeado todo, la caza entera era una farsa.

“Sí.” Bette se rió entre dientes, frotando su brazo enrojecido. “Lista, ¿huh? Calculé que nuestra celebración sería más memorable si había una poca repromulgación de cómo comenzamos nuestra relación. La etiqueta roja, la persecución, el tiranizar. Te dejaba volver a vivir la cosa que te llevó eventualmente a mí.” Proclamó con aire satisfecho, orgullosa de su plan ingenioso. “Y como antes, hice la dura tarea de poner la etiqueta roja y mirarmientras las estudiantes hacían su parte.”

“¡Habrían podido lastimarme y cortarme en pedacitos!” Tina dijo en protesta.

Bette sacudió su cabeza, discrepando con la demanda de su novia. “Nope, no lo harían. Me cercioré de éso. Cada una estaba bajo instrucciones terminantes de solo correr atrás de ti y de forzarte a llegar hasta el cuarto piso donde…”

“Dana esperaba.” Tina terminó, recordando a la muchacha oculta dentro de la escalera. Shane, Alicia y Sam habían hecho su parte en la charada, concluyó que Dana también estaba en el juego.

“Correcto. Y entonces ella te dejaría adrede por las escaleras que te llevarían en última instancia a mí.” Bette acabó con una mueca engreída.

“Inteligente de tu parte por preocuparte de mi seguridad con las otras muchachas, ¿pero pensaste en protegerme contra mi?” Tina dijo tristemente. “Casi dudé de Dana, ¡me tropecé y casi me golpeo en la cabeza y me muero!” Exclamó dramáticamente, recordando su accidente en toda su gloria. Gracias a Dios por mi ángel invisible,pensó.

A esto, Bette sonrió con conocimiento. Puso ambas manos en la cintura de Tina y miró a la rubia agitada directo a los ojos. “Solamente que te cogí a tiempo, ¿no lo hice?” Susurró suavemente, reclinando la frente contra Tina. Ella había estado muy asustada cuando atestiguó el viaje de Tina, fue una buena cosa que se ocultaba cerca y que pudo agarrarla de su chaqueta a tiempo.

“¿Eras tu?” Fue la contestación igualmente reservada.

“¿Crees seriamente que permitiría que salieras lastimada?”

“Por un momento casi lo hice.” Tina admitió débil.

Bette suspiró.

“Te vigilaba siempre. Lista en todo momento para entrar siempre que me necesitaras. Siempre estuve al acecho en las sombras.”

“Como un acosador loco.”

“Exacto.” Bette puso un beso en la frente de la rubia. Dejó un rastro de besos abajo a su nariz hasta que alcanzó la suavidad de sus labios los cuales dividió para irrumpir en un beso compartido.

Rompiendo el beso, Tina se retiró e hizo la pregunta que rondaba dentro de su cabeza. “Espera, ¿qué sobre tu papá? ¿Pensé que ibas a pasar tiempo con él hoy?”

“Lo hice. Lo llevé a casa del hospital después de que lo dieran de alta. Me despedí de el hace una hora y le prometí una visita más larga mañana.”

“¿No se enojó?” Tina preguntó preocupada.

“Nope. Realmente, sabía que teníamos algo muy especial hoy. Él me ayudó a planear algunas cosas, pensó que el asunto iba a ser divertido.” Rió suavemente, recordando la parte de Melvin en el proceso de planeamiento entero.

“¿Divertido? ¿Tu papá piensa que la persecución alrededor como una convicta en fuga es divertido?”

Bette encogió los hombros. “Pienso que es divertido.” Admitió en una voz minúscula.

“Como padre, como hija.” Tina sacudió su cabeza, no se sorprendería si Melvin tiranizaba a la gente como Bette cuando estaba en la High School.

“Correcto.” Bette convino.

------------

“Abre mas.”

Bette susurró fornida en el oído de Tina cuando detenía a la rubia cerca de su pecho mientras se sentaban encima de la manta de la comida campestre.

“¿Porqué haces siempre ese sonido tan lascivo?” Tina rió nerviosamente, dividiendo sus labios así podría tomar la cucharada del pastel de fresa que Bette le ofrecía.

“¿Lascivo? Lo llamo atractivo.” Bette contradijo.

“Uh-huh.” Tina rió, sosteniendo una uva cerca de los labios de la morena. Y apenas como cada vez que le daba algo de comida con su mano, Bette procedió a envolver los dedos de Tina con su boca caliente y a aspirar en los dígitos de la rubia con fervor.

“¿Muy hambrienta?” Tina bromeó cuando Bette dejó ir sus dedos, pero no antes de darle un beso final.

“Estoy muerta de hambre. Es que sabes, no logré comer mucho esta mañana.” Bette miró a Tina a través de la esquina de sus ojos, con un borde de burla en su voz.

“Sobre éso, lo siento mucho realmente bebé.” Una Tina avergonzada se disculpó.

“Está bien.” Bette agitó una mano en despido. “Aunque tengo que decir, esa cáscara de plátano era bastante agradable, y manejas un cuchillo de carnicero muy bien.” Dio una pequeña risa mientras Tina se apenaba por su comportamiento infantil de hace algunas horas.

“Dios, debí haber sido tremenda. ¿Cómo está tu diente?”

“Está muy bien, nada que un dentista no pueda reparar.”

“¿Qué sobre Dee Dee?”

“Está con el gran Joe, consiguiendo una ventana a estrenar.”

Tina retrocedió. “Pobre Dee Dee.”

“No te preocupes, nuestro bebé es resistente bebé. Sobrevivió a años de abuso hippies, pienso que sobrevivirá a una ventana agrietada.” Bette rió, dandole a Tina otra mordida de su pastel.

“¿Qué sobre tu dedo del pie?”

Bette suspiró exageradamente, fingiendo malestar. “Todavía lastima, palpita un poquito.” Agregó mirando su herida con una mueca de perrito triste. ¡Besalo para sentirme mejor! Pinchó a Tina dentro de su mente.

“Aww. Pobre bebé.” Tina acarició el lado de la cara de Bette y puso un beso confortante en su mejilla. Se levantó e hizo frente a una Bette que se sentaba. Golpeó sus calcetines con el pie y los chasqueó al lado. “Aquí, pisa fuerte en mi dedo del pie de modo que estemos parejas. Eso puede hacerte sentir mejor.” Ofreció graciosa su pie derecho a la morena desconcertada.

“Uhh. Podría pensar en otras maneras de hacerme sentir mejor, maneras menos dolorosas.” Bette parpadeó, mirando fijamente la manera linda en que Tina meneaba sus dedos del pie.

“¿Oh?” Tina jugó mudo. “¿Qué maneras?”

“Bien, para comenzar.” Bette se estiró y jaló a Tina a su regazo. Con fluidez en sus movimientos, agarró algunas almohadillas y las arregló en una pila al lado de ella. Satisfecha una vez con su colocación, puso cuidadosamente a Tina abajo encima de ellas. “Sabes, no traje las almohadillas aquí para que podamos sentarnos en ellas.” Dijo a una Tina divertida.

“¿Sí?”

“Mmhmm. Las puse aquí así estarás cómoda cuando bese tus labios, aspire tus pechos, lama tu gatito y fría tu cerebro.” Bette susurró traviesamente.

“¿Me besas con esa boca?” Tina amartilló una ceja, dilatando las pupilas que traicionaban su propio deseo.

“Hago más cosas con esta boca.”

Tina sonrió atractivamente cuando inclinó su cabeza de lado a lado, evitando juguetónamente los labios de Bette. “¿Estás implicando que vas a hacerme el amor aquí? ¿En un lugar tan abierto? ¿Pensé que odiabas tener sexo en un lugar público?”

“Hay una primera vez para todo.” Bette sonrió, aflojando la corbata de Tina y ayudando a la rubia a quitarse su chaqueta.

“Porter, eres una pervertida, retorcida y enferma.” Tina burlonamente rodó sus ojos mientras tiraba de la parte inferior de la blusa de Bette y la jalaba hacia ella. “Bueno, es una de las cosas que amo en una persona.” Rieron suavemente antes de inclinarse adentro cerca de cada una para una reunión ardiente de labios y lenguas.

Feliz No mes- sario de hecho.

-----------------

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.

“Oh mi dios, ¿qué fué?!” Dana se enderezó para arriba.

“¡Sssh!” El resto de 4F corearon.

“Me pregunto qué está sucediendo afuera.” Jenny preguntó curiosa.

“Conociendo a esas dos, están teniendo probablemente sexo.” Dijo Alicia resignada.

“¿Tu crees?”

“Claro que si, Dana.”

“Oh. Umm yo. Ya veo.” Dana sudorosa.

Dios Ooohhhhhhhhh. Ohhhhhhhhhhhhh dios.

“Heh.” Jenny rió nerviosa silenciosamente para si. “No sabía que Tina fuera tan religiosa.”

Jesucristo. Oh mi. Oh mi dios de mierda.

“Bette también.” Sam convino.

“Hey umm. ¿no están interesadas en echar una ojeada?” Jenny miró a las muchachas.

“¡¡¡NO!!!” Shane , Alicia y Sam gritaron traumatizadas al mismo tiempo, agarrando su pelo, bocas y mejillas protectoras.

----------------------------

Algunos días más adelante.

“¿Tina?” Ken dijo en voz alta de la cocina.

“¿Sí papá?” Tina contestó distraidamente mientras Bette robaba algunos pellizcos rápidos en su cuello mientras Ken estaba fuera de la vista. “Porter.” Susurró amonestadora a Bette, oyendo los pasos pesados de Ken viniendo hacia la sala de estar.

“Esto vino en el correo para ti.” Ken dio a Tina un sobre marrón sellado. Una Bette bien portada sonrió angelicalmente en Ken antes de que él se fuera.

“¿Qué es ésto?” Tina frunció el ceño. Lo movió de un tirón y jadeó cuando vio el sello en la parte posterior. “Ohmidios.”

“¿Qué?” Bette masculló mientras besaba el hombro expuesto de Tina.

Tina demostró a Bette el sobre. Escuela de artes cinematográficas , de USC leyó. “Bebé, pienso que entré.”



avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 24th 2016, 6:46 pm

CAPÍTULO CINCUENTA: Venta dura

Tomó la cantidad de tiempo entera que le había llevado a Tina rasgar para abrir el sobre y leer la carta dentro antes de que incluso lo que sucedía se colocara en el interior del cerebro de Bette. Por mas que lo intentaba, no podía incluso reaccionar correctamente a lo que sucedía ante ella. Había cogido a Bette Porter desprevenida, y absolutamente literalmente, el aire salió de sus pulmones y la dejó muda. Por una cierta razón extraña, las letras U, S y C se mantenían flotando ante sus ojos cuando estaba en el borde de perderse en la obscuridad. El parpadeo no hizo nada por aliviar su malestar, las letras todavía estaban allí, tatuandola sin piedad.

Olvidadiza a su reacción menos-que-estelar, Tina se sentó al lado de ella - absorta también en la carta para notar todo lo demás. La rubia, como su preciosa Bette, estaba totalmente sin habla; sin embargo por otra razón diferente. Con cada palabra sucesiva en la carta, los ojos de Tina se ensanchaban como los platillos al igual que su deseo de gritar, de reír, de desmayarse y de saltar luchaban por el dominio dentro de su cuerpo.

“Entré.” Tina susurró sin aliento después de algunos minutos, el trozo de papel caía a su regazo mientras miraba fijamente sin objetivo la pared a continuación. “Entré.” Repitió, convenciéndose de que era verdad, ella lo hizo – lo logró. “Entré.” Comenzó a reír nerviosamente para si como una mujer loca, disfrutando de su buena fortuna. “Bebé, entré.” Tina dio vuelta a Bette y arrojó los brazos alrededor de su novia hosca. Tomó todo la fuerza de voluntad de Bette para devolver el gesto de Tina - pero por mas que quiso, acabó dandole a la rubia una palmadita torpe en la espalda. Intentando simular un gesto de apoyo a su novia.

Apenas reconociendo la mirada perdida en la cara de Bette, Tina agarró la carta y la demostró a su novia reservada. “Conseguí entrar en un programa de alta competencia de la producción de película de USC .” Señaló a la parte donde una nota de felicitación corta fue escrita, su cara irradiaba dicha y admiración pura. “Bebé, estás mirando a una de solo cincuenta estudiantes aceptados cada año.” Emitió, totalmente orgullosa de si y de su logro. Debido al impulso del consejero mayor de la dirección, había sometido sus credenciales y otros requisitos a USC algunos meses detrás, pensando que tenía solamente una en un millón de oportunidades de conseguir ser aceptada en la famosa escuela de películas. Fue quizá su ensayo sentido e inspirado o el hecho de que ella estudiaba en la academia de Redwind que alzaron sus oportunidades, pero cualquiera que fuera la razón, la cosa importante era que entró. Y qué sensación tan maravillosa era, suspiró feliz.

Tomando una respiración profunda, la morena finalmente encontró su voz. “Es grande bebé, estoy tan feliz por ti.” Una Bette desalentada destelló una sonrisa que no era bastante veraz para alcanzar sus ojos marrones. Tan feliz por ti. no tanto por mí. Cayó nuevamente dentro del sofá en una postura derrotada mientras Tina besó su mejilla y corrió a la cocina para compartir las buenas noticias con Ken.

-------------------------------------

Algunos días después. Martes por la tarde.

“¿Ella no sabe entonces sobre Yale?”

“No.”

“¿Nunca sacaste la conversación?”

“Nope.”

“¿No incluso una vez?”

“No Sam.”

“¿Como pudiste?”

Bette suspiró profundamente, moviéndose ociosa de un lado a otro mientras se sentaba encima de una de las muchas sillas giratorias sobre un eje dentro del área privada del salón de belleza de Matteo. “Siempre estaba pasando algo, tu sabes, con el nuevo apartamento y mi papá que se enferma y esas cosas. Entonces yo.”

“¿Pospusiste la discusión?”

“Sí, porque pensaba que todavía teníamos mucho tiempo. Pero ahora.”

“Es demasiado tarde.”

“Correcto.” Bette estuvo de acuerdo, masticando su labio como acostumbraba. “Un poco a la izquierda. Sí, eso es grande. Gracias.” Sonrió en la muchacha linda que le daba masajes a sus hombros, sus cabellos marrones se envolvían encima firmemente para su tratamiento mensual de baño del pelo.

“Bien sabes lo que dicen sobre la dilación.” Alicia intervino, metiendose en la discusión entre Bette y Sam, mirando a las dos por debajo de la mano de Matteo mientras él aplicaba puntos culminantes en su pelo rubio.

“Sí.” Bette cabeceó débil, dolorosamente enterada de cómo había estropeado la cosa entera de la universidad. Ella debía haber comenzado a hablar con Tina sobre Yale hace semanas, antes de que recibiera la carta de aceptación. Era demasiado tarde ahora y Tina no retrocedería sobre USC, eso era todo en lo que la rubia podría hablar actualmente.

“Pienso que recuerdo leer en alguna parte que la dilación es como la masturbacion. Al principio se siente bien, pero al final sabes que te estás engañando solamente.” Shane agregó sus dos centavos cuando sus palabras acompañaron los comentarios de sus amigas.

“Entonces Bette, ¿vas a hablar con Tina esta noche, ¿correcto?” Sam le preguntó a su mejor amiga, hablando con la imagen de Bette en el espejo enorme delante de las cuatro muchachas.

