PlanetaL, tu foro les
Lo más visto
Libros
Fanfictions y Relatos
Cine
Cortometrajes
Archivo TLW
Fan fictions TLW
Últimos temas
» Peliculas de tematica les
Noviembre 1st 2017, 10:27 pm por julia

» Una de esas chicas de Inma M. (descargar gratis)
Octubre 17th 2017, 1:19 pm por vivacia

» Sólo por un momento
Septiembre 3rd 2017, 2:07 pm por anita

» Un Nuevo Comienzo, Mayra
Septiembre 1st 2017, 8:38 pm por anita

» Fotos antiguas
Septiembre 1st 2017, 6:45 pm por anita

» Caretas de papel
Agosto 28th 2017, 9:38 am por E.M.A

» Libro No te veía por Jennifer Torices Gómez
Julio 21st 2017, 5:08 pm por Viren

» Alerta de huracán, Melissa Good
Abril 17th 2017, 8:54 pm por malena

» Cortos de temática lesbica
Abril 15th 2017, 12:21 pm por julia

Webs amigas


Ir a Revista MiraLes

Ir a AmbienteG

Visitas


Contador de visitas



Historias cibernéticas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historias cibernéticas

Mensaje  julia el Noviembre 28th 2010, 1:20 pm

Un amor en la distancia

Autora: Karela

Tal vez estaba pasando la crisis de los cuarenta con tres años de atraso, y el clásico conflicto existencial de la adolescencia parecía repetirse, sólo que esta vez era distinto…

Estaba viviendo una “ruptura cibernética” y después de haber jurado no volver a sentrame frente a un monitor, y sermonearme acerca de la madurez emocional que mis años debían darme, allí estaba, revisando mis correos.

Me encontré con una dirección desconocida, un nombre que no era familiar y unas frases “Hola, soy…y soy bi. Me gusta la pasta y soy fan de Madonna. Escríbeme”.

A mí me gusta observar las estrellas y contarle mis sueños a la luna, pensé, y a pesar de tener el juramento fresco aún en mi conciencia, me ví guardando la dirección, incluyéndola en mi MSN y contestando el correo.

A dos días de cumplir mis 43 ella aún tenía 26, además un esposo y tres niños (los niños eran lo de menos, soy maestra, me encantan).

Una voz hizo que volviera en mí..era la persona con la que compartía mi vida hace casi 8 años, con la que busqué una estabilidad, formar una familia para mi y mi hijo, y la misma que con sus actitudes me había hecho olvidar todo aquello por lo que decidí formalizar una relación.

No (pensé) vuelve al correo, releelo, era mucho mas agradable que escuchar la voz.

Después ya no recuerdo…la primera vez en el MSN..unas letras describiendo gustos que no compartíamos, experiencias, edades, preferencias, caracteres completamente diferentes ¿entonces?...

Yo lesbiana…ella bisexual.

Yo tengo el cerebro en el pecho (a un ladito del corazón)…ella en su lugar.

Yo pensando en un sueño…ella en una fantasía.

Yo soñaba…ella me decía que era su perdición (fue lo mas romántico a lo que podía haber aspirado).

Y creció como crecen los amores por Internet…a los días iniciamos las llamadas a diario, además de la charla en el MSN todas las noches. Yo cuidándome las espaldas…ella haciendo malabares entres sus responsabilidades y yo.

Podrías ser mi hija, le decía…qué bueno que no lo soy, me contestaba y a decir verdad, a esas alturas la edad, la diferencia de caracteres, de gustos, todo, todo, había quedado en el baúl de la memoria, muy guardado en el fondo.

A esas alturas, lo único que importaba es que ya le había dicho “te quiero” y a los días ella hacía lo mismo.

¿Cómo era posible que compartiéramos todo, habláramos ya de cariño, conversáramos por horas los sábados en la madrugada…siendo tan distintas?.

