PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Peliculas de tematica les
Noviembre 1st 2017, 10:27 pm por julia

» Una de esas chicas de Inma M. (descargar gratis)
Octubre 17th 2017, 1:19 pm por vivacia

» Sólo por un momento
Septiembre 3rd 2017, 2:07 pm por anita

» Un Nuevo Comienzo, Mayra
Septiembre 1st 2017, 8:38 pm por anita

» Fotos antiguas
Septiembre 1st 2017, 6:45 pm por anita

» Caretas de papel
Agosto 28th 2017, 9:38 am por E.M.A

» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Julio 21st 2017, 5:08 pm por Viren

» Alerta de huracán, Melissa Good
Abril 17th 2017, 8:54 pm por malena

» Cortos de temática lesbica
Abril 15th 2017, 12:21 pm por julia

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  LLuna el Febrero 13th 2011, 12:11 pm


Ya sabía yo que la " abu " era de armas tomar ... esto está


Jul
avatar
LLuna
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 125
Personajes favoritos : TINA
Fecha de inscripción : 07/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  maryjoe el Febrero 13th 2011, 1:12 pm

se va acercando el momento cumbre mucharisa
avatar
maryjoe
Forera galáctica
Forera galáctica

Cantidad de envíos : 3160
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 04/08/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  julia el Febrero 14th 2011, 11:29 am

Domingo, 11 de Julio

Lauren se dirigía a la biblioteca cuando divisó a una cansada presidenta avanzando lentamente hacia ella por el pasillo. Una enorme sonrisa iluminó su cara. – ¡Bienvenida a casa!— Acelerando los últimos pasos, cuando alcanzó a la Presidenta le dio un cariñoso abrazo. —¿Qué tal en Camp David?— Dios, que bien volver a tenerte aquí. No es lo mismo con el Video Link.

—Fue un asco porque no estabas allí conmigo.— Le susurró Dev al oído.—Es genial estar de vuelta. Vamos, necesito llegar a la sala de estar antes de que caiga muerta aquí mismo—. Dev cogió la mano de Lauren y se encaminaron en dirección opuesta a la Biblioteca Clinton. —Siento no haber podido llamar más a menudo. Ha habido mucho ajetreo.

—Bueno, si tenemos en cuenta que todo formaba parte del proceso para detener la Tercera Guerra Mundial, no tengo muchas razones para quejarme.

Dev suspiró.—Pues yo si me quejo. ¡Te he echado mucho de menos! Dios, odio que me dispongan viajes siempre en el último momento. Especialmente cuando tú no puedes venir conmigo

Cogidas de la mano giraron una esquina y se encontraron de frente con dos agentes. –Bienvenida a casa Señora Presidenta.— Ambos se arreglaron la corbata y se pusieron más firmes.

—Gracias, Jack.

Amy asintió a Lauren, acto seguido se dirigió hacia la Presidenta. —Me alegro de verla Señora Presidenta.—

—Yo también me alegro de verte Amy. Aún no he estado en el apartamento. ¿Cómo esta Ashley? ¿Has conseguido que no se metiera en problemas mientras he estado fuera?—

—Los niños se han ido pronto a la cama hoy, señora. Han tenido una fiesta en la piscina de la casa del Vicepresidente y han acabado agotados. Y Ashley ya no causa ningún problema.—

—¿Te pago lo suficiente como para decirle a una madre inocentes mentiras como esas?— bromeó la Presidenta.

—Nop— contestó Amy. —Los niños sentirán no haberla visto esta noche—

—No tanto como lo siento yo— Dev dibujó una mueca en su cara. —Gracias, Amy— Dev apretó la mano de Lauren para que ambas comenzaran a andar de nuevo. Necesitaba besar a Lauren, y quería hacerlo en privado. —Buenas noches.—

Ambos agentes asintieron. —Buenas noches, señora— contestaron. —Buenas noches, Lauren—

Lauren sonrió y se despidió con la mano.

Devaceleró el paso.

—¡Andas demasiado rápido para estar tan cansada!— Lauren tenía que correr prácticamente para poder seguir el paso de Dev. —Puedo comprobar perfectamente que tu cadera está completamente curada—

Dev la guió alrededor de una mesa pequeña y antigua que sostenía un jarrón con flores secas. A ambos lados había portarretratos de Teddy Roosevelt y Grover Cleveland, ambos a caballo. —Cuando estoy motivada puedo hacer cosas sorprendentes.—

Lauren abrió los ojos sorprendida. —¿De verdad, Wonder Woman?— dijo siguiéndole el juego.

—Ya lo creo— contestó mientras saludaba a un agente que se apostaba sobre la puerta de la sala de estar. Dev abrió la puerta y empujó a Lauren hacia adentro, casi levantándola del suelo.

—Devlyn!— Exclamó Lauren. —¿Es malo que esto me esté excitando?

Dev cerró la puerta de un golpe y estrechó a Lauren entre sus brazos, forzando a la más pequeña a reclinar su cabeza para poder ver su cara. No se molestó en decirnada. En lugar de eso, capturó a Lauren en un sorprendente y apasionado beso que las dejó a ambas sin aliento.

—Hola— dijo Dev con suavidad cuando sus labios se separaron finalmente. Su corazón latía tan fuerte que apenas pudo oír las palabras mientras las pronunciaba. —Te he echado mucho de menos, de verdad.—

Lauren respiró profundamente y abrió los ojos. Se acurrucó más, si cabe, en el abrazo de Dev, saboreandolas reacciones de su cuerpo ante la proximidad de su amiga, y disfrutando la cálida sensación del cuerpo de Dev pegado al suyo. Guau. Lauren miró a Dev a los ojos y suspiró emocionada. —Hola. Yo también te he echado de menos—

—Ejem...— Desde el otro lado de la habitación, Emma se aclaró la garganta. —Yo también te he echado de menos, Dev....— bromeó imitando a Lauren. Emma estalló en carcajadas, tantoque Lauren sentía como la vergüenzay el rubor le salía por las orejas.

—Muy graciosa, Emma. ¿Cómo está todo el mundo?—

—Bueno,yo estoy bien. Los niños están en la cama. Demasiado sol y cansancio en la fiesta del Vicepresidente, me temo—

—Bueno, mañana desayunamos todos juntos, ¿vale? Me aseguraré de que Liza me deje libre a las 8:30—

—Estaremos preparados— La mujer mayor se dispuso a salir de la habitación. —Os veré a las dos mañana—

—Buenas noches, Emma— sonrió Lauren.

Dev se quitó la chaqueta y la tiró sobre una silla cercana. A continuación empezó a desabrochar su blusa. —Buenas noches—

Lauren se acomodó en el sofá y miró afectuosamente como Dev se ponía cómoda y se disponía a pedir la cena. Con un leve asentimiento por parte de la escritora, Dev pidió cena para dos.

Devlyn se sentó al lado de Lauren y cerró los ojos. —Estoy tan cansada.— Suspiró y se inclinó hacia la rubia mientras unos pequeños dedos empezaron a masajearle la cabeza.

—Entonces debes descansar—

—Tengo hambre—

—Entonces come, Devlyn— fue la simple respuesta.

Dev sonrió. —Estoy tan contenta de que estés esta noche aquí conmigo.—

—Mmmm....entonces, definitivamente deberías besarme otra vez.—

Antes de que Dev pudiera complacerla, llamaron suavemente a la puerta. —No— se quejó, cogiendo una almohada y hundiendo la cara en ella. —La cena no puede ser tan pronto. ¡Quien quiera que sea, que se vaya! No quiero ser más la Presidenta por esta noche.—

Lauren se rió ante la ocurrencia de Dev. —Descansa, yo me ocuparé de esto.—

La morena negó con la cabeza. —No— suspiró. —Si están llamando aquí, me buscan a mí. Les diré que se esfumen.— Se levantó y le dio un pequeño besito a Lauren en la punta de la nariz. —Guárdame el sitio—

Dev se dirigió lentamente hacia la puerta mientras movía el hombro. Le dolía un poco esta noche. —Espero que sea importante.—Murmuró mientras abría la puerta. Se sorprendió al ver a Michael Oaks.

—Sí, ¿Michael?— inquirió Dev en un tono aburrido. ¿Este hombre no tiene vida propia? Solamente llevaban fuera del Marine One una hora. ¿Es que no tiene novia, casa o una mascota en algún sitio? —¿Por qué está todavía aquí?—

Michael parpadeó. —Tenía trabajo que hacer, Señora Presidenta. Pero esa no es la razón por la que estoy delante de su puerta. Seguridad está reteniendo a un hombre abajo que quiere ver a la Srta. Strayer. Dice que es su marido.

—¿¿Qué??— Exclamó Lauren desde el otro lado de la habitación. —¡Exmarido!—

—Ya veo que está aquí y no en su habitación— La disconformidad de Michael se reflejaba claramente en su cara.