“Nah, lo haré probablemente en el fin de semana. Me acaban de pedir que represente a la escuela en una convención para los próximos días.” Bette murmuró débil y se inclinó adelante para agarrar su vaso de té helado. Tomó un sorbo sano de su bebida mientras sus amigas rodaron sus ojos e hicieron sonidos enfadados gruñendo en ella. “¿Qué?” Preguntó a las tres, actuando desorientada aunque sabía completamente bien porqué estaban trastornadas con ella.

“¿No has aprendido una sola cosa de mierda?”la quijada de Alicia cayó en la incredulidad, no haciendo nada por ocultar su frustración ante la propensión de Bette de dejar las cosas hasta última hora. “¿Cuanto tiempo vas a refrenar “la charla” con Tina? ¿Después de la graduación? ¿Cuando sea hora de dejar LA para ir a Yale?” Continuó cuestionando a una Bette compungida.

“Yo. Es solo que. No lo hago.” Bette masculló, su mente tenía un espacio en blanco mientras pensaba en una excusa plausible para su necesidad de retrasar la charla inevitable. No podría subir con una sola cosa que sus amigas no tirarían abajo en un milisegundo después de que las palabras dejaran sus labios. “Estoy. Creo que es solo que no estoy lista.” Mintió entre dientes, ganando gemidos de las otras tres.

Alicia giró su silla subre su eje para hacer frente a Bette tan pronto como Matteo terminara de limpiarla así él podría comenzar a cortar el pelo de Shane. “No está listo mi culo. ¿Cuál es la verdadera razón Porter?” Arqueó una ceja, desafiando a su amiga. Bette intentó su mejor esfuerzo para no hacer caso de la mirada fija intensa de Alicia mientras sonrió dulce en su linda masajista antes de contestar.

“No es ningún asunto tuyo Al.” Bette levantó la bata para cubrir su cara, intentando ocultar el hecho de que se sentía incómoda bajo todo el escrutinio.

Alicia cruzó sus brazos, disfrutando de la vista de Bette que se retorcía. “Oh por favor, ni siquiera lo intentes. Debes saber ahora que es realmente insustancial ocultar cosas de mí porque yo soy…”

“Metiche.” Shane estornudó.

“Molestamente chismosa.” Sam tosió.

“Implacable.” Alicia no hizo caso de las dos y continuó. “Porter, puedo exprimir la información de ti tan fácil como puedo hacer estallar ese barro enorme en la nariz de Shane.”

“¡¿Qué?!” Shane gritó, asustando a Matteo y haciendo al peluquero tirar sus tijeras. “¡¿Donde?!” Preguntó en el modo completo del pánico, lanzándose hacia el espejo para examinar su cara, mascullando algo acerca de visitar a su dermatólogo cuanto antes. Las otras muchachas sonrieron en la exhibición evidente de vanidad de la generalmente fresca, ms A-mi-no-me-importa--sobre-cómo-YO-me-miro- McCutcheon. Podía ser que engañara a otras para pensar lo contrario, pero Shane era tan vanidosa como las otras miembros de 4F - a veces a un grado más alto.

“¿Qué si no suelto nada? ¿Qué harás? ¿Batir la verdad fuera de mí?” Bette imitó, dirigiendo la pregunta en Alicia.

La rubia se rió, sin importarle la burla de Bette. “Como si lo necesitara. ¿Y dañar mis manos? Demonios No Porter..., ¿porqué haría eso cuando puedo pagar a alguien para batir la mierda fuera de ti?” Contestó detrás, sus ojos brillando con la amenaza fuerte que acababa de emitir. Una Bette divertida le contestó con una risa ruidosa, desagradable. Alicia chascó su lengüa y acabó sonríendo malvada. “Continua, ríete todo lo que quieras. Estás actuando toda valiente y fregona, pero eres un gatito. Dame algunos minutos y derramarás todos tus sucios secretos y ensuciadas fantasías de la niñez conmigo. ¿No lo sabes? Soy la versión de Oprah, la Barbara Walters y Diane Sawyer lindas todas en una sola adolescente. Larry King también, si él no fuera un viejo individuo aburrido.”

A esto, Bette resopló.

“Sí, puede que tengas razón, solo que más chismosa e irritante.” Sam continuó.

“Palabra.” Shane convino.

“Callense soñolientas y granujientas.” Alicia contestó detrás infantil, haciendo reír a las dos a sus costillas. Volvió su atención a Bette después de rodar sus ojos. “El punto es, que puedo exprimirte hasta secarte y hacerte hablar sin mucho esfuerzo.” Se jactó, sosteniéndo su barbilla alta en el aire.

“¿Oh sí? Intentalo.” Bette desafió, una mueca engreída en su lugar, demasiado presumida por su propio bien.

------------------------------------

Mientras tanto, en la casa de Jenny.

“¿Entonces no sabes a que escuela planea ir?”

“No.”

“¿No incluso una pista?”

“No.” Tina masculló. Después de una pausa larga soltó una respiración enorme, dio marcha atrás y cambió su respuesta anterior. “Realmente. No tengo la menor idea. Sé que ella va probablemente a alistarse en una escuela de la Ivy League apenas como cada una en Redwind.”

“Cada una excepto tu.” Jenny precisó.

“Sí, eso creo.”

“Así pues, es cualquiera Harvard, Princeton, Yale, Colombia.” Jenny enumeró, levantando un dedo con cada escuela nombrada.

“...Dartmouth, Cornell, Brown, Penn.” Tina acabó por ella, mirando fijamente en la pantalla de la televisión donde casi estaban adivinando las palabras por lo bajo del volúmen. “No sé cuál.”

Jenny frunció el ceño, rellenando su boca ociosa con un puñado de Cheetos. “Pero de lo que yo se, ustedes dos hablan de todo.”

“Es cierto.”

“¿Entonces porqué se saltaron este asunto particularmente importante?”

“No sé.”

“Solamente que faltan solamente algunas semanas para la graduación, ¿cómo es que Bette nunca lo sacó a colación?”

“No sé la respuesta a ésa.”

Jenny frunció sus labios cuidadosamente mientras miraba a la rubia sentada al lado de ella en el sofá. Podía decir que Tina acababa de fingir mirar la película, según la carencia del acostumbrado rubor en las mejillas de la muchacha cada vez que pasaban una escena de amor en pantalla. “¿Qué sobre ti? ¿Porqué nunca le preguntaste acerca de esto?”

“Porque yo...” Tina se paró y se detuvo brevemente, insegura en cuanto a cómo debía proceder. “Uh. Pienso. Creo. um. No sé.” Mordió su labio, una indicación clara que algo tenía detrás.

“Tina.” La voz de Jenny era apacible pero firme, sabiendo que su amiga necesitaba solamente un poco de empuje para que se abriera. “¿Como es que nunca le has preguntado a Bette acerca de esto?” Repitió su pregunta, diciendo cada palabra lenta y deliberadamente. Jenny miraba a Tina expectante con sus ojos grandes obscuros, esperando a que la muchacha le contestara.

Tina sopló sus mejillas y pescó una suma enorme de aire, podría darle a su mejor amiga mil excusas pero ella sabía que solamente una era la verdad. Y era insustancial ocultarlo a una de las pocas personas que podían leerla como un libro. “..porque soy una cobarde.” Admitió severamente, trayendo sus rodillas cerca de su pecho.

----------------------------------

“De acuerdo, ¡¡¡YA ES SUFICIENTE!!! ¡Callate ya! ¡Solo callate joder!”

Ella sobreestimó quizá su capacidad de mantener sus pensamientos y sensaciones para si, pero después de más de treinta minutos de pregunta intensa e inflexible de Alicia, Bette finalmente se rindió y agitó su bandera blanca de entrega. Mucho para la diversión y el asombro de Shane, de Sam, de Matteo y de su pequeño ejército de ayudantes - la gente que eran espectadores dispuestos convertidos en testigos del sparring verbal entre las dos – Bette duró demasiado tiempo contra Alicia. Tuvieron que admirar a la heredera de Melvin por esa hazaña extraordinaria. Infierno, no habrían durado diez minutos con la rubia habladora, extremadamente inquisitiva. Bette había empezado una buena lucha, pero no pudo medir las superpotencias de una Alicia curiosa. Hacia el final, Bette y sus oídos en protesta estaban dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguir que el loro se callara.

Después de enviar al personal del salón, a excepción de Matteo, al cuarto privado, Alicia volvió su atención a Bette. “¿Entonces?” Preguntó, destellando una sonrisa gloriosa mientras tomaba el sol en otra victoria. “¿Cuál es el problema Porter?”

Bette suspiró, la energía para luchar dejó su cuerpo. Miró abajo en el piso que estaba sucio con el pelo recien cortado de Shane y admitió su problema en un susurro manso. “Estoy. um. asustada.” Y allí estaba, la verdad simple. Se aterraba cada vez que ella y Tina comenzaban a dirigir su conversación hacia donde querían asistir a la universidad; y todo hervía hacia su miedo de ser rechazada y la separación. “Parece ser que su corazón está en USC. Éso es por lo que tengo tanto miedo, porque pienso que ella terminará rechazando ir a Yale conmigo, que ella me dirá que debemos mantener una relación interurbana. Y ustedes saben como terminan siempre esas cosas.” Masculló, cepillando pelusas imaginarias de sus pantalones.

Alicia cabeceó lentamente, sus ojos se encendían cuando pensó en las parejas de oro anteriores de Redwind antes de que el huracán conocido como TiBette usurpara su corona. “Sí. ¿Recuerdan qué le sucedió a Mimi y a Yvi? Jesús, esas brujas viejas aburridas estaban atadas prácticamente a la cadera cuando se graduaron el año pasado. ¿Quién habría pensado que romperían después?”

“Lo sé. ¿Ves? Las relaciones interurbanas terminan siempre en un desastre.” Bette dijo amargamente mientras cuidaba su vaso de té.

“Hey, pido discrepar.” Sam protestó, cortando la charla. “No todas las relaciones interurbanas terminan desastrosas.” Dijo con toda la confianza y optimismo que podía reunir, sabiendo que ella y Helena tendrían que pasar por la misma cosa en algunos meses. Era una cosa dura de hacer, pero convenciéndose que lo iban a hacer era la única manera de sobrellevar sus propios miedos sobre la separación. Por lo menos algunos estados separarían a Tina y a Bette solamente, ella y Helena estaría en diversos continentes completamente.

“No todas, pero la mayoría lo hacen.” Bette dijo, sin darse cuenta que perforaba los agujeros enormes en la armadura de Sam del positivismo.

“No seas tan cínica.” Sam se encajó a presión, desalentada por la negatividad de Bette.

“No seas tan ingenua.” Bette contestó detrás, almacenando una risa desdeñosa en su mejor amiga.

“¿Ingenua? Solo. Estoy siendo optimista.”

“Y estoy siendo realista.” Bette dijo con desprecio.

“Chicas. hey. hey. calmense. Dejen a un lado sus sarcasmos y suelten el arma.” Shane levantó sus manos, silenciando a las dos. “Bette, incluso no has hablado con Tina todavía, así que no sabemos si una cosa o un asunto interurbano o lo que incluso sucedería.” Shane dijo suavemente, intentando pacificar a sus amigas antes de que sobreviniera una guerra fea de palabras. “¿Y Sam? Está bien, pienso realmente que tu y Helena van a hacerlo a pesar de la distancia.” Agregó para calmar las aguas, detectando porqué su amiga había reaccionado de esa manera a la declaración de Bette. Un poco de reaseguro no estaba mal, incluso si también contenía una esperanza oculta.

Comprendiendo su insensibilidad, Bette dio vuelta a su mejor amiga y masculló su disculpa. Alicia y Shane se relajaron visiblemente cuando las dos mejores amigas contrajeron sus garras recién arregladas e hicieron las paces.

“Entonces Bette por favor, charla con Tina.” Shane la animó después de que las cosas se hubieran calmado.

Alicia saltó adentro y sostuvo a su amiga. “Sí, abrete con Kennard. Es la única manera de que puedas comenzar a hablar con ella sobre posiblemente acompañarnos a Yale.”

“Correcto. Además, eres dotada cuando se trata de persuadir a la gente, podrías ganartela con las palabras correctas. Habla con ella, B.” Shane continuó insistiendo con Bette, destellando una pequeña sonrisa en la muchacha. “¿Qué es lo peor que podría suceder?”

¿La cosa peor? Bette reflexionó sobre la pregunta por un minuto. Había solamente una cosa que ella podía pensar en que no estaría mal , si no peor, si Tina no iba con ellas a Yale. “¿Qué tal si en vez de convencer a Kennard , Tina me convence y todas terminamos estudiando en USC?” Preguntó a sus amigas reservada,el miedo brillaba en sus orbes marrones.

Una nube oscura del silencio descendió sobre el grupo mientras cada una se hacía su pregunta internamente.

“¿4F en USC, eh?” Sam masculló después de algunos momentos, pensando apenas cómo su abuelo presumido y educado en Harvard amaría eso. Hombre, lo emocionará, chilló.

“Adiós Sueño de la liga.” Shane siguió, entristecida asombrosamente por el pensamiento. A ella y a su papá no les importaba mucho en qué universidad terminaría alistandose pero Yale era el sueño de Bette y era importante para ella, entonces por consiguiente había llegado a ser importante para ella también. Después de todo, 4F eran una familia y hacían siempre las cosas juntas, ya fueran las citas con el estilista, vacaciones o escuelas.

“Dang, miraba adelante al cambio del paisaje. Estoy consiguiendo cansarme de tanta mierda de LA.” Alicia suspiró con fatiga, reclinándose la barbilla en su mano. Son las mismas caras día tras día, pensó irritada.

“Igual.” Shane convino. Ella tenía bastantes mujeres de la costa oeste, había estado soñando por cuatro años en probar lo qué la costa este tenía que ofrecer.

De nuevo, el silencio engulló al grupo normalmente ruidoso y pertinaz de adolescentes. Se sentaban allí perdidas en sus propios pensamientos. hasta que cierta rubia comenzó a expresar hacia fuera su monólogo interno para que cada una la oyera.

“Kennard debe acompañarnos a Yale.” Alicia murmuró, golpeando rítmicamente ligeramente su barbilla con un dedo. “No me importa si tenemos que implicarla y arrastrar su culo en un avión, yo no estoy planeando pasar los cuatro años próximos en Los Ángeles. Tengo que hacer algo.” Surcó su frente, pasando por una multiplicidad de esquemas dentro de su cabeza.

“¿Yo?” Sam y Shane articularon a Bette. Su líder encogió los hombros y rodó simplemente sus ojos en las palabras de la rubia. Como si ella tuviera cualquier control sobre lo que ocurría en la demente Alicia.

Click. Click. Click. Los dientes comenzaron a dar vuelta a la cabeza de Alicia internamente, haciendo que cada una alrededor se sintiera ansiosa. “¡Aha!” Gritó después de algunos minutos. “Tengo un plan.” Anunció, asustando a sus amigas inconscientes mientras decía tres palabras inofensivas que eran peligrosas cuando eran pronunciadas por sus labios.

“Oh joder.” Las tres morenas gimieron. Aquí vamos. Otra vez.

---------------------------------

“¿Asustada? ¿De qué?”

“De oír lo inevitable.”

“¿Que es?”

“Que ella va a estudiar en alguna parte lejana y estaríamos haciendo esa cosa interurbana.”

¿Relaciones interurbanas? Jenny hizo una mueca de dolor. “Que no puede ser bueno.”

“Lo sé, ese es un golpe de gracia definitivo para cualquier relación.”

“Convengo definitivamente. Te acuerdas de esta pareja..”

“¿Mimi e Ivy?” Tina terminó.

“Sí.”

“¿Quién no se acuerda?”