Es de suponerse que para una relación deben existir factores de semejanza, para que surja la tan llamada “química” que no es otra cosa mas que tener características en común.

Un día me ví diciendo “te amo”, brotó sin pensarlo, mis labios emitieron esa frase impulsados solo por un gran sentimiento que en mí nacía…

Sumamente realista sintió esa frase, un gran peso, un gran compromiso que no estaba quizás en sus planes…pero aún así, cambió la palabra “saludos” (así se despedía en sus correos) por un “te quiero” y este por un “te amo” unido a un “solo tuya”…

Y así, entre llamadas telefónicas, donde las frases se entrecortaban por el deseo de una cercanía que por el momento no se daba, celebramos con intercambio de tarjetas y correos uno…dos…tres meses. Fue entonces cuándo la situación ya era insostenible, ya no más conformarnos con frases eróticas por teléfono y los consabidos “te amo” – “te necesito” – “quiero tenerte conmido” y en común acuerdo, ella viajaba para reunirnos y convertir en algo real un sentimiento nacido así, sin sentirlo, planearlo, mucho menos pensarlo, carente de lógica y sentido común…surgido de un sueño y una fantasía.

Con el nerviosismo inherente a este tipo de encuentros, llegué tarde al aeropuerto…ella a lo lejos observaba. Cuando por fin vio que yo andaba de puerta en puerta preguntando por el bendito vuelo, dirigió sus pasos hacia mi…y a escasos metros, pude mirar los ojos más bellos jamás vistos y una sonrisa de esas que te deleitan.

Creo que jamás sabrá la dulce expresión que encerraba su rostro mientras yo (no sé que expresión tendría yo) abría los brazos para recibir su cuerpo, en un intento de eternizar ese instante.

Fueron los tres días mas cortos de mi vida y los mas intensos…emociones al por mayor, ternura, pasión, compartir lo ya compartido a la distancia, vivir las palabras, sentir su tibieza, su sabor, conocer su cuerpo en el fígaro de una batalla de placer…sentir su ternura cuando con caricias y suaves besos interrumpía mi sueño. Perdida en sus ojos, grabando cada detalle en la memoria del alma.

La despedida…como todas en las que se sabe una gran distancia y se presiente igual en el tiempo para la segunda vez…

La observé encaminando sus pasos hacia mi dolor, y aferrada a las vivencias de esos maravillosos días, regresé a mi realidad, esperando una llamada, nuevamente su voz, una señal que me dijera que estaba bien, que todo en casa marchaba igual, que nada impediría que esto continuara.

Tal vez esta historia suene a final…este llegó cuando hubo de llegar.

avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  julia el Diciembre 2nd 2010, 8:12 pm

Encuentro

Autora: cyberlilianhot

El aeropuerto estaba bastante lleno, y Marta se sentía un poco tonta con aquel cartel en alto con un nombre escrito en rojo «Laura Castro»...eso de estar allí era toda una locura. Faltaba sólo que Laura no apareciese...después de estarse 40 minutos con aquel cartel en alto...además de todo el miedo que le daba aquel encuentro, se sentiría muy ridícula.

Había conocido a Laura en un chat hacía cosa de seis meses. Vivían en países bastante distantes, con culturas muy diferentes....lo que les hizo entablar conversación fue compartir un canal de chat y una opción de vida: el ser lesbianas. El primer mes se cruzaban de tanto en tanto en el chat, luego comenzaron a intercambiar e-mails y la extraña relación se afianzó, intercambiando vivencias e historias, consultandose cosas. Cuando la comunicación ya fue diaria y Marta no podía esperar al momento de abrir la casilla de correo para encontrar el e-mail de Laura, se dijo que algo muy raro estaba sucediendo allí, al menos en su corazón. Laura era azafata en una línea aérea de su país, así que cuando le dijo que había conseguido transferencia en los vuelos para poder tocar Montevideo en sus escalas y quedarse al menos un día, Marta no podía creerlo. Era de esas cosas que uno desearía que sucediera, pero jamás pensó que se concretaría en una realidad. Y allí estaba, cartel en mano, esperando que ella llegara. ¿La reconocería?. ¿Sería tan hermosa como en las fotos que había enviado...o habría elegido a propósito solo las mas favorecedoras?.