Lauren se unió a Dev en la puerta. —¿Judd está aquí?— sintió un retortijón en el estómago. ¿Por qué habrá venido?

—¿Conduzco a su marido a su habitación?, Srta. Strayer— Michaelno podía pensar en nada que le complaciera más que poner alguna dificultad entre el romance de Dev y Lauren. Lauren era una preocupación que de algún modo se había ganado la confianza de la Presidenta. No era algo adecuado, no era seguro. Su desprecio por la escritora sólo rivalizaba con su resentimiento hacia la Presidenta por ignorar sus objeciones.

—Exmarido— gruñó Dev. Sevolvió hacia Lauren. —¿Quieres que haga que lo echen de una patada en el culo? Sabes que puedo hacerlo—

—¿Michael?— preguntó inocentemente, sonriendo mientras la cara del hombre se oscurecía.

Dev borró la sonrisa de su cara. —No, Mr.Radison—

Lauren se mordió los labios. Se sentía tentada ante la idea de decir que sí y poder pasar un rato a solas con su persona favorita. Pero Judd no había contactado con ella en años. No vendría hasta aquí por nada.

La escritora posó su mano sobre la espalda de Dev. —Será mejor que hable con él por si es algo importante.— Se giró hacia Michael. —Puede decirle a algún agente que lo conduzca hasta mi habitación—

—No, tráelo aquí mejor,— Intervino Dev, —Si te parece bien—. Lauren asintió.

Michael desapareció rápidamente mientras ordenaba a dos agentes que llevaran al Sr. Radison hasta la Residencia. Él personalmente lo escoltaría el resto del camino.

Dev entornó la puerta. Lauren se cruzó de brazos. —Sé lo cansada que estás Devlyn. Judd y yo podemos ir a mi habitación a hablar. Estoy segura que sólo va a ser un momento.

—No confío en él— contestó Dev.

—No lo conoces—

—Sé que estaba casado contigo y te perdió, por lo consiguiente es un idiota. Y yo no confío en los idiotas.—

—Dev— Lauren movió la cabeza ysuspiró. —No fue así. Judd y yo simplemente nos distanciamos. De hecho, —dudó mientras ordenaba sus pensamientos, —nunca estuvimos muy unidos, si sabes a lo que me refiero. Aunque le quería...fue un error.—

Dev puso la mano en el hombro de Lauren, acariciándola suavemente. —Lo siento—

Lauren cogió la mano de Dev y le dio unas palmaditas. —No lo sientas. Simplemente no podía funcionar— admitió. —Él quería una esposa. Y yo quería una carrera y un compañero,y no pudimos hacerlo funcionar. Judd no es un mal tipo. Simplemente no estábamos hechos el uno para el otro.—

Lauren estaba abriéndose mucho, y lo sabía. Pero su rabia y frustración a causa de su matrimonio fallido había desaparecido hacía mucho tiempo. Y, a decir verdad, siempre había sido dirigida hacia ella misma. No había ninguna razón para abrir nuevas heridas.

La rubia no paraba de mover las gafas nerviosamente. Estaba contenta de tener a Dev cerca y apoyándola. —Simplemente no sé por qué está aquí. Judd no es un tipo muy sociable. Nunca se dejaría caer por la Casa Blanca a las 8 de la noche de un domingo simplemente para decir hola—

—No sabes seguro...—

Otro golpe en la puerta indicó que Michael y Judd habían llegado, —Adelante— dijo Dev.

Michael entró en la habitación con Judd Radison siguiéndola dudoso. Rápidamente presentó a Devlyn, la cual le dio a Judd un firme apretón de manos, esperando que el hombre no notara como se sentía realmente.

Dev tenía que darle una oportunidad, incluso era más guapo de lo que su foto mostraba. Judd llevaba unos vaqueros y una chaqueta estilo deportivo. Tenía el pelo corto, rizado y castaño. Tenía ojos azules que constantemente dirigía de un lado a otro de la habitación para observar la maravillosa arquitectura y los bonitos muebles de la Casa Blanca.

Dev despidió a Michael rápidamente, asegurándose de que dejaba a dos agentes fuera de la sala para que Mr. Radison fuera escoltado cuando se fuera. Lo cual, a pesar de que este parecía inofensivo, deseaba que fuera pronto.

—Hola, Lauri.— Sonrió Judd tímidamente mientras le daba un abrazo que se percibió incómodo para ambos.

Dev parpadeó sorprendida. La incomodidad entre la antigua pareja era palpable. ¿Estuvieron casados? Estoy menos recelosa hasta con mi estilista.

—Hola, Judd— el abrazo se aflojó lo suficiente para que Lauren pudiera mirarle a la cara. Lo observó durante un momento y de repente las lágrimas empezaron a aparecer en ambos.

Algo estaba pasando; Dev podía percibirlo. Se sintió confusa y ansiosa a la vez. Supongo que se conocen muy bien.

Lauren finalmente se separó de Judd. El familiar aroma de su aftershave flotaba en el aire. —Vamos a sentarnos— Colocó la mano en su antebrazo para dirigirle hacia el sofá. —Dime qué pasa— dijo gentilmente, mientras se le revolvía el estómago. Oh, Dios. Algo iba muy mal. Los ojos de Judd nunca mentían, aunque no podía decir lo mismo de sus palabras.

El hombre se sentó y estudió sus zapatos durante un momento.

Lauren puso la mesa de té enfrente del sofá y, con ojos suplicantes y sin palabras, dirigió su mano hacia Dev.

Dev no se habría movido más rápido ni si hubiera estado ardiendo. Con un enorme sentimiento de alivio se dirigió hacia Lauren y tomó su mano.

Judd levantó la vista, sorprendido ante la escena que se producía delante de el. Su mirada se fijo en los dedos ligados de ambas mujeres y en la cercana posición de ambos cuerpos. No cabía ni un alfiler entre ellas. —¿Sois...estáis...umm?— Lauren asintió. —Guau—, sonrió claramente sorprendido. —Eso no es lo que piensa tu padre—

La escritora siempre había sospechado que Judd y su padre mantuvieron su amistad después del divorcio. Nunca había tenido la confirmación hasta ahora y, francamente, nunca había estado lo suficientemente interesada como para preguntar. —Es algo muy reciente, Judd. Ahora dime, ¿que pasa? Sé que algo va mal. ¿Te has metido en algún lío?—

—¡No! No es eso. Yo… um.. me he mudado a Falls Church, Virginia, hace un mes. He conseguido un trabajo en una pequeña compañía de arquitectura allí. Supongo que ahora somos vecinos.—

—De acuerdo— Lauren estaba perdiendo la paciencia rápidamente. Se había olvidado de la manía de Judd de andarse siempre por las ramas y dar rodeos. —¿Y has venido a la Casa Blanca sólo para decirme eso? Vamos Judd—

—Tu padre me llamó hace una hora. He venido directamente.— Miró a Dev, un poco nervioso por su presencia. —Él quería que viniera a decírtelo en persona, Lauri, para que él no tuviera que decírtelo por teléfono.— Suspiró profundamente. —Tu ma...—

—Lo ha hecho al final, ¿verdad?— El color abandonó su cara mientras decía esas palabras. —Oh. Dios— susurró finalmente para ella misma. Al final ha conseguido lo que quería. Su estómago la amenazó con revelarse, y no estaba segura de si debía sentirse aliviada por su madre o enfadada por lo que había hecho. En ese momento todo lo que podía sentir eran nauseas.

Judd asintió rápidamente, aliviado por un momento al no tener que pronunciar las palabras. Su frente estaba llena de sudor al igual que sus manos. —Lo siento, Lauri. Tu padre...él..um.. quiere que le llames tan pronto como puedas. Ella murió hace un par de horas. No quería que estuvieras sola.—

—¡No está sola!— interrumpió Dev, su voz totalmente conmocionada. —No lo está—.

Lauren soltó la mano de Dev a pesar del firme agarre de esta. Inclinándose hacia adelante, se echó ambas manos hacia el estómago. Su barbilla temblaba levemente.—No.. no me encuentro muy bien— A Dev se le encogió el corazón ante la estampa. Los ojos de Lauren empezaron a inundarse en lágrimas.

—Vamos cariño. Creo que necesitas ir al cuarto de baño— Dev puso un brazo alrededor de la rubia y empezó a ayudarla a levantarse.

—Estoy bien,— insistió Lauren sin convencimiento, pero no se opuso a que Dev la condujera hacia el aseo. —Necesito llamar a papá— Justo en ese momento su estómago se retorció aún más. —Dios, creo que voy a vomitar— Se había olvidado por completo de Judd, el cual estaba todavía sentado en el sofá, deseando estar en cualquier otra parte. Sus piernas comenzaron a temblar.