“Correcto.” Jenny cabeceó. “Solamente que sabes qué, puesto que Bette ha recuperado el acceso a su jet, no será un problema la distancia realmente más, por lo menos es lo que pienso.” Dijo, sonando insegura.

Tina sacudió su cabeza, había pensado en eso también pero algo hizo que pensara de otra manera. “Mimi e Ivy ambas tenían aviones privados a su disposición, y éso no las paró de. Tu sabes.” Arrastró la voz, sus dedos remontaban ligeramente patrones circulares en el teléfono móvil de oro que Bette le había dado. Miró abajo el objeto y suspiró, preguntándose porqué tardaba tanto su novia para enviarle un mensaje de texto. Generalmente, su Bette la estaría bombardeando con mensajes de Yo-te-extraño a los pocos minutos de estar lejos de cada una. Ése no ha sido el caso esta noche, mucho para su decepción. Habían sido dos largase horas desde que se habían separado en el frente de la casa de Jenny, y aún ninguna palabra de Bette. ¿El estilista cortó sus dedos también? Frunció el ceño. Vete a la mierda, ¡la extraño!, Tina suspiró vehementemente.

“¿Entonces piensas que las dos van a terminar como ellas?”

“¿Huh?” Tina preguntó, trayéndo su atención de nuevo a Jenny. “Lo siento”

“Mimi e Ivy. ¿Piensas que tu y Bette van a terminar como ellas?”

Tina hizo muecas en la noción. “Dios, espero que no.”

“¿Te ves sintiendote sola y encontrando comodidad en un hombre como Ivy?”

“No.”

“¿Ves a Bette jugar en el campo como Mimi?”

“No.” Tina estuvo reservada por un momento. “Awww. Mierda .”

“¿Qué te pasa?” Jenny preguntó preocupada.

“Ahora no puedo sacar ese pensamiento de mi cabeza.” Tina se lamentó, dandose una palmada en la frente con su mano cuando las imágenes de Bette besandose y haciendo el amor con mujeres anónimas incontables jugaban incontrolables dentro de su mente.

“Whoops, TK lo siento.”

“Está muy bien.” Tina suspiró, frotando sus sienes, queriendo alejar los malos pensamientos. “Las muchachas se lanzan en Porter diario, incluso cuando estoy alrededor. Es tan, doloroso y me espanta pensar que ella será tentada por todas las clases de putas calientes cuando no estemos juntas. Quiero decir, ¿qué si ella cae enamorada de una de ellas y yo no estoy allí para luchar por ella?”

Jenny miró fijamente atenta a Tina por un minuto antes de que contestara a la rubia con una pregunta propia. “¿Qué si estuvieras allí para luchar por ella?”

“¿Qué significa?” Tina frunció el ceño.

“¿Nunca has pensado en estudiar en una escuela de la liga? Quiero decir, ¿estás realmente segura sobre tomar el camino de las películas?”

“Sí, creo.”

“¿Crees?”

“Me gusta eso, pienso que es interesante.”

“¿Qué sobre un curso de pre-ley? ¿Pensé que querías ser abogado?”

“Sí, solamente que quise ser doctora también, y una escritora, y una productora de películas, y cocinera, y bióloga marina, y química, y--”

“Muy bien, lo capto. Quieres ser muchas cosas. ¿Pero porqué estás ahora con el rollo de las películas?”

“Porque.” Tina mordió su labio. “Quiero . Solo siento que es asi.” Encogió los hombros.

Jenny suspiró, sintiendo como si hablara con una niñita de cinco años. “¿Qué sobre Bette? ¿Piensas que pueda ser que quiera estudiar en USC?”

Tina resopló. “ ¡¿Bette Porter y USC?! ¡¿Jen, estás loca?!”

“Quizá. Pero no es una cosa tan inverosímil, tu sabes. Tienes a Bette así de azotada, ella iría prácticamente a una escuela en la axila de América si se lo pides. Tienes ese poder, Tina. Utilizalo a tu ventaja. Pidele a Bette que estudie en USC así las dos podrían estar juntas.” Jenny sugirió, jugando al abogado del diablo.

Los ojos de Tina se ensancharon ante la idea de Jenny. Sabía cuánta energía tenía sobre Bette, sabía que la morena estaba bajo su encanto, ¿pero abusar de esa energía por sus propias razones egoístas? “No voy a hacer eso, es injusto para Porter.” Tina indicó firmemente. “Quisiera que ella tuviera una opinión en este asunto, no quiero forzarla en algo que no siente que quiera hacer. Hablaremos de esto, y decidiremos lo que es lo mejor para nosotras dos - individualmente.” Dijo tensa.

“¿Estás segura sobre eso Tina? Porque Bette tiene el mismo poder sobre ti, que tu sobre ella. Asi que no tienes que actuar tan honorable. Ella puede haber cambiado mucho recientemente, pero sigue siendo Bette Porter.”

“¿Y qué significa eso?” Tina arqueó una ceja, sintiendose preocupada.

“Significa que ella es todavía capaz de hacer cosas cuestionables apenas para conseguir su propósito. Recuerda, lo que Bette quiere, Bette lo consigue. De un modo u otro, si no actúas pronto, vas a terminar estudiando dondequiera que ella quiera ir. Y pienso que tienes razón cuando dices que no es USC.”

Tina sacudió su cabeza vehemente, odiando las palabras que acababan de salir de la boca de su mejor amiga. Eran ásperas, quizá incluso llevando una onza minúscula de verdad pero. “No, ella no haría eso. Bette puede ser mandona y obstinada ocasionalmente pero no es manipulante.” Tina defendió a su novia. Jenny levantó lentamente una ceja, soltando el tema pero dejando a Tina saber que no le creía. En absoluto.

Tina puso suavemente una mano en el hombro de la muchacha que miraba seriamente la película en el piso por el sofá. “¿Qué sobre ti Dana? ¿Qué piensas?”

---------------------------------

“Genio puro, ¿verdad?” Alicia acabó con una sonrisa impaciente.

Desafortunadamente, se encontró con las miradas fijas en blanco.

“No lo entiendo.” Sam murmuró.

“Yo igual.” Shane secundó.

“Que no tiene ningún sentido.” Bette rasguñó su cabeza.

“Ustedes son un manojo de perdedoras inimaginativas.” Una Alicia decepcionada se quejó.

“Lo siento Al, pero obviamente, no captamos absolutamente tu plan. ¿Cómo es que vas a ayudarme a convencer a Tina de estudiar en Yale otra vez?” Bette miró a Alicia coestionandola mientras Shane y Sam compartieron la misma expresión confusa en sus caras.

Su amiga valiente suspiró exasperada, asesinando ociosa un lollipop con sus dientes. “Intentando enviar tu mensaje a través del subconsciente de modo que cuando finalmente hables con Tina, no tengas ninguna dificultad de convencerla.”

“¿Subconsciente?” Bette repitió, estrujando su frente. “¿Y cómo planeas hacer eso?” Echó un vistazo cuidadosa en su amiga.

“Está bien, voy a explicarlo de una manera que ustedes chicas esperanzadamente pueda ser que entiendan. Escuchen bien niñas.” Alicia habló lentamente. “Digamos que el PGC sale con un nuevo producto.” Miró alrededor de ella y tomó el artículo más cercano que pudieron conseguir sus manos. En este caso, un cepillo para el pelo. “..ultra-lacio, cepillo para el pelo moderno. El cepillo Porter para el pelo espeso. Por supuesto, queriendo recuperar la inversión y una ganancia, necesitas conseguir que la gente compre tu producto, ¿estoy en lo cierto?”

Bette cabeceó.

“Entonces, ¿qué harás para introducir este cepillo especial para el pelo en el mercado de modo que los consumidores pudieran comenzar a comprarlo?” Alicia continuó.

“Poner anuncios.” Bette contestó.

“Exactamente. Bombardeas a la gente con los anuncios de televisión, los spots de radio, los anuncios impresos, carteles, sorteos minúsculos, las muchachas de la promoción y otras cosas. Sacas tu mensaje. El cepillo Porter: el cepillo para tu arbusto, o lo que quisieras que tu lema dijera. Ahora, la gente no puede prestar atención a los anuncios cuando primero los ve u oye, pero sin que lo sepan, el mensaje se imprime en sus psiques o mentes subconscientes. Entonces cuando alguien dice “cepillo para el pelo” y la palabra “arbusto”.” Alicia se encajó a presión los dedos en su cabellera, mirando a sus amigas expectante.

“Piensan en el cepillo Porter.” Bette y las otras dos chicas contestaron.

“Exacto. Muy bueno mis niñas idiotas.” Alicia sonrió brillantemente. “Ahora cavemos correctamente en mi plan.” Frotó sus manos emocionada. “Porter va a hablar con Tina sobre la universidad el...”

“Sábado.” Bette proporcionó.

“De modo que nos da tres días de lavado de cerebro. Quiero decir, trabajo, con la cabeza de Tina. En los días antes de la “charla”, comenzaremos una masiva, pero discreta, operación que pondrá a Yale al frente de los pensamientos de Tina. Viene sábado, ella asociará las palabras: la mejor, universidad, educación, y universidad futura con Yale. Estoy hablando de la gente alrededor de ella que deja caer ocasional el nombre de la escuela durante las conversaciones, un par de mercancías colocadas estratégicamente en los lugares que pueden llamar su atención, y oir, quizá incluso palabras de gente que ella escucha. Entonces cuando finalmente hables con ella sobre Yale, estará más abierto sobre la idea de acompañarnos allí.” Dijo Alicia entusiasmada.

De nuevo, se encontró con miradas en blanco.

“¿Qué haces?” Alicia frunció el ceño, mirando extrañada a Bette mientras el labio superior de la morena se crispaba un par de veces en un tic.

“Estoy intentando decirte de una manera subconsciente que pienso que tu plan apesta.” Dijo Bette seca. Shane y Sam rieron de manera contenida reservadas en su lugar mientras Alicia se enfurruñaba. “Lo siento Al, pero tu plan lo siento realmente como loco y estúpido, incluso para tus estándares. ¿Cómo se te ocurrió?”

“Lo conseguí a partir de uno de los libros de mi hermano, realmente. Discurso sobre el subconsciente de Andrew Pieszecki.” Alicia dijo práctica, sonriendo cuando gimió Bette.

“Lo amo, pero eso es una mierda.” Shane rodó sus ojos.

“Solamente que él es también uno de los mejores ejecutivos de publicidad en el mundo.” Alicia precisó.

“Que es por lo que tu familia posee la mejor firma de publicidad en el mundo, extrajo solo la cosecha de éxitos anteriores de Sr. P's.” Bette discutió.

“Es verdad.” Sam estuvo de acuerdo, mordiscando cuidadosamente en la punta de su pulgar, sus ojos se inclinaban mientras su hora de la siesta se acercaba.

“Oh vamos, Bette, sabes que es un plan ingenioso.”

“No lo sé Al, hay una línea fina entre el genio y la locura.” Bette suspiró pesarosamente, no teniendo una buena sensación sobre la idea de la rubia. “Amo coger a Tina, lo hago realmente, pero no me siento cómoda con la idea de coger con su cabeza. Y otra cosa, Kennard está emocionada sobre ir a USC. Debías haber visto su cara la otra noche, estaba tan feliz. Era como si tuviera un orgasmo en ese terreno.” Continuó con una cara seria, haciendoque sus amigas mordieran sus comentarios divertidos para prevenirlas de ofenderla. “¿No piensas que este esquema loco tuyo es una venta dura? No quiero tiranizarla en algo que no quiere hacer, terminaría odiándome.”

“No, no lo hará Bette. Ella incluso no notará que estamos haciendo algo. Seré discreta. Confia en mi.”

Dum-dum-dum. Música misteriosa, un presentimiento negro rondó en el interior de la cabeza de Bette, advirtiéndola contra el plan de Alicia.

“Si no estás convencida, podríamos entrar en una laaaarrrrgaaaa discusión sobre ella.” Alicia propuso, sabiendo qué botones empujar.

Alicia = charla larga = muerte de neuronas = estallido de tímpanos = el impulso de matarse, un pensamiento que quitó el color de la cara de Bette.

“¡NO!” Bette gritó, sus ojos de par en par horrorizados. “Bien, hazlo. Haz lo que quieras. Tan solo. Manten tu boca cerrada.” Se aplacó con un corazón pesado.

“Decisión excelente. No lo lamentarás, Porter.” Alicia sonrió, felicitando a su amiga.

“Pienso que estoy sintiendo sensaciones de forma aplastante de pesar desde ahora.”

“Oh, pobre Bette. Ten fe,. ¿Cuando te he quedado mal?” Alicia preguntó. Bette la miró y arqueó una ceja. “Okaay. no contestes a eso. Solo confía en que no te fallaré esta vez. Lo prometo.”

¿Realmente Alicia? Señal: Mala, risa maniaca.

--------------------------------

“¿Qué sobre ti Dana? ¿Qué piensas?”

Tina dio vuelta a una Dana reservada, que hasta entonces, era una participante pasiva en su conversación con Jenny sobre Bette y USC.

“Uh. No conozco realmente bien a Bette, pero de lo que me ha contado Al, ha crecido y dejado atrás sus maneras tiranizantes. No pienso entonces que ella te forzará en hacer algo que no quieres hacer.” Dana destelló a Tina una sonrisa tranquilizadora.

“¿Ves?” Tina dio vuelta para mirar a Jenny. “Incluso Dana piensa eso.” Hizo muecas con aire satisfecho. Jenny rodó simplemente sus ojos y suspiró en las amigos nuevamente reencontradas. Durante el pasado domingo de convivencia con las muchachas, Bette y Alicia habían trabado a Tina y Dana dentro del dormitorio de Bette para forzar a las dos a hablar. Las chicas de Carolina del norte lloraron por casi una hora. Aparte de un breve intercambio de perdón, las dos mejores amigas anteriores habían estado demasiado emocionales al hablar. Entonces al final, acabaron abrazandose firmemente una a la otra y alternaron sus pulmones entre llorar ruidosamente y reir incontrolablemente cada vez que echaban un vistazo en las caras hinchadas de cada una. Dana no tuvo que decir a Tina sobre las cosas que hizo para ella en las últimas pocas semanas como la chica del café en la solución de los problemas del ASS. Tina no quiso oír nada de eso, en su opinión, ella no necesitaba saber esas cosas para perdonar la traición de su amiga. Nunca había sido una persona que guardara resentimientos, así que un simple lo siento de Dana podía ser suficiente. Y ahora aquí estaban, conviviendo en la sala de estar de Jenny, mirando películas como en las viejas épocas.

“¿Sabes a qué universidad planea asistir Alicia?” Tina preguntó, enmascarando un halo de esperanza en su voz. Las probabilidades eran que 4F terminarían alistandose en una escuela juntas.

Dana sacudió su cabeza tristemente. “No. No hablamos realmente mucho actualmente.”

“Solamente que las veo juntas todo el tiempo.” Jenny miró a Dana.

“Estar juntas siempre no exige hablar Jen.” Tina sonrió pícara. “Estaban ocupadas haciendo algo más.” Se rió a costillas de una Dana ruborizada mientras tiraba hacia abajo el cuello alto de la muchacha y demostró a Jenny los pequeños remiendos púrpuras en la piel de la chica.

“¿Entonces ahora están haciendo cosas sucias?” Jenny rió, meneando su frente.

“No.” Una Dana roja brillante susurró tímida, cubriendo su cuello una vez más. “Nosotras. um. nunca hemos pasado a segunda base. Alicia piensa que debemos esperar hasta que esté lista.” Masculló, apenas capaz de hacer el contacto visual con sus amigas debido a la verguenza.