Cuando la vio cruzar la puerta de salida no tuvo dudas .... la reconoció de inmediato, con su uniforme azul oscuro y la camisa blanca. Ella tampoco tuvo dificultades en reconocerla, porque ya le estaba sonriendo desde lejos. Fue directo hacia ella.

- Hola.

- Hola.

Se quedaron mirándose, con esa sensación de no tener nada que decir y al mismo tiempo ganas de decirse miles de cosas. Marta bajó el cartel y Laura rió, divertida.

- ¿Tenías miedo de no reconocerme?.

- No...de que tú no me reconocieras.

- Sabes que eso sería imposible...realmente imposible - contestó Laura, extendiendo la mano y acariciando la mejilla de Marta, quién instintivamente miró a su alrededor a ver si alguien estaba viéndolas. Se sentía bastante azorada con la situación.

- Vamos...tengo el coche afuera...

- Claro, vamos.

Una vez en la calle Marta le hizo un rápido recorrido por la ciudad y después fueron hasta su departamento. Laura lo recorrió, curiosa...era bastante mas bonita de lo que dejaban ver sus fotografías. Se volvió y sonrió...se veía realmente encantadora.

- Esta muy lindo este lugar...¿cuando piensas darme un abrazo?.

Se dieron el abrazo largamente esperado, a decir verdad...que Marta tenía mas ganas de besarle directamente, ahora que estaban a solas y lejos de miradas indiscretas. Laura se quitó la chaqueta y preguntó:

- ¿Y donde está la ducha?...llevo varias horas en el avión...estoy un poco cansada.

- Claro...ven por aquí.

Le indicó el baño, le dio toallas limpias, jabón. También le dijo dónde estaba su perfume, por si a Laura se le antojaba perfumarse. Mientras Laura se duchaba, Marta se paseaba inquieta por la sala...era una situación bastante extraña, porque todo el jugueteo y devaneo «virtual» parecía una broma, pero ahora que la tenía frente a frente....hmmm, que tenía una mezcla de deseo y miedo que la ponía bastante nerviosa.

- Marta...

- ¿Qué? - preguntó ella, volteando la vista para ver a Laura solo envuelta en una toalla, de pie en la puerta del pasillo. Los ojos de Laura tenían una expresión facilmente reconocible...la del deseo.

- ¿Me das un masaje en la espalda?.

- Claro.

- Vamos a tu dormitorio, que todavía no me lo has enseñado.

Marta fue delante. El dormitorio era bastante sobrio, pero Laura pudo ver las fotos impresas y puestas en un marco en la mesilla de noche que le había enviado. Se rio un poco, tomando uno de los portaretratos.

- No sabía que te dormías viéndome...hubiera enviado una foto mejor.

- La realidad supera esas fotos - respondio Marta, insólitamente atrevida, como si la intimidad del dormitorio despertara todo ese deseo acumulado durante esos meses de intercambio electrónico. Laura se tendio en la cama de espalda y bajó bastante mas de lo debido la toaalla...se veía toda la espalda hasta el nacimiento de las nalgas y la curva de los senos se vislumbraba debajo del cuerpo. Marta se sentó junto a ella y masajeo la base de la nuca con suavidad.

- Estás tensa...