—Lo sé— Dev tomó cargo de la situación, intentando no pensar en como se sintió cuando Jane le comunicó la muerte de Samantha. —Déjame ayudarte.— Necesito ayudarte. Tan pronto como Lauren estaba lo suficientemente lejos de la mesilla de té como para poder agarrarla bien,la rodeó por la cintura y la condujo hasta el aseo. —Por favor, espera— le dijo a Judd sin dirigirle ni una mirada. —Volveré en un momento—. Judd asintió dubitativamente.

Cuando la puerta del baño se abrió Lauren se precipitó hacia adentro y cayó sobre sus rodillas, vomitando en el váter.

Dev cogió las gafas de Lauren antes de que esta las perdiera. Rápidamente a la vez que las guardaba en su bolsillo, sujetó el pelo de Laurencon la otra mano, ofreciéndole a su pareja tranquilas palabras de apoyo.

Cuando acabó, Lauren se sentó sobre sus talones. Estaba temblando un poco, pero se sentía mucho mejor. Dev le dio un vaso de agua y se enjuagó la boca con el primer trago. Acto seguido se bebió ansiosamente el resto del vaso de un solo trago.

—¿Mejor?—

Los dedos de Dev estaban masajeando su nuca. —Sí, mucho.— Lauren agarró un pañuelo y secó su boca. —Muchas gracias.— Suspiró. —Esto...habría sido mucho peor sola— Echándose hacia adelante se abrazó a las piernas de Dev.

—No tienes que darme las gracias, cariño. Esto es lo que hacen las amigas.— Y tú nunca afrontarás algo como esto sola. No si puedo evitarlo.

Domingo, 1 de Agosto

Los dedos de Lauren tecleaban sin descanso mientras los niños jugaban en el suelo con Gremlin. Un rápido comando le había permitido deshabilitar el sistema de reconocimiento de voz. Ahora estaba haciendo su trabajo al viejo estilo, pero es que no quería añadir más ruido a la habitación al tener que dictar. Sólo Dios sabía lo que haría el ordenador con todo el sonido de fondo que iba desde tranquilas risas hasta niveles por encima de lo legalmente permitido. Todo dependía del humor de los niños y el perro en cada momento.

Justo ahora, Gremlin estaba corriendo alrededor de ellos, saltando, ladrando y metiéndose entre sus piernas mientras jugaban. Para cualquier otra persona, su actitud habría pasado por la de un perro verdaderamente feliz. Pero para Lauren estaba claro que el perro no se comportaba todavía como él mismo. Estaba empezándose a preguntar si Dev tenía razón. Quizás necesitaba un psicólogo de perros. Pero los niños parecen hacerle feliz. Si Lauren estaba segura de algo en la vida, era de que Grem estaba completamente enamorado de los niños Marlowe. Ella suspiró para sus adentros. No eres el único, amigo.

Desde que ella y Dev habían vuelto a casa desde el funeral de su madre, la escritora se había encontrado a sí mismausando cualquier excusa para pasar un poco de tiempo extra con los niños, por no mencionar a su madre. Dev había sido maravillosa, y Lauren estaba bastante segura de que si no hubiera sido por su continuo soporte y apoyo... Sacudió la cabeza forzándose a si misma a olvidar ese doloroso pensamiento. Dev había estado con ella en cada momento, excediendo las expectativas que previamente tenía de una amistad, o de un romance.

Dev se había ocupado de todo, incluso se encargó de que la familia no fuera molestada por la prensa en el funeral y durante el rápido entierro en el cementerio. Simplemente lapresencia de Presidenta de los Estados Unidos ya era una invitación al caos. Pero Dev había dejado muy claro que iba a permanecer al lado de Lauren durante este momento tan difícil, y que nadie sufriría las consecuencias de su presencia. Lauren había sentido un gran dolor en el pecho al oír la auto recriminaciónen la voz de Dev. Pero la Prensa había brillado por su ausencia y ahora se preguntaba qué favores habría tenido que conceder Dev para conseguir eso.

No fue hasta que volvieron a Washington D.C que un periodistafotografiara a Lauren y a Dev de camino a la Casa Blanca y les preguntara sobre la causa de la muerte de su madre. Para su pesar, la escritora estalló en lágrimas. Dev gruñó —sin comentarios— y le dirigió una mirada de hielo al periodista que hizo que este se retirara de inmediato. No había vuelto a ser molestada desde entonces.

Incluso con la constante presión a la que estaba sometida, Dev había permanecido como una roca. Cuando la popularidad de la Presidenta cayó cinco puntos durante su viaje con Lauren a Tenesse, no había echo el menor caso, asegurándole a Lauren que los números remontarían cuando anunciara su intención de disminuir los impuestos.

Lauren sintió como empezaban a asomarle las lágrimas, pero no eran de tristeza. Esta vez era simplemente de asombro y admiración ante una relación y una mujer que había llegado a apreciar y a importarle de verdad. Se levantó las gafas y se limpió las primeras lágrimas con los dedos. A pesar de los eventos de las últimas dos semanas, Lauren nunca había sido más feliz.

Dirigió la miradahacia los niños, los cuales estaban ahora sentados con Gremlin y discutiendo sobre qué dibujos ver. Dev era muy cuidadosa con las cosas a las que los niños eran expuestos cuando no estaba en la Residencia. La televisióntenía restringidos los canales que no fueran apropiados para su edad.

La escritora también sabía que Dev prefería que los niños jugarano leyeran a que vieran la televisión. Lauren apagó el ordenador y lo pusosobre la mesa. A continuación se tiró sobre el suelo con los niños. –Hola, chicos.

Inmediatamente pararon de discutir cuando Lauren se unió a ellos. –Hola, Lauren!— sonrió Christopher mientras su cara se volvía de un rojo intenso.

Lauren le devolvió la sonrisa. Eres demasiado guapo para tu propio bien, Christopher. Igual que tu madre.

Aaron simplemente se acomodó cerca de Lauren deslizando una mano sobre la de ella, y apoyando su cabeza sobre su hombro.

Ashley rodó sobre su espalda y dirigió sus ojos marrones hacia la escritora. – ¿Cómo te sientes?—

Lauren se quedó sorprendida por la pregunta y parpadeó un par de veces. –Bueno, yo...estoy bien, supongo.—

—No es malo sentirse triste.

—Tienes razón. No lo es.— asintió Lauren, dándose cuenta de que Ashley había malinterpretado sus lágrimas. Se olvidaba a veces de que los niños, incluso cuando parecía que estaban en su propio mundo, eran muy conscientes de todo lo que les rodeaba.

—No,— suspiró la pequeña. – Yo estuve triste mucho tiempo cuando mami murió.

La sonrisa de Lauren era agridulce. — Mi mamá estaba muy enferma. No había mucho...

Ash puso su mano sobre el brazo de Lauren. – Aún así, no está mal sentirse triste. Mamá solía estar triste todo el tiempo.— La cara de Ashley de repente se iluminó y Lauren no pudo evitar reflejar su instantáneo entusiasmo.

— ¿Qué pasó?

— Que viniste a vivir aquí.

—¿Ah, sí?— Lauren luchó contra la necesidad de llorar de nuevo, sabiendo que eso sólo confundiría mas a los niños. Además, estaba cansada de llorar. – Eso me hace sentir muy bien, Ash. Gracias por decírmelo.—

Ashley se encogió de hombros, totalmente inconsciente del significado que una simple frase había tenido para Lauren. –Es la verdad.

—¿Qué es la verdad?— Preguntó Dev mientras entraba en la habitación con una enorme sonrisa.

Pero Ashley ya estaba de nuevo concentrada en la televisión.

Lauren se levanto para dar la bienvenida a Dev. – No era nada importante.— Entornó los ojos. —¿Por qué pareces tan feliz, y por qué tengo la sensación de que no me va a gustar?

Dev se rió. –Debo empezar a tener cuidado. Estás empezando a conocerme demasiado bien, Lauren Strayer.

—Uh huh. Eso no contesta mi pregunta, Señora Presidenta. Dispara.

—Acabo de hablar con Julio, y me ha dado luz verde para volver a empezar a hacer footing otra vez. Mi cadera esta totalmente curada. De hecho vamos a salir ahora mismo. Por eso mi encantadora vestimenta.—Dev se señaló a sí misma con una mano. Vestía una camiseta azul marino, zapatillas de deporte, y unos pantalones cortos de color gris.

Lauren borró totalmente la sonrisa de su cara. –Genial.— dijo con un tono de falso entusiasmo. –Ya sabes lo que me encanta hacer footing.

Devlyn se rió. – Ya lo creo q lo sé. Pero si lo prefieres, puedo decirle a Michael Oaks que no estás preparada para venirte.

Lauren se acercó lo suficiente como para que sólo Dev pudiera oír lo que iba a decir. –Eso ha sido un golpe bajo—. Bromeó. —¿De verdad piensas que me puedes picar tan fácilmente?—

—Sí.