“¿Qué pasa con F4 y la espera?” Jenny preguntó divertida, compartiendo una mirada significativa con Tina. “Todas cuidan su imagen de “asesinas de mujeres” , pero se convierten en grandes gatitos cuando tienen a la muchacha adecuada adelante.”

Tina sonrió en el acuerdo.

“¿Bette esperó sin tener sexo contigo hasta que estuvieras lista también?” Dana preguntó a la rubia.

Tina cabeceó en la respuesta afirmativa. “La pasión y la excitación te matarán, pero al final, la satisfacción que obtienes cuando finalmente lo hacen vale toda la tortura. Confia en mi.” Sonrió, recordando las memorias dulces de su primera vez con Bette. “Espera un minuto, ¿estás lista danés?” Tina preguntó, reconociendo la mirada ansiosa en la cara de la morena. Estaba bastante segura que ella tenía la misma mirada durante los días que antecedieron a su noche con Bette a bordo de Christina, su yate homónimo.

Si era posible, Dana se ruborizó aún más. “Uhh. jesús. um. y-yeah. Pienso que...” Chirrió.

“¿Y Alicia lo sabe?” Preguntó sonriente la rubia, sus ojos centelleaban.

“No.” Dana cubrió su cara con sus manos. “¿Cómo incluso le dices a tu novia algo similar? Dios, es tan humillante.” Fue su gemido sordo.

“Con la ropa interior correcta.” Tina y Jenny aconsejaron al mismo tiempo. Se miraron la una a la otra y explotaron en una risa, compartiendo la broma interior.

“Ven.” Jenny se levantó y jaló a Dana para arriba del piso.

“¿Quué? ¿A dónde vamos?” Dana preguntó, mirando a sus dos compañeras mientras la arrastraban hacia la puerta principal.

“A la alameda.” Fue la respuesta simple de Tina.

“¿Para qué?” Dana preguntó.

“Calzones especiales.” Jenny rió.

“¿Huh?”

“Ropa interior para la ocasión especial.” Tina y Jenny sonrieron.

“Bette, ¿puedo cortarte tu pelo?” Alicia preguntó dulce, acercando peligrosamente unas tijeras en los rizos perfectamente acomodados de Bette.

“Seguro, pero si lo echas a perder, ¿puedo cortarte el tuyo?” Bette respondió detrás con una mueca desviada.

“Bueno, intentaré con Sammy.” Reconociendo la fina amenaza velada, Alicia se movió hacia atrás alejándose y se arrastró hacia su amiga durmiente. Algunos recortes más adelante, Alicia se inclinó detrás y admiraron el nuevo trabajo del pelo de Sam. Frunció el ceño, sus habilidades como estilista todavía necesitaban mucho trabajo. “Hey Bette, ¿piensas que Sammy notará que corté algunas pulgadas de su pelo?”

Bette levantó la vista de su revista y retrocedió cuando miró a Sam. “No sé Al. ¿Hey Shane?” Dio vuelta a la muchacha que estaba un poco preocupado con arreglar su propio pelo. “¿Piensas que Sam notará que Alicia le dio algunos tijeretazos?” Preguntó, su voz exudaba sarcasmo.

“Probablemente no.” Shane hizo muecas, lanzando un vistazo disgustada en la obra descuidada de Alicia. No le sorprendería si Sam estrangulaba a la rubia en el momento que despertara de su siesta. Infierno, ella lo haría si Al hubiera hecho la misma cosa con ella.

Matteo volvió del cuarto privado y se congeló. “¡¿Quuééé demonios es estooo?!” Su mano agarró su pecho de una manera dramática mientras observaba a una Sam durmiente y su pelo masacrado.

“Alicia.” Shane y Bette suspiraron simultáneamente, dando a su peluquero preferido toda la explicación que necesitaba.

“Solo planeaba cortar algunos filamentos. pero uh. Me emocioné un poco.” Alicia sonrió avergonzada, dejando las tijeras en la bandeja como una niña cogida con su mano dentro del tarro de galletas.

“¿Un poco?” Bette resopló. Alicia separó prácticamente un buen mechón de los cabellos marrones de su mejor amiga. Pobre Sammy, Bette se sentía mal por la muchacha que seguía estando ajena a su desgracia perdida absolutamente de este mundo. “¡Le diste a Sam tijeretazos de dos pulgadas!” Escupió en voz alta.

“U . ¿Hay alguna manera de salvar el pelo de Sam?” Alicia dio vuelta a Matteo, superada por el pánico.

Matteo suspiró mientras se colocaba delante de la muchacha durmiente. “Cortaste el pelo demasiado corto. Es poco lo que podría hacer con tales pequeños filamentos.”

“Podrías desvanecer un poco los tijeretazos.” Shane sugirió.

“Solamente que eso quitaría el fleco principal de Sammy.” Alicia mordió sus uñas ansiosamente.

“Exactamente.” Matteo sonrió tristemente.

“Ooohhh muchacho.” Alicia hizo muecas, mirando abajo a su amiga mientras Sam comenzó a roncar ligeramente.

“¿Qué sobre un casquete corto?” El estilista sugirió.

“Hazlo.” Alicia cabeceó vigorosa, animando a Matteo. “¡Solo haz algo, cualquier cosa!”

“¿Cuánto tiempo tenemos antes de que ella despierte?”

Las tres muchachas miraron a Sam durmiente antes de dar vuelta de nuevo para responder al individuo. Con respecto a Sam. Una horda de elefantes pisando fuerte no sacaría a la muchacha de su siesta. “Mucho. Tarda tu tiempo.” Corearon al unísono.


avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 24th 2016, 6:52 pm

El día siguiente. Academia de Redwind, mañana.

“¿Una dirección qué?”

“Convención. Los líderes futuros del mundo en la convención anual. Según este libreto, los estudiantes seleccionados de las High Schools prominentes que pertenecen a diversos países van a asistir. Voy como representante de Redwind.”

“Pero ¿porqué TU de toda la gente? ¿Porqué no el presidente o los otros miembros del consejo estudiantil?”

Bette dio una risa ruidosa, condescendiente. “Porque la escuela quiere enviar a líderes verdaderos, no apenas endebles que fingen serlo pero que no pueden incluso conseguir que sus animales domésticos obedezcan sus órdenes. Kroll me pidió que fuera porque sabe que soy la única que las estudiantes siguen, y respetan, y admiran, y aman.”

Tina rodó sus ojos. “Tu ego es bueno bebé.” Dijo seca.

“Porqué gracias bebé.” Bette sonrió abiertamente, tomando las palabras sarcásticas de Tina como elogio. “Debes estar tan feliz y orgullosa de que estás saliendo con una de las futuras líderes del mundo.”

Tina resopló. “¿Tu? ¿Un líder? ¡Hah!”

“Tsk tsk Tsk. para alguien que demanda estar hasta las manitas de amor por mi, no tienes ciertamente mucha fe en mis capacidades.” Bette chascó su lengua, regañando a su novia. “Soy una gran líder, llano y simple. Digo algo y la gente obedece.”

“¿Oh sí? Pruebalo.” Tina se atrevió.

“Observa, amor.” Bette sonrió, incapaz de rechazar un desafío. “TU.” Raspó en una estudiante de paso. La muchacha se congeló a mitad del paso y azotó su cabeza a su izquierda y derecha, comprobando si Bette le hacía señas a ella y no a alguna otra. “Sí, tu. Con los ojos de insecto y un poco como el pelo –pùbico rizado.” Bette encrespó un dedo e indicó para que la muchacha se acercara.

“¿S-si, señorita?” La estudiante de segundo año arqueó su cabeza en reverencia, desconcertada por el hecho de que Bette Porter hablara con ella.

“¡Alcanzalo!” Bette lanzó su libreto al extremo lejano del pasillo, golpeando accidentalmente a uno de los frikis del teatro en la cabeza. Casi inmediatamente, la estudiante de cabello rizado corrió tras el libro, empujando a un par de muchachas en su camino. Después de algunos segundos, volvió con Bette, bufando y resoplando mientras ofrecía el libreto a la morena.

“Buena muchacha.” Bette sonrió y rizó el pelo de la muchacha. “Ahora, ¡sientate!” Ordenó. La muchacha hizo como le dijeron. “¡Rueda encima!” Bette ordenó. Como un buen animal doméstico, la muchacha cabello rizado obedeció la orden. “¡Ladra!” Bette aplaudió.

“¡Arf! ¡Arf!” La muchacha siguió el ritmo de los aplausos.

“Está bien, ¡para. Para!” Tina interrumpió la locura y ayudó al perrito de Bette a que se levantara. Se disculpó con la muchacha por la indignidad que le despacharon y dio a Bette una mirada reprobatoria. “No diriges a la gente alrededor. No eres ninguna líder, eres una dictadora.” Tina precisó.

“Está bien, entonces, ¿cuál es tu definición de un líder? Apuesta que podría entrar en la cuenta.” Bette preguntó a la rubia, inclinándose ocasional contra su armario mientras aguardaba la respuesta de su novia.

Tina frunció sus labios pensativa. “Un líder es alguien que es carismático.” Bette se enderezó para arriba y puso sus manos en su cadera, lista para mostrar todo su magnetismo. “..Confidente.” Tina continuó. Bette despejó su garganta en voz alta y dobló sus brazos a través de su pecho, exudando confianza y arrogancia. “..Inspirador.” Tina levantó un tercer dedo cuando su novia procedió a acariciar a estudiantes al azar en la espalda y destellar a las muchachas sorprendidas sus pulgares en alto. “..Inteligente.” Tina rodó sus ojos cuando Bette abrió su armario y engreídamente señaló en la hoja de calificaciones que estaba grabada detrás de la puerta. “Perfecta.” Bette articuló, guiñando en la rubia. Tina no hizo caso de ella y continuó, a pesar de la diversión por los numeritos de Bette intentó seguir seria. “..amable y con clase.” Tan discretamente como le fue posible, Bette movió el pie izquierdo e hizo adrede que una estuciante de paso se tropezara. Actuando como una santa, fue al rescate de la pobre estudiante de primer año y ayudó a su víctima a levantarse, haciendo una demostración completa ante Tina. “..y para terminar pero no menos importante, un líder es apasionado y...” Antes de que pudiera incluso acabar, los labios suaves de Bette silenciaron a una Tina asustada cuando su novia comenzó a besarla febril en medio del vestíbulo. Las lenguas luchaban por la supremacía mientras el encuentro de labios se tornaba candente. La ráfaga normal de acción en el pasillo vino a un alto cuando cada una se regocijó ante tal exhibición de afecto.

“¿Y?” Bette preguntó mientras interrumpía el contacto.

Tina parpadeó, sus labios todavía divididos mientras tomaba conciencia de si misma después del beso abrasador. “¿Qué?”

Bette sonrió en la vista de las mejillas relucientes de Tina. “Ibas a decir algo más. Apasionado y…?”

“Y...” Tina repitió casi sin aliento. ¿Cuál era ? “Uh. Lo olvidé.” Fue su linda contestación.

Bette rió atractivamente mientras traía sus labios cerca del oído de Tina. “¿Piensas que soy bastante apasionada para ti?” Susurró, cosquilleando a la rubia con su respiración caliente.

“Por supuesto.” Tina contestó, poniendo una sucesión de pequeños besos en los labios de Bette. Se apartó y remetió un filamento perdido del pelo detrás del oído de la morena. “Vamos a la clase bebé.” Alcanzó abajo la mano de Bette y ligó sus dedos. Caminaron los vestíbulos en un silencio sociable, las estudiantes se hacían a un lado para dejar a la pareja de oro pasar. Desafortunadamente, una desorientada con su teléfono móvil se colocaba en medio del pasillo de la segunda planta, olvidadiza al hecho de que ella y su Chanel bloqueaban el camino de Bette y de Tina.

Cansada de golpear ligeramente su pie y de despejar su garganta, una Bette impaciente arrebató el teléfono de un tirón de la muchacha y lo cerró ella misma.

“Muévete.” Bette rumió, frunciendo el ceño en la muchacha. “Por favor.” Agregó cuando Tina exprimió su mano.

La estudiante se disculpó por su error mientras se trasladaba rápidamente al lado.

“Gracias.” Bette murmuró, pareciendo aburrida y molesta levemente mientras lanzaba el teléfono de nuevo a la muchacha. Miró a la rubia confundida cuando Tina comenzó a reír nerviosamente. “¿Qué es tan divertido?”

“Acabo de recordar la última característica.” Tina meneó su frente sugestiva.

“¿Cuál es ?” Bette preguntó, lista para ilustrar sus rasgos maravillosos de dirección una vez más. “¿Caliente?” Guiñó.

“No.” Tina rió nerviosamente y pellizcó juguetónamente la nariz de Bette. “Paciente. Un buen líder es paciente.” Dijo con una sonrisa sacarina y un b orde de tomadura de pelo.

Las palabras de la rubia limpiaron la mueca de satisfacción en la cara de Bette. Paciencia. Defecto infame del carácter de Bette Porter . Tina rió cuando Bette comenzó a poner mala cara, reconociendo el hecho de que no poseía el rasgo ya mencionado. “Está bien bebé, sacaste siete de ocho.” Tina levantó la mano de Bette y puso un beso cariñoso en ella. “Y a decir verdad, estoy orgullosa del hecho de que te eligieran para representar la escuela. Es un gran honor.” Dijo sinceramente, almacenando una sonrisa rara, tímida de Bette.

“Gracias bebé, eso significa mucho para mi viniendo de ti.” Bette se inclinó más cerca y presionó sus labios en la frente de Tina, admitiendo un olorcillo enorme del champú intoxicante de Tina.

“¿Cuándo vas a irte?”

“Ahora, después de que te deje en nuestra sala de clase. Un coche me está esperando a la salida.”

“¿Te estás yendo tan pronto?” Tina frunció el ceño, odiando el hecho de que tuviera que decirle adiós a su novia en algunos minutos.

“¿Pensé que yo era la ceñuda?” Bette bromeó.

“Calla.” Tina sacó su lengua.

“¿Me vas a extrañar?”

“No.” Tina mintió.

Bette fingió que estaba lastimada. “¿No me extrañarás? Estaré en casa esta noche pero la convención durará tres días.”

“¡¿Tres días?!” Tina gritó, asustando a Bette y a las otras estudiantes alrededor de ellas. Bajó su voz un grado pero mantuvo el tono incrédulo en ella. “Va a tomarles tres jornadas completas para hablar de la paz del mundo y el calentamiento del planeta y...”

“...politica y guerra y economía.” Bette enumeró, intentando actuar seria.

“Solamente que tres días son demasiado largos.” Tina no pudo dejar de gimotear. Eso significaba tres días escolares enteros sin una compañera de asiento, una compañera de almuerzo y una novia cariñosa.

“No será un problema para ti Kennard. Después de todo, ¿no me acabas de decir que no me extrañarás?”

Tina puso mala cara y se enfurruñó como una niña. “Bueno, te extrañaré quizá solo un poco.”

“¿Solo un poco?”

“Solo un poco.” Tina reafirmó.

“Aww. ¿estás segura?”

“Sí.”

Bette suspiró dramáticamente mientras alcanzaron el frente de la sala de clase 4-B. “Tienes un punto bebé. Solo ten presente que estaré rodeada de centenares y centenares de mujeres increíblemente calientes, inteligentes, elegidas de diversas partes del mundo por TRES jornadas completas. Es como un buffet internacional, donde puedes comer comidas diferentes y - ¡OUCH!” Bette gritó mientras Tina la pellizcaba en el trasero.