- ¿Pensaste que no me pondría nerviosa el conocerte? - respondió Laura, estirando la mano y acariciando la pierna de Marta. La invitación era mas que evidente... Marta bajó la cabeza y comenzó a besar el cuello de Laura, apartando el negro cabello, oliendo su propio perfume en el cuerpo de la otra muchacha. Sintió que Laura suspiraba y se apartó para tirar la toalla al centro de la habitación, con un apuro que no pudo controlar. Laura se volvió y dejó ver su cuerpo totalmente desnudo ante ella...la piel morena, los senos pequeños pero muy deseables, las piernas bien formadas y lamio sus labios con lentitud y sensualidad. Marta se pudo de pie y se enredó con los botones de su blusa en el afán por quitársela, queriendo estar ya en la cama con su compañera, pero Laura se puso de pie frente a ella y le tomó las manos.

- Deja que yo lo hago.

Nunca la habían desnudado de esa manera...mirándola fijo a los ojos Laura desabotonó con lentitud la blusa y se la quitó. Luego desprendió la pollera negra y la dejó caer...rodeando el cuerpo de Marta, tras darle un beso profundo en la boca, le quitó el brasier....era una ceremonia tan sensual que Marta ya se sentía excitadísima. Las manos de Laura estaban jugueteando con sus senos, con movimientos circulares mientras seguía mirándola a los ojos...esa mirada parecía llegar a sus mas íntimos pensamientos. Estiro los brazos para tocarla pero Laura lo impidió con un rápido movimiento, tomando sus muñecas.

- Quiero hacerte el amor...he soñado mucho tiempo con eso...déjate amar...no quiero que hagas nada.

Se tendieron en el lecho, Marta boca arriba, Laura de costado, acariciandola y mirándola como si quisiera grabarse a fuego cada curva de su cuerpo....gozando con la vista de ese cuerpo desnudo junto al suyo, acariciando con una suavidad y profundidad que estaban volviendo loca de deseo a Marta, que quería hacer lo mismo, pero no quería tampoco interrumpir la fantasía de su compañera de lecho. Laura lamió sus senos con avidez, saboreando cada rincón....bajó por el vientre hasta llegar a su vagina, donde comenzó un trabajo lento y sincronizado, la lengua contra su clítoris... Marta empezó a moverse para sentir mayor presión en esa zona sin poder evitarlo, a pesar de las órdenes de Laura. El orgasmo llegó casi sin avisar, haciendo que se estremeciera de gozo. Laura retiro la boca de la zona, pero siguió estimulándola con la mano, metiendo sus dedos dentro de la vagina, explorando, haciendo que los líquidos de Marta fluyeran incontenibles y que gimiera de placer ante cada movimiento realizado por esa mano experta. Laura siguió allí dentro y acercándose comenzó a besarla en los labios, metiendo la lengua por todos lados, aquello parecía una batalla. Marta no tardó en tener otro orgasmo que le sacudió todo el cuerpo. Aquella era la sesión de sexo mas espectacular que había tenido ... no podía imaginarse gozar más. Se quedó mirando el techo, exhausta ... Laura ya estaba fuera de ella y podía sentir su mirada, y luego sus manos acariciando sus senos y su vientre, ya no con deseo, sino con ese mimoseo propio de la gente enamorada...y sin embargo Marta sentía inquietud de nuevo ¿cómo podía ser tan insaciable?.

- Mi vida...no puedo creer lo que me has hecho sentir....

- ¿Y no era lo que estabas esperando?. ¿Para qué pensaste que vendría....solo para pasear por tu ciudad?.


avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  Invitado el Diciembre 3rd 2010, 5:19 am

giggle nice......

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  Invitado el Diciembre 4th 2010, 10:57 am

Muy lindas pero no se si me equivoco pensando pero no recuerdo el nombre pero ya había leído estas historias en otra página creo ke se llamaba algo sobre relatos de amor hay no me acuerdo pero de todos modos son lindas todas las historias mas si son de mucho pero mucho amor wink gracias por ponerlas thanks

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  julia el Diciembre 4th 2010, 1:37 pm

Pues si krake, estas historias no son originales, son de las autoras que procuro poner al principio de la historia, algunas de ellas ya tienen unos añitos.