—Es verdad.

Dev bajó la mirada. –De hecho, esperaba poder invitarte a ti solamente y al número de agentes que David considere minimamente indispensables.

La cabeza de Dev estaba inclinada hacia abajo, pero Lauren podía percibir un serio semblante en su cara. –Hace un par de meses desde que...— continuó hablando sobre su cadera y la terapia física, y finalmente Lauren se dio cuenta de lo que pasaba realmente.

Está avergonzada de lo despacio que va a correr. Antes, podía mantener el ritmo del mejor de los agentes. Esto es algo con lo que te puedo ayudar de una manera muy fácil, cariño. –Sabes Devlyn,durante los últimos dos meses hemos estado entrenándonos en el gimnasio y andando, pero creo que no hemos corrido lo suficiente. ¿Crees que puedes bajar el nivel e ir despacio para que pueda correr contigo? Sólo hasta que vuelva a estar en forma, por supuesto.

Los ojos de Dev se iluminaron. –Por supuesto— Asintió entusiasmada. –Quiero decir... si realmente quieres que lo haga, por supuesto.

Devlyn no tenía mucho ego,se tomabaa pecho muy pocas cosas. Desafortunadamente, su estado físico era una de ellas. Lauren disfrutaba pudiendo ayudar y disculpar a su amigacuando podía, y estaba contenta de poder hacerlo ahora. Sin embargo, eso no evitaba que tuviera que morderse el labio para que no se le escapara una sonrisa. –Si de verdad no te importa mucho, me ayudaría realmente que fuéramos un poco mas lentas durante un tiempo.— Lauren dio un abrazo a Dev y le susurró al oído, —Estoy tan contenta de que tu cadera esté totalmente curada, Devlyn.— Apretó a Devlyn un poco más. El recuerdo del disparo volvía a causarle una dolorosa punzada en el pecho. –No sé que habría hecho si no te hubieras recuperado. Yo...

—Hey.— Dev al sentir como un escalofrío recorría el cuerpo de la otra mujer, hizo más firme su abrazo. Su mente intentaba entender que pasaba. –No pasa nada—. Presionó su mejilla contra la cabeza de Lauren y notó una serie de inesperados sollozos. Dev no dijo nada durante un momento para que Lauren tuviera tiempo de recomponerse.

—¿Estás bien?— Preguntó finalmente.

Lauren asintió contra su hombro.—No quería que esto pasara. Creo que lo he estado aguantando todo el día.

—Suele pasar—. Dijo Dev tranquilamente. –Lo estás haciendo genial. Mejor de lo que yo lo habría hecho bajo las mismas circunstancias.— Si mi madre se hubiera ahorcado en la sala de estar.... Dios.

—No sé por qué, pero lo dudo—. Levantó la cabeza y miró la camiseta de Dev. –Te he mojado toda.

—Como si me importara.

Lauren sonrió a Dev con sus ojos todavía llenos de lágrimas. —Gracias—

—¿Por qué?

—Por todo. Por estar ahí cuando te necesitaba. Por darme la oportunidad de mi vida con este trabajo. Por...simplemente, por todo—. Lauren respiró frustrada, no le gustaba la idea de no poder expresar todolo que quería decir.

¿Me está dando las gracias? ¿Me está dando las gracias a mí cuando el mero hecho deestar sin ella me pone enferma? –No digas tonterías, Lauren. Yo no he hecho nada que otra persona no hubiera hecho.

Unos ojos grises la miraron fijamente. —¿Quieres apostar algo?

—Lauren—. Dev sólo pudo decir esa palabra.

—Tú lo has dejado todo de lado por estar ahí conmigo—. Lauren negó con la cabeza. –No.. Nadie..—

—Nadie más es tan afortunado como yo—. Finalizó Dev por ella. Levantó la cabeza de Lauren con dos dedos. –Y pretendo que siga siendo de esa manera.

Lauren se inclinó hacia adelante y la besó sonoramente. Intentaba que Dev entendiera cada emoción que estaba sintiendo y todo lo que sentía por ella. Rompió el beso riéndose cuando los niños empezaron a gritar —eeeewwwww— y —qué ascooooo—, y Ashley empezó a imitar el ruido de un beso.

—¿Verdad que son románticos?— Preguntó Dev guasona.

Lauren se quedó sorprendida por Christopher, el cual dirigía a su madre una versión en miniatura de su mirada desafiante. Dev tiene que tener cuidado con ese pequeño hombrecito.–De acuerdo, necesito ir a cambiarme si voy a dejar que me tortures.

—No tienes que venir—. Sonrió Dev. Lauren iba a ir, y ella lo sabía demasiado bien. Una vez que hubiera dicho que iba a hacer algo, nunca daba marcha atrás.

—Lo sé, pero voy a ir—. Se dirigió hacia el sofá y cogió su portátil.

—Necesitamos conseguirte una oficina.

—No quiero una oficina—. Insistió Lauren. Era la décima vez que se lo decía a Dev desde que se mudó a la Casa Blanca. –Me gustan las vistas desde el escritorio de mi habitación. Sólo quería visitar a los niños hoy. Además, los cerezos en flor estaban impresionantes la pasada primavera. Los miraba todos los días mientras se suponía que debía estar trabajando. Dilo, sabes que es la verdad. –Estoy deseando verlos de nuevo el año que viene.

Dev intentó ocultar la sonrisa que se dibujaba en su cara apretando los labios, pero no funcionó. Tenía la imperiosa necesidad desaltar y correr como un crío y gritar —¡gracias señor!— En lugar de eso, se dirigió hacia Lauren y la besó en la punta de la nariz. El alivio que sentía por todo su cuerpo casi la hace desmayarse. –Seguro que no lo deseas tanto como yo, cariño.

Martes, 12 de Agosto.

Dev llamó a la puerta con el codo. Dejó escapar un aliento de disgusto. Apoyando la pesada caja contra la pared, levantó una mano para tocar de nuevo, perola caja casi se cae y decidió no volver a arriesgarse.La Presidenta dejó el paquete en el suelo y volvió a tocar. –Vamos, Strayer! ¡Sé que estás ahí! ¡Tú y ese pequeño demonio con el que vives podéis correr pero no esconderos!

Lauren abrió la puerta y se quitó las gafas. – Estaba al teléfono con el Ministro de Justicia. ¿Sabes que piensa que eres bonita?

Dev sonrió. –Soy bonita. ¿Pero te gustaría ver lo que no es bonito?— Se inclinó y volvió a coger la caja. –Bueno. ¿No me vas a invitar a entrar?

—¿Dónde está ese pequeño monstruo con el que vives?

—¿Grem?— Se encogió de hombros. –No estoy segura. Por aquí, en algún lado—. Era mentira y lo sabía. Le había visto meterse debajo de la cama hacía una hora, aunque no estaba al 100% segura de que siguiera allí. El pobre perro había estado muy deprimido últimamente. —¿Por qué?— ¿Qué has hecho ahora? ¿Grem?
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  LLuna el Febrero 14th 2011, 2:12 pm


¡¡¡ Ayyyy como me gusta éste relato!!!! chicaenamorada


Jul , eres mi segunda heroína es que el primero ya está cogido
avatar
LLuna
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 125
Personajes favoritos : TINA
Fecha de inscripción : 07/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Invitado el Febrero 14th 2011, 5:33 pm

pero qué nervios!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Invitado el Febrero 15th 2011, 3:07 pm

LLuna escribió:
¡¡¡ Ayyyy como me gusta éste relato!!!! chicaenamorada


Jul , eres mi segunda heroína es que el primero ya está cogido

ohhh pensaba que era especial.... Razz

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  LLuna el Febrero 15th 2011, 8:54 pm


Y lo eres Shizu , la primera es la que más marca y recuerdas así que ya sabes , siéntete

especial porque lo eres
avatar
LLuna
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 125
Personajes favoritos : TINA
Fecha de inscripción : 07/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Invitado el Febrero 15th 2011, 8:56 pm

I love you

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  julia el Febrero 15th 2011, 10:12 pm

Shizu, no te pongas celosa No que lluna tiene un corazón muy grande y cabemos todas corazoncitos
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  julia el Febrero 15th 2011, 10:34 pm

—¡Porque pretendo que se haga cargo de la manutención! ¡O que se responsabilice al menos! ¡O… o… arrghhhhhhh… algo!

Ooo, ahí está de nuevo esa vena hinchada en su frente. — ¿De qué estás hablando? — rió Lauren.

Dev se hizo a un lado para dejar a la vista a una enorme, hinchada y completamente embarazada perrita Pomerana. La hembra levantó la cansada cabeza y lloró suavemente. — ¿Te acuerdas de la perra de mi madre tan cara y de pura raza? — Dev movía el pie impacientemente. — ¡Esto es todo lo que queda de ella!