“Incluso no te atrevas.” Tina amenazó, soportando un dedo delante de la cara de Bette.

“¿No me atreva a hacer que?” Bette preguntó, jugando mudo. “¿Solo se me permite aburrirme a muerte con las otras participantes?” Continuó, gozando secretamente de conducir a Tina insanamente celosa.

“Bette Porter.” Tina advirtió, sus ojos daban vuelta al verde.

“Oh vamos Kennard, dejame una cierta diversión inofensiva.” Bette bromeó.

“Te estoy advirtiendo Porter, no hagas cualquier cosa estúpida. Confia en mi, yo lo sabré.” Tina entrecerró sus ojos, sacando humo por las ventanas de la nariz.

“¿Oh realmente?” Bette hizo muecas sarcástica, provocando más a su novia. “¿Ahora tienes poderes mentales?”

Tina gruñó, asustando a Bette lo suficiente para hacer que su sonrisa dudara. “Solo intenta, Porter. Si miras a otra muchacha de una manera menos que platónica, haré esto.” Tina la pellizcó en los costados. “Y ésto.” La pellizcó otra vez. “Y ésto.” Y otra vez. “Y esto. y esto. y ésto.” Torturó más a Bette, ilustrando su punto.

“Ow.” Bette gritó, levantando su blusa para estudiar la parte de su cuerpo que sufrió la parte más recia de la juerga de celos-inducida de Tina. “Eso bebé realmente lastimó. Oh dios, está comenzando a contusionar.” Lloriqueó, tocando suavemente el punto enrojecido a pulgadas de su cadera.

La cara de Tina se ablandó considerablemente cuando vio el daño que había causado. La mirada dolida en la cara de Bette lastimó su corazón. “Lo siento tanto bebé. Me dejé llevar un poco.” Frotó la contusión de Bette. “Aquí va.” Se dobló abajo y puso un beso casto en él. “¿Mejor?”

Bette encogió los hombros. “Un beso más no lastimará.” Dijo, mirando a Tina esperanzadamente.

“Como lo desees.” Tina dio a Bette lo que quería - y algunos besos más. Feliz al ver la mueca enorme hacer una reaparición en la cara de Bette, Tina se enderezó y bajó la blusa de su novia. “¿Ya no estás enojada?”

Bette sacudió su cabeza. “Soy fácil de apaciguar.”

“¿Estás todavía planeando ligar con las mujeres exóticas en la convención?”

“No.” Bette contestó verazmente, haciendo que su amante sonriera. “Podrían ligar conmigo todo lo que quieran, pero no me ligaré detrás. Lo prometo, cruzo mi corazón.” Remontó una X sobre su pecho.

“Te extrañaré mucho. Asi que por favor comportate.” Tina ahuecó la cara de Bette y se inclinó adentro para un beso.

“Ustedes chicas,” Alicia estalló de ninguna parte y se metió entre las dos. “Despidan la azúzar. Sigue siendo demasiado temprano para que mi estómago tome esta clase de abuso.” Se rió a costillas de la pareja repugnantemente dulce.

“Vete a la mierda Al.” Bette rodó sus ojos, empujando a Alicia lejos y tirando suavemente del cuerpo de Tina de nuevo a ella. “¿Cuánto tiempo has estado escuchando detras de las puertas?” Arqueó una ceja en su amiga chismosa.

“Bastante tiempo para desarrollar un dolor de muelas.” Alicia agarró el lado de su mejilla e hizo una mueca de dolor en dolor falso.

“¿Oh realmente?” Bette sonrió sarcástica. “¿Quieres que quite tu dolor de dientes por ti?” Graciosamente ofreció sus servicios empuñando su mano y dirigiéndola hacia su amiga.

“¡Gracias pero no gracias!” Alicia chilló, caminando hacia la sala de clase adyacente 4-A. “A propósito,” patinó en un alto después de asegurarse de que había una distancia de seguridad entre ella y su amiga servicial. “Está en marcha.” Guiñó en Bette. Con una última onda a las dos, Alicia continuó su camino y desapareció dentro de su sala de clase.

“¿Está en marcha?” Una Tina confundida dió vuelta a Bette. “¿Qué quiso decir?”

“No tengo idea.” Bette encogió los hombros, fingiendo estar desorientada, algo que picó la curiosidad de Tina.

La rubia estaba a punto de preguntar más a su novia pero la campana sonó así que decidió dejar el tema, por ahora.

“¿Te veré más adelante?” Tina abrazó a Bette y dio a la muchacha un abrazo apretado.

“Te veré en casa. Las primeras sesiones del día no terminan hasta las siete.” Bette suspiró y puso un beso casto al lado de la cabeza de Tina. “Pensaré en ti todo el dia. Cuidate mucho por mí.”

Con un último beso de despedida, Bette dejó ir a Tina y miró vacilante a su amor entrar en su sala de clase. Dejó escapar una respiración enorme tan pronto como la puerta se cerrara. “Espero sinceramente que tu plan loco trabaje, Al.” Masculló para si mientras caminaba más allá del cuarto que contenía a los otros miembros de 4F.

------------------------------------

Más adelante esa tarde.

Apenas como siempre, tan pronto como ella hubiera entrado en el apartamento, Bette lanzó sus llaves en el tazón de fuente decorativo por la puerta, dejó su bolso en el piso y se quitó su chaqueta para colgarla en el estante. Estaba a mitad de desechar sus zapatos y de frotar sus pies adoloridos cuando tomó una respiración enorme y miró sin objetivo alrededor de su hogar.

“¡Jesús!” Fue su expresión de sorpresa mientras examinaba el trabajo que Alicia había hecho a su lugar. Tanto para ser discreta, gimió mientras se arrastraba al centro de la sala de estar. Dejar que Alicia transformara su mágico apartamento hermoso y elegante en una pegajosa tienda de recuerdos superior de Yale. Sus pinturas habían sido colocadas abajo y substituidas por los carteles que mostraban los diversos edificios y casas de apartamento en Yale. Las almohadillas coloridas en su sofá no estaban y en su lugar estaban cuatro nuevas almohadillas, cada una con una letra de la escuela impresa en frente. Los juguetes de peluche de diversos tamaños dejaron en desorden el lugar por todas partes que miraba, vio al hermoso Dan, la mascota de la escuela y el dogo famoso de Yale que se deslumbraban en ella. Los objetos de recuerdo y la mercancía incontables fueron derramadas por todo su apartamento, sobrecargando sus sentidos con todas las cosas de Yale. Y para rematarlo todo, el estereo tocaba la canción de la escuela famosa.

Bette mordió su puño para amortiguar un grito. Confiar en Alicia es ir al matadero, rumió cuando sus mejillas se tornaron rojas de la cólera. Si ella misma se sentía abrumada inmensamente con todo esto, ¿qué más Kennard? “¡Ohmidios Tina!” Una Bette horrorizada gritó silenciosamente.

“¿Bebé?” Dijo en voz alta, su voz se agrietaba mientras hablaba. Por favor dios, rogó, espero que ella no haya visto esto todavía.

“Aquí dentro.” Una voz enojada resonó desde la puerta abierta del dormitorio de Bette, estrellando las esperanzas de la morena.

Bette mordió su labio en la ansiedad, detectando el borde en la voz que amaba tanto. Con los pies pesados, caminó a su cuarto, un mazo de muerte colgaba en la adolescente asustada. La vista de un cuerpo rígido con sus brazos cruzados en su pecho la saludó firmemente adentro. Allí, Tina estaba en su cama, esperándola con una mirada que podría derretir el hielo. O por lo menos las piernas de Bette. La morena tuvo que aferrarse a la puerta para la ayuda, sintiendo la energía dejar su cuerpo en ondas.

“Bienvenida al hogar, Yalie.” Fue el saludo sarcástico de la rubia, haciendo retroceder a Bette.

“Bebé, yo.” Bette comenzó. “Todo fue idea de Alicia.” Pasó la culpa a su amiga en un esfuerzo por intentar y para conseguir el calor que necesitaba desesperadamente. Con su voz algunas octavas más arriba de lo general, Bette comenzó a balbucir. “Iba a hablar contigo sobre la universidad y Al decidió ayudarme haciendo esto loco, un maldito experimento. No quise realmente hacerlo pero conoces a Al. Básicamente me torturó para que lo aprobara. Sé que es demasiado, y lo siento sobre él pero”

“Para.” Tina levantó una mano. “Tan solo callate.” Se incorporó e hizo pivotar sus piernas al lado de la cama, sentándose allí mientras miraba fijamente la pared recubierta delante de ella.

Bette hizo como le dijo y afianzó sus labios con abrazadera cerrándolos.

Con un suspiro cansado, Tina comenzó su diatriba. “¿Qué significa todo esto Porter? Me han bombardeado todo el dia con todo sobre Yale. Nuestras compañeras de clase han estado hablando de él directamente e incluso los profesores lo han estado incluyendo en nuestras conferencias. No sabes lo extraño de mierda que fué escuchar a nuestro profesor de química desviarse de la tabla periódica para comenzar a hablar del “gran eje del aprendizaje” en Connecticut. Él incluso no se graduó de Yale, cada uno sabe que él vino de Dartmouth. Para rematarlo todo, el consejero de la dirección, mi partidario número uno de USC, me sugirió dejar USC y considerar una escuela de la liga en lugar de esa. Yale, preferiblemente, dijo. Los estudiantes repartían volantes para la escuela e incluso el sistema de sonido tocaba la canción de Yale durante los rcesos. Y ahora, en este lugar, veo y oigo Yale por todas partes. Los juguetes de peluche, las banderas, los carteles, las banderitas, las camisas y ahora las sabanas y fundas de la almohadilla. Todo el dia te he estado dando la ventaja de la duda, diciéndome que era todo apenas una coincidencia insana. Que nunca harías algo tan secreto y ruin a mí. Te defendí contra la gente que me había advertido que pudiera ser que hicieras algo similar. Pero por otra parte, cuando vine a casa a este apartamento ridículamente adornado. Sentí que acababan de darme una cachetada. Todo esto es demasiado, Porter. Si quieres decirme algo, dimelo directo en mi cara.” Cruzó sus brazos y arqueó una ceja en su novia, desafiando a la morena con la frente en alto.

Bette suspiró, dolorosamente enterada que el plan ingenioso de Alicia había petardeado y acababa de estallar en su cara. La mirada inflexible de Tina se reunió con la propia cansada, y confesó. “Estoy planeando estudiar en Yale. Esperaba que vinieras conmigo.”

Tina miró fijamente a Bette por un segundo antes de contestar. “¿Cuánto tiempo has estado guardando esto adentro?” Habló reservada.

“Mucho más tiempo de lo necesario.” Bette admitió.

“¿Tu quisieras que estudiara en Yale?”

Bette cabeceó. “Yale tiene un programa de películas.”

“Historia de la película, lo sé.”

“Es igual que el que está en USC.”

“No, no lo es.” Tina sacudió su cabeza.

“Lo es” Bette insistió.

“¿Cómo es la producción de películas similar a la historia de películas?” Tina se levantó y puso sus manos en sus caderas.

“¿Ambas comienzan con la palabra película?” Bette encogió los hombros, moviendo una mano a través de su pelo.

“Porter,” Tina suspiró, frotando su cara en la frustración. “No pienso que quiero ir a Yale, yo quiero estudiar en USC.”

“Solamente bebé,” Bette comenzó a protestar. “No tienes que ir allí. Solo vas a perder tu tiempo. Es insustancial estudiar producción de películas por cuatro años en que puedes elegir un curso al azar en Yale y todavía terminar en el negocio de las películas.” Dijo, intentando hacer un punto. “Y la mejor cosa es, que no tienes que comenzar desde abajo en una compañía endeble de producción. Puestos de interno y esa mierda. Tu estarás en la cima, lo prometo.”

“¡¿Qué significa éso?!” Tina frunció el ceño.

“Lo que estoy intentando decir es que, no tienes que ir a la escuela de películas. Podrías tomar cualquier otro curso en Yale, no importa porque después de la universidad, yo financiaré cada una de tus películas. ¡Infierno, compraría un estudio entero de películas solo para ti!” Bette ofreció, pensando que era algo que Tina quería.

Error enorme.

“¿Ahora estás intentando sobornarme?!” La quijada de Tina cayó en incredulidad.

“¡No, no lo hago!”

“¡Sí, si lo haces!”

“¡No es un soborno! Estoy solo diciéndote que estoy más que queriendo hacer esas cosas para ti y que”

“¡Es un soborno de mierda y lo sabes!” Tina la cortó, su voz se alzaba como su genio comenzaba a señalar por medio de luces. Afortunadamente para sus vecinos, estaban aisladas de todo el ruido; otra gratificación de tener un cuarto que era a prueba de sonidos. “¿Mi propio estudio de películas? Por favor, Porter. Para de insultar mi inteligencia.”

“¡Entonces bueno! Es un soborno. , ¡¿Estás feliz?!” Bette gritó en la frustración, emparejando los gritos de la rubia. Lo lamentó muy pronto. Queriéndose calmar, miró a Tina y suspiró. “¿No quisieras que estudiáramos en una escuela juntas?” Preguntó reservada.

“Lo hago.” Tina admitió. “Solamente que eso exigiría que te alistaras en USC.” Dijo seca, haciendo que los ojos de Bette bombearan hacia fuera.

“¡De ninguna manera de mierda!” Bette farfulló.

“¿Por qué no? USC Es una buena escuela.”

“Y Yale es una gran escuela.”

“¿Vamos a entrar en una discusión sobre qué escuela es mejor?”

“Si vamos, solo ten presente que tu comenzaste.”

“Podría ir con esto toda la noche.”

Bette suspiró. “¿Hay realmente un punto en comparar una normal, universidad de plebeyos a una escuela de la liga? Porque vamos a hablar en serio bebé, allí no hayrealmente ninguna competencia.” Bette dijo de una manera condescendiente. “Es como marcar con hoyos Redwind contra una High School secundaria pública.”

"Sabes qué,” Tina sacudió su cabeza mientras sus ojos barrieron el cuarto. “Perteneces realmente a Yale, ¡cerda elitista!” Escupió en la cólera, lanzando una almohadilla de Yale en su novia.

“¿Elitista?” Bette repitió después de que hubiera esquivado la almohadilla. “¿Me estás diciendo que soy una snob?”

“Hey, tu lo dijiste, no yo.” Tina levantó sus manos y encogió los hombros. “Y bebé, puesto que soy solo una adolescente humilde, normal con una pequeña cuenta bancaria, pienso que quisiera acompañar a mi clase y estudiar en la universidad de plebeyos que amas tanto mirar desde arriba.” Dijo con desprecio.

“Puta madre.” Bette maldijo bajo su respiración, sintiendo su cara el crecer caliente. Ésta no era la clase de charla que se había estado imaginando tener con Tina el sábado. Tomó una respiración profunda e intentó agruparse, sabiendo que la discusión con Tina empeoraría solamente sus oportunidades de conseguir que la rubia subiera en el tren de Yale. “Bebé, lo siento. Acabo de abrir mi enorme boca allí. Obviamente, estoy desesperandome. Solo quisiera que estuvieramos juntas. No puedo hacer una cosa interurbana contigo. No quiero.”

“Yo igual.” Tina admitió, ahuecando su frente con su mano.

Se miraron por algunos minutos tensos.

“¿Dormimos?” Bette sugirió, con voz baja y cansada de la corta lucha. Continuarían esta discusión, esperanzadamente cuando se sintieran menos agitadas y confrontacionales.

“Sí, seguro.” Tina consintió. Recolectó sus cosas y comenzó a moverse hacia la puerta.