A veces cuesta encontrar el nombre de la autora porque hay webs que recopilan relatos y no respetan la autoría y las exponen sin nombre, haciendo ver que son suyas. También puede pasar que las autoras que yo pongo no sean las reales y que se hayan apropiado de la historia. Pero aquí siempre procuramos respetar y reconocer a los autores de los relatos.
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  Invitado el Diciembre 4th 2010, 4:35 pm

A ke cosas scratch es komo cantar una canción exitosa todas las quieren cantar el echo es ke estan lindas las historias y mientras hablen de amor entre nosotras mimitos es bueno por ke la verdad hay muchas otras páginas ke ponen este tipo de lecturas solo como algo sexual haciendo ver esto solo con morbo y no con la pasión o la seriedad con lo que realmente se debería de tratar este tema, y pues gracias y espero recopiles mas tiernas o interesantes historias thanks Por ponerlas kisssg

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  Anna el Diciembre 11th 2010, 10:07 pm

chicaenamorada chicaenamorada aiiiis.....
so sweet ambos relatos.... gracias!!
avatar
Anna
Forera galáctica
Forera galáctica

Cantidad de envíos : 2645
Edad : 26
Localización : Pueblita/Tlaxcalita
Personajes favoritos : Myself
Fecha de inscripción : 23/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  julia el Diciembre 26th 2010, 12:33 am

PRIMERA VEZ

de Rogue

La primera vez que la vi, no fue para nada como yo esperaba. Quizás es porque hasta antes de tenerla tan cerca por mera necesidad no la había visto tan..como decirlo...física?

La conocí por el Internet...ya saben lo de siempre...un buen chat lleva a otros y esos otros a las llamadas y cuando menos lo piensas ya estas sintiendo más por una persona que nunca has visto que por todas las que ves a diario. En fin el caso es que por increíble que parezca ya estábamos saliendo y aun no habíamos compartido fotos. Me enamore de su alma y quizás es por eso que la primera vez que la vi, no esperaba otra cosa que no fuera un abrazo, un saludo y claro, un poco de incomodidad porque...ya saben...es la primera ves que uno ve a esa otra persona y aunque hayamos estado hablando durante todo un año pues, que sé yo, no puede ser lo mismo en vivo, ¿o si? En fin el caso es que la vi y mientras en mis sueños pensaba que miraría sus hermosos ojos y me quedaría encantada por su sonrisa y su espíritu alegre en la realidad apenas bajar del avión mi mirada se poso en sus senos y por más que intente sacarlos de ahí fue una misión imposible.

Ya se imaginaran lo bochornoso que puede ser eso, es decir, ¿en que clase de pervertida me estaba volviendo? ¿qué iba a pensar ella de mi si yo no paraba de tirar baba viéndole el cuerpo? Pero me pareció ver que a ella le agradaba eso, incluso me lanzó una sonrisa maliciosa que no supe como interpretar, así que para salir del apuro tome sus maletas y le pedí que saliera tras de mi hacia mi camioneta.

Cabe mencionar que tengo 19 años y si...soy un poco inexperta en estos menesteres, bue un poco no, más bien totalmente nula. ¡Juro que no soy una santa! Es decir...he tenido algo que ver con algunos chicos pero nada que ver con esto y bah.... la verdad es que no tengo ni idea de cómo hacer, es decir, que nunca había visto a alguien a quien no pudiera despegarle los ojos, me siento irresistiblemente atraída a una mujer y no sé si odio o adoro la sensación de sentirme tan vulnerable.