Lauren estalló en carcajadas y se alejó un poco de una malhumorada Dev. — ¡Lo siento! ¡Lo siento! — Continuó riéndose.

—¡No es gracioso! Tengo problemas con mi madre. ¡Si pudiera alcanzar mi trasero con su cuchara de madera, en estos momentos no me podría sentar!

El comentario de Dev no ayudó a calmar la risa de Lauren. — Tu madre te perdonará cualquier cosa, y lo sabes. Además ¿Cómo sabes que fue él quien lo hizo? — Inquirió, intentando a la vez cubrirse la risa con la mano. — Él no puede ser el único perro de la zona.

Dev arqueó una ceja. — Mira lo infeliz que es. — Señaló a la perra, cuya enorme barriga la obligaba a acostarse de lado como si fuera un cerdo mutante. — ¡Sólo dormir con Gremnlin podría hacer que un perro se sintiera tan patético!

Lauren entornó los ojos, pero cuando miró hacia abajo y vio a la triste perrita ante ella no pudo evitar exclamar — Oh… esta es la razón por la que no voy a tener niños. — Lauren giró la cabeza y silbó suavemente. — Gremlin, arrastra tu trasero hasta aquí ahora mismo.

El avergonzado animal salió lentamente de debajo de la cama. De repente, se paró y olfateó el aire. Su rabo empezó a moverse rápidamente y salió disparado hacia donde estaba la perrita. La "Princesa" Pomera empezó a gruñir y su rabo empezó a moverse también, golpeando rítmicamente las paredes de la camita donde estaba metida.

—Ah ¡jaa! — acusó Dev.

—¡Eso no prueba nada! — Exclamó Lauren cuando la redonda mascota intentó sentarse para dar la bienvenida a Grem. — De acuerdo — admitió — eso lo prueba.

La escritora se apiadó de Grem y lo entró en la cama, situándolo cuidadosamente al lado de Princesa. Eso no fue una tarea fácil, considerando que levantar a Grem era como levantar un torpedo en movimiento, y que ambos perros estaban moviéndose tanto que parecía que tenían espasmos.

Los perros empezaron a hacerse arrumacos. Grem ronroneaba como un gato durante todo el tiempo.

—¡Parece tan feliz ahora! Deben haber estado echándose de menos. Aww… Grem, que romántico eres. Estabas lamentándote por tu novia todo este tiempo. — ¿No es dulce, Devlyn?

—Sí, — asintió Dev. — realmente dulce.

—Parece que Grem va a ser papá. — Sonrió Lauren. — Supongo que eso te convierte en tía.

—¡De esto nada! ¡Son todo tuyos! — Dev hizo hincapié en cada palabra. — Grem es tuyo, y él la embarazó. Que lo pases bien, abuelita. Mi madre ha desheredado a la pequeña vagabunda y, por supuesto, yo no los quiero.

Dev luchó por mantener su indignación y su enfado, pero se iba derritiendo más rápido que la nieve un 4 de Julio

Pero un pequeño brillo en los ojos de Dev la delató. No estaba enfadada de verdad y Lauren lo sabía. Caminó hacia Dev y se puso de puntillas, dando a Dev un tierno beso en la mejilla. Cuando se retiró pudo ver que el gesto de la Presidenta se había suavizado considerablemente. — No seas tonta. — Besó de nuevo a Dev, esta vez en la barbilla. — ¿Cómo puedes enfadarte ante el amor verdadero? Por favor.

Dev luchó por mantener su indignación y enfado, pero estos se iban derritiendo más rápido que las figuras de hielo en el 4 de Julio Hizo un último esfuerzo de mantener su postura altiva, pero falló miserablemente. De nuevo.

Lauren se rió maliciosamente. Enredó sus dedos por el denso y negro pelo de Dev y la besó intensamente.

Durante un largo y hechizador momento, ambas mujeres se olvidaron de los perros y del mundo.

Devlyn se lamió los labios cuando rompieron el beso. — Genial.

Lauren sonrió. — Mmmm hmmm…

El gruñido feliz de Gremnlin hizo que la atención de las dos mujeres se volviera a fijar en la parejita. Lauren se rascó la mandíbula pensativamente. — Bueno, piénsalo de este modo, Devlyn. Los niños, finalmente, tienen su propio perro.

—Oh, ¡no! — Dev sacudió la cabeza vigorosamente. "No nos vamos a quedar ni siquiera uno de esos pequeños demonios venidos del infierno. Así que esta parejita ya puede ir buscando hogares para sus semillas del diablo en cualquier otro sitio.

Lauren miró hacia abajo e hizo una mueca. — Van a ser… ummm… unos cachorros… un poco feos. "

—Estás siendo muy amable.

—Lo sé.

—Mi madre dice que el parto puede ser en cualquier momento, por eso espero que sepas algo sobre el parto de cachorros. Ahora si me disculpas, tengo una cita con el Ministro de Salud y Asuntos Sociales.

—Eso es genial. ¿Me puedes recoger un impreso para manutención alimentaria?

Dev se rió y negó con la cabeza. — Hablas como una verdadera Demócrata. Y no, no lo haré, pero me daré por satisfecha con que los esterilices.

Gremlin escogió ese momento exactamente para empezar a gruñir mucho mas fuerte. Princesa, por el contrario, permaneció en silencio.

—Jajaja, hablas como una verdadera emancipacionista.

—Prefiero emancipadora.

—Oh, ¿de verdad? — sonrió Lauren mientras cruzaba los brazos.

—Absolutamente. Porque así, mi amor, — Dev se acercó a Lauren, y hablando en su más profunda y sexy voz añadió, — puedo hacer que te liberes.

Lauren se inclinó hacia adelante hasta que su frente reposó sobre el pecho de Dev. Respiró profundamente. — Dios, me encanta cuando hablas sucio.

Ambas mujeres se echaron a reír.

Viernes, 13 de agosto

Dev se retiró del escritorio y dejó caer el boli claramente enfadada. — Dios, todo esto me pone enferma.

El Fiscal General Millar se inclinó hacia delante, haciendo crujir la silla mientras apoyaba sus antebrazos en el escritorio. — Tenemos que hacer una declaración para el país.

—Cuantas veces tengo que decir que esto no tiene nada que ver con el país, sino con un chico de 15 años! — gritó indignada.

—Un chico de 15 años que intentó matar a la Presidenta! — David cerró los ojos y sacudió la cabeza. Sabía que Dev iba a reaccionar de este modo. — Señora Presidenta, lo siento, pero estoy de acuerdo con el Fiscal General en esto.

—Más vale que tengas cuidado, David. El ACLU (Unidad para las Libertades Civiles de los Americanos) puede retirarte tu carné de socio por esto.

Miller se cuadró de hombros. — Esto es un tema serio, Señora Presidenta.

La cara de Dev se volvió de piedra. — No es necesario que me lo recuerde, Sr. Millar.

David intervino, esperando cortar la discusión. — Fue lo suficientemente mayor para comprar una pistola en la calle, planear el crimen durante semanas, colar un arma sin ser detectado por el Servicio Secreto o cualquier otro equipo de seguridad y dispararte tres veces. Esas no son las acciones de un niño, Sra. Presidenta.

—Nuestros informes están listos. Nuestra posición es firme. Estoy seguro de que ganaremos. — Dijo Millar confiado.

—Esto no debería ser sobre ganar o perder. Estáis hablando sobre, meter por el resto de su vida en una penitenciaría federal de máxima seguridad, a un chico que todavía es demasiado joven para afeitarse, y que gasta más dinero en medicación para el acné que en gasolina.

—Con el debido respeto, Sra. Presidenta, mi trabajo es procesar. — Miller se apoyó sobre el escritorio y se levantó. Ya había oído suficiente. Durante toda la reunión, la Presidenta había insistido en que justificara, no sólo los métodos de su oficina, sino también sus decisiones como Fiscal General. Si así era como actuaba Devlyn Marlowe ahora, cuando fueran a jucio prácticamente estaría testificando para la defensa! El hombre se detuvo al lado del escritorio y Dev se levantó para encontrarse con su desafiante mirada. — Mi trabajo no es hacer lo que es mejor para Louis Henry. Él tiene tres abogados que están cuidando sus derechos muy bien.

—¡Ya es suficiente Bill! — No era que David estuviera en desacuerdo con él. Pero podía ver que Dev estaba apunto de estallar, y discutir no era la mejor manera de solucionar el problema.

—Yo estoy de acuerdo en que Louis Henry es peligroso y que debería ser puesto en prisión el mayor tiempo posible. Me acuerdo de ello cada vez que me miro al espejo. — Alzó la mano y se tocó la pequeña cicatriz que le quedó en la sien izquierda. — Sólo digo que una penitenciaría federal es el sitio equivocado para él en este momento. Seguro que podemos encontrar algo más.