“¿A donde vas?” Bette preguntó, después de que Tina saliera de su dormitorio.

“Voy a dormir.” Tina contestó sin mirar detrás.

“¿En el sofá?” Una Bette desorientada preguntó.

Como si, Tina bufó y paró absolutamente en sus pistas, azotando su pelo al lado y deslumbrándose en Bette a través de la esquina de sus ojos. “En mi casa. En mi propia cama. Lejos de tu culo estúpido, manipulante y condescendiente.” Se encajó a presión y se dirigió derecho a la puerta principal, la lucha podía ser que hubiera terminado pero todavía se sentía poderosamente pisoteda por su novia.

Una Bette derrotada pudo solamente mirar desamparadamente como la rubia se dirigía a la puerta en un paso furioso. Tina no podía salir lo bastante rápido. Vaya esto terminó bien, pensó sarcástica.

Antes de que pudiera caminar fuera del vestíbulo, Tina dio a Bette una última mirada mordaz y dijo sus palabras de despedida para la noche. “A propósito, te cociné cena. Está dentro del horno. Podrías continuar y comerla - en tu plato de Yale, usar tu tenedor de Yale y cuchillo de Yale. Si tienes sed, hice la limonada fresca con tu exprimidor de Yale. Por supuesto, lo puse dentro de tu jarra de Yale, a la derecha al lado de tu vaso de Yale. Si no estás de humor para comer, podrías solo la leche en tu taza de Yale y cambiarte en tu sudadera de Yale así podrás caerte dormida en tu cama, con las almohadillas de Yale y las comfortables sabanas de Yale. Si necesitas una cierta compañía, podrías abrazar ese dogo de peluche de Yale gigante al pie de la cama. Espero que tengas una noche insomne, Yalie.” Rumió antes de cerrar de golpe la puerta. Un segundo más adelante, se abrió de nuevo. Tina pegó su cabeza adentro. “Oh a propósito, no olvides cepillar tus dientes con tu”

“Dejame adivinar, ¿mi cepillo de dientes de Yale?” Bette suspiró. Tina se deslumbró en ella antes de desaparecer una vez más. Esta vez ella se fue para siempre.

“Mensaje subconsciente mi culo.” Bette se quejó mientras caminaba hacia la puerta y la trababa. “Debí haberlo sabido mejor. El escuchar a Alicia. Buena manera de ir Porter.” Masculló, regañándose por su estupidez. Se deslumbró en el estereo a medida que continuó tocando la canción estúpida de la escuela. “¡Agh!” Gritó, golpeando el aparato con el pie y aplicando fuerza bruta. Lo cuál desafortunadamente, no hizo nada mas que hacer que el CD adentro saltara y tocara cierta línea una y otra vez. “`¡FUCKKKK!” Saltó en un pie mientras se sostenía el dedo del pie que palpitaba en su mano.

Éste no era definitivamente el día de Bette Porter.

-----------------------------------

“Al, levanta la cabeza. Los asuntos fueron al sur.”

“Lo se Shane, Dana acaba de recibir una llamada de Tina.”

“¿Qué planeas hacer?”

“Estoy en camino al aeropuerto mientras hablamos.”

“¿A donde vas?”

“Nueva York.”

“¿A esconderte?”

“¡No. Voy a hacerle una visita a mi hermano y empujar su libro estúpido encima de su culo!”



avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  anita el Mayo 24th 2016, 7:06 pm

CAPÍTULO CINCUENTA Y UNO: Un paso adelante, dos pasos hacia atrás


“¿Estás segura que está en casa?”

“Positivamente segura.”

“Solamente que son casi las nueve.”

“¿Y?”

“¿No comienza la convención a las ocho?”

“Sí, otra vez ¿y qué?”

“Solo estoy diciendo que es probable que Bette esté ya allí, codeandose con otros dictadores futuros del mundo.”

“Ella te mataría si oyera eso.”

“Nah, lo conseguí de Tina. Bueno de todos modos, no creo que ella esté en su casa.”

“Y no creo que ella esté en la convención también.”

“Pero.”

“Shane. Vamos. ¿Porqué es tan duro de creer que Bette Porter es capaz de abondonar las primeras horas de una charla aburrida?”

“Porque esa era la vieja Bette. La nueva está siempre presente y es puntual.”

“Solamente cuando se trata de Tina. Y recuerda, Tina no está en la convención.”

“Tienes un punto, pero.”

“Shush. Escucha.”

Las dos muchachas presionaron sus oídos a la puerta. Compartieron una mirada cuando el sonido de pasos se volvieron más ruidosos, confirmando la presencia de alguien dentro del apartamento supuestamente vacío.

“Te lo dije.” Sam presumió mientras ambas se enderezaban.

“Conclusión afortunada.” Shane masculló y encogió los hombros. Inclinó su cabeza hacia la puerta, un mensaje silencioso para que su amiga trabajara y comenzara a golpear.

Haciendo como le dijeron, Sam criticó mordazmente en la puerta y esperó con la respiración hostigada al lado de Shane. De alguna parte en el otro lado, el crujido ruidoso de la madera vieja cesó mientras un par de pies pararon de establecer el paso alrededor del apartamento. Algunos momentos más adelante, una voz sorda dijo en voz alta.

“¿Quién está allí?”

“Somos nosotras.” Las dos muchachas corearon.

De nuevo, los pasos se escucharon desde adentro.

“Heeeey.” Shane y Sam eran toda sonrisas cuando la puerta se abrió una fracción y una cara familiar miró a escondidas hacia fuera. Sus caras no demostraron ninguna sorpresa cuando vieron a una Bette cansada y de aspecto desastroso. No esperaban encontrar a su amiga en ningún otro estado después de recibir la noticia de los acontecimientos de ayer por la noche.

“Hey.” Bette sonrió débil. “¿Qué están haciendo aquí chicas?”

“Calculamos que no te habías ido para la convención todavía. Venimos con regalos.” Sam levantó una bolsa marrón y sacudió su contenido, dejando que el aroma delicioso de panecillos frescos atascara la nariz de Bette. “Trajimos panecillos y...”

“Café.” Shane movió su cabeza delante de Sam y demostró a Bette las tres tazas de café del planeta que balanceaba con sus manos en una forma piramidal.

“Ya veo.” Bette masculló, no haciendo ningún esfuerzo para moverse e invitar a sus amigas a entrar.

Shane y Sam compartieron la misma mirada ansiosa mientras Bette miraba fijamente sus ofrendas, o mas bien algo que decía por-favor-dejanos-sobornarte.

“¿Uh. Bette?” Sam despejó su garganta, pidiendo la atención de la muchacha.

Bette parpadeó y dejó que su mirada perezosa viajara hacia la cara expectante de su mejor amiga. Otra respiración forzó el olor tentador del alimento fresco dentro de las ventanas de su nariz, sacudiendo sus glándulas salivales a la vida y permitiendo que su cerebro preocupado le recordara que era capaz de experimentar la sensación humana llamada hambre. “Uh. sí. Vengan chicas. Gracias por el alimento, estoy muerta de hambre.” Abrió la puerta y permitió que sus visitantes entraran a su apartamento. Ella podría jugar al ermitaño a otra hora, cuando no se sintiera tan desesperadamente sola y condenadamente hambrienta.

“Solo tomaré esto. y éso.” Bette tomó el bolso de Sam y agarró una taza de Shane. “Denme algunos minutos para arreglar la mesa. Mientras tanto acomodense.” Dejó que sus amigas entraran sin echar un vistazo atrás. Su cuerpo estaba en piloto automático mientras dejaba el alimento y el café en la mesa y caminó dentro de la cocina para conseguir los platos y los utensilios.

“¡Cogida santa.!” Shane respiró silenciosamente mientras sus ojos barrian a través de la sala de estar entera. Ninguna maravilla que Tina se enojara con Bette. Este lugar no sólo gritaba a Yale, apestaba a él.

Sam arrugó su nariz en el hastío, conviniendo con el gravamen de Shane. “Alicia tiene la tendencia a exagerar las cosas, ¿huh?”

“La subestimación más grande del año.” La flaca resopló.

Sam frunció el ceño mientras un objeto en la esquina del cuarto cogió su atención. “Mierda, ¿es un ventilador eléctrico de Yale?” Articuló, dando vuelta a Shane con una expresión incrédula en su cara. “Entiendo las almohadillas, la ropa y los juguetes de peluche; ¿pero Yale sale ahora con sus propias aplicaciones?”

Shane mordió la extremidad de su pulgar para contener la risa. “Probablemente no. Debió haberlo hecho Al.”

“¿Cómo consiguió estas cosas de noche?”

Shane encogió los hombros. “¿Quién sabe? Estamos hablando de Al aquí, la persona que comía una caja de filetes de Kobe japonés entregados en su puerta cuando tenía ésosraros antojos la semana pasada.”

“¿Qué es lo extraño de éso?” Sam surcó su frente. “Pedimos comida todo el tiempo.”

“Sí, pero Alicia la quiso auténtica, así que la mandó a traer directamente de Japón.”

“Oh, ya veo.” Sam cabeceó y torció sus labios en la comprensión. “Sin embargo no se detiene ante nada, sabe definitivamente conseguir lo que quiere.”

“Sí, a menudo con resultados desastrosos.”

“Es verdad. Pero aún.” Sam sonrió. “Hey mira, incluso consiguió un teléfono sin cuerda de Yale. y una lámpara de Yale. y un bote de basura automático de Yale.” Señaló a los artículos en temor. Alicia hizo seguramente todo para su plan mal concebido. “Me sorprende que no mandara hacer juguetes sexuales de Yale para Bette y Tina.” Sam cubrió su boca y rió nerviosamente. La mirada en la cara de Shane la silenció. “Oh dios, ella no lo hizo, ¿correcto?”

“No tengo ninguna idea.” Shane hizo una cara. “Solamente que estando Al de por medio no lo dudaría”

“Hombre, ¿puedes imaginarte? ¿Un consolador de Yale?” Sam rió suavemente. “Que es una manera lista de decirle a Tina que entre en Yale.”

“¿Pensando que una escuela te coja?” Shane sonrió reservada.

“¡Puedo oírlas desde aquí chicas!” Bette gritó desde la cocina, matando con eficacia la risa entre sus amigas. “Y-Para-Su-Informacion, allí no había ningún juguete sexual. Solo camisones y ropa interior de Yale.”

“Me alegra que aclararas eso.” Sam gritó, compartiendo una mirada pasmada con Shane.

“¿Tenemos la oportunidad de verlos?” Shane pidió esperanzadamente, cruzando sus dedos.

Una risa torcida se repitió de la cocina. “Lo siento, un par de tijeras y un bote de basura las encontró antes que tu.”

“Aww, dang.” Shane se palmeó la frente por perder la oportunidad de papar moscas en las ropas interiores divertidas.

“Hey, chicas ¿les gustaría que los tallarines instantáneos fueran con los panecillos?” Bette empujó su cuerpo hacia fuera del umbral y preguntó a sus amigos.

¿Tallarines instantáneos? Shane y Sam compartieron una mirada. “Uh. sí. seguro.” El dúo contestó vacilante.

“Grande, desarrollé repentinamente un antojo por ellos.” Bette suspiró y desapareció una vez más. Sus amias encogieron los hombros cuando oyeron el sonido de abertura del gabinete y de las tapas del papel que eran rasgadas. Ningún escape a ésto, sonrieron pesarosamente una a la otra.

Sabiendo que le duraría a Bette algunos minutos emerger de la cocina, Shane y Sam decidieron reclinar sus espaldas en el sofá. No encontrando nada que hacer, continuaron su lectura atenta del cuarto.

“Sam, ¿piensas que duque dejaría de tallarse en mi pierna si llevo esto a casa?” Shane cogió una versión de tamaño mediano del hermoso Dan y lo demostró a su amiga.

“No sé, ¿funcionó la última vez que llevaste a casa un nuevo compinche para coger del criadero?”

“No, él la odió.”

“¿Qué hace que pienses que ahora trabajará?”

“Optimismo a ultranza.” Shane encogió los hombros.

“Quizá duque es gay.” Sam meneó su frente, una mueca grande en su cara.

“Probé esa teoría también. Lo llevé al parque una vez y lo puse al lado de otros perros masculinos. Olió sus traseros y juro por dios, que hizo una cara, levantó su hocico y se fué.”

“Ooh. Duque es un snob.”

“Un snob que tiene una cosa por mi pierna.” Shane rodó sus ojos.

“Tu sabes, eso dice mucho sobre tus feromonas si incluso tus animales domésticos quieren asaltarte de una manera sexual.” Sam bromeó, ganando una risa de Shane.

“¿Eso viene de la misma persona que siempre consiguió mojarse en su sueño por el perro caliente de su hermano?”

“Hey. eso es diferente. un poco.” Shane se burló mientras Sam dio vuelta a una cortina agradable del rojo.

“Es diferente bien. Por lo menos duque solamente jode mi pierna.” La broma continuó.

“No es mi culpa que Henry siempre esté en calor.” Sam dio un pequeño encogimiento y suspiró, sus mejillas calientes de la verguenza. “Que es por lo que prefiero los gatos a los perros. Macky me despierta siempre lamiéndome la cara o acurrucandose cerca, no con sus partes privadas moliendo contra mi culo.”

“Gatos, perros. ¿a quién le importa? Prefiero pescados.” Bette caminó fuera de la cocina con una bandeja de platos y tazones con los tallarines.

“¿Pescados? ¿No son aburridos?” Shane fue al lado de su amiga y ayudó con la bandeja. Sam siguió el juego.

“¿A quién le importa si es aburrido como el infierno? Su mantenimiento es bajo, no tienes que entrenarlos, no destruyen los muebles, no lanzan rabietas, no se enojan, no se mean en ti, y lo mejor de todo, no dan un problema donde quiera que los lleves. Sea Yale o alguna otra parte.” Bette masculló algo resentida. “Irán a dondequiera que tu vayas.” Gruñó. “Irán a dondequiera que vaya tu mierda.” Murmuró una y otra vez.

Shane y Sam compartieron otra de sus miradas. Parece que alguien comenzaba a agrietarse.

“Muchacha ya estuve bueno de pescados, sientate, agarra un poco de alimento y manda lejos tu amargura. Es demasiado temprano para ella.” Sam forzó a su mejor amiga a tomar un asiento. Shane empujó los panecillos y un tazón hacia la morena.

“Di ahh.” Shane apuñaló los tallarines con un tenedor y alimentó a Bette, que todavía estaba en choque con sus movimientos para poner cualquier forma de resistencia. “Aquí, arrastra tu dolor con café antes de que te estrangules en el y mueras.” Sam cerró de golpe una taza delante de Bette.

“Mandonas.” Bette se quejó, su boca desbordaba con el alimento.

“Callate y come.” Las dos ordenaron. Hora para un cierto amor resistente.

----------------------------------

Mientras tanto, en la academia de Redwind.

“No te conduelas más, por todo lo que has hecho.
La rosa tiene espinas. Fango las claras fuentes.
Nubes y eclipses ciegan a la Luna y al Sol
y en el botón más tierno mora un puerco gusano.

Todos los hombres yerran y yo también lo hago,
excusando tu ofensa con cien comparaciones,
dañándome a mí mismo, para salvar tu error,
disculpando tus faltas, mas de lo que mereces.
A tu sensual error, le doy mi beneplácito,
-y tu mismo rival se torna en tu abogado-
y actuó contra mí, por defender mi causa.
Tal batalla civil hay entre amor y odio,
que necesariamente, me implica, siendo cómplice,
de aquel dulce ladrón, que agriamente me roba.