En fin con sus maletas en mi cajuela procedí a abrirle la puerta como “la perfecta caballera que soy” Dije la frase en alto y me reí de mi ocurrencia, pero a ella no le causo tanta gracia, empecé a asustarme un poco. ¿qué tal si pensaba que era una estúpida niña de 19 con humor de tonta? Decidí que lo mejor sería esperar a que ella conversara un poco y yo le seguiría la corriente. Así que cerré su puerta y rodee por la parte de atrás mi voyager hasta llegar a mi puerta abrirla y ajustarme el cinturón, le dedique una sonrisa para tratar de aligerar el ambiente y ella me sonrió también. Puse en marcha el motor y salimos hacia el hotel.

Ya de camino y cachada en la intención de mirarle de reojo, me dí cuenta que lo mejor era intentar hablar de algo ya que ella no parecía tener intención alguna así que un poco de falta de imaginación le salí con un típico “¿y que tal el viaje?” Ella me miro y comenzó a hablar sobre aviones y maletas mientras mi mente estaba hecha un lió. ¿qué clase de pareja éramos? ¿será que no le guste? Es decir..ni si quiera me ha tomado de la mano. ¿Y si esta esperando a que yo dé el primer paso?

“...pero en fin valió la pena todo porque al fin he podido verte”

Me gustó que dijera que todo había valido la pena por mi y me decidí a tomarla de la mano, estaba algo nerviosa pero lentamente deje el volante y posé mi mano derecha sobre la suya.

El contacto fue eléctrico y ella pareció notablemente aliviada. Como si hubiera estado tan preocupada como yo. Me tomo la mano entre las dos suyas y me dijo “eres mucho más bella en persona que en fotografía” Yo no pude más que sonrojarme cual tomate y ponerme aún más nerviosa. Ella se llevo mi mano a la boca y la beso suavemente, por un instante sentí que mi corazón se detenía. Y de repente me hice tremendamente conciente de todo mi cuerpo. Trate de tranquilizarme puesto que ¡Solo era un beso por los dioses! Y ni si quiera en un lugar erótico, pero mi corazón no obedece razones y siguió latiendo a un ritmo peligroso para mi salud. No supe que decir pero no hicieron falta palabras, una sonrisa suya termino con el incómodo silencio y yo trate de concentrarme en la carretera una vez más mientras ella rozaba con sus labios mis dedos y la palma de mi mano. De repente se detuvo e inmediatamente extrañe su contacto, así que volteé a mirar que había pasado. Ella dijo con una mirada enigmática “Tengo algo para ti” y procedió a sacar del bolsillo de su pantalón un hermoso anillo. No era como un anillo de compromiso o algo así. Era una pequeña sortija de oro con una piedra verde en el centro que me recordó mucho sus ojos. Me tomo de la mano una vez más y yo solo podía pensar en lo romántico que era ese gesto cuando recordé que ya traía otro anillo en el dedo índice, intente safar mi mano un poco para retirarme el anillo pro ella hizo un poco de fuerza para retenerla y dijo “No te preocupes yo lo quito” así que me deje mientras ella intentaba sacar el anillo de mi dedo. ¿Les había dicho que soy una patosa? Bien pues este es un buen momento para mencionarlo porque de alguna manera arruine el momento romántico cuando el maldito anillo no se dignó a salir. Estuve a punto de tirarme de la camioneta y cometer suicidio cuando sentí que ella atrapaba mi dedo con su boca. Por un momento me quede paralizada disfrutando la sensación. Ella pasaba su lengua al tiempo succionaba mi dedo, la caricia era tan suave que parecía que lo estaba haciendo en cámara lenta. Subió y bajo su lengua un par de veces antes de rodearlo con sus dientes y apretar un poco hasta tirar con ellos del anillo y hacerme sentir ganas intensas de jadear. Luego me miro con una sonrisa traviesa y me mostró la lengua con el anillo en ella y dijo apuntando hacia adelante “quizás te haría bien ver por donde vas” En ese momento yo volví en mi para darme cuenta que iba por en medio de los dos carriles y me apresure a girar el volante hasta posicionarme en el lugar correcto. ¡Esta mujer iba a matarme! Me gire y nerviosamente le pedí que por nuestra salud no volviera a hacerlo hasta que llegáramos a nuestro destino. “Lo que usted ordene jefa” fue su simple y llana respuesta.