—¿Nos disculpa un momento? — David dirigió la mirada hacia la puerta. Me gustaría hablar con la Presidenta a solas un momento.

—Por supuesto. — Miller se alejó y salió enfadado de la oficina de Dev.

Dev se sentó de nuevo en el sillón. — Vas a gritarme, ¿no, David? Lo sé. Las venas de tu cuello están hinchadas y tu voz tiembla un poco. Beth tenía razón. Estás en una edad de riesgo para un ataque al corazón.

David gruñó frustrado, no queriendo sonreír ante el chiste de su amiga. No quería decir lo que iba a decir a continuación. A veces mi trabajo apesta. — Te hará parecer débil no ir tras Henry inflexiblemente.

La respiración de Dev empezó a agitarse de nuevo.

El Jefe de Personal levantó las manos. — Tranquiliza tus caballos, Devil! Y por una vez déjame terminar.

Dev cerró la boca de golpe.

—Cada debate político en la nación ya ha especulado por qué no has hecho este movimiento antes. Los Republicanos empezaron a murmurar hace tres semanas. Ahora, hasta los Demócratas más conservadores se les están uniendo. Estás apoyando una ley criminal justo ahora que incluye tu ADN en una base de datos. No es el momento de parecer flexible o débil ante el crimen!

—David…

—No he acabado. Sé que no te gusta Miller. Es agresivo y arrogante, y es asquerosamente bueno en su trabajo. Pero esta vez tiene razón, Dev. Louis Henry tiene que estar en prisión, no en un centro de menores. Lo creo realmente, no lo digo sólo por las implicaciones políticas.

Dev se cruzó de brazos y alzó las cejas. — ¿Puedo decir algo ya?

—Uh, sí. — David se rascó el cuello.

—Si esto es sobre el chico y no sobre mi política criminal, ¿por qué tanta charla?

David se encogió de hombros. — Me pagas para contarte la consecuencias políticas de las cosas. Esta vez, sin embargo, parece ser que lo que es lo mejor para ti, también es lo mejor para la política. Necesitas confiar en tu equipo.

Dev no podía soportar ver los ojos preocupados de David clavados en los suyos. Se levantó del escritorio y se dirigió hacia la ventana observando el despejado cielo azul. Se dio a si misma una gran patada en culo y agregó, — Odio esto David, no puedo dejar de pensar en mis hijos. Es como si este juicio hubiera tocado algún nervio sensible. Sólo puedo pensar en lo que los padres de Louis deben estar pasando.

—Y te sientes culpable porque ir a por él justo ahora te va a beneficiar en tu carrera.

—Sí. — Dev se volvió hacia su mejor amigo sin saber que decir. Sabía que si se empeñaba podía conseguir lo que quería. Pero ella nunca desobedecía los consejos de David. Eran muy valiosos y casi nunca equivocados. — Piensas que estoy muy implicada en el caso, y que esto está afectando mi juicio, ¿verdad?

—Sí

—Y que debería alejarme o dejarlo a otros.

—Sí

—Y que debería dejar que Miller siguiera con su propósito y que el Tribunal decida si Louis Henry debería ser juzgado como una adulto o no.

—Sí

—Y disfrutar de los beneficios políticos sin remordimientos.

—Sí

Dev suspiró pesadamente. — Estas conversaciones son siempre tan reveladoras, David. Debemos tener otra más pronto.

David sonrió. — Seguro que la tendremos. Bien, — David dio una palmada, — supongo que debería ir a por él.

—Supongo. — Dev sonrió cuando en lugar de dirigirse hacia la puerta, David se unió a ella en la ventana y puso la mano sobre su hombro. — Te das cuenta que Liza probablemente va a pegarme un grito en los próximos treinta segundos. Ya llego tarde a mi próxima cita.

—Es verdad.

—Bueno, no es muy propio de ti malgastar unos cuantos segundos cuando podrías estar dándome una de tus charlas. Así que suéltalo, ¿qué quieres saber?

Una sonrisa maligna se formó en los labios de David. — ¿Dónde exactamente tiene Lauren el tatuaje?



Sábado, 14 de agosto.

Dev estaba sonriendo como una tonta mientras ofrecía su mano a Lauren galantemente para ayudarla a salir de la limusina. — Sabes que ahora es oficial ya, ¿no? La prensa estará sobre nosotras de nuevo. — Se agarró del brazo de Lauren y con una exagerada lentitud se encaminó hacia las escaleras de la Casa Blanca.

Lauren se inclinó hacia Dev. — Después de una noche como esta, Señora Presidenta, la prensa se puede ir al infierno. No me importa lo que escriban sobre nosotras.

Dev se rió ante la respuesta de Lauren. — No les des carta blanca o se convertirán en unos buitres.

—¿No lo son normalmente?

—Buena respuesta. Cuando Sharon haga la rueda de prensa sobre esta noche, mencionará que eras mi acompañante. Entonces ya no habrá más desmentidos. ¿Estás preparada para eso?

La respuesta vino más rápidamente de lo había pensado. — Absolutamente. — Su integridad como biógrafa de Dev se situaría en el punto de mira. Pero, ¿no lo había estado ya antes? Devlyn estaría a su lado, y sabía de corazón que estaba preparada para ese reto. Lo que sentía por Dev, cómo se sentía cuando estaban juntas… todo eso merecía esos inconvenientes.

Dev se preguntó si sus mejillas padecerían un daño permanente si continuaba sonriendo de esa manera. Estaba tan orgullosa en ese momento que casi dolía. — ¿Estás cansada? ¿Te puedo invitar a una copa? Resulta que tengo un brandy increíblemente caro escondido en mi habitación.

Lauren miró hacia el cielo, plagado de un millón de estrellas. Aunque esta noche no envidiaba su posición allá en lo alto. Esta noche, las cosas aquí en la tierra eran maravillosamente mágicas. Habían ido a cenar y al teatro. La comida había sido exquisita, la representación la había hecho llorar, y la compañía ha sido inmejorable. El Servicio Secreto había estado allí, como siempre, pero desde que dispararon a Dev, cada vez le costaba más resentirse por su presencia. Lauren se rió para sí misma. Quizás me estoy acostumbrando a esta vida loca. No, no me estoy "acostumbrando", sólo estoy llevando mejor lo de aceptar las realidades.

A pesar del hecho de que esta había sido la primera aparición pública de Lauren y Dev como pareja, cuando una retirada estrella del rock hizo su aparición en escena, ésta captó toda la atención de la gente, para satisfacción de la nueva pareja. Lauren se preguntó de repente si había sido todo fruto de una agradable casualidad, o de las maquinaciones de cierta morena que era conocida por ser capaz de parar el mundo cuando realmente quería algo.

—Me siento genial ahora mismo, Devlyn. — Juntó su cadera a la de la otra mujer. — No estoy cansada para nada, y me encantaría tomar esa copa contigo. Pero antes de hacerlo, hay algo terriblemente importante que debes saber.

—A ver, veamos qué es eso tan importante, Srta. Strayer. — Dev se quitó la bufanda de seda de su cuello y la lió alrededor de los hombros de Lauren. — No me digas que tienes un novio celoso que se va a presentar aquí esta noche, y a quien voy a tener que romperle la nariz.

Lauren cogió la mano de Dev y la levantó para examinar sus largos dedos a la luz de la luna. — ¿Has hecho eso alguna vez? — preguntó curiosa. — Pegarle a alguien, quiero decir.

—Bueno, quizás una vez o dos… pero juro que solo cuando esa persona lo merecía.

—Tch. — Lauren le dio un pequeño golpecito a Dev en la mano pero no la dejó escapar. — No se si creerte o no. Nunca te he visto, ni de cerca, levantar una mano a los niños. Y no has dejado sin sentido todavía al Secretario de Defensa, aunque la verdad es que no has estado muy lejos. — Aunque Devlyn tenía el temperamento de un diablo cuando se la provocaba, debajo yacía una amable y sensible mujer. Lauren se preguntaba cuánto costaría enfadarla lo suficiente como para que llegara a la violencia.

Dejando de lado esos profundos pensamientos, la escritora tomó aire profundamente. Las brisas de este final de verano todavía eran cálidas y húmedas, y el aroma a flores frescas flotaba en el ambiente. Casi se arrepentía de estar dando los últimos pasos hacia el interior de la Casa Blanca. — Lo que quería decirte es que odio el brandy. Siempre lo he odiado. Supongo que no sería posible tomar algo más complicado, como una perfecta y helada jarra de cerveza.

—Hmmmm… — Dev pretendió meditar su petición. — Sí, creo que puedo conseguir algo de eso. O al menos el personal de cocina puede. Quizás incluso pediré otra para mi y les diré que traigan un poco de helado también.