Por enésima vez desde que la clase comenzó, Tina se perdió en la nada y dejó que cada sonido e imagen se descolorasen en el fondo, perdida en su humor pensativo. Con una respiración letárgica, reclinó la barbilla en su mano a medida que su profesor de Literatura continuó recitando versos de los sonetos de Shakespeare al frente de la clase. Por mas que intentaba luchar y negarse, su mente volvía siempre al capullo seguro donde su corazón se acurrucaba eternamente. No tenía ninguna localización definida, pero sabía que dondequiera que fuera Bette Porter, allí estaría.

Y esto la frustraba más que todo lo demás. Supuestamente estaba enojada con Bette, ¡maldita sea!

Ella miraba todo al frente, determinada a no mirar en la silla vacía al lado de ella. Ojos que no ven corazón que no siente, se recordó, intentando contradecir sus propios pensamientos y sensaciones. Prueba inútil, ella sabía que era insustancial. Sabía muy bien adónde vagaba su mente, y era impotente de parar su viaje. Tina miró en el reloj de pared y masticó distraída en su labio. Bette debe estar en la convención en este mismo momento, escuchando las aburridas conferencias y debatiendo con otras participantes. Quizá incluso ligandose abiertamente con una belleza extranjera, una voz desagradable la torturó. Sí, una segunda voz continuó, una Bette traviesa intercambia probablemente cumplidos e insinuacíones sexuales en medio de discusiones serias sobre guerra y economía.

Por supuesto, Tina cabeceó y empuñó sus manos , el que las dos estuvieran en malos términos conduciría a Bette a los brazos de alguna asistente resbalosa. Alguien que estaba más que queriendo prestar un oído y un hombro consolador a la lastimada heredera. Seguramente, Bette Porter y sus maneras encantadoras no tendrían apuro de encontrar un consuelo en un cuarto lleno de mujeres. Mi novia así lo hace conmigo, podía imaginarse a la morena quejandose con su compañera europea o con una caliente y bochornosa Latina, intentando ganar puntos de compasión. ¡Hah! Y esas perras caerían por ella, Tina resopló. Incluso la acompañarían quizá a Yale.

El pensamiento fue bastante para traer las lágrimas a sus ojos.

Miró para arriba el techo e intentó desvanecer el líquido que ofendía sus pardos orbes, queriéndolo desaparecer. A pesar de sus mejores esfuerzos, una lágrima perdida encontró su camino a su mejilla. Tan rápidamente como sus manos pudieron moverse, Tina limpió la lágrima. La rubia estaba tan preocupada con la supresión de sus emociones que no notó la mirada preocupada que era dirigida hacia ella por Dana - quién se sentaba hasta el final en el frente. Sin darse cuenta Tina, sus sollozos reservados no eran tan discretos como había pensado originalmente - y su exhibición no-tan-silenciosa de pena comenzaba a llamar la atención indeseada.

En el ojo de su mente, todavía persistía la imagen de Bette que encontraba comodidad en los brazos de otra mujer. A pesar de sus lágrimas, Tina insistía en convencerse que no le importaba eso en absoluto. Se dijo repetidamente que no daba una sola maldiciòn por ella, no le importaba en lo más mínimo. Claro que no...

…pero si. Tanto que terminó deseando que nunca hubiera peleado con Bette en primer lugar. Que se hubiera tranquilizado anoche y hubiera razonado más con Bette. Que no tuvieran que discutir sobre una escuela estúpida, un asunto que habría podido ser resuelto fácilmente si hubieran hablado de eso desde el principio.

Pero no lo hizo...

...y por el contrario tuvieron que discutir, y tuvo que convenir que ella tenía un futuro brillante en Yale. Quizá incluso más brillante que en USC.

Porque aunque ambas escuelas proporcionaran una educación de calidad, sólo una podría darle lo que su corazón necesitaba desesperadamente.

------------------------------------

Detrás en el otro lado de la ciudad.

Si solamente Tina supiera que la única cosa con la que Bette Porter se ligaba en ese momento era con la idea de buscar a Alicia y cortar su pelo rubio - un filamento precioso a la vez. Pero empujó este mal pero agradable pensamiento de su cabeza. Alicia pudo haber hecho mal y haber estropeado las cosas, pero la culpa más grande era la suya. Ella fue la persona que encendió el asunto. Si buscaba a alguien a quien culpar, todo lo que tendría que hacer era señalar un dedo en si misma. Entonces con esto en mente, cortésmente había despedido a sus amigas y dejó un mensaje en el celular de Alicia. Con la dimisión en su voz, le dijo a la rubia que no estaba más tras de su sangre, con eficacia dándole el permiso para regresar a su casa a LA. También le dio las gracias a Shane y a Sam - el dúo sabio que habló con un cierto sentido con ella hace algunos minutos.

Gracias a dios que Bette Porter tenía amigas fieles. De cierta manera, el poder expresarse le había dado claridad. Y ella estaba agradecida por eso.

Cargando el último de los platos en el lavaplatos, Bette caminó nuevamente dentro de la sala de estar vacía. A pesar de la oferta graciosa de Shane y de Sam de limpiar su lugar y hacer a un lado todas las cosas conectadas con Yale, ella se había negado con un simple “no gracias” y una sonrisa caliente. Si ella fuera a castigar a Al, entonces le ordenaría que arreglara su lío y dejara su apartamento de nuevo como estaba.

Las diez. Miró abajo su reloj y estudió el tiempo. Todavía tenía algunas horas antes de que necesitara irse para la convención. Había faltado y a a las reuniones de la mañana, por fuerza tenía que intentar asistir a las de la tarde. Ningún sentido en continuar abatida, pensó cuando arrastró sus pies renuentes hacia su dormitorio, había tanta presión y silencio ahí adentro. Pasando por el sofá, paró para golpear una almohadilla caida de Yale con el pie que bloqueaba su trayectoria. Voló lejos y golpeó un objeto grande que se sentaba en el borde del sofá, enviando la cosa derribada al piso de madera.

“¡Mierda, Kenny!” Una Bette horrorizada chilló y cayó a sus rodillas, acunando a la víctima de la almohadilla en sus brazos. Después de una serie de disculpas y de besos de mariposa, se levantó. Tan firmemente como pudo, sostuvo el oso relleno que Tina había ganado para ella en una plaza la semana pasada. Una sonrisa tierna honró sus labios cuando su mente volvió a vivir la memoria de una Tina seria que pasaba a través de varias máquinas solo para conseguirle un premio de uno de esos juegos tontos de “pesca” - el que está con las abrazaderas sombrías y una pequeña montaña de juguetes de peluche adentro. Después de más de algunos intentos fallidos y de escuchar un vocabulario colorido más adelante, Tina había capturado triunfante el oso más andrajoso y más feo dentro de la máquina. Era también el más grande allí, por eso pudo lograr que el brazo de tres-digitos no tiraran al oso. A pesar de sus claros defectos y deficiencias visuales, amaron el juguete sinceramente. Habían nombrado al oso Kenny - obviamente como Ken, el oso original - y doblemente feo como su fingido bebé. Habían acordado mutuamente dormir con él durante la noche y practicar algo llamado “paternidad compartida”, bien, excepto cuando una cierta hora adulta ocurriera. Cuando sucediera esto, el pobre Kenny debía ser desterrado del dormitorio y ser forzado a dormir en el sofá. Al ser el bebé obediente mudo que era, Kenny no ofrecía ninguna protesta. Innecesario decir, sabiendo lo cachondas que eran las dos madres adolescentes, el oso desafortunado nunca había experimentado la suavidad de la cama de Bette y de Tina. Nunca nunca.

Hasta ahora.

Bette suspiró, abrazando a Kenny cerca mientras llevaba al oso dentro del dormitorio. Saltó y aterrizó en el lío enredado que eran sus sabanas. El dolor en su espalda y miembros le recordó lo cansada y tensionada que estaba. Rodando detrás, abrazó a su oso bebé mientras sus ojos cansados se fueron cerrando. Finalmente, el sueño que la había eludido toda la noche comenzaba a asumir el control su cuerpo.

Con Kenny en sus brazos substituyendo su amor que faltaba, Bette se incorporó absolutamente al mundo inconsciente. Mucho para su alivio, experimentó un sueño pacífico. Era como si su mente tuviera compasión de ella dándole un breve plazo a todo el drama.

Cansada pero un poco mas restaurada, su alarma la despertó dos horas más adelante. Ella la fijó anteriormente para darle otros cinco minutos más de descanso en cama. Tendría que bañarse muy pronto si quería salir de ese lugar y comenzar su viaje al centro de convenciones de LA. Esperanzadamente, el tráfico estaría tranquilo.

“Aggghhhhh.” Bostezó, estirando sus brazos hacia fuera. Frunció el ceño cuando golpeó accidentalmente algo grande y suave. No tuvo que preguntarse que era desde que cayó inmediatamente sobre ella y la golpeó a un lado de la cara.

Dio un tirón al dogo de Yale y lo levantó hasta sus ojos para estudiar el juguete. Con su otra mano, trajo a Kenny para arriba y colocó ambos artículos de lado a lado. Sonrió tristemente mientras notaba la ironía que tenía entre sus dedos y lo que representaban para ella. Ambos eran pesados y tendría que dejar uno, si no ambos pronto, para aliviar la tensión en sus músculos. No podría tener uno sin dejar ir al otro. Era bastante estúpido intentar aferrarse a ambos, pero sabía que al final, terminaría solamente haciéndose daño.

La cosa lógica era entonces elegir.

Bette Porter tendría que tomar una decisión.

¿Cuál llevaba más peso dentro de su corazón?

¿El hermoso bulldog o el bebé Kenny Kennard-Porter?

O más exacto.

¿Yale o Tina?

¿Sus sueños o su amor?

¿Su futuro o con lo que ella quería pasarlo?

Bette suspiró y en vez de dejar caer uno, abrazó ambos artículos cerca de su corazón.

Decisiones, decisiones. La vida está desbordante de ellas. Era malo que ninguna de ellas fuera también fácil.

El día siguiente.

I take one step away
Then I find myself coming back to you
My one and only, one and only you..


Un suspiro escapó de los labios de Bette mientras caminaba hacia el banco de madera más allá de la entrada del jardín botánico de Redwind. Dios, odiaba este lugar, se estremeció mientras se frotaba la carne de gallina que se había formado en sus brazos. Sí, las flores eran agradables y todo eso - pero ella podría vivir sin los insectos. Y este jardín - bien, era definitivamente un paraíso para los insectos y animales espeluznantes - ciempiés, gusanos, orugas y cosas. Bastante consciente para mantener una fachada resistente delante de sus compañeras, solamente algunas personas sabían que Bette Porter moriría al caminar a pie en este país de las maravillas enorme. Tina Kennard estaba entre las pocas que no estaban privadas a este hecho; y ésa era la razón principal por la que la rubia eligió este jardín para leer su libro asignado en Literatura. Éste era el único lugar en donde ella podría evitar a la muchacha que la enfurecía y la volvía apasionadamente loca ocasionalmente. O al menos eso pensaba. A través de un pajarito chismoso, Tina descubrió que habían convocado a su novia preciosa a la oficina de la directora Kroll para hablar con ella por abandonar las sesiones de la mañana de la convención un par de veces en dos días. Sabiendo que Bette estaría de greso en Redwind esa tarde, Tina decidió guarecerse en el jardín botánico. No se habían visto desde la discusión de la noche del miércoles, y no estaba segura si estaba lista para hacer frente a la morena. Aunque, tenía que admitir que extrañaba terriblemente a Bette.

Y viendo a Tina sentarse allí, a su alcance pero aún a millón de millas lejos, Bette tuvo que reconocer que la sensación era mutua.

Armándose de valor, Bette despejó su garganta, anunciando su presencia paraevitar asustar a Tina. Tenía extraordinaria cautela, por el miedo de empujar los botones de su novia y de comenzar otra guerra de palabras. “Hey.” Saludó suavemente, metiendo sus manos tímida dentro de los bolsillos de su chaqueta de cuero.

“Hey.” Tina devolvió el saludo con menos entusiasmo, mirando apenas en Bette antes de que se entretuviera una vez más con la novela en su regazo. Respira Kennard,se recordó, sintiendo su corazón latir locamente en el interior de su pecho como si estuviera a punto de saltar hacia fuera y volar directamente a los brazos de Bette.

“No te han visto en un rato.”

“Estuve ocupada.”

“Te ves bien.”

La rubia dio a Bette un vistazo rápido por encima. “Te ves como mierda.”

¡Zing!

“Gracias, ese es un paso para verme mejor.”

“¿Si?”

“Sí, por lo menos eso espero.”

“Uh-huh.” Tina encogió los hombros.

“Tu pelo parece agradable. ¿Hiciste algo nuevo con él?”

Un cabeceo conciso. “Tratamiento de aceite.”

“¿Realmente? ¿Cuando fuiste a un salón?”

“No lo hice.”

“Oh, ¿utilizaste uno de esos productos de bricolaje?”

“No.”

“¿Entonces.?”

“No me lavé el pelo por días. Se puso aceitoso, por lo tanto, el tratamiento del aceite.”

“Oh.” Una pausa torpe. Bette tosió. “Um. parece agradable. y brillante. y grasiento. Significa, sedoso.”

Tina suspiró y rodó sus ojos, fulminando a su novia con una mirada. “Bromeaba.”

“Heh, por supuesto, lo sabía.” Bette forzó una risa, rascando al lado de su cuello de una manera vergonzosa. Cuando su risa disminuyó, un largo silencio sepulcral tomó su lugar. Insegura de qué hacer, Bette se colocaba allí, inmóvil y sin habla. Dios, ella odiaba esta clase de silencio. Tomó un retroceso mental rápido antes de que le salieran las palabras siguientes.

“Entonces. uh. ¿c-cómo estás?” Porter simple, verdaderamente simple.

“Bien.” Frío, Kennard. Helado.

“Eso me da gusto.”

Tina mordió los interiores de su mejilla, intentando evitar que su curiosidad alzara su cabeza. Aw. Sacalo, suspiró, sabiendo que le importaba demasiado para no preguntar. Despejó su garganta y niveló su voz. “¿Qué sobre ti?”

“No muy bien.” Bette suspiró, admitiendo la verdad dolorosa. Por primera vez desde su lucha, Tina finalmente encontró la mirada de Bette sin evitar sus ojos. Y Bette la sostuvo – asustada de que la oportunidad puesta a su disposición sería quitada rápidamente por la rubia. “Parezco mierda porque me siento como mierda. Y esto es tonto. Nos amamos, ¿cuánto tiempo tenemos que prolongar esta tortura?” Preguntó, sus ojos encubrían apenas su dolor. “¿Qué pasa ahora?”

“Pienso, que éste es el momento en que una de nosotras se disculpa por actuar estúpidamente y lastimar a la otra.” La rubia arremetió.

“Está bien, eso es suficiente.” Bette cabeceó. “Lo siento.” Susurró, despojandose de su orgullo.

Un golpe.

“¿Realmente?”

“Sí.” Bette contestó, no sonando tan segura. “Y No.” Agregó suavemente.

Tina frunció el ceño en su contestación contradictoria. Bette tomó esto como muestra de continuar hablando.