Llegamos al hotel y subimos al cuarto con todo y maletas, a medida que nos acercábamos mi excitación iba aumentando, dentro de unos momentos íbamos a ser ella y yo solas en un cuarto y no tenía ni idea de lo que iba a decir o a pasar, pero trate de tranquilizarme pensando que no tenia caso martirizarse la psiquis si de todos modos no iba a resolver nada.

Entramos al cuarto y nos sentamos en la cama. Ella me miró y dulcemente se acerco a mi y me dijo al oído “Estoy aquí, vine desde el otro lado del mundo solo a verte” mi corazón empezó a latir de nuevo fuertemente. Nuestras caras quedaron muy cerca después de que termino de decir la frase y yo no podía dejar de ver sus carnosos labios. Me estaba muriendo de ganas de besarla y no tenía ni idea de si ella deseaba lo mismo. Uno de mis peores problemas era la inseguridad de saber que mientras yo no había besado a nadie en la vida, esta chica tenía bastante experiencia. ¿por qué no me lo hacia más fácil y simplemente empezaba ella? Trague con dificultad y pensé que no tenía nada que perder. Así que lentamente acerque mis labios a los suyos para darle oportunidad de retirarse pero ella no lo hizo. Más bien cerro sus ojos esperando mi caricia. Roce mis labios ligeramente contra los suyos sintiendo que el corazón se me salía del pecho. El contacto había provocado algo dentro de mi que nunca antes había sentido. Casi como si mi misma alma se hubiese estremecido. Separe mi boca apenas unos cuantos centímetros buscando el aire que me estaba empezando a faltar. Ella abrió los ojos y volvió a salvar el espació que nos separaba para cubrir mis labios con los suyos. No me dio un beso largo, sino más bien un conjunto de besos pequeños, luego con su lengua comenzó a delinear mis labios y a juguetear con ellos, mi respiración comenzó a agitarse, estábamos tan cerca que respiraba su aliento. Decidí formar parte del juego y tentativamente roce sus labios con mi lengua, ella entreabrió sus su boca para permitirme el paso y eso me excito mucho más. Sentí su mano subiendo por mi hombro hasta colocarse tras mi cuello y presionarme hacia su boca. El gesto me gustó y el beso se fue intensificando hasta que pequeños jadeos se producían en la boca de una y se perdían en la de la otra.

Después de unos minutos que parecieron eternos separamos nuestros labios y yo tuve ganas de salir corriendo del lugar y gritar de lo intenso que estaba sintiendo todo. Pero no quería que creyera que estaba besando a una loca así que mantuve la compostura y me limite a un ligero wow... Ella rió y dijo alegre “Esa palabra es la definición más exacta del mundo para lo que estoy sintiendo” Luego paso sus manos tras su cabeza y se recostó en la cama.

“Te amo Joan, es maravilloso estar aquí contigo” mire sus ojos y me pareció que era la persona más sincera del mundo. Habría metido mis manos al fuego por ella. “Dioses Wen, esto comienza a parecerme un sueño” dije “Es decir, anteayer aun tenía miedo de no verte nunca y ahora estas aquí, frente a mi y me parece que de un momento a otro podrías desaparecer” “No voy a ir a ningún lado pequeña” respondió mientras tomaba mi mano y me hacía derretir con las mismas palabras que había leído tantas veces y me habían hecho sentir tan especial y sin embargo nunca había sentido como ahora llenar mi alma. Estuvimos platicando de cosas triviales durante un buen rato hasta que mi rebelde mirada volvió a posarse en su escote y fui cachada en el acto por segunda vez en el mismo día. “¿te gustan?” preguntó Wen y fue tan directa que me vi en un aprieto para responder, a ella parecieron gustarle mis dudas y empecé a pensar que disfrutaba poniéndome en aprietos. Pero antes de que pudiera seguir filosofando tomó mi mano y la poso sobre su seno. Estoy segura de que deje de respirar por un momento, no sabía que hacer. Me trabe por completo y el hecho de saber que estaba trabada solo empeoraba las cosas y me ponía más nerviosa. Wen llevo su mano hasta mi cara y dijo “Joan, tranquilízate, soy yo, la misma persona de los chats, me conoces desde hace un año, estoy enamorada de ti y si te sirve de consuelo, también te de deseo”