—Oooo… finalmente has sobrepasado mi ideal de perfección, Sra. Presidenta. — Lauren saludó con una sonrisa a varios miembros del personal de limpieza que estaban puliendo las escaleras mientras cotilleaban sobre sus parejas de telenovela favoritas. Se levantó los bajos del vestido y subió las escaleras sin ningún problema a pesar de sus afilados tacones. — ¿Debería cambiarme primero?

—Hmm, te diré qué haremos. Ven conmigo y te prestaré un chándal presidencial cómodo y ancho. Es lo que me voy a poner yo también. — Dev giró la cabeza y le susurró a Lauren en el oído, — sólo hay una cosa más cómoda.

Lauren tembló al sentir el aliento caliente de Dev en su oreja. — Si dices algo que contenga la palabra desnudo, voy a saltar sobre ti aquí mismo, en el pasillo. Te lo juro, Devlyn.

—Y se supone que eso debe frenarme para que no lo diga… — Dev se rió, asiendo aún más fuerte la mano de Lauren. — Tienes una mente muy sucia. Así que supongo que tendré que asegurarme de no decir la palabra desnuda hasta que lleguemos a mi habitación. No queremos dar un espectáculo.

—Mentirosa.

—Ohh, Srta Strayer, — la voz de Dev tenía un tono solemne pero juguetón a la vez — ¿he hecho algo que le haga pensar que no soy sino una amante muy privada y muy apasionada? — Esperó hasta que un encantador rubor empezó a mostrarse en las mejillas de Lauren. Maldita sea, es adorable. Ojalá supiera lo que esta pensando.

Lauren suspiró profundamente. Ok, tú empezaste esto, así que ahora no te acobardes. — Honestamente, Devlyn, no estoy segura. No me has dado ninguna señal clara hacia un lado u otro en lo que se refiere a… — Se mordió la lengua, entonces susurró. — Ya sabes. Esta claro como el barro.

Durante los dos últimos meses las mujeres se habían besado. Mucho. Muchísimo. Pero la cosa no había pasado de ahí. Por una parte, Lauren daba gracias. Le había dado tiempo a acostumbrarse y aceptar ciertos aspectos sobre sí misma y sobre cómo sería mantener una relación romántica con Devlyn. La mujer más alta estaba siendo increíblemente paciente sobre todo eso. O estaba increíblemente asustada. Lauren no podía decidirse por una. Pero nunca le había metido prisas, nunca la había presionado. El problema era que Lauren ya no era tan paciente como Dev. A la vez que sus ansiedades acerca de una relación con Devlyn más física e íntima se iban haciendo mayores, su líbido empezaba a tambalearse. Escandalosamente.

¡Encima estaba ese maldito libro! Era imposible que una mujer pudiera leer El gozo del sexo lésbico sin que acto seguido necesitara probar alguna de esas cosas. La imagen mental de Lauren de ella y Dev haciendo lo que ponía en la página 212 era casi suficiente para hacer estallar su cabeza. Oh, sí. Quería probar eso, especialmente.

—¿Qué quieres decir con… "ya sabes"? — Dev la atormentaba más. — No, no sé a qué te refieres para nada. Esquiar, patinar… — Abrió la puerta de su suite privada y encendió una lámpara de pie. Esta dejaba la habitación casi en penumbra, pero era más que suficiente para ver.

—Perra.

—¿Es así como te diriges a la Presidenta de los Estados Unidos? Tsss, tsss, pequeña. Puedo hacer que te azoten por eso. — La puerta no estaba cerrada todavía, y Dev estaba quitándose sus tacones. Uno voló por toda la habitación, golpeando la pared. — Aghh, ahora se explica porque nunca llevo. No sé como puedes soportar esos pequeños que siempre llevas. Ahh, esto está mucho mejor. — Gimió mientras cerraba los ojos y se masajeaba los pies.

El sonido del gemido de Dev y su imagen en ese ajustado vestido negro con la cabeza hacia atrás y los ojos cerrados, era más que suficiente para que cada gota de sangre del cuerpo de Lauren se dirigiera inmediatamente hacia el sur de su cuerpo. — Dios mío. — murmuró mientras se humedecía los labios. — Estás intentando matarme, ¿verdad?

Dev abrió los ojos y se encaminó hacia la escritora, la cual estaba apoyada sobre el brazo del sofá. Se inclinó y posó sus labios sobre los de Lauren, jugando con la suave piel de alrededor de su boca mordiéndola y chupándola. Cuando ambas tenían la respiración entrecortada Dev se retiró y soltó aire, prácticamente deshecha por su propio juego. — No, no estoy jugando contigo para nada. — mintió descaradamente mientras se dirigía hacia el vestidor con unas piernas temblorosas.

Lauren gimió. — J

Lauren susurró. — “Repito: mentirosa.” Sonrió a la risa ahogada de Dev. “Odio tener que hacerme esto, Sra. Burlona. Pero me temo que voy a necesitar ayuda con estos botones. Emma estaba conmigo cuando me vestí.” Lauren se volvió, mostrándole una hilera de botones perlados que se abrían paso desde el comienzo de sus nalgas hasta el medio de su espalda. “Puedo alcanzarlos todos, pero son ajustados, minúsculos y me desesperan. ¿Me echas una mano?”

¡Sería un placer! —“¿Quién se burla de quien ahora?” Dev se desplazó detrás de Lauren y muy lentamente empezó a desabotonar su vestido. —“Pero recuerda, cariño,” apartó el cabello de su cuello y se acercó para probar su piel, —“Yo no pierdo con elegancia.”—Delicadamente deshizo cada botón, dejando que el dorso de su mano rozara la piel suave que no había sido tocada de ese modo desde hacía mucho tiempo.

—“Devlyn.” Gimió Lauren. Sus ojos se empezaron a entrecerrar. Su sangre empezó a palpitar caliente dentro de sus venas, aunque sabía que esta era la dura venganza a su petición de desabotonar el vestido. Desafortunadamente, a su cuerpo no le parecía importar. —“Se buena,” dijo arrastrando las palabras. — “Tú... dijiste algo sobre sudaderas.”

—“Claro que lo hice.” Dev rozó el cuello de la escritora sólo un segundo antes de darle un pequeño mordisco y deshacer el último botón. Pasó su mano por la espalda desnuda de Lauren antes de girarse sobre sus tobillos e irse al baño. “Sabes donde están. Búscalas.” Oh, Dios, necesito un vaso de agua bien fría… Y vaciarlo sobre mi cabeza.

Lauren respiró profundo. Sus ojos se rajaron y miró a Dev mientras desaparecía dentro del baño. “Malvada. Sencillamente malvada,” susurró.

Gran parte de Lauren quería seguir a Dev dentro del baño. Tan sólo con ese ligero empujón sospechó que terminarían en la cama, juntas. Pero Dev sólo parecía satisfecha jugando y bromeando, progresando con firmeza, pero muy lentamente. Lauren podía hacerlo. O eso esperaba. Un momento de duda la aisló de todo, y se rió de si misma, convencida de que después de que la sangre de su cuerpo fluyera directamente hasta su cerebro, estaría bien.

La mujer rubia se estaba subiendo las mangas de una de las sudaderas de Dev cuando la Presidenta salió del baño vestida con una bata azul marina de lana. Ya no había vestido, ni maquillaje ni prendas. El cabello alrededor de su rostro estaba ligeramente húmedo, y lucía cómoda y satisfecha. Durante el tiempo en el que Dev estuvo en el baño, la temperatura de Lauren se las había arreglado para normalizarse. De hecho, eso, junto con el poderoso aire acondicionado de la Casa Blanca, Lauren estaba sorprendida de estar luchando contra el frío. Se vistió sonriendo por el suave material abrigando su piel. La verdad era que disfrutaba vistiéndose con las sudaderas de Dev. Por una parte, porque eran de Dev y olían diferente a sus otras ropas, aún cuando Emma y toda la familia Marlowe usaban el servicio de lavandería de la Casa Blanca. Por otra era porque de verdad molestaba a Michael Oaks verla compartir cualquier cosa con la Presidenta. Atrévete a fastidiarme de nuevo, neurótico imbécil.

Dev miró a Lauren y le hizo saber con un gesto que se girara mientras se vestía con otro juego de sudaderas que estaba fuera del vestidor. La escritora se giró obedientemente enfrentando la pared, pero miró a hurtadillas sobre su hombro justo mientras Dev se desvestía.

—“Ojos al frente, Strayer,” Bromeó Dev mientras se ponía los pantalones.

Lauren chilló mientras volvía bruscamente la cabeza al frente. Pero ya había obtenido un buen vistazo de una absolutamente increíble parte trasera. Su mente se extravió en el momento en el que estaban en la cabaña Marlowe en Ohio. Oooo... Es como un sexy rompecabezas que tengo que ordenar pieza por pieza. Y al final... oh, Dios. Una sonrisa enorme curvó sus labios ante al delicioso pensamiento.