Tomando una respiración profunda, comenzó a explicarse. “Lo siento. Lo siento realmente realmente por actuar como una idiota insensible. Por mirar abajo tus sueños como si no significaran gran cosa, como si no se compararan con los míos. Lo siento por ofenderte y por hacerte sentir menos de lo que eres realmente. Lo siento. Lo siento tanto. Especialmente por las cosas que tuviste que aguantar ese día, con todas esas cosas referentes a Yale. Fue malo, lo sé. Bebé, lo siento realmente. Pero,” Bette exhaló en voz alta y se lamió los labios, agarrando sus palabras siguientes. “Al mismo tiempo, no lo siento también. No lo siento porque quisiera que estuvieramos juntas durante los cuatro años próximos. Porque deseo compartir y hacer memorias significativas en la universidad contigo. Porque deseo ser la persona a la que regresas a casa a cada noche - y no solo la persona con la que hablas en el teléfono o el Internet al final del día. Me disculpo por la manera en que intenté convencerte para que vinieras a Yale conmigo, pero no te doy una disculpa por la razón detrás de mis acciones. Mis intenciones eran puras, incluso si mis métodos fueron una mierda.”

Tina miraba fijamente la hierba mientras dejaba caer las palabras de Bette sobre ella.

“Solo quiero estar contigo.” Bette agregó, su voz apenas audible. Tina mordió su labio mientras las mismas palabras se repetían profundamente en su interior.

“¿Y bebé?” Bette dijo en voz alta a la rubia, pidiendo su atención una vez más. “Te extraño.” Susurró, dandole una sonrisa desgarradora que golpeó en el corazón de Tina.

Tragando un terrón enorme en su garganta, Tina devolvió su sonrisa triste. “Igual es aquí.” Fue su contestación igualmente reservada. Abrumada por la emoción intensa detrás de las miradas compartidas, Tina rompió el contacto visual y volvió renuente su mirada a su libro. A pesar de esto, sentía todo el tirón demasiado familiar de los ojos de Bette que hacían señas en ella – la despojaba de toda su resolución.

“¿Igual?” Un intento apacible por romper la barrera.

“Te extraño también.” Tina consintió.

Bette sonrió. “Finalmente, estamos de acuerdo con algo para un cambio.”

“Sí, creo que lo hacemos.” Tina ocultó una sonrisa mientras volvía a su lectura.

“Lo siento, pareces estar bastante ocupada. ¿Te pesqué en un mal momento?”

“Sí. Quiero decir, No.” Tina suspiró profundamente. “Nunca.” Agregó bajo su respiración.

Los labios de Bette se curvaron mientras el viento llevaba la palabra discretamente pronunciada a sus oídos. Señaló al objeto que exigía la atención de Tina. “¿Qué es éso?”

“Un libro.”

“¿Qué estás haciendo con el?”

“Leyendo.”

“Sí, puedo ver eso.”

“¿Entonces porqué tuviste que preguntar?”

Bette encogió los hombros. “Porque quería hacerte hablar, me gusta oír tu voz.”

De nuevo, Tina miró a Bette, esta vez con una rojez en sus mejillas que se asemejaron a una ruborización.

“Fui a la plaza.” Bette compartió cuando se sentó cuidadosamente en el extremo lejano del banco de madera, atenta para mantener una distancia de seguridad de Tina. No quería nada más que abrazarla y perderse al lado del cuerpo caliente de Tina, pero sus miedos de ser empujada lejos la refrenaron.

“¿Realmente? ¿Con quién?” Tina preguntó, fingiendo desinterés. Ella había estado luchando consigo misma todo el dia – dudando entre poner un frente orgulloso o llamar a Bette para ver como estaba. Al final el orgullo había ganado contra su pobre corazón consternado.

“Solo yo y un par de muchachas de la convención. Jugamos hooky y abandonamos la ceremonia de la mañana.”

“He oído eso. ¿Cómo les fue?” Tina bostezó, aunque sus interiores estaban lejos de soñolientos. Estaban verdes de los celos.

“No estuvo tan divertido como la primera vez.”

“¿Por qué? ¿Las chicas fueron una compañía malísima?”

“No.” Bette sacudió su cabeza, sus labios tallaron una pequeña sonrisa en la memoria de su día con las muchachas extranjeras. Estaban lejos de malísimas, especialmente Carmen, la representante de una escuela católica para muchachas en México. Como Tina, su amiga Latina fue a maldecir un buen rato a la máquina donde se pescaban los juguetes de peluche. Fue divertido para Bette, pero agridulce al mismo tiempo. “Era un equipo agradable para salir , pero no fué igual.”

Tina encogió los hombros indiferente, moviendo de un tirón las páginas de su libro. “Quizá es porque ya habías ido, sabías ya qué esperar.”

Bette sonrió tristemente. “Pienso que es porque fui allí sin ti.” Miró lejos y susurró suavemente. Por todas partes que miraba dentro de la pequeña plaza, veía ojeadas de su novia. Tina batiendo su culo en el Tekken, Tina que parece toda atractiva disparando el rifle de balines, Tina estrellando numerosas veces el coche en el Fórmula 1 compitiendo con ella, Tina golpeando accidentalmente a una persona presente inocente en la cabeza con un mazo del Wack-UNO-Topo, Tina que finge ser una superestrella en el juego del mini-baloncesto, Tina de la NBA que se ve tan linda y engreída al ganar cuatrocientos boletos girando ante su triunfo, y su favorita, Tina que la llena de besos consoladores cada vez que fingía enfurruñarse cuando perdía un juego - a propósito. Agradables como eran, las memorias no hicieron nada mas que partirle el corazón y extrañarla aun mas. Cuando no pudo soportarlo más, fingió un dolor de cabeza y se fué, dejando que sus nuevas amigas siguieran disfrutando del resto de los juegos sin ella.

“¿Qué? ¿Dijiste algo?” Tina levantó su cabeza de su libro y miró a Bette. Habría podido jurar que oyó el refunfuño trigueno algo incoherente hace un rato.

“No. Nada.” Bette dijo mientras se empujaba para arriba del banco usando sus manos. “Uh, pienso que mejor me voy.”

“¿H ?”

“Porque tengo esta reunión “disciplinaria” con Kroll por abandonar.”

“¿Te metiste en apuros?” Tina arqueó una ceja con incredulidad.

Bette sacudió su cabeza. “Es solo para el show, Kroll solo necesita salvar un poco su imagen. Tuvo algunos problemas por mis acciones esta mañana.” Explicó con una mueca torcida. “Entonces creo que debo irme.” Señaló al edificio en la distancia con su pulgar, mostrando su intento para irse.

“¿Oh? Está bien.” Dijo Tina, intentando difícilmente ocultar la decepción en su voz. Dios, si así es como se siente decirle adiós sabiendo que vería a la morena otra vez en algunas horas, ¿cómo podría sobrevivir al observar a Bette subir a un avión rumbo a Connecticut en algunos meses? Empujó este pensamiento deprimente a la parte posterior de su cabeza mientras convocaba toda la fuerza que podía para dar a Bette la sonrisa falsa más grande que podría reunir. “Bien, adiós entonces.” Dijo alegre, esperando que la morena no vería la verdad a través de su fachada. Afortunadamente para Tina, Bette no era una lectora de la mente ni una persona observadora. Esos rasgos de carácter eran puramente de Shane.

“Adiós, ¿te veré quizá en el planeta más adelante?” Bette destellaba una sonrisa insegura cuando se volteó lentamente a la rubia. Una parte enorme de ella se sentía triste y decepcionada porque su novia parecía tan feliz de saber que ella se iba. Un poco demasiado feliz, hizo muecas, recordando la sonrisa enorme en la cara de Tina. ¿Era su presencia realmente un tranquilizante hoy en día? Suspiró mientras daba pasos lentos, tentativos hacia el edificio escolar. Para alguien que estaba retrasada y necesitaba realmente irse, Bette seguro lo tomaba con toda la calma del mundo.

Esta tarde el adiós era apenas una cosa temporal. ¿pero porqué era tan duro irse? La morena cerró los ojos y suspiró.

-----

There I was
Thought I had everything figured out
Goes to show just how much I know
'bout the way life plays out..

I take one step away..
Then I find myself coming back to you..
My one and only, one and only you..


Después de lo que parecieron como un millón de pasos lejos de Tina, Bette se sorprendió a si misma y a la rubia cuando giró rápidamente alrededor, sus palabras siguientes se escaparon de sus labios antes de que su cerebro pudiera incluso procesar lo que hacía. “Puedo quedarme.” Proclamó, mirando a Tina directa a los ojos.

“¿Qué?” Los ojos pardos encontraron los marrones en la confusión.

“Puedo quedarme aquí contigo,” Bette dió un pequeño paso de nuevo a Tina. “...si me quieres aquí.” Agregó suavemente, algo más de alusión a la rubia. Era una declaración simple que llevaba un mensaje más profundo, subyacente. Uno que significaba una porción entera más de lo que esas pocas palabras podrían expresar.

“¿Puedes realmente?” Tina preguntó, su voz se alzaba con esperanza renovada.

Bette cabeceó mientras cruzaba la distancia entre ellas y se sentaba al lado de la rubia. “Puedo.”

Tina vaciló por un momento antes de hacer su pregunta siguiente. “¿Tu quieres?”

Bette suspiró y tomó las manos de Tina en la suya. “Quiero estar contigo.” Reiteró, aunque no contestó exactamente a la pregunta de Tina. Ella no quería estudiar en USC, pero si significaba estar con Tina, entonces haría alegre otro sacrificio. Sobrevivió perdiendo su riqueza, aunque fuera apenas por un corto período de tiempo, así que podía y sobreviviría a esto. “Puedo que no me guste tanto ese lugar, pero mientras esté contigo, pienso que puedo manejarlo.”

“Porter,” Tina se sostuvo firmemente a Bette, exprimiendo sus manos. “Vas a terminar infeliz y amargada a largo plazo. No quisiera que eso sucediera. Si tu corazón no está en él, no lo hagas por favor. No incluso por mí, o por nosotras.” Intentó hablar con cierto sentido en la morena.

“Kennard, mirame y mira en donde estamos en este mismo momento.” Bette miró alrededor del jardín botánico. Señaló a una oruga enorme por sus pies y a un gusano incluso más grande un poco mas lejos. “No hay lugar en esta tierra que odie mas que este lugar. Pero si no lo has notado ahora, pienso que puedo superar mis miedos y ansiedades si significa estar contigo. TU me haces feliz. Siempre. Podría ir a Yale, pero pienso - espera, sé - que terminaré solamente desgraciada, irritable, deprimida y malhumorada. En cuestión de algunas semanas, las muchachas me pedirían probablemente que me transfiera a USC de todos modos.”

“Pero.”

Bette silenció a Tina con un dedo en sus labios.

“Quiero estar contigo.” Bette dijo por tercera vez. “Si quieres ir a Yale, entonces bueno. Pero si no, te seguiré dondequiera.”

“¿Dondequiera?” Las cejas de Tina subieron. “¿Incluso en un Instituto de Enseñanza Superior?”

Bette hizo una cara, pero sofocó rápidamente la expresión que traicionó su malestar. “Incluso en un Instituto de Enseñanza Superior.” Estranguló las palabras pero lo dijo en voz alta.

Tina sonrió entonces procedió a reír suavemente. “¡Acabo de dar un tirón a tu cadena! Dios, debiste haber visto tu cara.” Empujó a Bette en el estómago.

“Así pues, ¿es USC inmóvil entonces?”

“Sí.”

“Está bien, puedo manejar eso.” Los rizos café se movieron en olas cuando Bette cabeceó. “¿Entonces qué dices? ¿Quieres que me quede en LA contigo?” Levantó su frente, ahuecando la cara de Tina con su palma.

Tina suspiró y se colocó en entrega a Bette, inclinándose adentro a su caricia. “Eso parece. No tengo otra opción, ¿no es asi? Parece que no te puedo sacudir de mi. Eres peor que una sanguijuela.” Dijo en un tono grave.

Bette puso mala cara como una niña gruñona.

Tina rió y besó a la morena por completo en los labios. “Bromeaba.”

“Tu sentido del humor está vacilando en el lado malo esta tarde.”

“Lo siento, dos jornadas completas de estar sin la gran Porter tomaron su peaje.”

“¿Oh? Pensé que eran dos noches sin el sexo lo que te hacía seria.”

“Que también.” Tina rió. “¿Esperanzadamente remediaremos eso más adelante?”

“No sé, amor.” Bette jugó tímida. “No estoy incluso segura de que me quieras aquí.” Miró a su novia a través de la esquina de sus ojos, un borde de tomadura de pelo en su voz.

“Por supuesto que te quiero.” Tina pellizcó juguetónamente las mejillas de Bette.

“¿Serio?”

“M -h .”

“¿Me quieres?”

“Lo hago.”

“¿Entonces no tienes ninguna objecion para que te acompañe en USC?”

“Que depende. ¿Vas a traer a 4F contigo?”

“Por supuesto. ¿Tienes algún problema con eso?”

“Ningúno, no sería igual sin ellas. Así pues, ¿no tienes realmente ninguna naúsea sobre bajar de tu lugar en los altos cielos de Yale para estudiar junto a la gente común?”

Bette encogió los hombros. “Calculo que es la hora de honrar a tu gente con mi presencia. La gente llana puede aprender mucho sobre la vida a través de mí.” Hizo muecas con aire satisfecho.

“¿Como qué?¿ Tiranizar?”

Bette intentó parecer aterrada. “No sé de lo que estás hablando.” Dijo con un gesto de enorme sorpresa.

“Por favor dime que no vas a introducir tu juego de marcar con etiqueta roja allí.”

“No puedo prometer eso bebé, puede ser que hayan un par de idiotas incivilizados en ese lugar que necesiten que les enseñe algunas cosas.”

Tina suspiró. “Ayuda a USC dios.”

Se miraron una a la otra y compartieron una risa agradable.

Una sonrisa feliz honró los labios de Tina mientras tiraba de Bette adentro para un abrazo cariñoso. “Tanto como quiero tenerte toda para mi, creo que necesitas irte.”

“¡¿Qué?!” Bette protestó.

“Estás atrasada. El encuentro, ¿recuerdas?” La rubia rió nerviosamente.

“Arreglaré eso. Ven aquí.”

“¡Ve!” Tina rió y empujó a Bette lejos.

“¿Pensé que querías que me quedara?” Bette gimoteó, sintiéndose rechazada.

Tina sonrió y besó la punta de la nariz de su novia. “Ve con Kroll.” Empujó a la morena lejos por segunda vez. “Consigue un agradable aunque fingido azote verbal de ella y entonces.”

“¿Entonces?”

Tina cepilló su pulgar a lo largo de los labios suaves de Bette. “Vuelve a mí.”

“¿Te llevaré al planeta?” Bette aspiró en el dígito de Tina y sonrió.

“No. Llamaré que estoy enferma. Puedes llevarme a casa.”

Bette arqueó una ceja.

“¿Jugando al hooky sexual?”

“No.”

“¿No?”

“No sé sobre ti, pero yo no he estado durmiendo bien éstos últimos días.”

“¿Quieres entonces dormir?”

“Sí.”

“¿Conmigo?”

“Que es el plan.”

“Está bien.” Bette convino. “¿Apenas sueño?”

Los labios de Tina dibujaron una sonrisa atractiva. “Seguimos siendo jóvenes, nosotras no necesitamos mucho descanso para recargar baterías ¿correcto?”

Bette cabeceó entusiasmada. “Una hora, dos horas y listo.”

“Grande. ¿Te veré entonces en una hora?”

Bette se levantó y se dobló abajo para dar a Tina un beso rápido en la frente. “Diez minutos. Estallaré en la oficina de Kroll, ofrezco una disculpa, dejo que hable rápido y estaré de regreso.” Corrió fuera del jardín emocionada mientras Tina se reía de su plan.

Todo estaba bien otra vez.

¿Correcto?







avatar
anita
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: [Terminado] Sólo esa chica

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.