Sus palabras me infundieron algo de fuerza y ella seguía sonriendo mientras volvía a poner su mano sobre la mía y la presionaba contra su seno. La sensación fue avasalladora, mi mano comenzó a cobrar vida y mis dedos acariciaron su seno casi imperceptiblemente, ella echo su cabeza hacia atrás y dijo “¿ves? No es tan difícil” más animada por la buena respuesta seguí explorando su pecho por encima de la ropa esta vez utilizando toda mi mano para apretarlo suavemente. Ella soltó un pequeño gemidito y con una rapidez inusitada me tomo del cuello de la blusa y me acerco a su boca para comenzar a besarme. Esta vez fue mucho más agresiva y atrapo mi labio inferior entre sus dientes mientras su mano en mi espalda se abría paso por debajo de mi blusa y hacia recorridos de arriba abajo. Todo mi cuerpo empezó a activarse al ritmo de sus caricias y busque la manera de acercarme más a ella. Tenía la necesidad de sentirla por completo. Sus labios dejaron mi boca y comenzaron a bajar por mi barbilla hasta mi cuello. Dando pequeños besos alrededor de todo su recorrido. Mis manos alcanzaron su cuerpo y se posaron sobre cintura. Ella continuaba un sinuoso recorrido por mi cuello hasta alcanzar mi yugular y yo ladee mi cabeza ligeramente para dejar esa parte de mi piel libre mientras batallaba por meter mis manos debajo de su ceñida blusa. Ella soltó una risita ante mis inútiles esfuerzos y dejo un poco su tarea para sacarse la camisa dejando al descubierto su abdomen y un sexy sujetador de color negro que no dejaba mucho a la imaginación. Sentí que mi sexo comenzaba a humedecerse con la imagen. Su piel era de un blanco precioso y contrastaba con la mía mucho más oscura. Pase mi mano derecha por su espalda desnuda ahora y con más iniciativa comencé a sacarle el sujetador. Con un par de tirones me deshice de la pieza y mi mirada se poso en sus ahora completamente desnudos senos. Los tome con ambas manos y los masajee suavemente. No sé quien estaba más excitada, si ella por mis caricias o yo por provocárselas. El tacto suave pero firme de sus senos me estaba volviendo loca. Delicadamente tome sus pezones entre mis dedos y jugueteé un poco con ellos presionando con mi pulgar y mi dedo índice. Sus ojos verdes comenzaron a oscurecerse un poco mientras de su boca salía un suave gemido. En ese momento perdí conciencia de absolutamente todo. Lo único que me importaba era ella.
avatar
julia
Admin

Cantidad de envíos : 1633
Personajes favoritos : Bette
Fecha de inscripción : 27/02/2008

http://planetal.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  maryjoe el Diciembre 26th 2010, 6:07 pm

Gracias por la historia Jul, me ha encantado smile
avatar
maryjoe
Forera galáctica
Forera galáctica

Cantidad de envíos : 3160
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 04/08/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  Invitado el Mayo 15th 2011, 7:25 am

Muy buenas las historias!, me hacen recordar a un amor que yo también tuve por internet y que se me hizo conocerla, ella de Grecia yo de México, y yo viajando hasta Grecia para conocerla, espero poder compartirlo algún día con ustedes!.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Historias cibernéticas

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.