Manos fuertes sobre sus hombros la sacaron de sus pensamientos. —“¿Aún te apetece esa cerveza?” — “Uh huh.” Asintió Lauren, antes de volverse. El capítulo seis era todo sobre como usar la comida... ¡para! ¡Ya para! Vas a volverte loca.

La habitación de Dev era grande y espaciosa, así que se situaron en la sala de estar sobre un gran y mullido sofá, acurrucándose juntas. Ya habían hecho esto muchas veces antes, especialmente cuando Dev tenía algo en mente y sólo necesitaba hablar de ello. Ambas mujeres estaban bien con ello, todo eso hablaba por si sólo de su creciente camaraderíae intimidad como amigas. Lauren dejó sus piernas sobre el mueble y se apoyó sobre el hombro de Dev.

Suspiró mientras el peso familiar del brazo de Dev se situaba alrededor de ella. —“La obra estuvo maravillosa. Gracias por haberme invitado a salir.”

—“Oh, fue un placer. Créeme. Me alegra que hayamos llegado al punto donde podamos salir en público. La prensa va a perder la cabeza. Pero espero que sea por poco tiempo. Los conservadores estarán en guardia. Todo se va a calentar un poco y seremos llamadas por nombres desagradables. Pero si mantenemos bajas nuestras cabezas y permanecemos quietas, la tormenta se irá.”—

—“Confío en ti, Devlyn.”—

—“Me alegra escucharlo, Super Ratón”—

Los ojos de Lauren se perdieron sobre la repisa donde una fotografía de los niños Marlowe se mostraba orgullosamente. Sonrió al verla. Habían sido muy dulces al tratar de animarla después del suicidio de su madre. Especialmente Ashley. Le habían hecho tarjetas con sus dibujos mostrándoselas para que las pusiera en su habitación. Pero en su corazón Lauren sabía que no era justo para ellos comparar la pérdida de su madre con la de ella. Tuvo 31 años para conocer a su madre y falló. A esos dulces niños les fue robada esa oportunidad prematuramente. —“Háblame de Samantha, Devlyn,” — Lauren se sorprendió al pedírselo. —“No hablas mucho de ella.”—

Dev se tensó por un momento e inconcientemente atrajo a Lauren más cerca de ella. —“Estudiaba ciencias políticas cuando la conocí en la universidad y era tres años mayor que yo. David y Beth nos presentaron y caímos atraidas la una por la otra enseguida. Salimos durante casi un año antes de que le propusiera matrimonio. Y poco después tuvimos una ceremonia de compromiso.” — Dev empezaba a acariciar el brazo de Lauren con la punta de sus dedos.

Echó un vistazo a Lauren, quien la miraba con genuino interés, así que reticentemente continuó.

—“Ocho años después de eso, tan pronto como se hizo legal en Ohio, tuvimos un corto servicio civil. Pero ya estábamos casadas en nuestros corazones. Tuvimos tres niños, y la amé muchísimo.” —Una sonrisa amarga bordeó el camino sobre los labios de Dev. —“Vosotras hubieseis sido muy buenas amigas.” —Se encogió de hombros. —“No creo que haya nada más que decir.”

Lauren frunció el ceño y se giró entre los brazos de Dev hasta que estuvieron en frente una de la otra y pudo mirarla a los ojos mientras hablaba. —“Creo que estás equivocada. Creo que hay mucho más que decir acerca de alguien quien, obviamente, fue tan importante en tu vida.”—

Dev se encogió de hombros nuevamente, dos cejas oscuras se juntaron. —“Supongo que si lo hay. Sólo no que no sabría que decir.”—

Tranquila y sin ser vista, Devlyn se quedó mirando la pared por tanto tiempo que Lauren decidió cambiar el tema. Abrió la boca para hablar cuando el suave zumbido perforó el silencio de la habitación.

—“Sam fue la única mujer en la que confié lo suficiente como para darle mi vida completamente. Ella sostuvo quien fui en la palma de su mano en el centro de su corazón. Intrigó mi mente, desafió mi alma y calmó mi cuerpo y mi espíritu. Cuando murió, estuve segura de que había perdido todas esas cosas para siempre.” —Miró a la mujer que sostenía entre sus brazos y sonrió suavemente. —“Pero creo haberlas encontrado otra vez.”—

¿Calmó su cuerpo y su espíritu? Jesús. ¡Pensé que no sabía que decir! Lauren trató de sofocar el rayo de celos que la recorría por aquellas palabras. Tú le preguntaste, Lauri. Ahora aguántalo y aprende a vivir con su respuesta. Tú sabías que ella la amó así. Pero de alguna forma, era diferente oírlo desde los labios de Dev.

La mujer más pequeña se apartó de Dev inconscientemente.

—“Oh, Dios, lo siento tanto.”— Cerró los ojos. ¡Demasiado, idiota! ¡Fue demasiado! —“No quería... digo... no quise herirte ni que te sintieras mal.”—¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! Dev se acercó mientras Lauren se retiraba, sin querer dejarla ir. — “¿Cómo puedo compensarlo, Lauren? No quiero que sientas celos de Sam. Ella fue parte de mi vida, sí. Pero parte de ello se terminó y está,” se detuvo, sintiendo el comienzo de su lágrimas, “muerto.”— Se limpió el rostro. —“Sé que necesito seguir con mi vida, y quiero seguir mi vida contigo a mi lado.”—

Lauren deslizó sus manos a través de las sombras y limpió las lágrimas de Dev con delicados dedos. — “No quise hacerte sentir mal. Soy yo quien debería disculparse, no tú. Quiero saber acerca de ella.”— Abrió lastimosamente los ojos grises a su amiga. —“Sólo que fue un poco difícil de oír. Me tomó por sorpresa. Pero fue precioso, y me alegra que hayas tenido eso... y a los niños.”— Sonrió débilmente y tomó en sus manos las mejillas de Dev. —“Fui yo quien preguntó acerca de ella, ¿no? Así que, está bien. Lo prometo,”— susurró. Lauren se acercó y suavemente besó las húmedas mejillas de Dev, degustando los restos salobres de las lágrimas.

Gracias a Dios. —"No quiero hacerte sentir menos especial o importante en mi vida. Y ciertamente no quiero hacerte sentir como si tuvieras que competir con ella, porque no es cierto"—Dev respiró profundamente.

"De perdidos al río...—Ya que estamos hablando de Samantha, será mejor que vaya hasta el final. Si vas a pensar que soy una completa idiota, mejor que tengas todos los datos. "Vale, voy a confesarte algo que muy poca gente sabe de mí. ¿Te acuerdas de cuando Beth me hizo aquella pregunta sobre sexo durante el juego?—

Lauren parpadeó, intentando seguir el hilo de lo que parecía un cambio de tema radical. Después asintió lentamente. —"Por supuesto".

Dev se encogió de hombros un tanto avergonzada. —"Bueno, ya te dije que sólo había estado con una persona. Ésa era obviamente Samantha"—. Lauren asintió de nuevo, todavía confusa. —"Lo daba por hecho".

—"Bueno, no es sólo que fuese la única. Emm... ambas esperamos." — La escritora miró a Dev con aire dubitativo. —"¿A tener permiso?" — aventuró de repente, ya que no tenía la más mínima pista acerca de lo que Dev intentaba decir. Ésta, por su parte, frunció el ceño. —"¿Permiso? ¿Por qué crees que necesitábamos permiso de alguien? Ambas éramos adultas. No, esperábamos a estar casadas. Bueno, yo esperaba; ella tan sólo se quejaba a su madre",— intentó bromear Dev. No me he sentido tan ridícula en toda mi vida.

Se frotó las manos para secarse el sudor, deseando no sonar tan mayor. Tan anticuada. Lauren era espontánea y aventurera. No había la más mínima posibilidad de que encontrara aquello atrayente en una compañera potencial.

—"No sé por qué. Yo era joven, y es algo que... aún hoy... me tome a la ligera". Dev se detuvo y entrelazó los brazos, deseando que Lauren no se echara a reír.

avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Invitado el Febrero 15th 2011, 10:35 pm

jajajajajaja yo no soy celosa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  LLuna el Febrero 15th 2011, 10:37 pm

Es que tampoco te doy motivos para que lo seas
avatar
LLuna
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 125
Personajes favoritos : TINA
Fecha de inscripción : 07/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Invitado el Febrero 15th 2011, 10:44 pm

mimitos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  LLuna el Febrero 15th 2011, 11:59 pm


Jul ... Que tierno todo me encanta cuando tienen esas conversaciones tan

reveladoras
...
avatar
LLuna
Yujuu! me empieza a gustar el foreo
Yujuu! me empieza a gustar el foreo

Cantidad de envíos : 125
Personajes favoritos : TINA
Fecha de inscripción : 07/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Invitado el Febrero 16th 2011, 1:06 pm

más, más más, más, más!!!! superlol

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Señora presidenta, Blaine Cooper y T.Novan

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.